SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N° 34 Sucre, 19 de Marzo de 2005

DISTRITO : La Paz PROCESO: Ordinario sobre daños y perjuicios

PARTES : Domingo Zabala González c/ Ana María Casazola Soto

RELATORA : Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación interpuesto a fs. 297-300, por el abogado Domingo Zabala Gonzáles, contra el auto de vista Nº 191/04 de 14 de abril de 2004, pronunciado a fs. 243 a 244, por la Sala Civil Tercera de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el ordinario sobre daños y perjuicios seguido por el recurrente contra Ana María Casazola Soto, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO: El auto de vista de fs. 243 a 244 revoca el auto apelado y declara probada la excepción de prescripción, motivando su impugnación en recurso de casación por parte del demandante, quien lo hace en la forma y en el fondo. En la forma, alega que la excepción de prescripción fue opuesta como previa y que en consecuencia debía deferirse esa alzada conforme a los arts. 24 y 25 de la Ley Nº 1760, quebrantándose la norma prevista por el art. 90 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Que, al haberse planteado recurso de casación en la forma, corresponde que este Tribunal Supremo haga uso de su facultad fiscalizadora prevista por el art. 15 de la L.O.J. a fin de evidenciar si son ciertas las infracciones que en el proceder hubieren incurrido los jueces de grado y verificar si en el proceso se guardaron las formas esenciales que hacen eficaz un proceso de conocimiento y fundamentalmente, que las resoluciones que contengan, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquel.

Que, de la revisión de los obrados, en función al recurso interpuesto, se evidencia que el abogado Domingo Zabala Gonzáles, a fs. 51-53 demanda daños y perjuicios por incumplimiento de obligaciones contra Ana María Casazola, alegando que ésta, le adeuda honorarios profesionales por la atención de un proceso ordinario y que al no cumplir con sus obligaciones de patrocinada le ha causado daños y perjuicios al omitirse proveer dineros destinados a gastos judiciales desde 1993 hasta 1997.

Citada la demandada, opuso a fs. 57-58 excepción previa de prescripción, misma que fue resuelta por la juez a quo a fs. 89 declarándola improbada.

Resolución que motivó el recurso de apelación interpuesto por la demandada Ana María Casazola, concediendo el mismo en el efecto devolutivo por la a quo, mediante auto de fs. 100, no obstante que el demandante a tiempo de responder al recurso, hizo notar a la juzgadora que el mismo debía deferirse como prevé el art. 24 y 25 de la Ley Nº 1760.

Si la excepción de prescripción fue opuesta como previa, resuelta que fue por la a quo, su impugnación ordinaria debía ajustarse a la clara previsión del art. 24 de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar, Ley Nº 1760, que prevé que la apelación en el efecto diferido procede contra autos interlocutorios que resuelven las excepciones previas, en cuyo caso, a decir del artículo que le continua, la apelación se limitará a su simple interposición, sin perjuicio del cumplimiento de la resolución impugnada y la prosecución del proceso, se reservará su fundamentación para una eventual apelación de la sentencia definitiva.

A ello se suma el hecho que la excepción fue desestimada por la a quo, otra fuera la situación de haber sido declarada probada dicha excepción porque al tratarse de prescripción pondría término al litigio, en cuyo caso correspondía la apelación directa, lo que no sucede en autos.

De lo expuesto se infiere que la juez a quo no observó la norma prevista en el art. 24 de la Ley Nº 1760, tampoco lo hizo a su tiempo el tribunal ad quem, cuando era su obligación hacer uso de la facultad fiscalizadora que también le confiere el precitado art. 15 de la L.O.J. Omisión del tribunal de alzada que no solo motiva la nulidad de su actuar, sino que impide se imprima una verdadera dinámica procesal a la resolución de las causas, ocasionando perjuicio a las partes en términos de tiempo y restando credibilidad a la justicia.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, ANULA obrados hasta fs. 100, disponiendo que la juez a quo reserve la concesión del recurso para una eventual apelación de la sentencia definitiva.

No siendo excusables los errores cometidos tanto por la juez a quo, como por los Sres. Vocales signatarios del auto de vista, se les impone responsabilidad en multa que se regula en Bs. 150 para cada uno de ellos, descontables de sus haberes por habilitación y sea a favor del Tesoro Judicial.

RELATORA: Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Armando Villafuerte Claros.

Proveído : Sucre, 19 de Marzo de 2005.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.