SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N° 15 Sucre, 26 de enero de 2005

DISTRITO : Cochabamba PROCESO: Ordinario sobre nulidad de actos ejecutivos y otros

PARTES : Clotilde Grájeda Espinoza c/ Tomás Arispe y otra

MINISTRO RELATOR: Dr. Armando Villafuerte Claros

 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 260-261 presentado por Tomás Arispe y Mercedes Antezana de Arispe, contra el auto de vista de fs. 254-255 pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito de Cochabamba en fecha 1º de Octubre de 2002, en el proceso ordinario sobre nulidad de actos ejecutivos, nulidad de adjudicación posterior por fraude procesal, colusión e incumplimiento de normas procesales, seguido por Clotilde Grájeda Espinoza contra los recurrentes y Juan David Tapia Velásquez; lo actuado en el proceso, y

CONSIDERANDO: El Juez 1º de Partido en lo Civil de Cochabamba pronuncia la sentencia de fs. 228-232, declarando probada la demanda presentada por Elizabeth Grájeda Méndez de Patiño, en representación de Clotilde Grájeda Espinoza, contra Tomás Arispe Caballero, Mercedes Antezana de Arispe y Juan David Tapia Velásquez, resolución contra la que los demandados apelan y la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Cochabamba resuelve mediante auto de vista de fs. 254-255 confirmándola con costas en ambas instancias, fallo que a su vez da lugar al recurso de casación de fs. 260-261 presentado por Tomás Arispe Caballero y Mercedes Antezana de Arispe.

CONSIDERANDO: En dicho recurso, el memorial presentado por los recurrentes a fs. 260- 261, en el párrafo 1-, manifiesta que el auto de vista contiene el error de mencionar el art. 404, numeral 1, inc. 1 del Código adjetivo, lo que "da lugar a incongruencias de forma y de fondo" que no tienen relación con la apelación por ellos planteada, en el que pide nulidad de sentencia por pérdida de competencia del juzgador, de acuerdo con el art. 204 -1), parágrafo 1 del citado Código y que no solicitó confesión judicial alguna. En otro párrafo, expresan que en uso de sus derechos constitucionales piden interpretar de manera justa del art. 204 del citado cuerpo legal. Piden, en conclusión, anular obrados hasta que el tribunal de alzada se pronuncie sobre la pérdida de competencia.

En el siguiente párrafo, manifestando "en cuanto al fondo de la causa", hacen una relación del proceso ejecutivo, afirmando que la sentencia pronunciada por el Juez de Quillacollo tiene la calidad de cosa juzgada formal y material, afirmando luego que el abogado Felix Gutiérrez Morales no constató la fecha de emisión del papel sellado con la suscripción del documento de préstamo entre los esposos Arispe - Antezana y Juan David Tapia V.; error que no es imputable a las partes sino al abogado, que por cllo no amerita nulidad del documento.

Finalmente, pide "se case el auto de vista recurrido, disponiendo en consecuencia, la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, el pago de costas, daños y perjuicios".

CONSIDERANDO: Es de conocimiento generalizado en el foro y la judicatura, que el recurso de casación, de acuerdo a la normativa prevista en el Capítulo VI, Título Quinto del Libro Primero y lo establecido en nuestra jurisprudencia, se equipara a una demanda de puro derecho, ya que tiene como finalidad establecer la autoridad de la ley que se hubiera infringido; que nuestras normas procesales distinguen con precisión el recurso de casación en el fondo y el de casación en la forma o nulidad. Del primero se ocupa el art. 253 del Código adjetivo para señalar los casos en que procede, y del segundo el art. 254 del mismo cuerpo legal disponiendo cuándo y en qué casos procede el de casación en la forma.

En el caso presente, los recurrentes han confundido la casación en el fondo con la casación en la forma al solicitar la "casación del auto de vista recurrido, disponiendo en consecuencia la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, pago de costas, daños y perjuicios" (textual). No han considerado los recurrentes que ambas formas de resolución son excluyentes. La casación implica el conocimiento y definición en el fondo del objeto del litigio, en tanto que la nulidad o casación en la forma omite lo anterior, tal como lo ha señalado la jurisprudencia de esta Corte Suprema. Por lo demás, de acuerdo al art. 258-2) del Citado Código de procedimiento civil, no es suficiente la cita de la ley o leyes violadas o supuestamente violadas, es imprescindible especificar, en qué consiste la violación, falsedad o error en que hubiese incurrido la resolución recurrida. En el caso que nos ocupa, los recurrentes, además de la confusión anotada, se han concretado a una breve relación del proceso ejecutivo, la cita de algunas normas procesales, olvidando o descuidando fundamentar y precisar su recurso. Los defectos anotados derivan , consiguientemente, en su improcedencia.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema, con la facultad que le confieren los arts. 271-1 y 272 del citado Código adjetivo, declara IMPROCEDENTE el confuso recurso de fs. 260-261, con costas y regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 600, que mandará pagar el tribunal de alzada.

Se impone multa a los recurrentes que se gradúa en la suma de Bs. 100 a favor del Tesoro Judicial, conforme al Reglamento de Multas Procesales del Poder Judicial.

MINISTRO RELATOR: Dr. Armando Villafuerte Claros.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dr. Armando Villafuerte Claros.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre, 26 de enero de 2005.

Dra. Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.