SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA






Auto Supremo  N° 228/2015-L. Sucre, 18 de septiembre  de 2015. Expediente:  CBBA.  B-1/2011. Distrito:        Cochabamba

Magistrado  Relator:  Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano


VISTOS: El recurso de casación de fs111, interpuesto por el Servicio Nacional de Patrimonio del Estado SENAPE, representada por Adalid Veizaga Fuentes, contra el Auto de Vista 169/2010 de 27 de agosto de 2010 de fs. 109 a 110, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso coactivo social seguido por el Ex Fondo Complementario de Seguridad Social fabril contra Miguel Ticona Bernal y otros, el  auto de fs. 113 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso coactivo social, la Juez Primero de Trabajo y Seguridad Social de Cochabamba, emitió el Auto de 16 de agosto de 2010  (fs. 88), declarando  PROBADA la excepción de prescripción interpuesta por Teófilo Víctor Arteaga Guzmán, en cuanto atañe a la solicitud del levantamiento de  la orden judicial  de  retención de  cuentas  impetrada por el excepcionista, estándose a la ejecutoria que pueda corresponder al auto.

En grado de apelación formulada por el SENAPE de fs. 90, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, por Auto de Vista 169/2010 de 27 de agosto de 2010 de fs. 109 a 110, CONFIRMÓ la resolución apelada. Sin costas.

Que, contra el referido auto de vista, Servicio Nacional de Patrimonio del Estado SENAPE, representada por Adalid Veizaga Fuentes, interpuso recurso de casación en base a los argumentos señalados en el memorial de fs. 111.

CONSIDERANDO II: Que, así expuesto los argumentos del recurso de casación, para su resolución es menester realizar las siguientes consideracionesAntes de analizar los fundamentos del recurso, se debe tener presente

que, es deber de este Tribunal, fiscalizar el proceso conforme el art.  15 de la Ley




de Organización  Judicial (vigente  en ese entonces)  con la finalidad  de verificar  si los  jueces   tribunales   de  instancia   observaron   correctamente    las  normas   y plazos  que  rigen  los procesos  y en su caso,  cumplir  con  lo dispuesto   por el art.

252  del  Código   de   Procedimiento   Civil,   en  correspondencia  con   el  art.  90 parágrafo  I del mismo  cuerpo  legal,  por tratarse  de la aplicación  de  normas  que interesan  al orden  público  y por lo tanto de cumplimiento  obligatorio.

Que,  por disposición   del art. 139 parágrafo I del Código  de Procedimiento Civil,  los plazos  procesales   son  improrrogables   y perentorios,  salvo  disposición contraria  de la ley,  previsión  que  tiene  su fundamento,   en virtud  a que  el  plazo procesal  es el periodo  de tiempo  establecido   para  la ejecución  válida  de un acto ligado  al  procedimiento   es  dentro   del  mismo   que   las  partes,   los  órganos jurisdiccionales   y terceros  deben  cumplir  sus actividades,  su inobservancia   dentro los términos  establecidos   produce   la pérdida  del  derecho   a ejercitarlo   o en  su defecto  el consentimiento   mismo.

Que,   los  plazos   responden    razones   de  seguridad    y  certeza   en  el desarrollo  del trámite,  permitiendo   obtener  preclusión  de las diversas  etapas  que se van cumpliendo;  es decir,  es necesario  el establecimiento   de los mismos  y el orden  consecutivo  en que  deben  realizarse  los actos  procesales,   de lo contrario las partes carecerían  de certidumbre   acerca de las exactas  oportunidades   en que les  corresponde   hacer  valer  sus  alegaciones   pruebas   en  que  sustentan   sus respectivos  derechos,  con  desmedro   de  la garantía  de  la defensa  en juicio  que ello supone.

Bajo estas prerrogativas se concluye que los plazos procesales  pueden computarse   por  día,  así  como  de  momento   a  momentoPara  el  caso  de  los plazos procesales  que se cuentan  por días, el término  comienza  a correr  desde  el día hábil siguiente  a la notificación  y culmina  el último  momento  hábil del día que corresponde;    mientras   que   para   los  plazos   que  se  cuentan   de   momento   a momento,  el cómputo  se inicia desde  el momento  de la notificación  y culmina  en la hora similar del día en que se cumplen  los concedidos como plazo.

Al  respecto,   el  abogado   Pablo   H.  Ruiz  Duran   en  su  libro  "causas   de anulación  de obrados  y causas  de  improcedencia   del  recurso  de casación  en el proceso  civil página  304  expresa: "Se puede considerar la existencia de tres

clases de plazos procesales: los generales que comienzan a correr desde el día


siguiente  a la  citación  notificación  como  es  el  caso  de  la  citación  con la demanda para oponer excepciones o contestarlas, los plazos comunes que se

inician a partir de la última notificación como es el plazo de apertura del término de prueba y los plazos especiales o perentorios que corren a partir del momento de la  notificación  con  la  resolución respectiva  como  es  el  caso  del recurso ordinario de apelación y extraordinario de casación." Continúa indicando: "Es así que  fenece  el plazo  para  presentar el recurso de  casación en  el  último minuto  del octavo  día a contar desde el día, hora y minuto  de la notificación con  el  auto  de  vista  con  el  auto  complementario del  auto  de  vista impugnado. Fuera  de este plazo  el recurso de casación es improcedente porque  no  es admisible por  mandato de la ley al ser  extemporáneo no abre la competencia.del tribunal  de casación para conocerlo". (Las negrillas son incluidas de nuestra parte).

Como se tiene expresado, el art.  257 del Código de Procedimiento Civil, establece de manera precisa el momento procesal desde el cual debe iniciarse el cómputo del plazo dentro del cual se debe interponer el recurso de casación, señalando que es desde la notificación a la parte recurrente con el auto de vista o resolución que se impugna, o con el auto de explicación, complementación y enmienda previstos en nuestro ordenamiento jurídico, si fuere el caso, coligiéndose por tanto, que el plazo para la interposición del recurso de casación, se computa de momento a momento.

Por lo manifestado en ·el caso de autos, de la revisión del expediente se evidencia por diligencia de fs. 110, que se notificó al SENAPE con el Auto de Vista 169/2010 de fs. 109 a 110, en fecha  13 de octubre de 2010 a horas

17:20 p.m.,  -sin que conste en el expediente interrupción de término alguno-; asimismo, cursa a fs.  111 el recurso de casación presentada por la institución recurrente, de fecha  22 de octubre de 2010 horas  17:47  p.m.conforme consta según ticket electrónico, estando por consiguiente, el recurso de casación interpuesto extemporáneamente es decir, fuera del plazo de ocho días previsto por el art.  210 del  C.P.T;  lo que  hace  inviable su  consideración al  haberse establecido conforme lo manifestado supra que el plazo para interponer recurso de casación, corre de momento a momento.

De todo lo expuesto, corresponde a este Tribunal Supremo, resolver el recurso de casación de fs. 111 conforme de los arts. 271. 1) y 272. 1) del Código Adjetivo  Civil, con  la facultad  remisiva prescrita  por  los arts.  630  633 del Reglamento al Código de Seguridad Social.

_,'






POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184. 1 de la Constitución Política del Estado y 42. I.  1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE   el recurso deducido a fs. 111.

Sin costas, en aplicación del art. 39 de la Ley N° 1178.


Regístrese,  notifíquese  y devuélvase.