SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA




Auto Supremo Nº 226/2015-L.

Sucre, 13 de agosto de 2015.

Expediente: TJA. 671/2010.

Distrito: Tarija

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 273 a 275, interpuesto por Eduardo Faviani Gareca, contra el Auto de Vista  de 16 de noviembre de 2010, cursante de fs. 269 a 270,  pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso laboral que se tramita en liquidación seguido por el recurrente, contra la Cooperativa Agropecuaria 1º de Septiembre Bermejo Ltda, la contestación de fs. 279, el auto de fs. 280 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: Que, en ejecución de sentencia, el juez de Partido de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Bermejo-Tarija, emitió el Auto Interlocutorio de 9 de julio de 2010 de fs. 223 a 224, declarando operada la prescripción planteada por la Cooperativa demandada y no haber lugar al pago de los derechos, multa, ni honorarios que impetra el actor.

Que, resolviendo el recurso de apelación interpuesto por el actor cursante de fs. 245 a 246, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, emitió el Auto de Vista de 16 de noviembre de 2010, confirmando totalmente la sentencia apelada, con costas.

Contra la resolución de segunda instancia, el demandante Eduardo Faviani Gareca, interpone recurso de casación en el fondo con los fundamentos expuestos en el memorial de fs. 273 a 275.

CONSIDERANDO II: De la revisión de obrados, se tiene que el auto de vista  de 16 de noviembre de 2010, cursante de fs. 269 a 270, deviene de un recurso de apelación en efecto devolutivo, tramitado en ejecución de la Sentencia  de 29 de septiembre de 2007, cursante  de fs. 144 a 147

Al respecto, corresponde la consideración del art. 518 del Código de Procedimiento Civil, mismo que en su primera parte dispone que las resoluciones evacuadas por los tribunales de apelación generadas en la etapa de ejecución de instancia, al existir un fallo definitivo que resuelve el fondo del asunto y que tiene la calidad de cosa juzgada e inmodificable en su sustancia, sólo pueden ser apeladas en el efecto devolutivo, esto a efecto de evitar cualquier interrupción o suspensión de la ejecución de la sentencia y evitar cualquier pretensión dilatoria que pretenda interrumpir la misma, en previsión de lo dispuesto por el art 517 de la misma norma que dispone que: “La ejecución de autos y sentencias pasadas en autoridad de cosa juzgada no podrá suspenderse por ningún recurso ordinario ni extraordinario, ni el de compulsa, ni el de recusación, ni por ninguna solicitud que tendiere a dilatar o impedir el procedimiento de ejecución.”

En ese entendido, el art. 518 del adjetivo civil, dispone que en ejecución de sentencia, solo es procedente la apelación en el efecto devolutivo como último recurso con la finalidad de no coartar el derecho a la defensa para que la decisión que se considera agraviante para cualquiera de las partes, sea revisada por el tribunal de alzada, resoluciones en las que no están en discusión derechos dudosos o contradictorios, sino que como en el caso de autos, están definidos y consolidados por la sentencia principal y pasibles de ejecución provisional de la resolución; pudiendo asumir el tribunal de alzada para su resolución, cualquiera de las formas que determina el art. 237 del Código de Procedimiento Civil, es decir: confirmatoria, revocatoria o anulatoria, según convenga y corresponda al caso; resoluciones que tienen carácter definitivo toda vez que por imperio del mismo artículo 518 en su última parte, no procede posteriormente ningún otro recurso ordinario ni extraordinario, en este caso, el recurso extraordinario de casación que como dijimos está destinado a los casos establecidos específicamente por el art. 255, que en ninguno de sus incisos, contempla la posibilidad del recurso de casación contra resoluciones dictadas en ejecución de sentencia, concordante con el art. 518 del Código de Procedimiento Civil que como se tiene manifestado, dispone expresamente que las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas sólo en efecto devolutivo, sin recurso ulterior, siguiendo asimismo la línea jurisprudencial definida al respecto por el Tribunal Constitucional en la Sentencia constitucional 0585/2005-R, de fecha 31 de mayo de 2005 que señala: "No hay casación en ejecución de Sentencia. Dentro de procesos judiciales o administrativos en curso, la vía del amparo constitucional se activa en los supuestos en los que se produzca una severa lesión al derecho al debido proceso, en cualquiera de sus elementos, entre ellos el derecho al juez natural, lesión que podría motivarse por las siguientes circunstancias, entre otras: a) un juez natural admita y sustancie un recurso que no está previsto por la legislación procesal; así por ejemplo, el recurso de casación contra un auto de vista emitido en ejecución de sentencia".

De lo anteriormente preceptuado, se infiere que el recurso de casación interpuesto por el recurrente, al ser una resolución dictada en ejecución de sentencia, no goza de la posibilidad de ser admitido y tratado en casación, recurso extraordinario reservado al conocimiento de los procesos, que se hallen inmersos en el art. 255 del Código de Procedimiento Civil además de su expresa negativa por imperio del art. 518 del adjetivo Civil, de lo que se infiere que, con la facultad contenida en el art. 213 parágrafo II del CPC.y en previsión de lo dispuesto por el art. 518 de la misma norma, el recurso planteado deviene en improcedente, debiendo en consecuencia este tribunal, fallar en conformidad con el art.. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, aplicables por mandato del art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley Nº 25 del Órgano Judicial, declara  IMPROCEDENTE el recurso  de casación, cursante  de fs. 273 a 275. Con costas.

Se llama la atención al tribunal ad quem por no haber dado cumplimiento a lo establecido en el art. 262 del Código de Procedimiento Civil.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.