SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA




Auto Supremo Nº 205/2015-L.

Sucre, 13 de agosto de 2015.

Expediente: OR. 623/2010.

Distrito: Oruro

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

VISTOS: El recurso de nulidad y casación de fs. 136 a 137, interpuesto por la Empresa Minera Huanuni representada legalmente por Martín Sabino Llave Magne, contra el Auto de Vista Nº AV-SSA-56/2010 de 4 de octubre de 2010, (111 a 113), pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso que por reincorporación sigue Luis Ticona Martínez contra la empresa recurrente, la respuesta de fs. 141, el auto de fs. 142 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso, el Juez de Partido Ordinario, de Sentencia en lo Penal, Liquidador, del niño y adolescente, del Trabajo y Seguridad Social de las provincias Pantaleón Dalence y Poopó del departamento de Oruro, con asiento en la localidad de Huanuni,  emitió la Sentencia Nº 02/09 el 14 de septiembre de 2009 (fs. 84 a 86), declarando probada la demanda de fs. 23 de obrados, disponiendo la inmediata reincorporación a su fuente de trabajo a Luis Ticona Martínez en la empresa Minera Huanuni, en el cargo que ocupaba antes de su retiro.

En grado de apelación interpuesto de fs. 88 a 89, por la empresa Minera Huanuni a través de su representante legal, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro pronunció el Auto de Vista Nº AV-SSA-56/2010 de 4 de octubre de 2010, (fs. 111 a 113), confirmando la sentencia Nº 02/2009 de fs. 84 a 86, conforme a lo previsto en el numeral 1) del art. 237 del Código de Procedimiento Civil.

Contra el referido fallo, la empresa Minera Huanuni a través de su representante legal, planteó el recurso de nulidad y casación de fs. 136 a 137, quien denuncia los siguientes hechos:

Acusa violación del art. 16 inc. f) de la Ley General del Trabajo, que señala como causal de retiro forzoso el delito de hurto sin pago de beneficios sociales, expresando que el actor fue retirado en forma forzosa al haber incurrido in fraganti en hurto de minerales de la empresa; y al perder el derecho a sus beneficios sociales, pierde el derecho a su reincorporación como consecuencia lógica, habiendo el tribunal de apelación en forma ilegal dispuesto su reincorporación, aspecto que debe ser considerado por el Tribunal de Casación.

Expresa que el recurso de nulidad y casación se basa en el hecho de que el Tribunal ad quem dispuso la reincorporación del demandado a sabiendas que cometió el delito de hurto de minerales, encontrándose las violaciones cometidas en el auto de vista recurrido de fs. 111 a 113, en la sentencia de primera instancia de fs. 84 a 86 y en las pruebas que no fueron consideradas por los jueces de instancia que cursan de fs. 63 a 77 de obrados, donde se demuestra el hurto cometido por el actor.

Indica infracción del inc. a) del art. 202 del Código Procesal del Trabajo por parte de los jueces de instancia al no tomar en cuenta las pruebas ofrecidas por la empresa, por las que se demuestra en forma real el hurto in fraganti de minerales por parte del trabajador, así como la confesión realizada por el mismo trabajador a fs. 63 y demás pruebas de fs. 63 a 77 de obrados.

Concluye solicitando se dicte “…AUTO SUPREMO CASANDO O REPONIENDO EL AUTO  DE VISTA RECURRIDO HASTA EL VICIO MÁS ANTIGUO…”

CONSIDERANDO II: Que, expuestos los fundamentos del recurso de casación en el fondo, se coligen los siguientes aspectos para su resolución.

Respecto a la acusa de violación del art. 16 inc. f) de la Ley General del Trabajo, que señala como causal de retiro forzoso por delito de hurto sin pago de beneficios sociales, habiendo sido el actor retirado en forma forzosa al haber incurrido in fraganti en hurto de minerales de la empresa; por lo que al perder el derecho a sus beneficios sociales, pierde el derecho a su reincorporación como consecuencia lógica; cabe señalar que el inc. f) del art. 16 de la Ley General del Trabajo que señala el recurrente se encuentra derogado por Ley de 23 de noviembre de 1944 y no refiere al retiro por robo o hurto del trabajador. Por otra parte, debe tenerse presente que la norma acusada de violada refiere a las causales por las cuales no habrá lugar a desahucio ni indemnización para el empleado o trabajador, evidenciándose que se trata de una disposición indicativa, no pudiendo por tanto ser violada, pues su fin es indicar o señalar en este caso cuando no procede el desahucio y la indemnización, por lo que esta acusación resulta incorrecta e incongruente.

En cuanto a la afirmación del recurrente que el recurso de nulidad y casación se basa en el hecho de que el tribunal ad quem dispuso la reincorporación del demandado a sabiendas que cometió el delito de hurto de minerales, encontrándose las violaciones aducidas en el auto de vista recurrido de fs. 111 a 113, la sentencia de primera instancia de fs. 84 a 86 y en las pruebas que no fueron consideradas por los jueces de instancia que cursan de fs. 63 a 77 de obrados, donde se demuestra el hurto cometido por el actor; al respecto, se debe tener presente lo acertadamente expresado por el tribunal ad quem cuando señala en el numeral 3 del segundo considerando del auto de vista: “Con relación al proceso interno en cuya declaración el demandante hubiera reconocido haber cometido el delito; corresponde indicar que en el expediente solo cursa Resolución de Apertura de Proceso Interno de fecha 22 de noviembre de 2008 (fs. 67 a 68), Acta de Declaración Informativa de 28 de noviembre de 2008 (fs. 63 a 64) y Resolución Depto. Legal Nº 20/08 de 19 de diciembre de 2008 (fs. 65 a 66) y no se ha presentado el proceso interno como tal, por lo que no se puede asumir como demostrativo en el proceso de conocimiento de la jurisdicción del trabajo, sino en tanto y cuanto, se le proponga al juzgador en forma íntegra, donde contenga que la resolución final sea de conocimiento del trabajador procesado y se haya ejecutoriado en sede administrativa, (…) máxime si el Estado garantiza que nadie puede ser condenado sin haber sido oído y juzgado previamente en debido proceso, ni a sufrir sanción impuesta por autoridad competente con resolución ejecutoriada…

En efecto, de la lectura de las resoluciones de instancia y lo actuado en obrados se desprende que el tribunal ad quem valoró correctamente las pruebas, conforme se tiene fundamentado precedentemente, habiendo realizado la libre apreciación de éstas en función al art. 158 del Código Procesal del Trabajo en sujeción a lo dispuesto en los arts. 3 inc. g) y h); 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, al ser deber primordial del Estado proteger los derechos de los trabajadores, en cumplimiento a los principios de primacía de la realidad, de proteccionismo e inversión de la prueba en materia laboral, por cuanto todo trabajador goza del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva consagrado por la Constitución Política del Estado, y arts. 4 y 13 de la Ley General del Trabajo.

Asimismo, debe tenerse presente que conforme la uniforme jurisprudencia la apreciación y valoración de la prueba por los jueces de instancia, es incensurable en casación; y que excepcionalmente podrá producirse una revisión o revaloración de la prueba, en la medida en que en el recurso se acuse y se pruebe la existencia de error de hecho o de derecho, de acuerdo con la regla que establece el inc. 3) del art. 253 del Código de Procedimiento Civil, que textualmente señala: "Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador.", lo que en la litis no aconteció.

Asimismo debe considerarse, que si el actor demandó su reincorporación en la Empresa Minera Huanuni, y la empresa demandada consideró no corresponder dicha pretensión por los argumentos que expuso en su contestación a la demanda, en observancia del principio de inversión de la carga de la prueba, conforme determinan los arts. 3 inc. h), 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, el empleador se encuentra obligado a enervar o desvirtuar lo afirmado por el trabajador, a través de prueba eficiente, pues el demandado debió demostrar la comisión del delito de hurto de minerales a la Empresa por parte del actor y su retiro de su fuente laboral por dicha causa.

Por último, cabe manifestar que con relación a la acusación de infracción del inc. a) del art. 202 del Código Procesal del Trabajo por parte de los jueces de instancia al no tomar en cuenta las pruebas ofrecidas por la empresa, por las que se demuestra en forma real el hurto in fraganti de minerales por parte del trabajador, así como la confesión realizada por el mismo trabajador a fs. 63 y demás pruebas de fs. 63 a 77 de obrados; dicha vulneración no es evidente conforme ya se fundamentó en los párrafos precedentes, más aún si se toma en cuenta que art. 202 del Código Procesal del Trabajo refiere al contenido y reglas de la Sentencia, constatándose de la lectura de la Resolución de vista, que ésta guarda relación y cumple con todos los puntos exigidos por esta normativa.

Consiguientemente y en mérito a lo expuesto anteladamente, no siendo evidentes las violaciones aducidas por la Empresa Minera Huanuni a través de su representante legal en el recurso de fs. 136 a 137, corresponde resolver el recurso conforme disponen los arts. 271 inc. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, con la facultad remisiva del art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I. 1 de la Ley del Órgano Judicial N° 025 de 24 de junio de 2010, declara INFUNDADO el recurso de nulidad y casación de fs. 136 a 137. Con Costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.