SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 173/2015-L.

Sucre, 29 de julio de 2015.

Expediente: SCZ. 581/2010.

Distrito: Santa Cruz

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

VISTOS: El recurso de casación  de fs. 95 a 96, interpuesto por  la Farmacia Plaza S.R. L. representada por  María  Elmira Biraben de Ric, representada a su vez por  el abogado Fabián Leonor Montaño Peña,  contra el Auto de Vista Nº 62 de 10 de marzo de 2010, cursante de fs. 91 a 92, pronunciado  por  la Sala Social  y Administrativa de la Corte Superior de  Justicia de  Santa Cruz, en el proceso laboral, que se tramita en liquidación, seguido por  Ibeth Rosario Maldonado Peñaranda y Lidia Janco  Choquechambi contra  la Farmacia recurrente, la respuesta  de fs. 100 a 101 y el auto  a fs. 103 que concedió el recurso, los antecedentes procesales;

CONSIDERANDO I: Que, tramitada la causa, la Juez  Segundo de Partido  de Trabajo  y  Seguridad Social de  Santa Cruz,  emitió  la Sentencia  Nº  93 de 7 de octubre de 2009, cursante de fs. 70 a 74,  declarando probada la demanda, con costas; disponiendo que la Farmacia Plaza S.R. L. pague en favor  de  Ibeth Rosario Maldonado Peñaranda, la suma de Bs.33.885,35.- por concepto de aguinaldo, vacaciones, sueldo devengado, horas extras, restitución de sueldos; más la multa del 30% sobre el monto liquidado; asimismo, pague en favor de Lidia Janco Choquechambi, la suma de Bs.7.628,99.- por concepto de aguinaldo, vacación, sueldos devengados, horas extras; más la multa del 30 % sobre el monto liquidado, y actualización dispuesta por el DS. Nº DS: Nº 28699 de 1º de mayo de 2006.

Que  resolviendo el recurso de apelación interpuesto por  la Farmacia Plaza S.R. L. representada por  María  Elmira Biraben de Ric, representada a su vez por  el abogado Fabián Leonor Montaño Peña,  cursante  de fs.  77 a 78, la Sala Social  y Administrativa de la Corte Superior de  Justicia de  Santa Cruz, mediante Auto de Vista  Nº 62 de 10 de marzo de 2010, cursante de fs. 91 a 92, resolvió confirmar totalmente la sentencia apelada, con costas.

Contra la resolución de segunda instancia, la Farmacia demandada representada por  María  Elmira Biraben de Ric, por intermedio de su apoderado y abogado Fabián Leonor Montaño Peña, interpone  recurso de casación,  en base a los fundamentos expuestos en el memorial de fs. 95 a 96.

CONSIDERANDO II: Que antes de considerar los fundamentos del recurso, el Tribunal Supremo de Justicia, tiene la obligación de examinar los procesos que llegan a su conocimiento a fin de establecer si los Jueces y los tribunales inferiores, observaron las leyes y plazos que norman la tramitación y conclusión de los procesos.

Por disposición expresa del art. 139. I del Código de Procedimiento  Civil, los plazos procesales son improrrogables y perentorios, salvo disposición contraria de la ley, previsión que tiene su fundamento, en virtud a que el plazo procesal es el período de tiempo establecido para la ejecución válida de un acto ligado al procedimiento y es dentro del mismo que las partes, los órganos jurisdiccionales y terceros deben cumplir sus actividades, siendo que su inobservancia dentro los términos establecidos produce la pérdida del derecho a ejercitarlo o en su defecto el consentimiento del mismo.

Bajo dichos lineamientos, se concluye que los plazos procesales pueden computarse por días, así como de momento a momento, entendiendo así que para el caso de los plazos procesales que se cuentan por días, el término comienza a correr desde el día hábil siguiente a la notificación y culmina el último momento hábil del día que corresponde; mientras que para los plazos que se cuentan de momento a momento, el cómputo se inicia desde el momento de la notificación y culmina en la hora similar del día en que se cumplen los concedidos como plazo.

Merced a dichas consideraciones, es imperativo precisar que conforme lo dispuesto por el art. 210 del Código Procesal del Trabajo, concordante con el art. 257 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación debe ser interpuesto dentro del plazo fatal e improrrogable de ocho días a contar desde la notificación con el auto de vista o sentencia; precisando así, con exactitud, el momento procesal desde el cual debe iniciarse el cómputo del plazo dentro del cual se debe interponer el recurso de nulidad o casación, señalando que es desde la notificación a la parte recurrente con el auto de vista que se impugna, infiriéndose en consecuencia, que el plazo para la interposición del recurso de casación, se computa de momento a momento, es decir desde la notificación con la resolución de vista que se impugna y culmina en la hora similar del día en que se cumple.

A lo expuesto se debe agregar que de acuerdo a lo dispuesto por el art. 141 del Adjetivo Civil, los plazos transcurren ininterrumpidamente y sólo se suspenderán durante las vacaciones judiciales, pudiendo también declararse en suspenso por circunstancias de fuerza mayor que hicieren imposible la realización del acto pendiente.

En este contexto, de la revisión de obrados se evidencia que la recurrente fue legalmente notificado con el Auto de Vista  Nº 62 de 10 de marzo de 2010 (fs. 91 a 92), el 10 de mayo de 2010 a horas 15: 50 conforme consta a fs. 93, cumpliéndose el plazo fatal señalado por los arts. 210 del Código Procesal del Trabajo concordante con el 257 del Código de Procedimiento Civil, el 18 de mayo de 2010 a horas 15: 50 y al haber presentado la recurso de casación el 18 de mayo de 2010 a horas 16: 51, como se advierte del timbre electrónico cursante a fs. 95.; lo hizo fuera del término establecido por ley, circunstancia que revela la extemporaneidad de su presentación; es decir, la recurrente presentó su recurso de casación 1 hora y 1 minuto después del término previsto, hecho que debió merecer la negatoria de concesión del recurso por el tribunal ad quem, conforme a lo dispuesto en el art. 262. 1) del Código de Procedimiento Civil.

En consecuencia corresponde dar aplicación a los arts. 271. 1) y 272. 1) del Cód. de  Pdto. Civil, aplicables  al caso presente, en virtud a la permisión contenida por el  art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida por los arts.184.1 de la Constitución Política del Estado y 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley Nº 25  del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 95 a 96, disponiendo la ejecutoria del  Auto de Vista  Nº 62 de 10 de marzo de 2010 cursante de fs. 91 a 92. Con costas.

Se llama severamente la atención al tribunal de alzada que concedió el recurso sin haber observado su extemporaneidad.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.