SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 166/2015-L.

Sucre, 29 de julio de 2015.

Expediente: LPZ. 265/2010.

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 205 a 206, interpuesto por la Gerencia Distrital La Paz del Servicio de Impuestos Nacionales representado legalmente por su Gerente Distrital Franz Rozich Bravo, del Auto de Vista Res. Nº 055/2010 SSA.II de 18 de marzo de 2010 (fs. 201), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso Contencioso Tributario que se tramita en liquidación, seguido por Fidel Aguilar Laura contra la institución recurrente, el memorial de contestación de fs. 210 a 211, el Auto Nº 201/2010 SSA.II de 19 de junio de 2010 de fs. 216 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, presentada la demanda contencioso tributaria, y tramitado el proceso, se emitió sentencia el 14 de septiembre de 2004 (fs. 86 a 95), misma que por Auto de Vista RES Nº 101/2008-SS.II de 30 de abril de 2008 pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz (fs. 141), fue anulada en mérito a que se declaró probada la excepción de prescripción cuanto no correspondía. En cumplimiento al referido Auto de Vista, la Juez Segundo de Partido Administrativo, Coactivo Fiscal y del Distrito Judicial de La Paz, emitió nueva Sentencia Nº 26/2008 el 22 de diciembre de 2008 (fs. 162-169), declarando improbada la demanda interpuesta a fs. 2, disponiendo ratificar la Resolución Determinativa Nº 000468 de 12 de diciembre de 1995 en la suma de Bs. 52.554.- debiendo liquidarse las acciones y multa a tiempo de efectuar el pago.

En grado de apelación, recurso interpuesto por el demandante Fidel Aguilar Laura, mediante memorial de fs. 179 a 186, por Auto de Vista Res. Nº 055/2010 SSA.II de 18 de marzo de 2010 (fs. 201), la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, anuló obrados hasta fs. 161, hasta el estado de que se dicte nueva sentencia encuadrando su actuación a la norma procesal referida en dicho auto de vista en mérito a que las normas procesales son de orden público y de cumplimiento obligatorio, debiendo los jueces y tribunales cuidar que los procesos se desarrollen sin vicios de nulidad como previene el inc. 1) del art. 3 del Código de Procedimiento Civil.

Del referido Auto de Vista, Res. Nº 055/2010 SSA.II, la institución demandada Gerencia Distrital La Paz del Servicio de Impuestos Nacionales a través de su Gerente Distrital, interpuso el recurso de casación en el fondo de fs. 205 a 206, en el que expresa:

Acusa interpretación errónea del art. 190 del Código de Procedimiento Civil toda vez que el tribunal de segunda instancia no puede pronunciare sobre aspectos legales que no fueron consignados en la demanda, así como de aspectos que jamás fueron impugnados en apelación, sin entrar en el fondo, en franca parcialización con el demandante.

Expresa que el juez de instancia no ha incurrido en agravio alguno en contra del sujeto pasivo, ya que lo expresado en sentencia está de acuerdo a lo establecido en el art. 190 del Código de Procedimiento Civil y sustentada por el informe técnico Nº 121/2005 y las pruebas existentes en obrados.

Indica que no procede la prescripción a la que hace referencia el tribunal de apelación, ya que en el presente caso procede a los siete años porque existió determinación de oficio y la administración tributaria no tuvo conocimiento del hecho. Por lo que al haberse efectuado la determinación de oficio contra el contribuyente, la que concluyó con la emisión de la Resolución Determinativa Nº 468/95, quedó demostrado plena y fehacientemente que los adeudos tributarios impugnados no están prescritos.

Concluye expresando que habiéndose demostrado la violación del art. 190 y 3 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil, solicita a éste Tribunal Supremo case el auto de vista recurrido, dejando firme y subsistente la Resolución Determinativa Nº 468/95 de 12 de diciembre de 1995.

CONSIDERANDO II: Que, así expuestos los fundamentos del recurso de casación de fs. 217 a 219, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

De la lectura del memorial de recurso interpuesto en contra del Auto de Vista Nº 055/2010 SSA.II de 18 de marzo de 2010 que anula obrados, se verifica que la entidad demandada Gerencia Distrital La Paz del Servicio de Impuestos Nacionales, recurre de casación en el fondo, exponiendo las causales que considera ameritan la casación. Sin embargo, no consideró que conforme a la jurisprudencia nacional sentada, se ha establecido de manera uniforme que contra una Resolución de Alzada anulatoria no procede recurso de casación en el fondo, sino únicamente en la forma, destinado éste a que el Tribunal de Casación revise si los motivos que dieron lugar a la nulidad dispuesta son o no correctos; pues debe tenerse presente que el tribunal de alzada al anular obrados no ingresa a considerar aspectos sobre el fondo del asunto propiamente dicho, lo hace simplemente por cuestiones de forma o de procedimiento.

Por lo que al solicitar se case el auto de vista recurrido, no ha comprendido la naturaleza del fallo, deduciendo equivocadamente la impugnación por este medio, encontrándose este Tribunal Supremo en la imposibilidad de ingresar a considerar aspectos de fondo. Lo señalado es sustentado por la uniforme jurisprudencia sentada a través de los Autos Supremos Nº 73/2012 de 12 de abril; Nº 464/2012 de 3 de diciembre, Nº 479/2013 de 18 de septiembre, Nº 191/2013 de 17 de abril, de la Sala Civil y Nº 107/2015-L de 12 de mayo, emitido por la Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, entre otros.

La línea jurisprudencial asumida en ese sentido se justifica plenamente en razón a que, cuando el tribunal de alzada anula obrados lo que hace es examinar los actos procesales realizados en primera instancia y en esa labor, no ingresa a resolver la controversia planteada, sino, simplemente, en mérito a la consideración de la normativa adjetiva, revisa el orden del proceso y si advierte error en su sustanciación, emite resolución de alzada anulatoria de obrados, la cual en caso de ser considerada errada deberá ser cuestionada necesariamente mediante el recurso de casación en la forma.

Siendo que el recurso de casación se constituye en una demanda nueva de puro derecho, que tiene por objeto el enjuiciamiento de la resolución de segunda instancia; según el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, podrá ser en el fondo y en la forma; el primero está reservado para los casos enumerados en el art. 253 del mismo cuerpo legal, en tanto que el segundo procede por violación de las formas esenciales del proceso cuando la sentencia o auto de vista recurrido hubiere sido dictado en los casos previstos en el art. 254 del mismo Adjetivo Civil.

Por lo que, emergiendo la casación en el fondo y en la forma de dos realidades distintas, la fundamentación y la petición del recurrente deben guardar estricta correspondencia; es decir si se denuncia errores in judicando (de derecho) se interpondrá recurso de casación en el fondo y se pedirá casar el auto de vista; en cambio sí se acusa de errores in procedendo (de procedimiento), se interpondrá recurso de casación en la forma y se pedirá la nulidad de obrados o la nulidad llanamente; por consiguiente no es posible recurrir de casación en el fondo contra el auto de vista anulatorio, ya que al haberse anulado obrados no ha existido pronunciamiento sobre el fondo del asunto; no ha existido aplicación del derecho material.

En la litis, se verifica que el recurso de casación en el fondo es manifiestamente deficiente, pues deduce recurso de casación en el "fondo" contra el Auto de Vista anulatorio, acción totalmente incorrecta, pues si el recurrente consideró que el Tribunal Ad quem incurrió en error al haber anulado la Sentencia apelada, correspondía que interpongan recurso de casación en la forma, invocando alguna de las causales previstas por el art. 254 del Código de Procedimiento Civil.

Por los fundamentos expuestos, corresponde en consecuencia resolver el recurso interpuesto por la Gerencia Distrital La Paz del Servicio de Impuestos Nacionales a través de su Gerente Distrital de fs. 205 a 206, de acuerdo a lo establecido por los arts. 271 inciso 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, aplicables al caso con la facultad remisiva de los arts. 1 y 24 de la Ley de Procedimiento Coactivo Fiscal.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42. I. 1 de la Ley del Órgano Judicial N° 025 de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 205 a 206. Sin costas, en aplicación del art. 39 de la Ley Nº 1178 de 20 de julio de 1990.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.