SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 152/2015-L.

Sucre, 10 de julio de 2015.

Expediente: LPZ 557/2010.

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano

VISTOS: El recurso de casación de fondo y forma de fs. 330 a 331, interpuesto por Rene Carlos Titto Huarachi, Lizardo Fernando Suarez Antoriano y Carlos Néstor Flores Calzada, contra el Auto de Vista Nº 160/2010 de 10 de Agosto de 2010 (fs. 327), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte  Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso social de reincorporación, que se tramita en liquidación, seguido por los demandantes Rene Carlos Titto uarachi, Lizardo Fernando Suarez Antoriano y Carlos Nestor Flores Calzada contra  la Empresa Hilandería de Trabajadores Bolivianos sociedad anónima “HILTRABOL” S.A.,  la respuesta de fs. 334 a 337, el auto que concedió el recurso de fs.  338,  los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso social, la Juez  1º de Partido del Trabajo y Seguridad Social de El Alto,emitió la Sentencia Nº 26/2010 de 20 de abril de 2010 (fs. 292 a 299), declarando improbadala demanda de fs. 6 a 8,   instaurada por los demandantes, en contra de la Empresa Hilandería de Trabajadores Bolivianos sociedad anónima “HILTRABOL” S.A., por reincorporación en consecuencia dispone el archivo de obrados, una vez ordenada la ejecutoria del presente fallo.

En grado de apelación, deducido por los demandantes de fs. 304 a 305 y contestación de apelación por parte de la empresa demandada de fs. 308 a 311, la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior de Justicia de La Paz, por Auto de Vista Nº 160/2010, de 10 de agosto de 2010 (fs. 327), confirmó en forma total la sentencia apelada Nº 26/2010 de 20 de abril de 2010 (fs. 292 a 299).

Que, contra el referido auto de vista, los demandantes nombrados, interponen recurso de casación en el fondo y en la forma de fs.330 a 331, denunciando en síntesis  lo siguiente:

Acusan que el Auto de Vista Nº 160/2010 causa gravamen irreparable a sus derechos e intereses, al realizar una incorrecta aplicación  del parágrafo II del art. 48 de la C.P.E., porque la norma fundamental en cuanto a la interpretación y aplicación de los principios laborales, que se traducen como conquistas laborales, como ser la continuidad, estabilidad, la primacía de la realidad, el in dubio pro operario, entre otras, que sustentan el derecho en materia laboral, conforme lo ratifica el art. 4 del D.S. 28699 de 1 de mayo de 2006; agregan que  la resolución impugnada no aplicó el principio de jura novit curia, profundizando la estabilidad laboral a la que tienen derecho como ex trabajadores de HILBO, correspondiendo su incorporación por el principio de continuidad y estabilidad laboral a HILTRABOL que tiene la misma naturaleza del origen de esa empresa, conforme las pruebas aportadas durante el proceso y que tampoco fue aplicado el principio laboral in dubio pro operario, que se refiere a la preferencia de interpretación más favorable al trabajador y no solamente como un aspecto subjetivo, tal como lo expresa la parte considerativa de la Resolución impugnada, rigen al nacimiento del derecho del Trabajo, vale decir, la desigualdad existente entre la persona que es contratada para desempeñar una labor; que la resolución de apelación es incongruente, en los términos del Auto Supremo Nº 562 Social Sucre, de 10 de noviembre de 2008, emitido por la SALA Social y Administrativa Primera.

Asimismo manifiestan que nunca fueron notificados con el auto de enmienda y explicación, de la Resolución Ministerial Nº 261/09, incurriéndose en evidente indefensión; a más que la R.M. Nº 261/09, es clara y no contiene contradicciones y menos ambigüedades para que pueda ser enmendada y/o explicada, debiendo quedar firme la misma que dispone la reincorporación de los actores.

Concluyó solicitando se dicte Auto Supremo Casando el Auto de Vista Impugnado, todo en cuanto ha sido materia del presente recurso; por consiguiente, se declare probada la demanda principal y resuelta su reincorporación a HILTRABOL S.A. como trabajadores regulares de esa empresa.

CONSIDERANDO II: Examinados los antecedentes y el recurso de casación interpuesto, se tiene las siguientes consideraciones de orden legal:

En principio es necesario dejar establecido que el recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho que debe contener los requisitos enumerados en art. 258. 2) del Código de Procedimiento Civil, que de manera imperativa exige a todo recurrente el cumplimiento de la obligación procesal de citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto contra el que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o en ambos, no siendo suficiente la simple enunciación de la norma que considera vulnerada, sin demostrar en términos razonados y razonables, en qué consiste la infracción que se acusa.

En ese sentido, el recurso de casación en el fondo tiene por objetivo “modificar el contenido de un auto definitivo, sentencia o auto de vista”, al evidenciar que los jueces o tribunales de instancia a tiempo de emitir las referidas resoluciones hubiesen incurrido en “errores in judicando”, aspectos que imperativamente deberán ser exteriorizados a través de los tres presupuestos contenidos en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, vale decir, cuando se acredite: "que la resolución objeto del recurso hubiera sido emitida en virtud a una errónea interpretación o aplicación indebida de una ley" o "cuando la referida resolución contuviere disposiciones contradictorias", y finalmente cuando se demuestre: "que en la valoración de las pruebas se hubiere cometido error de derecho o error de hecho, aclarando que este último debe ser evidenciado por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador".

Complementando lo anterior, es preciso aclarar que para la eficacia del recurso de casación en el fondo, es suficiente la acreditación de uno de los referidos  presupuestos y no necesariamente de todos, toda vez que al evidenciar dicho error “in judicando” en cualquiera de sus vertientes, el Tribunal estará constreñido a emitir un fallo que disponga la casación total o parcial de la resolución impugnada y emitirá un nuevo fallo resolviendo el fondo del proceso.

En cambio el recurso de casación en la forma, procede por cualquiera de los incisos señalados en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, que se trasuntan en  errores procedimentales o error “in procedendo” en que hubieren incurrido los de grado, debiendo también el recurrente precisar de manera clara  y suficiente los agravios que den lugar a la nulidad de obrados.

En este contexto, corresponde señalar que en el contenido del memorial de fs. 330 a 331, se advierte que los recurrentes plantearon recurso de casación de fondo y forma, sin fundamentar, empero los agravios en las normas sustantivas y adjetivas, señaladas supra, limitándose a señalar principios y normas supuestamente infringidas por el tribunal ad quem, carente de todo fundamento legal, cuando debió hacer un análisis sobre la existencia de errores "in judicando" o “in procedendo” en los que incurrió el tribunal de alzada, explicando si incurrieron en interpretación errónea y aplicación indebida de las normas laborales al emitir el auto de vista  ahora recurrido en casación y la posible solución jurídica a la situación planteada; es decir el recurso de casación, ya sea en el fondo o en la forma, para que el Tribunal ingrese al análisis y consideración del mismo.

Ahora bien, con relación al relato intrascendente de que el tribunal de alzada, vulneró los principios de continuidad, estabilidad, la primacía de la realidad e in dubio pro operario,  al respecto, sólo con fines de aclaración, se debe precisar que, el principio de protección no debe ser entendido de manera absoluta, al grado que la protección al trabajador, signifique la desprotección del empleador o la vulneración de sus derechos; consiguientemente, los argumentos esbozados por los recurrentes, carecen de la técnica recursiva, fundamentación y sustento legal, inobservancia que de ningún modo pueden suplirse por este Tribunal de casación, sin que esta decisión implique que la parte recurrente pueda argumentar negación del derecho de acceso a la justicia, a la tutela judicial efectiva y de otros derechos fundamentales, cuando ésta forma de resolución obedece al propio descuido y negligencia en que incurrieron los recurrentes a tiempo de formular el recurso de casación omitiendo completamente la carga recursiva por ley establecida.

Por lo expuesto, analizado como se tiene el recurso, se concluye que su contenido no es suficiente para motivar ni abrir la competencia del Tribunal Supremo de Justicia, consecuentemente, al estar afectado por la inobservancia e incumplimiento del art. 258. 2) del Código Adjetivo Civil, al ser insuficiente el recurso, corresponde en el caso de autos, aplicar el precepto del art. 272. 2)  del Código de Procedimiento Civil, con la facultad remisiva prescrita por el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa y Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184. 1 de la Constitución Política del Estado y 42. I. 1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso deducido a fs. 330 a 331. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.