SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 102/2015-L.

Sucre, 12 de mayo de 2015.

Expediente: LP.475/2010.

Distrito: La Paz.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y/o nulidad de fs. 255 a 256, interpuesto por Industrias Textiles Asea Ltda., a través de su representante Marin Kim Huh contra el Auto de Vista Nº 102/2010 de 13 de mayo, cursante a fs. 252, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior de Justicia de la Paz, en el proceso laboral que se tramita en liquidación seguido por Juan Oscar Loma Álvarez contra la empresa recurrente, la respuesta de fs. 258, el auto de fs. 260 que concedió el recurso, los antecedentes procesales y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitada la causa, la Juez de Partido Sexto de Trabajo y Seguridad Social de La Paz, emitió la Sentencia Nº 114/2008 el 10 de diciembre de 2008, cursante de fs. 87 a 90, declarando probada la demanda, disponiendo que la empresa demandada cancele al actor la suma de Bs.34.460.-, por concepto de indemnización, desahucio, aguinaldo, sueldos devengados, monto que en ejecución de sentencia deberá ser actualizada.

Que, en grado de apelación a fs. 241, interpuesto por Industrias Textiles Asea Ltda., representada por Marin Kim Huh, la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior de Justicia de la Paz, pronunció el Auto de Vista Nº 102/2010 de 13 de mayo, cursante a fs. 252, confirmando en todas sus partes la sentencia apelada.

Contra la resolución de segunda instancia, Industrias Textiles Asea Ltda., a través de su representante Marin Kim Huh, interpone recurso de casación en el fondo y/o nulidad, denunciando en síntesis lo siguiente:

Que el proceso no se tramitó de acuerdo a derecho; porque, después de las excepciones opuestas, las posteriores notificaciones, se efectuaron en un domicilio que no corresponde al señalado en el memorial de fs. 8 y menos al domicilio legal de la compañía Asea; así también, se nombró defensor de oficio, al declarar la rebeldía de la compañía por no comparecer supuestamente a la causa, siendo que tenía señalado el domicilio procesal a tiempo de plantear las excepciones previas, de esta manera, dicho nombramiento vulneraría el art. 29 del Código Civil y art. 56 del Código de Procedimiento Civil (CPC); luego denunció que en la tramitación del proceso se incumplió lo dispuesto por el art. 137.3 segunda parte del citado CPC, al no haberse notificado a la empresa Textiles Asea con el auto de apertura del proceso, colocando a la compañía en total indefensión, porque no tuvo oportunidad de destruir las afirmaciones del demandante.

En base a esos argumentos solicita de manera incongruente y contradictoria, se conceda el recurso ante la Excelentísima Corte Suprema de Justicia para que casando el auto de vista, disponga la nulidad de actuados hasta el vicio más antiguo.

A su vez, el actor Juan Oscar Loma Álvarez, responde en base a los fundamentos expresados en el memorial de fs. 258, solicitando que se declare infundado el recurso.

CONSIDERANDO II: Que, así formulado el recurso de casación en el fondo y/o nulidad, de la revisión de los antecedentes del proceso, las infracciones acusadas por la parte recurrente, y la normativa aplicable al caso de examen, se tiene:

Que, el punto controversial está referida a la nulidad de obrados pretendida por la entidad demandada, por cuanto expone la existencia de defectos procesales al realizar las notificaciones en un domicilio que no corresponde al señalado por la compañía Asea, situación que no les habría permitido oportunamente desvirtuar las afirmaciones del demandante, razón por la cual, pese a formular el recurso de casación en el fondo y/o nulidad, sin diferenciarlos, impetra la nulidad de obrados; siendo que, conforme al art. 253 del CPC, tratándose de recurso de casación en el fondo, procederá en tanto "la sentencia recurrida contuviere violación interpretación errónea o aplicación indebida de una ley" o "cuando contuviere disposiciones contradictorias" y, finalmente: "cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho”; mientras que tratándose de recurso de casación en la forma, procederá en tanto se hubiese violado las formas esenciales del proceso, conforme previene el art. 254 del CPC,

Conforme a lo anterior, no es difícil advertir que el recurrente incumplió la previsión legal contenida en el art. 258 en relación con los arts. 250, 253 y 254 todos del CPC, a mérito que si bien es posible interponer al mismo tiempo ambos recursos -en la forma y en el fondo-, resulta imprescindible también no sólo que ambas se postulen por separado, sino también que los fundamentos en cada uno de ellos respondan a sus causales. En todo caso, en consideración a los reclamos expuestos, se colige que el recurso planteado se trata de casación en la forma, por lo que se ingresa a considerar:

Al respecto, es necesario señalar que, el proceso laboral, al igual que los demás procesos, está regulado por un conjunto de normas que persiguen asegurar el orden de su desarrollo, y así, la más pronta y eficaz obtención tiene como resultado la sentencia definitiva. En tal sentido, diversos principios rigen la estructura y desenvolvimiento de la relación jurídico procesal, que actúan a manera de pautas o directrices que inspiran el sistema, explicando o modelando su lineamiento y sus distintas soluciones, puesto que, se pretende que los actos sucesivos que componen su curso, avancen y se incorporen en el orden previsto y sin retrocesos, de modo que sus efectos queden fijados de un modo irrevocable y puedan valer de sustento a las futuras actuaciones.

En ese contexto, debe tenerse presente que cuando se tramita un proceso judicial, surgen en el curso del mismo, cuestiones accesorias que se denominan incidentes, que nacen cuando se plantea un cuestionamiento accesorio dentro del proceso, o con motivo de él; pero, siempre dentro del curso de la instancia; es decir, son pequeños procedimientos, que se tramita en forma separada o accesoria de la causa principal, se inician con la solicitud incidental; conforme la línea establecida por los arts. 143 y siguientes del CPT y 149 y siguientes del CPC.

En el caso de análisis y revisados los antecedentes, se advierte que, la entidad demandada, al tener conocimiento de la demanda opone excepciones previas por memorial de fs. 8, que fue resuelta por auto de fecha 28 de julio de 2007 declarando probada la excepción de imprecisión y contradicción en la demanda (fs. 12 - 14).

Posteriormente subsanada la demanda por memorial de fs. 19, la parte demandada previa representación y decreto de fs. 21 y 22 fue citada mediante cédula en el domicilio señalado en la demanda, como consta las diligencias de fs. 38, 39 y 43. Empero, al no haberse contestado la demanda dentro del plazo de ley, por auto de fs. 52, se declaró a la industria textil rebelde y contumaz a la ley, designando defensora de oficio por auto de fs. 59 en cumplimiento a la Sentencia Constitucional Nº 316/2004 de fecha 2 de febrero y art. 16 de la CPE, quien fue notificada con el auto de apertura del proceso, según diligencia de fs. 64, y posteriormente con la sentencia.

A su vez, la empresa demandada por memorial de fs. 112 a 113, interpuso incidente de nulidad de obrados, al considerar defectuosa las notificaciones realizadas a la compañía, por practicarse en un domicilio que no corresponde legalmente; incidente que, fue rechazado por Auto Nº 41/2009 de 6 de junio (fs. 117 - 119), disponiendo la prosecución de la causa, que al ser impugnado en apelación por la parte demandada, fue resuelto por Auto de Vista Nº 110/2009 cursante a fs. 235, confirmando la referida resolución apelada.

En esencia, es evidente que el incidente de nulidad formulado por la parte demandada, fue tramitada y oportunamente resuelto por el tribunal de alzada, conforme se tiene referido en el anterior párrafo, el mismo que quedó firme y ejecutoriado; por esta razón, no correspondía nuevamente su tratamiento y pronunciamiento por el tribunal ad quem, a través del auto de vista que resolvió la apelación de la sentencia, por cuanto, como se manifestó precedentemente, el incidente de nulidad formulado ya fue resuelto en ambas instancias, y no puede ser confundido con la causa principal, no siendo pertinente una nueva consideración a través de fallos que resolvieron la causa principal; deviniendo por ello, en correcta la actuación del tribunal ad quem, al disponer que no es posible volver a considerar dichos extremos, debido a que ya fue analizada y resuelta en la vía incidental.

De otra parte, la empresa demandada también reclamó que no podía asumir defensa debido a que las notificaciones se realizaron en un domicilio que no corresponde al señalado por la compañía Textil Asea, a tiempo de oponer la excepción previa por memorial de fs. 8; en todo caso, consta de obrados que la entidad demandada planteó recurso de apelación contra la sentencia por memorial de fs. 241, así como el recurso de casación motivo de análisis; de modo que esta empresa jamás estuvo en indefensión; toda vez que interpuso todos los recursos previstos por ley; en definitiva, se respetaron y cumplieron todos los presupuestos formales que hacen al debido proceso, a tal grado que en ningún momento se le impidió ejercitar su derecho a la defensa y de recurrir en casación.

En consecuencia, no siendo evidente las vulneraciones denunciadas en el recurso examinado, conforme se tiene expresado precedentemente, corresponde resolver en la forma que previenen los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por permisión de la norma contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación cursante de fs. 255 a 256. Con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado en la suma de Bs.500.- que mandará a pagar el tribunal de alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.