SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 74/2015-L.

Sucre, 5 de mayo de 2015.

Expediente: TJA.405/2010.

Distrito: Tarija.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El Recurso de casación en el fondo de fs. 1919 a 1921 interpuesto por la Empresa “CIABOL” Ltda., representada legalmente por Marco Antonio Salamanca Chulver, contra del Auto de Vista de 29 de abril de 2010, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso social que se tramita en liquidación por pago de beneficios sociales seguido por Carlos Luna Vidaurre en contra de la empresa recurrente, la respuesta de fs. 1924 a 1925, el auto de fs. 1925 vta. que concedió el recurso; los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Segundo de Trabajo y Seguridad Social declaro probada en parte la demanda de fs. 1886 a 1887, con costas, en consecuencia dispuso que la empresa demandada dentro del tercer día de ejecutoriada la sentencia cancele al actor beneficios sociales demandados la suma de Bs.87.632.-, por concepto de duodécimas de aguinaldo, horas extras, prima anual y quinquenio.

En grado de apelación de fs. 1894 a 1895 por la empresa demandada, mediante Auto de Vista de 29 de abril de 2010, cursante de fs. 1915 a 1916, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, confirmó parcialmente la sentencia apelada con la modificación de la suma a Bs.70.232,20.- (setenta mil doscientos treinta y dos 0/100 bolivianos) que deberá ser cancelada dentro de tercero día de su ejecutoria, sin costas, por la confirmación parcial.

Que, el referido auto de vista determinó la interposición del recurso de casación en el fondo, presentado por la empresa CIABOL Ltda., representada por Marco Antonio Salamanca Chulver de fs. 1919 a 1921, en base a las fundamentaciones de orden jurídico legal, que se sintetizan a continuación:

1.- El recurrente acusó que el auto de vista impugnado es incongruente al no existir la fundamentación debida para el pago de horas extras, tampoco se encuentra en su contenido, ningún análisis y menos cálculo cuidadosamente efectuado, como manifiesta evidenciándose que al igual que en la sentencia, el establecimiento de un monto condenatorio de pago por este concepto, sin la menor fundamentación o explicación detallada del mismo, limitándose a señalar el monto condenado por concepto de horas extras, sin explicar coherentemente la raíz del mismo, señalando que debe ser pagado al demandante la suma de Bs.54.633,20.- de un sueldo promedio indemnizable de Bs.2.016.- siendo el valor por la hora trabajada de Bs.8,40, que dio lugar a que, en el auto de vista se condene el pago de 3.252 horas extras; que por la prueba cursante en obrados, bajo ningún análisis coherente y real corresponde dicho pago, siendo emergencia de un cálculo totalmente equivocado con lo que pretende condenársele sin razón alguna a pagar un monto exorbitante, sin justificativo fáctico y menos jurídico alguno, siendo este hecho causal de nulidad de la resolución, por carecer de fundamento claro y preciso que la legitime.

2.- Que en el tribunal ad quem aplicó erróneamente la norma al considerar la no prescripción del derecho a pago de horas extras, anteriores a dos años de planteada la demanda, conforme el art. 120 de la LGT y art. 163 que reglamenta que los derechos y acciones se extinguen en el término de dos años a partir de la fecha en que nacieron, sin embargo el auto de vista estipula que “en este caso no ha operado el medio defensivo de la prescripción” en total y obsecuente errónea y aplicación indebida de la ley, al considerar que el cálculo por pago de horas extras que injustamente ha sido condenado en la sentencia, tiene como fecha límite dos años antes de la presentación de la demanda, por lo que, anterior a esta fecha ha prescrito en razón a que el nacimiento del derecho al pago de horas extras, al ser un pago que debe efectuarse de forma mensual, se ha producido juntamente a la remuneración mensual pactada, es decir el pago de horas extras, de existir debió ser reclamado oportunamente dentro del plazo máximo de dos años de haber nacido, por lo tanto, al no haberse planteado ni ejercido dicho derecho ya no existe por haber prescrito.

Concluyó solicitando se case el auto de vista recurrido en los puntos sobre los cuales ha sido planteado el recurso, dejando sin efecto el pago por horas extras.

CONSIDERANDO II: Que, analizando los fundamentos del recurso de casación, es necesario realizar las siguientes consideraciones:

1.- En cuanto a la denuncia de que el auto de vista impugnado es incongruente y no existe ningún análisis y menos cálculo cuidadosamente efectuado, para el pago de horas extras, limitándose a señalar el monto condenado por este concepto sin explicar coherentemente la raíz del mismo.

Al respecto, corresponde señalar que el recurrente no tomó en cuenta que el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores in judicando (de derecho) en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar identificadas en las causales señaladas en el art. 253 del Código Adjetivo Civil, que dispone: "Procederá el recurso de casación en el fondo: 1) Cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, 2) Cuando contuviere disposiciones contradictorias y 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demuestren la equivocación manifiesta del juzgador"; lo que en autos no sucedió, al contrario señala que al existir falta de fundamento claro y preciso que legitime la resolución impugnada este hecho recae en causal de nulidad de dicha resolución, sin considerar que estos aspectos (de nulidad) son inherentes al recurso de casación en la forma y no así en el fondo.

Por consiguiente, sí se acusa de errores in procedendo (de procedimiento), debe interponerse recurso de casación en la forma, en apoyo a las causales contenidas en el art. 254 del Procedimiento Civil, cuya pretensión es la nulidad de obrados o la nulidad llanamente; por consiguiente, es incongruente interponer recurso de casación en el fondo y fundamentar sus reclamos relacionados con las causales de casación en el forma, motivo por el cual no corresponde realizar mayores consideraciones al respecto.

2.- Referente a que el tribunal ad quem aplicó erróneamente el art. 120 de la LGT, concordante con el art. 163 de DR de la LGT, al reglamentar que los derechos y acciones se extinguen en el término de dos años a partir de la fecha en que nacieron, por lo que, el cálculo por pago de horas extras al no haber sido reclamado oportunamente dentro del plazo máximo de dos años habría prescrito.

Sobre el particular, es imperioso señalar que la doctrina define a la prescripción liberatoria como "la extinción de la acción emergente de un derecho subjetivo producido por la inacción de su titular durante el lapso señalado por ley" (Carlos Alberto Etala, Contrato de Trabajo, Editorial Buenos Aires Astrea, Pág. 256). Por lo que, la prescripción no afecta el derecho en sí, sino que priva al acreedor de la acción, con lo cual la acción queda relegada a una condición meramente natural, quedando claro que son dos los elementos que requiere la ley para que se configure la prescripción: a) El transcurso del término legal preestablecido, y b) La inacción o silencio voluntario del acreedor durante ese plazo, ahora bien la normativa laboral especial aplicable, diferencia las excepciones en previas y perentorias, disponiendo y delimitando el periodo en el cual deberán ser interpuestas.

En la especie, los arts. 127 al 135 del Código Procesal del Trabajo, señalan de manera expresa, en el art. 127.b) la facultad de oponer la excepción perentoria de prescripción, preceptuando: “…Perentorias: de pago, prescripción y cosa juzgada…”, y el art. 133 dispone: “…Las excepciones perentorias serán resueltas juntamente con la causa principal. En ejecución de sentencia sólo podrán oponerse las excepciones perentorias sobrevinientes y fundadas en documentos preconstituidos…”.

De donde se colige que, dicha excepción debe ser opuesta en término hábil al responder la demanda y ser resuelta con la causa principal; es decir, en sentencia y de manera extraordinaria las sobrevinientes fundadas en documentación preconstituida, en ejecución de sentencia. En el caso de autos, el recurrente debió oponer en la excepción de prescripción en la contestación a la demanda o en la primera presentación en el juicio si pretendía hacerla valer, que al no haber hecho uso de este derecho perdió la oportunidad de hacer valer la prescripción, al permitir primero la interrupción con el planteamiento de la demanda y segundo al no oponer esta excepción dentro el proceso en tiempo hábil, dando lugar a la renuncia tacita porque este derecho ha caducado; en consecuencia, tampoco amerita realizar mayor análisis al respecto.

Consiguientemente, en mérito a las consideraciones precedentemente señaladas, corresponde resolver el recurso de la forma prevista por los arts. 271.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, aplicables por mandato del art. 252 del Código Procesal de Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.I de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto de fs. 1919 a 1921 de obrados. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.