SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 33/2015-L.

Sucre, 23 de marzo de 2015.

Expediente: SCZ.311/2010.

Distrito: Santa Cruz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de nulidad o casación en la forma de fs. 85 a 87, interpuesto por Carlos García Zelaya, en representación de Tecnoquimica Industria y Comercio S.R.L. contra el Auto de Vista Nº 493 de 18 de noviembre de 2009 cursante de fs. 80 a 81, pronunciado por la Sala Social Administrativa de la Corte Superior de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso laboral, que se tramita en liquidación, seguido por Carlos Antonio Carvallo Rojas, José Carlos Villegas Ledezma y Alfonso Peña Robles, contra la empresa recurrente, el auto de fs. 91 que concedió el recurso, los antecedentes procesales y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez Segundo de Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz, emitió la Sentencia Nº 50 de 12 de junio de 2009 de fs. 61 a 64, declarando probada la demanda, pero no en la cuantía demandada por cuanto se operó la prescripción de una gestión de las primas, y que no corresponde el pago de la última gestión, por haber provocado pérdidas a la empresa. Declaró también probada en parte la excepción de prescripción de las primas gestiones 2002 a 2003 en virtud del art. 120 de la LGT, e improbada en cuanto a las vacaciones, ordenando a la empresa Tecnoquimica Industria y Comercio S.R.L., a través de su representante legal, cancelar en favor de los actores:

  1. Carlos Antonio Carvallo Rojas, la suma de Bs.8.533,33.- (ocho mil quinientos treinta y tres 33/100 bolivianos), por concepto de indemnización y vacaciones, descontando lo recibido a cuenta, y con la actualización, reajuste en UFV, dispuesto por el DS Nº 28699 del 1 de mayo 2006, a calcularse en ejecución de sentencia.
  2. José Carlos Villegas Ledezma, la suma de Bs.41.532,48.- (cuarenta y un mil quinientos treinta y dos 48/100 bolivianos), por concepto de indemnización, vacaciones y primas, descontando lo recibido a cuenta, con la actualización, reajuste en UFV, dispuesto por el DS Nº 28699 del 1 de mayo de 2006, a calcularse en ejecución de sentencia.
  3. Alfonso Peña Robles, la suma de Bs.37.108,56.- (treinta y siete mil ciento ocho 56/100 bolivianos), por indemnización, vacaciones y primas, descontando lo recibido a cuenta, con la actualización y reajuste en UFV, dispuesto por el DS Nº 28699 del 1 de mayo de 2006, a calcularse en ejecución de sentencia.

En grado de apelación de fs. 67 a 70 deducida por Tecnoquimica Industria y Comercio S.R.L., representado por Carlos García Zelaya, la Sala Social Administrativa de la Corte Superior de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista Nº 493 de 18 de noviembre de 2009, de fs. 80 a 81, confirmó la Sentencia Nº 50 de 12 de junio de 2009, cursante de fs. 80 a 81, con costas. Por auto de fs. 83 se rechazó la complementación planteada por la parte demandada.

Dichos fallos motivaron, el recurso de nulidad o casación en la forma de fs. 85 a 87, interpuesto por Tecnoquimica Industria y Comercio S.R.L., representado por Carlos García Zelaya, en base a los fundamentos que se sintetiza a continuación:

Falta de pertinencia y motivación del auto de vista, infracción a los arts. 90, 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, causal prevista en el art. 254.4) del mismo cuerpo legal; al respecto argumenta que en el auto de vista del tribunal ad quem, cuestiona que en su último considerando, se resalta que es el único que expresa su criterio, al disponer que por todas las pruebas presentadas dentro del proceso, corresponde el pago de indemnización, vacación y primas; sin embargo la sentencia apelada, el juez aquo declaró probada en parte la excepción de prescripción de las primas de la gestiones 2001 a 2002 y 2002 a 2003, no obstante en su parte resolutiva el auto de vista, confirma la sentencia apelada.

En su segundo considerando enumeró los agravios, pero contradictoriamente en su último considerando, establece que el recurso de apelación no fundamenta cuales son los agravios solo se limitó a indicar que no corresponde el pago de primas, es así que también en su último considerando señala formar convicción pero no indica cuáles son esas pruebas, por lo que al advertir las contradicciones en el auto de vista, se solicitó complementación y enmienda por escrito de fs. 82, para que se aclare el por qué no se había valorado las confesiones judiciales espontaneas, a favor de la empresa demandada, por lo que el auto de fs. 83, que también recurre solo hace referencia la inversión de la prueba en materia laboral, que el auto de vista solo enumeró los agravios pero no los consideró; expresa que los agravios de alzada, no fueron atendidos ni considerados en ninguna forma, lo que evidencia una clara infracción a los arts. 90, 227, y 237 del Código de Procedimiento Civil, no obstante que las normas procesales son de orden público y cumplimiento obligatorio.

Así también reclama recalcando que el auto de vista complementario es infundado infringiendo los arts. 90, 227, y 237 del Código de Procedimiento Civil, pidiendo que sean declarados nulos el auto de vista y el auto complementario.

CONSIDERANDO II: Que, así expuesto el recurso, corresponde su análisis y consideración, en base a los antecedentes del proceso:

En ese contexto, de la revisión exhaustiva de los datos del proceso y del contenido del recurso de casación en el forma, el recurrente cuestiona el fallo del tribunal ad quem, que confirmó la sentencia de fecha 12 de junio de 2009, al disponer cancelar a favor de Carlos Antonio Carvallo Rojas, José Carlos Villegas Ledezma y Alfonso Peña Robles, beneficios sociales entre ellos el pago de indemnización, vacaciones y primas; al haberse demostrado la relación de trabajo y el no pago de los derechos adquiridos, existiendo falta de pertinencia y motivación del auto de vista, e infracción de los arts. 90, 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, causal prevista en el art. 254.4 del mismo cuerpo legal.

Qué, de la revisión los datos del proceso corresponde establecer si los actores prestaron sus servicios para la empresa Tecnoquimica Industria y Comercio S.R.L.; de cuya revisión y compulsa se establece que se tiene como hechos probados que, los actores prestaron sus servicios, al ser contratados de manera verbal de carácter indefinido, desde: 01/10/1994, 01/05/2004, 01/10/2004, en las funciones designadas de gerente industrial, contador y encargado de mantenimiento, con el salario mensual correspondiente a Bs.8.000.-, Bs.5.229.- y Bs.5.985,93.- respectivamente; trabajo que realizaron hasta el 25 de noviembre del año 2005, cumpliendo así con el preaviso que se les otorgo la empresa ahora demandada.

       En cuanto al reclamo planteado por Carlos García Zelaya, representante legal de la empresa Tecnoquimica Industria y Comercio S.R.L.; sobre la infracción a los arts. 90, 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil; al respecto es menester aclarar que, en materia laboral rigen principios universales que iluminan los actos del juzgador a momento de tomar una decisión y que son de ineludible aplicación, conforme lo establecido en el art. 63 del Código Procesal del Trabajo, y que en la valoración de la prueba, se aplica la norma de libre apreciación, la sana lógica y los principios generales del derecho laboral y la conducta procesal, en estricta aplicación de los arts. 179 y 182 de la misma norma legal, por consiguiente, no existe documentación contraria que modifique la pretensión del empleador. En este sentido, se puede señalar que no es posible desconocer el derecho de los trabajadores a percibir los beneficios sociales que por ley les corresponde, los mismos que son irrenunciables e inembargables conforme prevé el art. 48.III de la Constitución Política del Estado y art. 4 de la Ley General del Trabajo, por lo tanto corresponde el pago de los derechos reconocidos en sentencia de primera instancia y confirmados por el auto de vista recurrido.

       De lo expuesto se concluye que, las afirmaciones realizadas en el recurso de casación en la forma de fs. 85 a 87, carecen de sustento legal; por cuanto el auto de vista recurrido emitido por el tribunal ad quem tiene sustento en las normas legales en vigencia, no observándose violación de norma legal alguna, al contrario existió correcta valoración, interpretación y aplicación de la ley por lo que corresponde resolver en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, aplicables por permisión de la norma remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución prevista con la facultad conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado, y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 85 a 87, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en Bs.500.- que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.


Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

           Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano

ANTE MI:  Tyrone Cuéllar Sanchez