SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 384/2016-I.

Sucre, 20 de octubre de 2016. 

Expediente: SC-CA.SAII-CBBA.433/2016.

Distrito: Cochabamba.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación cursante de fs. 330 a 332 vta., interpuesto por Jesús Mario Salazar Linarez, impugnando el Auto de Vista Nº 166/2015 de 02 de diciembre, de fs. 322 a 327, pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso social de indemnización por accidente de trabajo seguido por Reynaldo Rojas Velasco contra el recurrente, la respuesta de fs. 338 a 341 vta., el Auto de fs. 346 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL CASO.

I.1 Sentencia.

Que, tramitada la demanda por indemnización por accidente de trabajo seguida por Reynaldo Rojas Velasco a través de su apoderada Ana Alicia Velasco Dorado contra Mario Jesús Salazar Linares, ahora recurrente, la Juez de Partido de Trabajo y Seguridad Social de Quillacollo, departamento de Cochabamba, emitió la Sentencia Nº 127/2013 de 25 de octubre, de fs. 275 a 280, declarando probada en parte la demanda, disponiendo y conminando a Mario Jesús Salazar Linares, pagar al demandante dentro de tercero día de ejecutoriada la sentencia el monto total por gastos según facturas e indemnización por accidente de trabajo la suma total de Bs. 39.847.- (Treinta y nueve mil ochocientos cuarenta y siete 00/100 Bolivianos) y por concepto de prótesis la suma de $Us. 8.200.- (Ocho mil doscientos Dólares Americanos).

I.2 Auto de Vista.

Notificados con la Sentencia Nº 127/2013 de 25 de octubre, el demandado y la parte demandante, interpusieron recurso de apelación mediante memoriales de fs. 285 a 287 y 304 a 310 vta., respectivamente, mismos que fueron resueltos por Auto de Vista Nº 166/2015 de 2 de diciembre, de fs. 322 a 327, pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, confirmando la sentencia apelada.

I.3 Motivos de recurso de casación.-

Contra el referido auto de vista, la parte demandada, interpuso recurso de casación, de fs. 330 a 332, manifestando en síntesis los siguientes argumentos:

El recurrente, alegando fundamentar recurso de casación en el fondo y en la forma, señala que la Sala (no especifica cual) no valoró la naturaleza de la relación laboral que es ocasional y que no duró más de cuatro días, además que el accidente ocurrió por negligencia del mismo Reynaldo Rojas Velasco, por lo que no estaría dentro de la obligatoriedad de seguro alguno, por estar inmerso dentro el art. 10 del Código de Seguridad Social, mismo que si bien es considerada por el tribunal de alzada, sin embargo, no fundamentó apropiadamente sobre la observación que se hizo en apelación; y, que es concordante con el art. 25 de su Reglamento, que determina que todo empleador debe asegurar a sus trabajadores a las prestaciones a corto plazo, entre ellas de los accidentes, con exclusión de los trabajos ocasionales cuya duración no exceda de quince días; y, que pese a la prueba existente en el expediente, el tribunal de alzada no comprendió que hubo actividad ocasional y forzaron a una relación laboral regular, bajo el argumento de aplicar la norma más favorable, que según el recurrente es una interpretación incorrecta porque este principio se aplica cuando existe dualidad de normas sobre un mismo tema.

       Señala que la actividad que desarrollaba Reynaldo Rojas fue ocasional y que se encuentra regulada por el art. 84 de la Ley General del Trabajo, misma que fue vulnerada por el tribunal de apelación.

       Alega que el art. 4 de la Ley de 19 de enero de 1924, también fue infringida por el tribunal de alzada, al aplicar normativa legal que trata actividades regulares y permanentes, pero no ocasionales, confundiendo en su determinación de que se trataría de un empresario, cuando únicamente es un pintor independiente que se gana la vida pintando, cuyos costos no son considerables y que en algunos casos precisa la ayuda de algunas personas por unos días.

       Arguye que el tribunal de apelación confundió accidente de trabajo con riesgo profesional y que citaron el art. 2 del DS Nº 1079 de “10.03.1948”, que es una normativa para riesgos profesionales, que es diferente al de accidente de trabajo que regula el art. 84 de la “L.G.T.” y el art. 4 de la Ley de “19/01/1924”; y que el tribunal de alzada habría señalado que se trataría de normativas que resuelven un mismo tema, aplicando el principio de la norma más favorable, aspecto que es equivocado, según el recurrente.

Indica que el tribunal de apelación, aplicó el art. 6 del “D.L.” Nº 13214 de “24.12.1975”, que referiría la exigibilidad dentro de los cinco días para toda afiliación, y que es forzada en dicho fallo, puesto que esta normativa regularía normativas del Código de Seguridad Social y su Reglamento, que es para todos los trabajadores que no están dentro de la exclusión dispuesta por el art. 10 “DEL C.S.S.”, es decir los ocasionales y que es aplicable a todos los trabajadores que tengan contratos, pero que su relación contractual sobrepase los 3 meses y reitera, no así a los ocasionales.

Señala que sobre la infracción del art. 80 de la Ley General del Trabajo, no es resuelto apropiadamente, porque forzaron a una relación laboral regular y permanente, normativa que regula dicho tratamiento; y, no así para trabajos ocasionales que tienen normativa especial, haciendo posteriormente alusión al art. 4 de la Ley de “19.01.1924” concordante con el art. 84 de la “L,G.T.”.

Refiere que en relación a la facturación, fueron erogados por el ahora recurrente y que también la madre del damnificado recibió considerables montos de dinero de ayuda de la sociedad.

Arguye que la prueba presentada extemporáneamente, fuera de plazo probatorio, por la parte demandante, no debió ser considerada sobre proformas de prótesis, que no se debió establecer en forma directa una cuantía sobre la base de una simple proforma, toda vez que se debió realizar en ejecución de sentencia, además que el afectado obtuvo prótesis de una Fundación Norteamericana.

I.4. Petitorio.-

El recurrente solicita se case el Auto de Vista  y se declare improbada la demanda.

CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos y Justificación del Fallo

El recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho, el cual debe contener los requisitos enumerados en el art. 274.I. del nuevo Código Procesal Civil, debiendo citarse en términos claros y precisos el auto de vista del que se recurriere y su foliación; asimismo deberá expresar, con claridad y precisión, la ley o leyes infringidas, violadas o aplicadas indebida o erróneamente interpretadas, especificando en qué consiste la infracción, la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos; y, que estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales anteriores, ni suplirse posteriormente.

Del análisis recurso de casación cursante de fs. 330 a 332 vta., se tiene que el recurrente, planteó el recurso de casación señalando tanto en la suma como en el subtítulo “DEL FUNDAMENTO DEL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO Y LA FORMA”; sin embargo, del desarrollo de sus argumentos, no realiza una distinción con claridad y precisión, de cuáles son la ley o leyes infringidas, violadas o aplicadas indebida o erróneamente interpretadas en el fondo y cuáles las disposiciones legales violadas o aplicadas indebida o erróneamente interpretadas en la forma. Asimismo, no expresa con claridad y precisión, menos especifica en qué consiste la infracción, la violación, falsedad o error en el fondo y cuáles en la forma, olvidando que ambos recursos tienen sus propias características y efectos diferentes, por lo que el recurrente en la interposición del recurso está obligado a precisar tanto fáctica como jurídicamente los fundamentos que hacen a la interposición de su recurso de casación de fondo por una parte y los argumentos respecto al recurso de casación de forma. Cada recurso tiene sus propias características que hacen a uno y a otro recurso, diferencias que tienen incidencia en la forma de resolución y los efectos que producen; pues en el recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal Supremo resuelva el fondo del conflicto, y en la forma que se anule obrados, así subsanar algún defecto procesal.

Consiguientemente, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores “in judicando” que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, mientras que para el recurso de casación en la forma, que se funda en errores “in procedendo”, referidas a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso. Sin embargo, Jesús Mario Salazar Linarez, en el recurso de casación planteado, no estableció con claridad cuáles son los fundamentos que hacen al recurso de casación de fondo y cuáles en relación al de forma, resultando ser el recurso que interpuso, confuso, aspecto que no puede ser subsanado de oficio por este Tribunal y de manera ultrapetita, toda vez que de conformidad al art. 178.I. de la Constitución Política del Estado, la potestad de impartir justicia se sustenta en principios, entre los que se encuentra el de imparcialidad.

Por los fundamentos de hecho y de derecho expuestos precedentemente se concluye, que el recurso planteado carece de fundamentación ajustada a lo previsto en el 274.I. de la Ley Nº 439; y, al respecto, entre las formas de Auto Supremo, el Art. 220.I.4. del Código Procesal Civil, refiere que será improcedente cuando el recurso no cumpliera con lo previsto por el artículo 274, parágrafo I del referido Código.

Consiguientemente, esta inobservancia e incumplimiento de los requisitos, impiden al Tribunal Supremo ingresar al análisis de fondo del recurso, ante la inexistencia objetiva de los requisitos indispensables que debe contener la casación, en ese marco, de lo previsto en el art. 220.I.4. del CPC, por permisión del art. 252 del Código Procesal del Trabajo, corresponde declarar la improcedencia del recurso.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los artículos 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial; declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 330 a 332 vta., interpuesto por Jesús Mario Salazar Linarez.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.