SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 278/2016-I. 

Sucre, 9 de agosto de 2016.  

Expediente: SC-CA.SAII-CBBA.327/2016.

Distrito: Cochabamba.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 353 a 354 vta., interpuesto por María Rosario Castro Alcocer, en representación legal de Salvador Sanabria Parra, contra el Auto de Vista Nº 162/2015 de 25 de noviembre, de fs. 346 a 350 vta., pronunciado por la Sala social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales, seguido por Lucio Vargas Lagraba, contra la institución recurrente, la respuesta de fs. 257 a 360 vta., el Auto de 6 de julio de 2016, que concedió el recurso; los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL CASO.

I.1 Sentencia.

Que, Lucio Vargas Lagraba, interpuso demanda por pago de beneficios sociales, de fs. 18 a 20 vta., tramitado el proceso social señalado, la Juez de Partido Primero de trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Cochabamba, mediante Sentencia de 23 de julio de 2012, de fs. 288 a 292 vta., declaró probada la demanda en parte, en lo que respecta al pago de servicio por el tiempo de 8 años, 4 meses y 23 días, improbado el responde de la institución demandada, conminando a la parte demandada, que a través de su representante legal, dentro del tercer día de su legal notificación cancelar al actor la suma total de Bs. 66.689.18.- (sesenta y seis mil seiscientos ochenta y nueve 18/100 bolivianos), por indemnización, vacaciones y aguinaldo, más la multa y actualización prevista en el art. 9 del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006. 

I.2 Auto de Vista.

Notificados con la Sentencia de 23 de julio de 2012, ambas partes plantearon recurso de apelación mediante memoriales de fs. 303 a 304 vta., y de fs. 324 a 328 de obrados, recurso que fue resuelto por Auto de Vista Nº 162/2015, pronunciado por la Sala social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, confirmando en parte la sentencia apelada, modificando el tiempo de servicio a 14 años, 2 meses y 23 días, subiendo el monto a pagar por la institución demandada a favor del actor en la suma total de Bs. 87.809,18 (ochenta y siete mil ochocientos nueve 18/100 bolivianos), por los conceptos de indemnización, aguinaldo de las gestiones 2009, 2010 y 2011 (doble por incumplimiento) y vacaciones por dos gestiones y dos duodécimas más 23 días, más la multa y actualización prevista en el art. 9 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006, sin costas.

Contra el referido auto de vista, la institución demandada, interpuso recurso de casación, de fs. 353 a 354 vta., manifestando en síntesis los siguientes argumentos:

I.3 Motivos de recurso de casación.-

Que, la institución recurrente, citando lo señalado en el segundo considerando del auto de vista impugnado, refirió que no condice con el principio de la primacía de la realidad, puesto que el juzgador en una primera instancia tiene que identificar que los contratos efectuados entre los sujetos procesales, se encuentran enmarcados en el ámbito de aplicación de la Ley General del Trabajo, para dicho cometido no solo  debe tomase en cuenta la ley citada y la Constitución Política del Estado, sino los principios que rigen la materia.

Luego refirió que, el auto de vista impugnado, omite pruebas de descargo y no valoró las pruebas en su real dimensión, no dando cumplimiento al principio de la realidad. Volviendo a reiterar posteriormente que no se dio cumplimiento al principio de la realidad, que se debe aplicar en el caso de autos, pues en los hechos no amerita señalar que en la relación laboral de las partes del proceso, no existe contrato de riesgo compartido, por no existir un contrato de trabajo escrito, desconociendo el citado principio.

Por otra parte, señaló que, existió error de hecho y de derecho, cuando se da valor a las literales de fs. 2 a 6, para determinar un salario indemnizable que no ha recibido nunca el actor, contraviniendo el art. 3.f) y 60 del Código de Procedimiento Civil (CPC), toda vez que no cuenta con firma de un funcionario de COMBASE porque nunca se le entrego boleta de pago.

       Petitorio: Concluyo el recurso de casación, solicitando al Tribunal Supremo de Justica, “corregir los vicios de que adolece el Auto de Vista de fecha 25 de Noviembre de 2.015 Auto de Vista 162/2.015 y/o REVOCAR el mismo, DECLARANDO IMPROBADO EL MISMO.” (sic)

CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos y Justificación del Fallo

Del análisis del recurso de casación cursante de fs. 353 a 354 vta., se colige:

Que, conforme estableció la doctrina y la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho, el cual debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, concordante con el art. 274 del nuevo Código Procesal Civil, debiendo fundamentarse por separado de manera precisa, clara y concreta las causas que motivan la casación en la forma, en el fondo o en ambos, no siendo suficiente referir la vulneración de normas legales, ni hacer relatos intrascendentes, sin establecer de manera precisa las disposiciones legales infringidas, demostrando en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada, describiendo cómo se incurrió en ella y cuál la probable solución en la que debió resolver el tribunal de alzada.

En ese contexto, se tiene que la institución recurrente, planteó el recurso de casación sin deducir si se trata de un recurso de casación en el fondo o en la forma, olvidando que ambos recursos tienen sus propias causales que no pueden denunciarse indistintamente. En efecto los arts. 253 y 254 del CPC, prevén las causas de procedencia del recurso de casación en el fondo y en la forma, o ambos, teniendo cada una de estas sus propias características y efectos, por lo que el recurrente en la interposición del recurso está obligado a precisar si el recurso interpuesto es en una u otra forma o en ambos. El art. 253 del adjetivo citado, establece tres motivos de procedencia de casación en el fondo: 1) Cuando las resoluciones del inferior contuvieren violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la Ley; 2) Cuando contuviera disposiciones contradictorias; y, 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o derecho. Por su parte el art. 254 del adjetivo citado, prevé siete motivos de procedencia de la casación en la forma, que se fundan esencialmente en errores en el procedimiento en los que se hubiera incurrido. Del detalle de las normas que preceden, se colige que cada recurso tiene sus propias características que hacen a uno y a otro recurso, diferencias que tienen incidencia en la forma de resolución y los efectos que producen; pues en el recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal Supremo resuelva el fondo del conflicto, y en la forma que se anule obrados, así subsanar algún defecto procesal.

En ese sentido se debe señalar que, además en el caso de autos la institución recurrente, solicitó: “corregir los vicios de que adolece el Auto de Vista de fecha 25 de Noviembre de 2.015 Auto de Vista 162/2.015 y/o REVOCAR el mismo, DECLARANDO IMPROBADO EL MISMO.”, lo cual está fuera del marco de la legalidad, puesto que, el Tribunal de casación resuelve en base a lo previsto en el art. 220 del Código Procesal Civil; es decir, declarando Improcedente, Infundado, Anulatorio de obrados con o sin reposición y Casando el Auto de vista impugnado, pero no así como pretende la institución recurrente, revocando y declarando improbado el auto de vista recurrido, lo cual es incongruente y por ende inadmisible.

Por los fundamentos de hecho y de derecho expuestos precedentemente se concluye, que el recurso planteado carece de fundamento legal, adolece de una idónea argumentación jurídica, además que la institución recurrente no observó en absoluto los aspectos formales previstos en las normas legales señaladas supra, a tiempo de interponer el recurso de casación; esta inobservancia e incumplimiento de los requisitos, impiden al Tribunal Supremo declarar admisible el recurso, ante la inexistencia objetiva de los requisitos indispensables que debe contener la casación, en ese marco, de lo previsto en el art. 220.I.4, en concordancia con el art. 274.I.3 y 277.I del Código Procesal Civil, y en cumplimiento de lo establecido en los preceptos jurídicos citados, corresponde declarar la improcedencia del recurso.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial; declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 353 a 354 vta., interpuesto por María Rosario Castro Alcocer, en representación legal de Salvador Sanabria Parra. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.