SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº199 /2016.

Sucre, 30 de junio  de 2016.  

Expediente: SC-CA.SAII-LP.073/2016.

Distrito: La Paz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 248 a 252,  interpuesto por Luís Raúl Outes, contra el Auto de Vista Nº 191/2015 SSA-I, de 9 de diciembre de 2015, de fs. 229 vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso laboral seguido por el recurrente, contra PROINTEC S.A., Sucursal Bolivia, la respuesta de fs. 253 a 254, el auto de fs. 255, que concedió el recurso, los antecedentes del proceso y, 

CONSIDERANDO I: Que, dentro del trámite del proceso social, la Juez Octavo de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la Resolución Nº 114/2015 de 10 de abril, que cursa de fs. 210 a 212, del legajo adjunto declarando probada improbadas las excepciones previas de incompetencia e imprecisión en la demanda, opuesta por la parte demandada, debiendo proseguir la causa, conforme a sus antecedentes.

En grado de apelación formulada por el representante legal de la institución demandada de fs. 215 a 217 vta., la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 191/2015-SSA-I, revocó la Resolución Nº 114/2015, salvando los derechos del demandante para que los pueda hacer valer en instancia legal que corresponda.

Dicho fallo motivó el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 248 a 252, interpuesto por Luís Raúl Outes, manifestado en síntesis:

Que, en la demanda se estableció que existe un contrato de consultoría, por un tiempo de 10 meses, desde el 29 de noviembre de 2010, hasta el 29 de septiembre d 2011, sin embargo, trabajó hasta el 2 de diciembre de 2011, sin que exista contrato alguno con relación a esos tres meses no considerados, tiempo que trabajó bajo dependencia de la empresa demandada, quien trata de ocultar de manera maliciosa un supuesto contrato de obra o civil, con uno de carácter laboral, que es la esencia de la demanda y no la excepción de incompetencia, declarada improbada por la juez a quo, que no se trató en la especie de un contrato  “especial” o de “obra”, pues lo contrataron como Gerente, en tal razón transcribe la cláusula vigésima quinta del contrato suscrito entre partes, manifestando que fue empleado de empresa demandada, con facultades de dirección, representación y coordinación entre otras, requiriendo además que preste sus servicios de Ingeniero Civil a tiempo completo.

Sin embargo, en el memorial de excepción sobre una supuesta incompetencia del juzgado laboral, se afirmó que el actor no cumplía con un horario de trabajo, cuando en la misma cláusula transcrita se afirma lo contrario, que el actor trabajaba a tiempo completo, y aunque no hubiera sido así, está amparado en la Ley de 29 de octubre de 1949, al establecer que, aunque no estén sujetos a horario continuo, gozan de todos los beneficios acordados por las leyes sociales a favor de los trabajadores, extremo que no ha sido valorado en el auto de vista recurrido.

Por otra parte sostuvo que, figuró como dependiente y subordinado responsable de Prointec S.A, asumiendo obligaciones y responsabilidades, que ahora la parte demandada afirma que el actor habría sido consultor, lo cual resulta ilegal, pues dentro del contrato de consultoría, se obligó a la empresa consultora, nombrar un Gerente de Proyecto, de donde se establece que entre partes existió una relación laboral de dependencia, subordinación y exclusividad entre el actor y la empresa demandada, habiéndose pretendido simular dicha relación bajo un contrato supuestamente civil, señalando que el auto de vista no se dio la tarea de revisar los antecedentes del proceso, referido a la prueba documental adjuntada a la demanda y a tiempo de responder a la excepción de incompetencia planteada por la parte demandada.

Que, mediante la interpretación jurídica de las cláusulas del contrato suscrito entre partes, se demuestra la existencia de derechos y obligaciones establecidas para ambas partes, que evidencia la existencia de una verdadera relación laboral, motivo por el que demandó el pago de sueldos no honrados por la empresa demandada, al amparo del art. 21 de la LGT, pues el hecho de hacerlo trabajar bajo su dependencia, prolongando de forma tácita el plazo de 10 meses en el contrato, el que pretende hacerlo ver como uno de obra, es un mero contrato de trabajo a plazo fijo tácitamente reconducido, trabajando desde el 29 de noviembre de 2010, hasta el 2 de diciembre de 2011.   

            Concluyó solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia, anule o deje sin efecto el auto de vista recurrido y confirme la Resolución Nº 114/2015.  

CONSIDERANDO II: Que, así planteados el recurso, corresponde su análisis y consideración, de donde se establece lo siguiente:

En principio el objeto de la litis, en el caso de autos, versa sobre la supuesta incompetencia de la jurisdicción laboral, para conocer o no la presente causa, puesto que según sostiene la parte demandada, entre el actor y la Empresa Prointec S.A. Sucursal Bolivia, no habría existido relación laboral de dependencia, aduciendo que la relación que existió entre partes, fue de carácter civil, motivo por el cual no le correspondería el pago de beneficios sociales demandados.

En el caso presente se advierte que, como consecuencia de la demanda interpuesta por el actor cursante de fs. 164 a 168 del testimonio, reclamando el pago de beneficios sociales, entre ellos, sueldos devengados, indemnización, desahucio, vacaciones, aguinaldo y prima; la parte demandada, mediante memorial de fs. 183 a 188, interpuso excepción previa de incompetencia, con el argumento de que la relación entre el demandante y la empresa demandada, fue de carácter civil, excepción que fue resuelta por el juez de la causa, mediante Resolución Nº 114/2015 declarando improbada la excepción previa de incompetencia e imprecisión o contradicción en la demanda, disponiendo la prosecución de la causa.

Ante esta circunstancia, la empresa demandada a través de su representante legal, interpuso recurso de apelación contra dicho fallo, conforme se evidencia a fs. 215 a 217, resuelto mediante Auto de Vista A.I Nº 191/2015-SSA-I,  revocando la Resolución Nº 114/2015, con el fundamento que el contrato suscrito entre partes, se encuentra sometido a las normas del Código Civil (CC), estableciendo que la competencia de la instancia judicial no se halla abierta para conocer la demanda.

En este sentido, al haberse demandado el pago de derechos y  beneficios sociales consignados en la demanda, constituyen derechos sociales adquiridos irrenunciables, conforme prevén los arts. 48. III de la Constitución Política del Estado (CPE) y 4 de la Ley General del Trabajo (LGT).

En la especie, a “prima facie” no pueden ser admitidos o desvirtuados por el a quo, pues existen cuestiones de hecho que deben ser dilucidadas en el transcurso del proceso para que en sentencia se reconozca o se niegue el pago de los mismos, según se acrediten mediante pruebas que demuestren o desvirtúen los derechos reclamados por el actor, pero de ninguna manera se puede negar la competencia del juez de la causa, conforme erradamente arguye el tribunal de segunda instancia en el auto de vista recurrido, por la presunta inexistencia de una relación laboral y su consecuente negativa al pago de los derechos demandados que, todavía al inicio del proceso no están acreditados o desvirtuados, y con mayor razón si el actor pretende entre otros, derechos sociales que según afirma, estarían tutelados por la LGT.

Por ello se establece que no fue acertada la decisión del tribunal de alzada al revocar la Resolución Nº 114/2015, al establecer que la Juez Octavo del Trabajo y Seguridad Social del Distrito Judicial de La Paz, que no tendría competencia para conocer la causa, pues al tratarse la demanda sobre cobro de beneficios sociales como se adujo ut supra, el juzgado en materia laboral, tiene competencia para conocer y tramitar la presente causa, conforme lo dispuesto en los arts. 4, 9 y 43 del Código Procesal del Trabajo (CPT), concordante con el art. 73 de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, porque de los datos del proceso, se advierte que existe materia justiciable en esta vía, que deberá ser determinada conforme a los datos del proceso por el a quo, otorgando o negando los mismos, es decir, declarando probada o improbada parcial o totalmente la demanda, pero con plena competencia, porque de lo contrario se estaría causando indefensión al actor.       

Por lo que, en ese marco legal, se concluye que el auto de vista recurrido, no se ajusta a las normas legales en vigencia, correspondiendo resolver conforme prevén los arts. 271. 4) y 274 del CPC, aplicables por mandato del art. 252 del CPT.   

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad prevista en los artículos 184. 1 de la Constitución Política del Estado y 42. I. 1 de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, CASA  el auto de vista recurrido y, deliberando en el fondo mantiene firme y subsistente la Resolución Nº 144/215 de 10 de abril de 2015, cursante de fs. 210 a 212 del cuaderno procesal.

Sin responsabilidad ni multa por ser excusable.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.