SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo N° 103/2016.

Sucre, 07 de abril de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-LP.296/2015.

Distrito: La Paz.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.


VISTOS: El recurso de nulidad de fs. 154 a 155 vta., interpuesto por Vicente Fernández Castro en representación legal de la empresa Multiservicios Vincent SRL, contra el Auto de Vista N° 77/2015 -SSA-I de 5 de junio de fs. 151 a 152 vta., pronunciado por la Sala Social Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso laboral seguido por Judith Devora Céspedes Casas contra la empresa recurrente, la respuesta al recurso a fs. 158, el auto de fs. 159 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el juez de partido Quinto de trabajo y seguridad social de la ciudad de La Paz, emitió sentencia N° 258/2014 de 5 de diciembre de 2014, cursante en fs. 131 a 135, declarando probada en parte la demanda, ordenando a la empresa demandada Multiservicios Vincent SRL, cancelar a favor de la actora la suma de Bs.30.654.- por concepto de indemnización, desahucio, aguinaldo, sueldos devengados, feriados y dominicales, con las actualizaciones y reajustes dispuestos por el Decreto Supremo (DS) 28699.

En grado de apelación formulado por la empresa demandada de fs. 137 a 140, la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista N° 77/2015-SSA-l de 5 de junio de 2015 de fs. 151 a 152 vta., confirmando en todas sus partes la sentencia apelada.

Dicho fallo motivó el recurso de casación de fs. 154 a 155 vta., interpuesto por la empresa demandada, de cuyo contenido se extrae lo siguiente:

Que el tribunal ad quem no ha observado adecuadamente los actuados y los antecedentes que cursan en el expediente, mucho menos habría realizado una revisión exhaustiva de todos los pormenores y descripciones en los procedimientos con los que la autoridad a quo debió determinar correctamente de forma imparcial en la sentencia emitida, incurriendo en error de procedimiento por haber tramitado las audiencias para reproducir pruebas de cargo a favor de la demandante, sin considerar que nunca se procedió a despedir a la demandante, pero sin embargo la autoridad a quo demostrando parcialidad total a favor de la actora, en la sentencia N° 258/2014 declaró probada en parte la demanda, lo cual resulta totalmente atentatorio a sus intereses, sin descartar el hecho de que se estaría permitiendo el enriquecimiento ilícito a costa de una autoridad judicial; ante dicha sentencia, interpusieron recurso de apelación solicitando que los superiores en grado revoquen o anulen la sentencia apelada, sin embargo al ser confirmada la sentencia, les obliga a cancelar el monto establecido de la sentencia, lo que significa no solo la posibilidad a la demandante de cobrar mediante todos los medios coercitivos, sino que también es atentatorio a sus derechos fundamentales como es el debido proceso y el principio de la realidad sobre las formas de la sentencia.

Asimismo refiere que, la autoridad a quo debió cumplir con los requisitos de la sentencia, teniendo la facultad de declarar improbada la demanda, toda vez que la demandante no habría cumplió a cabalidad con su trabajo en la institución, ni ofreció adecuadamente las pruebas de cargo, que si bien el art. 4 del Código Procesal del Trabajo (CPT), faculta a la autoridad a quo una función activa de acuerdo al principio inquisitivo y de dirección procesal, la misma debió ser sobre la base de la pretensión legal promovida por la actora, debiendo inclusive ofrecer los medios probatorios suficientes, situación que en el presente caso no ocurrió.

Concluyó refiriendo que en sujeción del art. 210 del CPT, recurre de nulidad contra el auto de vista N° 77/2015-SS-A-l de 5 de junio de 2015, solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia revoque y deliberando en el fondo, se disponga la emisión de un nuevo auto de vista que resuelva debidamente fundamentado, todos y cada uno de los puntos apelados.

CONSIDERANDO II: Que, así interpuesto el recurso, de la revisión de los antecedentes procesales, se establece lo siguiente:

Previamente se considera necesario aclarar lo que en esencia constituye el recurso de casación, en ese sentido, el mismo está considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario, procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise, reforme y/o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un

debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

En base a dicho antecedente, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho instrumentalizado para invalidar una Sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos a la vez, de acuerdo a lo estatuido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil (CPC), en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del Adjetivo Civil.

En ese sentido, cabe precisar que la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando en su sustanciación se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades deben ser uniformes.

En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos exigidos en el art. 258. 2. del CPC, es decir, señalar en forma clara y precisa qué disposiciones legales se han infringido en la tramitación de la causa y cuáles son las causales de nulidad que se invocan dentro de las permisiones legales que el ordenamiento procesal señala; asimismo, debe indicarse en forma puntual qué disposiciones legales se han violado, aplicado indebidamente o interpretado en forma errónea en la resolución de fondo, es más, cuando de prueba se trata, el recurrente debe identificar con toda precisión la misma e indicar cómo debía apreciarse o valorarse con arreglo a la lev.

Al respecto, Gonzalo Castellanos Trigo en su obra (Análisis doctrinal y jurisprudencial del Código de Procedimiento Civil Boliviano) pág. 35 y 95 dice: “El Recurso de Casación es un Recurso Extraordinario, porque no cabe, sino contra determinadas resoluciones y por motivos preestablecidos por la Ley; y no constituye una tercera instancia ni una segunda Apelación y se la considera como una demanda nueva de puro derecho y sujeta al cumplimiento de requisitos específicos que determina la Ley.”, con relación a los requisitos que debe contener este recurso conforme el art. 258. 2. del CPC, el citado autor explica: “Se debe indicar la Ley o norma de derecho infringida o erróneamente aplicada, y la causal de Casación; es decir, se requiere, en primer lugar, que haya un error de derecho, y que sea señalado expresamente por el recurrente; y en segundo lugar, que dicho error esté incluido dentro de las causales de Casación (...) para cumplir con este requisito se debe indicar el artículo de la Ley que se viola, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error incurrido y la crítica generalizada del fallo (...) o fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, por lo cual la única posibilidad del recurrente es presentar oportunamente el memorial de interposición del Recurso.”Lo que significa que debe indicarse el error y la correcta solución de la situación jurídica, objeto de la resolución que se recurre. La invocación debe ser clara, concreta y precisa, y no mera referencia o crítica general, debido a que no pueden suplirse sus omisiones (el subrayo es nuestro).

En el caso de autos, de la revisión de los argumentos expuestos en el recurso de casación, se advierte que el recurrente se limitó a señalar que el tribunal ad quem no realizó una revisión exhaustiva de los antecedentes y de las actuaciones de la autoridad a quo\ asimismo refiere que la autoridad a quo incurrió en error de procedimiento por haber tramitado las audiencias para reproducir las pruebas de cargo en favor de la demandante, sin considerar el hecho de que la empresa nunca la despidió y que la sentencia resulta ser atentatoria a sus intereses, permitiéndose el enriquecimiento ilícito de la demandante a costa de la autoridad parcializada; asimismo de forma escueta, refirió que la autoridad a quo debió cumplir con los requisitos de la sentencia, toda vez que la demandante no habría cumplido a cabalidad con su trabajo, mucho menos ofreció prueba de cargo adecuadamente, por lo que debió declararse improbada la demanda.

De lo expuesto, este Tribunal advierte que el recurso deducido incumple con la técnica recursiva inherente a un recurso extraordinario como el de casación, sin cumplir mínimamente con estos postulados, constituyéndose en un recurso insuficiente, impreciso, carente de relevancia jurídica, que no se adecúa a los requisitos exigidos para su interposición, pues no realiza la fundamentación pertinente de agravios, mucho menos realiza una crítica jurídica del fallo recurrido, no establece de forma expresa qué disposiciones legales se han infringido o vulnerado, o cuáles se aplicaron indebidamente o interpretado de forma errónea en el auto de vista, limitándose a realizar una breve narración ligera de los hechos en que los tribunales de instancia habrían incurrido durante la tramitación del proceso; de similar manera, cuando denuncia que el juez a quo incurrió en error de procedimiento por haber tramitado las audiencias para reproducir las pruebas de cargo, no especifica que disposiciones legales se habrían infringido o en su caso que normas procesales se habrían vulnerado de forma tal que amerite la nulidad de actuados; asimismo, el recurrente denuncia que el juez a quo no cumplió con los requisitos de la sentencia y que debió declarar improbada la demanda por cuanto la demandante, no habría cumplido a cabalidad su trabajo y porque no ofreció las pruebas de cargo adecuadamente, al respecto nuevamente se advierte de parte del recurrente que incurre en falta de técnica recursiva, por cuanto no señala expresamente que requisitos habría omitido el juez a quo al momento de pronunciar sentencia y cuya omisión traiga consigo la revocación o nulidad de la resolución, tampoco refiere cuál es la prueba que no ha sido valorado adecuadamente y que acredite que la demandante no cumplía con sus labores dentro de su trabajo, asimismo no especifica qué pruebas de cargo fueron ofrecidas vulnerando disposiciones sustantivas o adjetivas que ameriten su nulidad; sobre el particular, tratándose de las pruebas, el recurrente debió individualizar que pruebas no fueron valoradas conforme a ley y, sobre todo, especificar el error manifiesto en su valoración y apreciación a objeto de que éste Tribunal de Casación examine la existencia del error acusado, ya que la simple disconformidad o disentimiento con lo resuelto por el juez, sin fundamentar la oposición o sin dar ni señalar las bases jurídicas, no importa una crítica concreta y razonada a lo fundamentado por el juzgador. Por consiguiente, son todos estos aspectos, omisiones, imprecisiones o impericias que no pueden ser suplidos de oficio por este Tribunal, porque no permite abrir su competencia, lo que conlleva declarar la improcedencia del recurso.

En mérito a los fundamentos expuestos corresponde resolver de conformidad a lo previsto en los arts. 271. 1 y 272. 2 del CPC, aplicables por permisión del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida por los artículos 184. 1 de la Constitución Política del Estado y 42. I. 1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 154 a 155 vta. Interpuesto por el recurrente.


Regístrese, notifíquese, devuélvase.