SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 79/2016.

Sucre, 7 de abril de 2016. 

Expediente: SC-CA.SAII-TJA.269/2015.

Distrito: Tarija.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 101 a 102 vta., interpuesto por María del Carmen Gutiérrez Mendivil, contra el Auto de Vista Nº 139/2015 de 20 de julio, cursante de fs. 94 a 97 vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro del proceso laboral seguido por la recurrente, contra la Caja Nacional de Salud Regional Tarija, la respuesta a fs. 105 y vta., el auto de fs. 106 vta. a 107, que concedió el recurso ; los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitando el proceso laboral, el Juez Primero de Partido de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Tarija, emitió la Sentencia de 25 de noviembre de 2011 de fs. 74 a 76 vta., declarando probada la demanda a fs. 2 y vta., y aclaración a fs. 9, sin costas, sin costas, disponiendo que la CNS Tarija, cancele a favor de la actora, la suma de Bs.39.199.95.-, por concepto de desahucio, debiendo en ejecución de sentencia, procederse a la aplicación del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

En grado de apelación formulada por, Juan Rodolfo Seborga Miranda Administrador regional de la CNS Tarija, de fs. 80 a 81, ante la Sala Social y Administrativa del tribunal Departamental de justicia de Tarija, este emitió el Auto de Vista Nº 139/2015, revocando totalmente la Sentencia de 25 de noviembre de 2011 que cursa de fs. 74 a 76 vta., sin costas.

Dicho fallo motivo el recurso de casación en el fondo de fs. 101 a 102 vta., interpuesto por María del Carmen Gutiérrez Mendivil, manifestando en síntesis:

Acusa falta de valoración de la prueba testifical de descargo conforme establece el art. 169 y siguientes del Código Procesal de Trabajo (CPT), porque el auto de vista recurrido, al revocar la sentencia incurrió en errores de interpretación de la prueba presentada, fundamentando su fallo en el oficio de fs. 15 y 33, donde la actora manifiesta la solicitud de acogerse al beneficio de la jubilación, documento que es una respuesta a la invitación emitida por la Circular Nº 47 de fs. 1, 14 y 31, literales en las que, en ninguna parte se habla de retiro voluntario o de la no cancelación del desahucio y que tampoco se le otorgo los tres meses para realizar los trámites de ley.

Que no se valoró el documento de fs. 55, que dispone en forma clara e irrefutable que fue retirada de la CNS Tarija.

Denuncio violación a los arts. 48.I, II y III de la Constitución política del Estado (CPE) y 4.a) del DS Nº 28699 porque la interpretación efectuada por el tribunal ad quem, no solo ha sido erada, sino frente a la duda optaron por interpretar las pruebas señaladas a favor del empleador, cuando refieren que su carta de aceptación a jubilarse, es una causa de retiro voluntario, reiterado que, durante el proceso no se discutió si estaba o no de acuerdos en jubilarse, sin las condiciones de dicha aceptación.

Que no se consideró la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, que de manera clara expresa el fondo del derecho que le asiste para cobrar el desahucio, al respecto transcribe los Autos Supremos Nº 476 de 22 de noviembre de 2010, 404 de 12 de abril de 2007 y 1086 de 20 de octubre de 2006.

Concluyó solicitando se case el auto de vista recurrido y se declare improbada la demanda, con costas.

CONSIDERANDO II: Que, así planteado el recurso, previo examen de antecedentes, se establece lo siguiente:

La controversia en el caso objeto de análisis, está relacionada en dilucidar si la desvinculación laboral entre la actora y la institución demandad, se produjo de forma intempestiva o de manera justificada, como se estableció en sentencia que declaró probada la demanda y dispuso el pago del desahució, resolución que fue revocada por el tribunal de segunda instancia mediante el Auto de Vista Nº 139/2015.

Con respecto a la forma de desvinculación laboral de la actora y la CNS Tarija, institución donde prestaba sus servicios, analizados los antecedentes procesales, se evidencia que, a fs. 13, repetida a fs. 32, cursa la Circular Nº 036 de 10 de diciembre de 2009, emitida por el Departamento Nacional de Recursos Humanos de la Unidad de Dotación Puestos y Movimientos de Personal de la CNS dirigida a los Administradores Regionales y Distritales, en la que invita a todos aquellos funcionarios de la institución que hayan cumplido con la edad establecida en la Ley General del Trabajo (LGT) , y que cuenten con los requisitos establecidos que les permita acogerse al beneficio de la jubilación, a presentar su solicitud ante la Gerencia General, extremo ratificado mediante la Circular Nº 47 de 18 de diciembre de 2009 cursante a fs. 1, 14 y 31 de obrados, pronunciada por la repartición de Servicio Nacional Químico Farmacéutico de la citada institución.

Ante esta circunstancia, la actora María del Carmen Gutiérrez Mendivil, respondiendo a estas circulares, mediante Carta de fs. 15 y 33 de 4 de enero de 2010, dirigida a l Gerente General manifiesta: “En vista de haber cumplido con la edad y todos los requisitos exigidos por ley, y en cumplimiento a  la circular Nº 47 del Servicio Nacional Químico Farmacéutico, le hago conocer a su autoridad mi solicitud de acogerme al beneficio de la jubilación, solicitando que el mismo se haga efectivo a partir del 15 de enero del año en curso”.

En respuesta a dicha solicitud, el Gerente General de la CNS, emitió la Nota Cite Nº 204 de 11 de enero, cursante a fs. 61 y 67 de obrados, dirigida al Administrador a.i. Regional Tarija, señalando: “Toda vez que esta Gerencia General, ha aceptado la solicitud presentada por la Dra. María del Carmen Gutiérrez Mendivil, mediante nota recibida en fecha 7 de enero de 2010, para acogerse a su jubilación, se le instruye procesar por la Unidad de Recursos Humanos de esa Regional, el Memorándum de retiro de la citada funcionaria a partir del 1 de febrero de 2010, con el reconocimiento de los derechos laborales que por ley le corresponden”.

En base a tales antecedentes, se advierte que la forma de desvinculación de la relación laboral de la actora con la institución demandada, fue de forma voluntaria, como consecuencia de la aceptación a la invitación realizada por la CNS, de acogerse al beneficio de jubilación, por haber cumplido con la edad y todos los requisitos previstos por la ley, conforme se sostuvo precedentemente, motivo por el cual no le corresponde el pago del desahucio previsto en el art. 12 y 13 de la Ley General del Trabajo, que es un derecho que se otorga a un trabajador que ha sido retirado de manera intempestiva, conforme al art. 3 del DS Nº 0110 de 1 de mayo de 2009 que sobre el tema señala: “Corresponde el pago de desahucio a la trabajadora o al trabajador que sea retirado intempestivamente. No corresponde al pago del desahucio a las trabajadoras o trabajadores que se retiene voluntariamente de su fuente laboral”. Puesto que si la trabajadora no estaba de acuerdo con la invitación a jubilarse, tenía la libertad de continuar trabajando en la CNS, hasta que la institución demandad creyera conveniente.

No siendo por tanto evidente la falta de valoración de la prueba de descargo de fs. 1, 14 y 31; por otra parte, en cuanto a la falta de valoración de la prueba documental de fs. 55, referente a la Nota Cite Nº 012/201 de 8 de febrero de 2010, con la que la demandante pretende  justificar el retiro de su fuente laboral, corresponde manifestar que si bien, en dicha nota presentada por el Asesor LEGAL AL Gerente General de la CNS, le comunica que: “ en razón a la instrucción impartida por su autoridad para que por la Unidad de Recursos Humanos se procese el Memorándum de retiro de la ex funcionaria a partir del 01 de febrero de 2010, y como el termino RETIRO provoco confusión de orden legal para el pago o no del desahucio, solicito a su autoridad nos aclare si el memorándum se refiere a un agradecimiento de servicios con memorándum de retiro o de una aceptación a la solicitud de pago  de beneficios sociales por retiro voluntario de la Dra. María del Carmen Gutiérrez Mendivil, de conformidad con la invitación efectuada en la Circular Nº 036/2010 del Departamento Nacional de Recursos Humanos y Circular 990/2009 de recursos humanos”; solicitud que fue respondida mediante Carta Cite Nº 222 de 17 de febrero de 2010 a fs. 44, en que se señala: “De acuerdo a instrucciones de Gerencia General a objeto de atender su nota N1 012/2010, por la cual solicita interpretación de la Circular Nº 063/2010, la misma es muy clara en su texto el mismo que indica, que las personas que tengan la edad de 65 años… deberán presentar su nota de solicitud ante la Gerencia General. En el caso que nos ocupa, la interesada procedió de esa manera… solicitando su retiro de la institución para acogerse a la jubilación, la misma que fue aceptada por la mencionada autoridad, por lo que su alejamiento de la institución de la Srta. María del Carmen Gutiérrez Mendivil, fue voluntario…”, extremo corroborado en la nota Cite Nº 997 de 25 de febrero de 2015 cursante a fs. 45 de obrados, de donde se evidencia con verosimilitud que, el retiro de la actora fue voluntario, quedando aclarada tal situación, motivo por el cual no se ingresa en mayores consideraciones sobre el tema.

Respecto a la falta de valoración de la prueba testifical prevista en el art. 169 del CPT, tampoco es evidente, puesto que analizábamos los antecedentes procesales, ninguna de las partes ofreció prueba testifical de cargo ni de descargo, por lo que tal aseveración no tiene relevancia alguna.

Con relación a la denuncia de violación de los arts. 48.I, II y III de CPE y 4.a) del DS Nº 28699 de 1 mayo de 2006, referente a la interpretación y aplicación de los principios de protección de los derechos y beneficios sociales reconocidos en favor de las trabajadoras y los trabajadores, cabe señalar que, esta protección tiene su ámbito de aplicación en los caso que se analiza, motivo por el cual, no procede reconocer a favor de la actora los derechos demandados, como acertadamente determino el tribunal instancia en sus fallos, quienes para arribar a la decisión  asumida analizaron y valoraron la prueba cursante en obrados, como le facultan los arts. 3.j), 158 y 200 del CPT.

Sobre la falta de consideración de la jurisprudencia contenida en los Autos Supremos Nº 476 de 22 de noviembre de 2010, 404 de 12 de abril de 2007 y 1086 de 20 de octubre de 2006, no corresponde su aplicación, porque en el caso que se analiza, fue la actora quien de forma voluntaria y sin que medie presión alguna, acepto la invitación realizada por la institución demandada para acogerse al beneficio de la jubilación, conforme se fundamentó ut supra, motivo por el que no se ingresa en mayores consideraciones sobre este punto.

En consecuencia, no siendo evidentes las infracciones acusadas y al no existir mérito para disponer la casación del auto de vista recurrido, corresponde fallar conforme disponen los arts. 271.2 y 273 del CPC, aplicable3s por mandato de la norma remisiva contenida en el art.252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, y Contenciosa Administrativa Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad que le confiere los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.I de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 101 a 102. Sin costas.


Regístrese, notifíquese y devuélvase.