SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 70/2016.

Sucre, 7 de abril de 2016.  

Expediente: SC-CA.SAII-CBBA.260/2015.

Distrito: Cochabamba.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 94 a 98, interpuesto por Teodocia Vargas Mendoza, contra el Auto de Vista Nº 136/2014 de 4 de junio, cursante de fs. 88 a 90 de obrados, emitido por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso laboral, que sigue Francisco Yllatarco Mamani contra la recurrente, la respuesta de fs. 101 a 105, el Auto de fs. 106 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Primero del Trabajo y Seguridad Social de Cochabamba, pronunció la Sentencia de fecha 13 de octubre de 2011, cursante de fs. 59 a 61, declarando probada en parte la demanda de fs. 2 a 3 vta. de obrados, disponiendo que la demandada Teodocia Vargas Mendoza, pague al actor Francisco Yllatarco Mamani la suma de Bs20022,42.- (veinte mil veintidós 42/100 bolivianos), por concepto de desahucio, indemnización, aguinaldo, vacaciones y bono de antigüedad. Además de la actualización y multa prevista en el art. 9 del Decreto Supremo Nº 28699 de 1 de mayo de 2006. Asimismo, declaró improbada el responde formulado por la parte demandada de fs. 9 a 10 de obrados.

En grado de apelación deducida por memorial de fs. 64 a 65 vta., por la demandada Teodocia Vargas Mendoza, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vista Nº 136/2014, confirmó la Sentencia de fecha 13 de octubre de 2011. Con costas en ambas instancias.

El referido auto de vista, motivó la interposición del recurso de casación en la forma y en el fondo por la demandada Teodocia Vargas Mendoza.

CONSIDERANDO II: Que, así planteado el recurso de casación en el fondo y en la forma, conforme a las normas aplicables que rigen la materia, corresponde realizar las siguientes consideraciones de orden legal:

A través de la jurisprudencia emitida por este Tribunal Supremo de Justicia, ha señalado que el recurso de casación, se equipara a una nueva demanda de puro derecho, que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil (CPC 1975) y fundamentarse por separado de manera precisa, clara y concreta las causas que motivan la casación ya sea en la forma, en el fondo; no siendo suficiente referir la vulneración de normas, ni hacer relatos intrascendentes, sin establecer de manera precisa, clara y fundamentada las disposiciones legales infringidas, sino que debe demostrar en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada, cómo se incurrió en ella y cómo debió haber procedido el tribunal de alzada.

En ese sentido, debe tener en cuenta que el recurso de casación en el fondo tiene por objeto modificar el contenido de un auto definitivo, sentencia o auto de vista, cuando los jueces o tribunales de instancia a tiempo de emitirlos hubiesen incurrido en errores in judicando, aspectos que de manera inexcusable deberán ser exteriorizados y fundamentados a través de todos o uno de los presupuestos contenidos en el art. 253 del CPC 1975.

En cambio el recurso de casación en la forma, busca anular determinadas actuaciones procesales en función a la evidencia de errores in procedendo, es decir cuando los de grado incurran en vulneración de normas procesales que regulan el proceso, que afecten derechos y garantías constitucionales; la parte afectada puede solicitar la nulidad de obrados según los presupuestos previstos por el art. 254 del CPC.1975.

Además de lo expuesto, se debe tomar en cuenta los requisitos previstos en el art. 258 núm. 2) del código adjetivo civil, relativos a la cita clara, concreta y precisa de la ley o leyes violadas o aplicadas erróneamente, así como si incurrieron en error de hecho o en error de derecho, concluyendo con un petitorio claro en congruencia con los motivos traídos en casación; en el entendido que el legislador previno que el recurso de casación cumpla su finalidad de aperturar la competencia del Tribunal Supremo de Justicia, evitando y cuidando que éste no incurra en arbitrariedad alguna en el trámite del proceso.

En ese marco, expuesto como se tiene sobre los aspectos formales que debió dar cumplimiento la recurrente; cabe señalar que del contenido del memorial de fs. 94 a 98, se tiene que la recurrente refiere plantear el recurso en el fondo y en la forma, en tal sentido correspondía que realice por separado, describiendo de manera clara y puntual qué aspectos impugna en la forma y qué en el fondo; toda vez, que cada uno persiguen fines distintos. Sin embargo, la recurrente no lo hizo, porque se limitó a realizar una relación de hechos intrascendentes, citando normas legales, sin tener en cuenta lo observado, denotándose un total desconocimiento de la técnica recursiva que exige esta acción extraordinaria de puro derecho, los relatos se asemejan más a una disconformidad con el proceso, lo que no sustenta el recurso de casación en la forma o en el fondo, porque en la redacción se confunden aspectos de fondo y forma, lo cual impide disgregar. Esta confusión, como no podía ser de otra manera también derivó en una petición incongruente, que no condice con la forma de resolución para el recurso de casación en el forma y en el fondo, previsto por el art. 271 del CPC 1975, omisión que da lugar por imperio de la misma norma, improcedente, por incumplimiento de las normas legales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio.

Consiguientemente, por los fundamentos expuestos, se colige que el recurso en cuestión no se acomoda a las condiciones mínimas de la técnica recursiva que exige el código ritual de la materia, por lo que corresponde resolver, conforme previenen los arts. 271 núm.1) y 272 núm. 2) ambos del CPC 1975, aplicables por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal de Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad que les confiere el art. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y forma de fs. 94 a 98 interpuesto por Teodocia Vargas Mendoza. Con costas.

Se regula honorario profesional del abogado en la suma de Bs500.- (quinientos 00/100 bolivianos) a efectivizarse por el tribunal de alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.