SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 63/2016.

Sucre, 14 de marzo de 2016.  

Expediente: SC-CA.SAII-PTS.257/2015.

Distrito: Potosí.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación cursante a fs. 101, interpuesto por Hugo Teófilo Arando Zambrana, representante legal de la empresa Metalúrgica “Karachipampa”, contra el Auto de Vista Nº 39/2015 de 18 de mayo, cursante de fs. 97 a 98, emitido por la Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso laboral seguido por Luis Fernando Córdova Hurtado, contra la empresa recurrente; la respuesta de fs. 104 a 105, el auto de fs. 106 que concedió el recurso; los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Segundo del Trabajo y Seguridad Social, Administrativo, Coactivo Fiscal y Tributario de la Capital y Provincia Frías del Departamento de Potosí, pronunció la Sentencia Nº 9/2015 de 20 de febrero, cursante de fs. 70 a 73, declarando probada la demanda en parte por pago de beneficios sociales, consistente en indemnización por el tiempo de servicios, vacación por duodécimas, a favor de Luis Fernando Córdova Hurtado, incoada contra la empresa Metalúrgica Karachipampa, representada legalmente por Edgar Pinto Landaeta, en consecuencia, se dispone el pago en la suma de Bs.4.836.-, debiendo ser cubierta dentro de tercer día de ejecutoriada la sentencia, sin costas.

Mediante memorial cursantes de fs. 75 a 76, los representantes de la empresa demandada Metalúrgica Karachipampa, solicitan explicación y complementación, siendo resuelto mediante auto de fecha 12 de marzo de 2015 cursantes a fs. 77, no ha lugar a la complementación y explicación en la sentencia que ha cabido manteniéndose firme en todas sus partes.

En grado de apelación de fs. 82 deducida por los apoderados del demandante, la Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, emitió Auto de Vista Nº 39/2015 de 18 de mayo, cursante de fs. 97 a 98, confirmando la sentencia apelada de fs. 70 a 73 de obrados, sin costas.

Dicho fallo motivó el recurso de casación a fs. 101, interpuesto por el Gerente de la empresa demandada, quien refiriéndose a los antecedentes procesales, denunció:

Que, el tribunal de apelación al emitir el auto de vista, se limitó a confirmar la sentencia, sin tomar en cuenta las decisiones expresas positivas y precisas que se hubiera nombrado como institución pública, sujeto a fiscalización de recursos, es decir por escrito de fs. 75 a 76 la empresa Metalúrgica Karachipampa solicitó al juez de primera instancia en cumplimiento al art. 196 del Código de Procedimiento Civil (CPC), concordado con el art. 252 del adjetivo laboral, corregir la Sentencia Nº 9/2015, antes de efectuar la notificación del error material, siempre que no altere lo sustancial de la decisión, por lo que la misma tendría que ser atendida en la ejecución de sentencia, porque no habría sufrido modificación a lo solicitado.

Agrega que la sentencia dispone cancelar la suma de Bs.4.836.- cuando lo correcto debería ser Bs.2.652.- conforme a los actuados del expediente de fs. 29 a 32, referidos al finiquito y depósito efectuado de Bs.8.736.- en primera instancia y de Bs.2.184.- en segunda instancia, respectivamente, en dos oportunidades en oficinas de la Jefatura de Trabajo, por lo que consideran un lapsus calami producida por la señora juez en primera instancia, que no obstante la solicitud de corrección efectuada, fue confirmada por la autoridad de segunda instancia.

Concluye solicitando, se conceda el recurso de casación ante Tribunal Supremo de Justicia, para que compulsando los antecedentes se declare fundado el recurso, y de manera ambigua impetra que debe modificarse conforme manifiesta el art. 289 del CPC.

CONSIDERANDO II: Que, conforme estableció la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación se asimila a una nueva demanda de puro derecho, que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 CPC, además de fundamentarse por separado de manera precisa y concreta cuáles son las causas que motivan la casación ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa.

Sobre el particular, conforme establece la doctrina y jurisprudencia, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores “in judicando” que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas en las causales señaladas en el art. 253 de la citada norma, mientras que para el recurso de casación en la forma, que se funda en errores “in procedendo”, referidas a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, están especificadas en el art. 254 de la misma norma legal, lo que no ocurrió en el caso objeto de análisis.

Que, de la revisión del recurso, se colige que la empresa recurrente no cumplió los requisitos enumerados en el inciso 2) del art. 258 del CPC, ante esta circunstancia se concluye que, lo expresado en la casación, carece de sustento legal. A ello se añade el hecho de que la empresa Metalúrgica Karachipampa, mediante su representante legal no precisó punto por punto las vulneraciones en las que incurrió el tribunal de segunda instancia a tiempo de emitir el auto de vista, más aun, cuando el recurrente no precisó si planteo el recurso de casación en la forma o en el fondo.

En todo caso, tomando en cuenta que, por la característica de demanda de puro derecho a la que se asemeja el recurso de casación, las acusaciones que se acusan en el recurso de casación a fs. 101, debió haber sido previamente reclamadas (contra la sentencia por recurso de apelación) ante el tribunal de alzada, a objeto de que estos tomen aprehensión de los mismos y puedan ser resueltos conforme la doble instancia, y de ningún modo plantear recién contra el auto de vista el recurso extraordinario de casación, porque no es aceptable en observancia del principio del per saltum (pasara por alto), las negrillas son nuestras, que implica el salto de la o las instancias previas a la intervención del Tribunal de casación, como se pretende en el presente caso, toda vez que el Tribunal de casación, apertura su competencia para juzgar la correcta o incorrecta aplicación o inaplicación de la norma contenida en el pronunciamiento de alzada, respecto precisamente, a los agravios que oportunamente fueron apelados y sometidos a conocimiento del tribunal ad quem.

Asimismo conforme el art. 262.2) del CPC, el tribunal ad quem, se encuentra autorizado a negar la concesión del recurso de casación, cuando pudieron haber apelado y no se hubiere hecho uso de este recurso ordinario; en cuyo caso, debe rechazarse el recurso, aplicando el art. 271.1) del mismo ritual civil, que constriñe declarar improcedente el recurso de casación.

Que, en ese marco legal, el recurso interpuesto es inviable para su consideración, porque impide a este tribunal abrir su competencia, en consecuencia corresponde resolver en la forma prevista por los arts. 271.1) y 272.1) del CPC, aplicable por permisión del art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en el art. 184.1 de la Constitución Política del Estado y el art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación a fs. 101. Sin costas procesales por expresa determinación del art. 39 de la Ley Nº 1178.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.