SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA




Auto Supremo Nº 256/2016-I.

Sucre, 1 de agosto 2016. 

Expediente: SC-CA.SAII-OR.305/2016.

Distrito: Oruro.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 412 y vta., interpuesto por María y Elena Fernández Capuma, contra el Auto de Vista Nº AV-SECCASA-70/2016 de 9 de junio, cursante  de fs. 406 a 409, pronunciado por la Sala Especializada Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, la respuesta de fs. 417 a 419 vta., el Auto Nº 183/2016, a fs. 421 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL CASO.

I.1 Sentencia.

Que, Patricia Rebeca Zabala Usnayo, interpuso demanda por pago de beneficios sociales, de fs. 30 a 33, y memoriales de subsanación de fs. 36 a 37, 40 y vta., y de 43 y vta., contra María Elena Fernández Capuma, tramitado el proceso señalado, el Juez de Partido Primero del Trabajo y Seguridad Social de Oruro, pronunció la Sentencia Nº 130/2015 de 2 de septiembre, confirmando la providencia impugnada y declarando probada en parte la demanda, en lo que corresponde al pago de indemnización, desahucio, vacaciones, aguinaldo 2013 y la multa por incumplimiento en su pago, segundo aguinaldo “Esfuerzo por Bolivia” 2013, y la multa por incumplimiento en su pago, sueldos devengados de diciembre de 2013 y 6 días de enero de 2014, subsidios prenatal, natalidad y lactancia, y la actualización y multa por incumplimiento en el pago de los beneficios sociales, determinando un monto total de Bs. 17.639,33 (diecisiete mil seiscientos treinta y nueve 33/100 bolivianos), e improbada la demanda en lo relativo a los montos solicitados, tiempo de servicios así como el pago de aguinaldo 2014, en duodécimas, segundo aguinaldo “Esfuerzo por Bolivia” 2014, salario devengado hasta abril de 2014, pago de horas extraordinarias, feriados, domingos, recargo nocturno, sanción por incumplir la otorgación de subsidio familiar, restitución por llamadas e incremento salarial del 2014, debiendo en ejecución de sentencia aplicarse lo preceptuado por el art. 9 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006. Sin costas en aplicación del art. 198 del Código de Procedimiento Civil (CPC).

Por Auto Nº 047/2015 de 7 de septiembre, a fs. 350, se declaró no ha lugar a la solicitud de complementación.


I.2 Auto de Vista.

Notificada con la Sentencia Nº 130/2015, la parte demandada, interpuso recurso de apelación, mediante memorial de fs. 355 a 356, recurso que fue resuelto por Auto de Vista Nº SECCASA - 70/2016, de 9 de junio, cursante de fs. 406 a 409, pronunciado por la Sala Especializada Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que confirmó totalmente la sentencia apelada.

Contra el referido auto de vista, la parte demandada, interpuso recurso de casación, de fs. 411 y vta., manifestando en síntesis los siguientes argumentos:


I.3 Motivos de recurso de casación.-

Que, las recurrentes después de hacer un relato de los antecedentes, refirieron que, la Empresa de Transporte de Pasajeros Nacional e Internacional Pullman Buses Fernández S.R.L., fue transferida en el 100% de sus acciones y derechos a otras personas, habiéndose cumplido con el respectivo pago de impuestos; que, como consecuencia de la venta queda absolutamente claro y demostrado que su persona ya no es socia, propietaria y mucho menos representante legal de dicha empresa.


Acusa que, estando demostrada la transferencia de acciones y derechos de la empresa citada, no se puede pretender demandar a una persona ajena a esta, como representante legal, lo cual constituiría en prolongación de funciones, por lo que se estaría pretendiendo dejar en indefensión a la parte demandada, lo que afectaría a la garantía constitucional de la legitima defensa y el debido proceso.


Por otra parte refirió que, el hecho de no demostrar que los nuevos propietarios no hubieren registrado en FUNDEMPRESA, la compra de la empresa señalada, no inválida ni deja sin afecto la transferencia, por lo que se tiene que tener presente que se trata de mera formalidad.


Concluyo en el recurso de casación, solicitando que: “el Ad Quem que con una adecuada compulsa CASE y ANULE el Auto de Vista ahora impugnado” (sic).

CONSIDERANDO II:

II.1. Fundamentos y Justificación del Fallo

Del análisis del recurso de casación cursante de fs. 412 y vta., se tiene que:

Que, conforme estableció la doctrina y la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho, el cual debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, concordante con el art. 274 del nuevo Código Procesal Civil, debiendo fundamentarse por separado de manera precisa, clara y concreta las causas que motivan la casación en la forma, en el fondo o en ambos, no siendo suficiente referir la vulneración de normas legales, ni hacer relatos intrascendentes, sin establecer de manera precisa las disposiciones legales infringidas, demostrando en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada, describiendo cómo se incurrió en ella y cuál la probable solución en la que debió resolver el tribunal de alzada.


En ese contexto, se tiene que las recurrentes plantean el recurso de casación sin deducir si se trata de un recurso de casación en el fondo o en la forma, olvidando que ambos recursos tienen sus propias causales que no pueden denunciarse indistintamente. En efecto los arts. 253 y 254 del CPC, prevén las causas de procedencia del recurso de casación en el fondo y en la forma, o ambos, teniendo cada una de estas sus propias características y efectos, por lo que el recurrente en la interposición del recurso está obligado a precisar si el recurso interpuesto es en una u otra forma o en ambos. El art. 253 del adjetivo citado, establece tres motivos de procedencia de casación en el fondo: 1) Cuando las resoluciones del inferior contuvieren violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la Ley; 2) Cuando contuviera disposiciones contradictorias; y, 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o derecho. Por su parte el art. 254 del adjetivo citado, prevé siete motivos de procedencia de la casación en la forma, que se fundan esencialmente en errores en el procedimiento en los que se hubiera incurrido. Del detalle de las normas que preceden, se colige que cada recurso tiene sus propias características que hacen a uno y a otro recurso, diferencias que tienen incidencia en la forma de resolución y los efectos que producen; pues en el recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal Supremo resuelva el fondo del conflicto, y en la forma que se anule obrados, así subsanar algún defecto procesal. En ese sentido se debe señalar que, además las recurrentes solicitan que: “el Ad Quem con una adecuada compulsa CASE y ANULE, el Auto de Vista impugnado” -textual-, lo cual es completamente incongruente, puesto que tal como referimos con anterioridad cada recurso tiene sus características y por ende su forma de resolución, siendo lo que pretende el recurrente en el recurso de casación en el fondo, que se CASE y en el recurso de casación en la forma que se ANULE el auto de vista recurrido.


Por otra parte se advierte que, en todo el contexto del recurso de casación se lo fundamenta en base a hechos de la apelación, sin señalar cuales fueron las transgresiones que cometió el tribunal de alzada, al momento de pronunciar el auto de vista recurrido, siendo esto lo primordial en esta instancia, puesto que en casación, lo que resuelve son las transgresiones que se cometieron en el auto de vista en controversia y no así la resolución emitida por el Juez a quo. Además, tampoco citó la infracción de alguno de los artículos que sirven de sustento para las resoluciones de instancia, incumpliendo una vez más el mandato del art. 258.2 del CPC y tornando en improcedente la acción extraordinaria en análisis.


Por los fundamentos de hecho y de derecho expuestos precedentemente se concluye, que el recurso planteado carece de fundamento legal, adolece de una idónea argumentación jurídica, además que las recurrentes no observaron en absoluto los aspectos formales previstos en las normas legales señaladas supra,  a tiempo de interponer el recurso de casación; esta inobservancia e incumplimiento de los requisitos, impiden al Tribunal Supremo declarar admisible el recurso, ante la inexistencia objetiva de los requisitos indispensables que debe contener la casación, en ese marco, de lo previsto en el art. 220.I.4, en concordancia con el art. 274.I.3 y 277.I del Código Procesal Civil, y en cumplimiento de lo establecido en los preceptos jurídicos citados, corresponde declarar la improcedencia del recurso.


POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los artículos 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial; declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 412 y vta., interpuesto por María y Elena Fernández Capuma. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.