SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 10/2016.

Sucre, 4 de febrero de 2016. 

Expediente: SC-CA.SAII-CHUQ.205/2015.

Distrito: Chuquisaca.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 870 interpuesto por la Caja Nacional de Salud, regional Chuquisaca representada por Javier Humberto Menacho Hiza, contra el Auto de Vista Nº 241/2015 de 28 de mayo de 2015, cursante de fs. 867 a 868, pronunciada por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Chuquisaca, dentro del proceso coactivo fiscal seguido por la institución recurrente contra Grace Ponce de Loza, Benedicto Choque Gutiérrez, Ana María Arcienega Baptista, Crisanto Aparicio Padilla, Abraham Mercado Avilés, Pedro Betanzos Ortega y Aleida Patricia Álvarez, la respuesta de fs. 876, el auto de fs. 877 que concedió el recurso, los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso coactivo fiscal, el Juez de Partido de Segundo de Trabajo y Seguridad Social, Administrativo, Coactivo Fiscal y Tributario de Sucre, pronunció la Sentencia Nº 2/14 de fecha 5 de diciembre de 2014, de fs. 837 a 841, declarando improbada la demanda coactiva fiscal incoada de fs. 253 a 254 de obrados, formulada por el representante de la Caja Nacional de Salud y dispone que la Contraloría General del Estado, efectúe nuevos informes de auditoría, ampliando el alcance del mismo contra los servidores públicos, máximas autoridades, miembros de directorio, ejecutivos y trabajadores beneficiarios, deslindando además si existe o no daño económico respecto de provisión de ropa de trabajo, en base a las normas de seguridad industrial vigente.

Probadas las excepciones perentorias de falta de personería o legitimación en los coactivados, opuesta por Abraham Mercado Avilés y Pedro Betanzos Ortega. Asimismo se deja sin efecto la Nota de Cargo Nº 01/2012 de fs. 257 de obrados, sin costas procesales, por mandato del art. 39 de la Ley Nº 1178.

En grado de apelación de fs. 848 a 849, deducida por la institución recurrente de fs. 848 a 849, por Auto de Vista Nº 241/2015 de 28 de mayo de 2015, cursante de fs. 867 a 868, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Chuquisaca, confirmó la Sentencia Nº 2/14 de fecha 5 de diciembre de 2014, de fs. 837 a 841, pronunciada por el Juez de Partido de Segundo de Trabajo y Seguridad Social, Administrativo, Coactivo Fiscal y Tributario de Sucre.

Dicho fallo motivó el recurso de casación interpuesto por la Caja Nacional de Salud, representada por Javier Humberto Menacho Hiza, en base a los argumentos expuestos en el memorial de fs. 870.

CONSIDERANDO II: Que, así planteado el recurso de casación, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

Antes de ingresar en el análisis de la problemática planteada, se debe dejar claramente establecido que el memorial de interposición del recurso carece en absoluto de técnica jurídica y pericia procesal, limitándose a efectuar una simple mención de los antecedentes del proceso, y señalar que el auto de vista es lesivo a los intereses de la institución; sin embargo, dicho recurso se trata de un memorial simple y superficial, que indica que recurre de casación sin ni siquiera mencionar si es en el fondo o en la forma, menos aún incluye una mínima fundamentación a sus aseveraciones, de donde resulta un recurso inviable.

Por otra parte, de conformidad con la amplia jurisprudencia nacional, que ha sido desarrollada sobre la base de las disposiciones contenidas en el Código de Procedimiento Civil, respecto del recurso extraordinario de casación y la doctrina, éste constituye una nueva demanda de puro derecho, que debe contener los requisitos descritos por el art. 258 del Código de Procedimiento Civil (CPC); deben fundamentarse de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma, en el fondo o en ambos casos, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa.

Continuando con lo precedentemente manifestado, el memorial del recurso, no cumple en absoluto con los requisitos descritos por el inciso 2) del art. 258 del CPC, que claramente señala: “Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos (las negrillas son añadidas). Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.”

En ese entendido, este Tribunal Supremo debe ceñirse a lo expresado en el recurso de casación, no estándole permitido suponer, inferir o deducir lo que el recurrente pretendió al recurrir en el fondo y en la forma, sin especificar claramente las causas que motivaron tal recurso en cada una de sus modalidades, sin advertir que la doctrina y la abundante jurisprudencia nacional, ha dejado claramente establecido que el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores in judicando en que hubieran incurrido los juzgadores de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas en las causales señaladas en el art. 253 del CPC, en tanto que para el recurso de casación en la forma, que se funda en los errores in procedendo, tiene relación con la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, especificadas en el art. 254 de la misma norma legal, además del hecho que cada una de las formas de recurrir señaladas, se genera en causas distintas y persigue efectos diferentes.

En relación con lo expresado en el párrafo anterior, es oportuno aclarar que en la interposición del recurso de casación, sea en el fondo, en la forma o ambos, se ha convertido en costumbre, dar por entendido que se debe aplicar el principio iura novit curia; sin embargo, se debe tener presente, como expresa Juan Carlos Lozano Bambarén en su obra, Recurso de Casación Civil, Editora Jurídica Grijley, primera edición, Lima, 2005, p. 173-174, que dicho principio “…sólo rige en las instancias de mérito, pues son éstas las que aprecian y valoran las pruebas, establecen la relación fáctica y determinan el derecho aplicable. La Corte Suprema no conoce los hechos, no aprecia prueba y sólo se pronuncia sobre el derecho invocado en el recurso de casación, y en su caso sobre aquellos vicios que atentan contra el debido proceso. De donde resulta claro que el citado principio procesal no es aplicable en el recurso de casación.”

A mayor abundamiento, también la jurisprudencia enseña que en casación se plantean cuestiones de derecho y que a ese efecto, el recurrente se encuentra obligado a examinar e impugnar todos y cada uno de los fundamentos de la decisión recurrida, demostrando en forma concreta y precisa, cómo, por qué y en qué forma hubieran sido violadas. Asimismo, tratándose de cuestiones de derecho, el memorial a través del cual se plantea el recurso de casación, debe efectuar una crítica legal de la resolución impugnada, no siendo suficiente la relación de hechos ocurridos en la tramitación del proceso, aun cuando ésta incluyera cita de disposiciones legales. Es importante dejar claramente establecido que el recurso de casación no constituye y no es un medio para la resolución de una controversia entre las partes, sino una cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores.

En este contexto, se advierte que la entidad recurrente planteó recurso de casación carente de técnica recursiva, fundamentación y sustento legal, inobservancia que de ningún modo pueden suplirse por este tribunal de casación, sin que esta decisión implique que la parte recurrente pueda argumentar negación del derecho de acceso a la justicia, a la tutela judicial efectiva y de otros derechos fundamentales, cuando ésta forma de resolución obedece al propio descuido y negligencia en que incurrió la parte recurrente a tiempo de formular el recurso de casación omitiendo completamente la carga recursiva por ley establecida.

Que, a este efecto y de la revisión del recurso en análisis, se establece que el recurrente no cumplió con los requisitos señalados en el inciso 2) del art. 258 del CPC, por lo que en el marco legal referido, el recurso de fs. 870 es insuficiente, haciendo inviable su consideración, pues impide a este Supremo Tribunal abrir su competencia, correspondiendo en consecuencia resolver en la forma prevista por el inciso 2) del art. 272 del CPC, con la facultad remisiva del art. 1 de la Ley de Procedimiento Coactivo Fiscal.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 870. Sin costas, en aplicación del art. 39 de la Ley Nº 1178.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.