SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 352/2016.

Sucre, 30 de Septiembre de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-SCZ.027/2016.

Distrito: Santa Cruz.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de nulidad o casación en el fondo de fs. 216 a 217 vta., interpuesto por Claudio Carlos Quiroga Rocha, en representación legal de Carlos Leopoldo Quiroga Díaz Villamil, contra el Auto de Vista Nº 321 de 29 de octubre de 2014, de fs. 205 a 206 vta., pronunciado por Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso por pago de beneficios sociales y reintegro de salarios devengados, seguido por el recurrente, contra la Sociedad Forestal del Oriente S.A. (FODELORSA), la respuesta de fs. 220 a 222, el Auto de Vista Nº 367 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia:

Que, Carlos Leopoldo Quiroga Díaz Villamil, interpuso demanda por pago de beneficios sociales y reintegro de salarios devengados, de fs. 31 a 36 vta., contra la Sociedad Forestal del Oriente S.A., tramitado el proceso laboral señalado, la Juez Cuarto de Partido de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, mediante Sentencia Nº 40 de 27 de abril de 2012, de fs. 172 a 176 vta., declaró probada en parte la demanda, sin costas, ordenando a la empresa demandada, que mediante su representante legal, pague al tercer día de su legal notificación la suma total de $us. 2.672,8.- por los conceptos de sueldo devengado de febrero y 3 días de marzo de 2011, vacaciones de 10,05 días, más la multa del 30% prevista en el Decreto Supremo (DS) Nº 28699.

I.1.2. Auto de Vista:

Notificada con la Sentencia Nº 40, Claudio Carlos Quiroga Rocha, en representación legal de Carlos Leopoldo Quiroga Díaz Villamil, presentó apelación mediante memorial de fs. 182 a 187, recurso que fue resuelto por Auto de Vista Nº 321 de 29 de octubre de 2014, cursante de fs. 205 a 206 vta., pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, confirmando en todas sus partes la sentencia recurrida.

I.2.        Motivos del recurso de casación en el fondo

Contra el referido auto de vista, Claudio Carlos Quiroga Rocha, en representación legal de Carlos Leopoldo Quiroga Díaz Villamil, por memorial de fs. 126 a 217 vta., interpuso recurso de nulidad o casación en el fondo, manifestando en síntesis los siguientes argumentos:

I.2.1. Acusa que, el Auto de Vista Nº 321, al confirmar la Sentencia Nº 40, incumplió con las disposiciones legales e ignoró los principios del derecho laboral que protegen al trabajador, dejando al trabajador en total desamparo; puesto que el derecho al pago del salario se encuentra establecido en el art. 48 de la Constitución Política del Estado (CPE), art. 52 de la Ley General del Trabajo (LGT), art. 39 del Decreto Reglamentario de la Ley General del Trabajo, art. 6 del DS 28699 de 1 de mayo de 2006, los cuales habrían sido gravemente violados, puesto que los salarios del demandante fueron pagados parcialmente del mes de marzo de 2009 al mes de febrero de 2011, habiendo un saldo deudor de los salarios de $us. 18.231,67.

Agrega que, el Juez de primera instancia no consideró el art. 3.h) del Código Procesal del Trabajo (CPT), al establecer que la carga de la prueba corresponde al empleador, lo que la empresa demandada en el desarrollo del proceso no pudo demostrar que realizó el pago de los salarios reclamados, es más que en la contestación a la demanda la parte patronal reconoce expresamente haber un saldo deudor por concepto de salarios devengados, situación que la Juez a quo no valoró.

Prosiguió señalando que, la juzgadora interpreta erróneamente el art. 182.g) del CPT, en el sentido de que consideró que si el empleador demostró el pago de 6 meses de salario consecutivos según la periodicidad convencional, se presume, salvo prueba en contrario, que los salarios ordinarios por el tiempo anterior han sido igualmente pagados; sin embargo el empleador no demostró haber pagado los últimos 6 meses de manera consecutiva y en la cuantía total del salario convenido.

El recurrente refirió textualmente que: “La Sentencia hace una valoración errónea del Art. 16 inciso e) Art. 9 inciso e) del Decreto Reglamentario, con relación a la causal de despido por incumplimiento de contrato.”, debido a que la parte demandante no pudo demostrar ese extremo, o sea que el trabajador hubiese incumplido sus obligaciones contractuales, ya que para ello mínimamente deberían haber presentado el contrato de trabajo e indicar, expresamente y con precisión inequívoca, cual o cuales de las obligaciones contractuales fueron incumplidas, los cuales habrían servido de argumento de despido o terminación de la relación laboral; siendo que el art. 9 y 10 del DS Nº 28699 establece el procedimiento para despedir a un trabajador, por haber incurrido en alguna causa justificada, lo que no consta en el expediente.

Termina señalando que, la Sentencia recurrida transgrede los arts. 46.1 y 2, 48.I.II.III y IV de la CPE; así como también los arts. 3.g) y h), 150 del CPT; y el art. 4 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.  

Petitorio: Concluyó el recurso de casación, solicitando al Tribunal Supremo de Justicia que, se sirva a dictar resolución, casando el Auto de Vista Nº 321 de 29 de octubre de 2014.

CONSIDERANDO II.

II.1. ESTUDIO DEL CASO Y JUSTIFICACIÓN DEL FALLO                                              II.2. Fundamentos Jurídicos del Fallo

Realizada la revisión del expediente y habiéndose efectuado el análisis correspondiente del caso en estudio, se pasa a resolver las supuestas transgresiones que se denunciaron en el memorial del recurso de nulidad o casación en el fondo, estableciendo lo siguiente:

II.2.1. El recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

En ese marco se debe notar que, el recurso de casación en el fondo, fue planteado en base a que la sentencia de primera instancia fue emitido en clara vulneración del derecho al salario, que se encuentra establecido en el art. 48 de CPE, art. 52 de la LGT, art. 39 de su Decreto Reglamentario, art. 6 del DS 28699 de 1 de mayo de 2006, posteriormente el recurrente continua refiriendo que de la misma manera fueron transgredidos los arts. 46.1 y 2, 48.I.II.III y IV de la CPE; así como también los arts. 3.g) y h), 150 del CPT; y el art. 4 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006; sin vincular porque considera que estos artículos violaron los derechos del trabajador, argumentando que el Tribunal de primera instancia, habría infringido estas normas legales; empero no fundamenta de qué manera el tribunal de alzada en el Auto de Vista Nº 321 ahora impugnado, habría incurrido en la violación de estos preceptos jurídicos; sin tomar en cuenta el recurrente que tal como se refirió en el párrafo anterior, el recurso de casación está dirigido a lograr que este Supremo Tribunal revise, reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación; es decir, en el presente caso el Auto de Vista Nº 321.

En ese contexto, se evidencia que el presente recurso de casación, fue argumentado en base a supuestas valoraciones erróneas que habría realizado la Juez a quo, citando que: “cursante a fs. 68 la parte patronal reconoce expresamente haber un saldo deudor por concepto de salarios devengados, situación que la Juzgadora no valoró en ningún momento (…) la Sentencia hace una valoración errónea del Art. 16 inciso e) Art. 9 inciso e) del Decreto Reglamentario, con relación a la causal de despido por incumplimiento de contrato”, del siguiente texto se tiene, que el recurrente, refiere que hubo una incorrecta valoración de la prueba y los preceptos jurídicos citados; sin embargo, en criterio de este Tribunal, si el recurrente consideraba que existió una evidente vulneración en la valoración de la prueba, debió haber fundamentado su recurso como casación en el fondo acusando error de hecho y de derecho, y de manera separada el recurso de nulidad o de casación en la forma.

En efecto, la doctrina y jurisprudencia, ha dejado claramente establecido que existen dos clases de recursos de casación, el primero denominado “casación en el fondo”, del que su objetivo es verificar la existencia de “errores in judicando”  (de derecho), en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo los recurrentes acomodar sus argumentos fácticos y jurídicos en uno de los numerales del art. 253 del Adjetivo Procesal Civil. El segundo es “casación en la forma”, que se funda en los “errores in procedendo” (de procedimiento), tiene relación con la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, cuyas causales están contenidas en el art. 254 de la misma norma legal. En ese sentido este Tribunal considera que, el recurrente debió haber fundamentado su recurso por separado al no tratarse de un mismo y único concepto, debido a que estos deben desarrollarse de manera separada, objetiva y concreta, ya que en el primer caso, el error debe quedar objetivamente demostrado y ser manifiesto como dispone la norma, por lo que debe ser contrastado dicho error con un documento auténtico que lo demuestre, a efectos que de manera excepcional este Tribunal Supremo de Justicia proceda a una revaloración de la prueba cursante en el proceso; y en el segundo caso, la especificación debe recaer en los medios de prueba aportados al proceso y a los que el juzgador de instancia no le atribuyó el valor que la ley le asigna.

De lo precedentemente señalado, esta Sala concluye que no son evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación cursante de fs.216 a 217 vta., al carecer de sustento fáctico y jurídico; lo que conlleva a afirmar que el tribunal de alzada realizó una adecuada apreciación y valoración de los antecedentes del proceso, no incurriendo en transgresión de norma alguna, correspondiendo en tal circunstancia resolver en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2 y 273 del CPC, aplicables por la norma remisiva contenida en el artículo 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo cursante de fs. 216 a 217 vta., interpuesto por Claudio Carlos Quiroga Rocha, en representación legal de Carlos Leopoldo Quiroga Díaz Villamil, en consecuencia se mantiene firme y subsistente el Auto de Vista Nº 321 de 29 de octubre de 2014, de fs. 205 a 206 vta. Con Costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.