SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 349/2016.

Sucre, 30 septiembre de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-CHUQ.021/2016.

Distrito: Chuquisaca.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo, de fs. 69 a 73, interpuesto Alfredo Chambi Caballero, contra el Auto de Vista Nº 636/2015 de 10 de diciembre, de fs. 63 a 66 vta., pronunciado por la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso por pago de beneficios sociales, seguido por Ademar Martínez Ríos contra el recurrente, la respuesta de fs. 75 a 76, el Auto Nº 012/2016 de 11 de enero, que concedió el recurso, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia:

Que, Ademar Martínez Ríos, interpuso demanda por pago de beneficios sociales, de fs. 1 a 3, contra Alfredo Chambi Caballero, tramitado el proceso laboral señalado, el Juez de Partido Segundo de Trabajo, Seguridad Social, Administrativo Coactivo Fiscal y Tributario, mediante Sentencia Nº 16/15 de 3 de agosto de 2015 de fs. 35 a 38 vta., declaró probada en parte la demanda, disponiendo que la parte demandada cancele la suma total de Bs. 3.986,00.- (tres mil novecientos ochenta y seis 00/100 bolivianos) a favor del actor, por los siguientes conceptos: indemnización por antigüedad, aguinaldo gestión 2014, regularización salario mínimo nacional con reposición salarial y pago de 4 días domingos, más la multa del 30% que establece el art. 9 del Decreto Supremo Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

I.1.2. Auto de Vista:

Notificado con la Sentencia Nº 16/15 de 3 de agosto de 2015, el actor pidió complementación y enmienda, a fs. 41 y vta., el que fue resuelto por Auto de 27 de agosto de 2015 cursante a fs. 42, disponiendo en el mismo el Juez a quo, que se complementa la cuantía en cuanto a la regulación del salario mínimo nacional y reposición salarial, en lo que corresponde a los 10 meses, quedando en definitiva en el monto total de Bs. 8.496,00 (ocho mil cuatrocientos noventa y seis 00/100 bolivianos), más la multa del 30%; dicha sentencia y complementación emitida por el tribunal de primera instancia fue apelada por el demandando mediante memorial de fs. 46 a 52, recurso de apelación que resolvió la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, con el Auto de Vista Nº 636/2015 de 10 de diciembre (fs. 63 a 66 vta.), confirmando totalmente la sentencia recurrida.

Contra el referido auto de vista, Alfredo Chambi Caballero, por memorial de fs. 69 a 73, interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, manifestando en síntesis los siguientes argumentos:

I.2.        Motivos del recurso de casación en la forma

En el recurso de casación en la forma, el recurrente realiza una extensa exposición de los antecedentes procesales, sin referir con exactitud cuál es la infracción u omisión que hubiese cometido el tribunal de alzada, basando sus argumentos enteramente en los actuados de primera instancia. Siendo estos los siguientes: acusa que, según sale del interrogatorio de fs. 28, en el punto 6 del mismo se realizó la siguiente pregunta: “Indique si conoce que el señor ADEMAR MARTINEZ RIOS tuvo que pedir permiso a través de su hermana, porque su padre se encontraba enfermo retornando a su fuente laboral en fecha 20 de diciembre del 2014?”,  lo cual estaría en contradicción con la afirmación que se efectuó en la demanda en el que refiere que: “…en fecha 4 de diciembre de 2014, mi hermana ESTHER MARTINEZ acudió a mi trabajo señalándome que mi padre se encontraba enfermo, luego ella misma se acercó a mi empleador para pedirle permiso…” (sic), (asumiendo que trabajador estaba enfermo), lo cual no habría sido correctamente interpretado por el juez de instancia.

Posteriormente continuó haciendo alusión de los actuados procesales, refiriendo que, el juez de instancia llego a la conclusión de que se le otorgó permiso al trabajador por la enfermedad que sufría su padre, tal conclusión no estaría enmarcado en el auto de relación procesal, dado que como se citó anteriormente en el punto 6 del interrogatorio citado, no guardaría pertinencia con el punto 2 del auto de relación procesal, así como lo exige el art. 376 del Código de Procedimiento Civil (CPC), con relación al art. 386 del mismo cuerpo legal. Y, que en ese sentido el art. 153 del Código Procesal del Trabajo (CPT) establece que las pruebas deben ceñirse a la materia del proceso y son admisibles las que no se refieren a los hechos afirmados y no admitidos. -en ese sentido el recurrente continuó aludiendo sobre la pregunta 6 del interrogatorio-.

Prosiguió refiriendo que, de lo expresado anteriormente, se atentó al derecho a la defensa, citando al respecto la SC 001/2007-R de 3 de enero, haciendo un copiado extenso de la sentencia constitucional citada, concluyendo refirió que en el caso concreto, -repitiendo nuevamente- que la producción de la pregunta 6 del interrogatorio, no tiene nada que ver con el punto 2 del auto de relación procesal, sin embargo atendiendo a la declaración del testigo Esteban Armando Copa Romero, el juez de instancia dio como hecho probado que el empleador el 4 de diciembre, habría concedido permiso al trabajador, porque su padre estaba enfermo, enfermedad que no estaba en discusión, fundamentos que en alzada habría señalado, complementando de que se vulneró la garantía del debido proceso en su elemento de la defensa y congruencia, incurriendo el juez de instancia en causa de nulidad.

Por otra parte refirió que, de la revisión del auto de vista impugnado, se pudo evidenciar que el tribunal de alzada no se pronunció sobre el punto 3.2 de la apelación de fondo, en lo que refiere que al trabajador no le corresponde el reintegro de salarios calculados, porque por la prueba testifical de descargo salientes de fs. 16 a 20 se pudo demostrar que el horario de trabajo del actor era menos de 8 horas diarias, por tanto no le correspondía el salario mínimo vital, incurriendo con ello en causal de casación en la forma. 

I.2.1        Motivos del recurso de casación en el fondo

En este recurso el recurrente acusa que, el juez de instancia, vulneró lo previsto en el art. 178 del CPT, porque en la declaración de “este testigo” (sic) en su declaración cursante a fs. 30 vta., enfatizo que: “…por motivo de enfermedad de su Sr. Padre tuvo que alejarse de la ciudad con el permiso de su empleador” -textual-, otorgando el juez de instancia todo el valor a esta declaración, lo que en alzada se expresó que esta afirmación no se encontraba en la demanda, ni en el auto de relación procesal, porque en la demanda el actor expresó que él se encontraba enfermo y no su padre, apareciendo esta afirmación en la pregunta 6 del interrogatorio de los testigos de cargo, en consecuencia si esta afirmación no formaba parte de la controversia o discusión, el tribunal de apelación no pudo dar por cierto este punto de controversia, al desestimar el agravio expuesto.

Por otro lado refirió que, en el auto de vista impugnado, no se pronunció sobre los cinco testigos que ofreció, por lo que se infringió lo establecido en el art. 169 del CPT, ya que estas declaraciones han sido uniformes, coincidentes en tiempos, lugar y personas, en lo que respecta a que el trabajador se ausento de forma voluntaria a su pueblo a una fiesta, que volvió solo a recoger su sueldo, los daños que causo y que reconoció en su demanda el actor, y sobre el horario de trabajo de 08:00 a 12:00 y 14:00 a 16:00 horas.

Petitorio: Concluyó el recurso de casación, refiriendo textualmente que: “…de lo expuesto interpongo recurso de casación en la forma y en el fondo, pidiendo a sus probidades se sirva conceder ante el superior en grado y en definitiva el tribunal de casación, case en la forma anulando el Auto de Vista disponiendo que se pronuncien con la correcta fundamentación (…) y alternativamente casar el Auto de Vista restando la validez a la declaración del testigo: Esteban Armando Copa Romero (…) declarando improbada la demanda.” (sic).

CONSIDERANDO II.

II.1. ESTUDIO DEL CASO Y JUSTIFICACIÓN DEL FALLO

       II.2. Fundamentos Jurídicos del Fallo

Realizada la revisión del expediente y habiéndose efectuado el análisis correspondiente del recurso de casación en la forma y en el fondo, este Tribunal pasa a establecer los siguientes criterios:

El recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales. En ese contexto debemos señalar que el memorial del recurso de casación es incongruente y repetitivo tanto en la forma como en el fondo, haciendo una copia fiel de lo expuesto en el recurso de apelación, que su único fundamento es que la juez de instancia no habría valorado correctamente las declaraciones de los testigos cursantes de fs. 16 a 20 de obrados, por lo cual el recurso de casación está dirigido a subsanar sobre lo dispuesto con relación a la prueba testifical y no así sobre lo resuelto por los jueces de instancia.   

Más aún si en el contexto del memorial del recurso, el recurrente no hace referencia cual es el Auto de Vista que pretende se anule o en su defecto se case, el mismo solo refirió textualmente en su petitorio: “…case en la forma anulando el Auto de Vista disponiendo que se pronuncien con la correcta fundamentación (…) y alternativamente casar el Auto de Vista”, lo que conlleva a referir que, el recurrente no cumplió con lo establecido en el art. 258.2 del CPC, que señala textualmente: (Requisitos) El recurso deberá reunir los requisitos siguientes: (…) 2) Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.” (las negrillas son agregadas), precepto del cual, se extrae que el recurrente debe citar en términos claros, concreto y precisos la sentencia o el auto que se recurriere, su folio dentro del expediente, lo que no efectuó el recurrente en su memorial, que en su petitorio refiere que se case o anule el auto de vista, sin señalar con claridad a que auto de vista se estaba refiriendo y en que fojas se encontraba el mismo.

Por otra parte debemos señalar que el recurrente, hace alusión a las mismas supuestas transgresiones tanto para el recurso de casación en la forma como en el fondo; es decir que el Juez de instancia no consideró que en el punto 6 del interrogatorio cursante a fs. 28, se señaló que: “Indique si conoce que el señor ADEMAR MARTINEZ RIOS tuvo que pedir permiso a través de su hermana, porque su padre se encontraba enfermo retornando a su fuente laboral en fecha 20 de diciembre del 2014?”,  lo cual estaría en contradicción con la afirmación que se realizó en la demanda en el que se refirió: “…en fecha 4 de diciembre de 2014, mi hermana ESTHER MARTINEZ acudió a mi trabajo señalándome que mi se encontraba enfermo, luego ella misma se acercó a mi empleador para pedirle permiso…”, de lo cual concluyendo y en síntesis el recurrente refirió que hubo una completa contradicción en la pregunta 6 del interrogatorio citado y en el punto 2 del memorial de la demanda, lo que el Juez de instancia no habría valorado; en ese contexto debemos señalar que son dos conceptos distintos el recurso de casación en el fondo y en la forma los cuales no pueden interponerse a la vez; que si bien aparecen hermanados, son dos realidades procesales de diferente naturaleza jurídica. Siendo que en el recurso de casación en el fondo se relaciona con el error in judicando, que afecta a su contenido; o sea, a sus fundamentos sustanciales, las leyes o preceptos jurídicos atinentes a determinados procesos. En cambio cuando se plantea el recurso de casación en la forma, es en contra del error in procedendo, que es concerniente a la procedencia del recurso de nulidad en la forma; es decir, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso, o lo que es lo mismo, errores de procedimiento y vicios deslizados que sean motivo de nulidad por haberse afectado el orden público. Por lo tanto en virtud de la naturaleza jurídica de las acciones extraordinarias señaladas, en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones a las formas esenciales del proceso, ni viceversa, o sea, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma, por lo que técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, lo que ocurrió en el presente caso, hecho que implica su improcedencia.

Por último, con el fin de dar una respuesta a la supuesta transgresión que habrían cometido los de instancia, en la errónea valoración de la prueba testifical de descargo, (hecho que fue el fundamento primordial del recurso) debemos señalar que existe una extensa línea jurisprudencial, establecida tanto por la extinta Corte Suprema de Justica como por este Tribunal, en el sentido de que la valoración de la prueba es atribución privativa de los Jueces y Tribunales de grado, siendo incuestionables en casación, ya que los de instancia realizan la apreciación y valoración de la prueba producida, de acuerdo al valor que le otorga la ley, y en su caso al criterio prudente y la sana crítica, teniendo presente las que sean esenciales y decisivas al tenor de los arts. 1286 del Código Civil y 397 del CPC. En ese contexto, en el recurso de casación la revisión de la prueba solo es procedente, cuando se demuestra que los de instancia incurrieron en error de derecho o error de hecho, en este segundo caso, cuando se demuestra con documentos o actos auténticos que acrediten fehacientemente la equivocación manifiesta del juzgador, conforme lo establece el art. 253.3 del CPC. 

Merced a estos parámetros y evidenciándose que el recurso en cuestión no se acomoda a las condiciones mínimas que exige la técnica recursiva prevista en el código ritual de la materia, hace inviable su consideración, porque impide a este Tribunal Supremo abrir su competencia para resolver el fondo del litigio, correspondiendo resolver el mismo según lo previsto por los artículos 271.1 y 272.2, en concordancia del 258.2 todos del Código Adjetivo Civil, aplicables por mandato del artículo 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 69 a 73 interpuesto por Alfredo Chambi Caballero, en consecuencia se mantiene firme y subsistente el Auto de Vista Nº 636/2015 de 10 de diciembre, cursante de fs. 63 a 66 vta. Con costas.

Se regula honorario profesional del abogado del actor, en la suma de Bs. 500 (quinientos 00/100 bolivianos) que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.