SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA

                                               ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y

                                               ADMINISTRATIVA

                                             SEGUNDA


Auto Supremo Nº 273/2016

Sucre, 23 de agosto de 2016

Expediente : SC-CA.SAII-LP.406/2015

Distrito : La Paz

Magistrado Relator : Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

VISTOS: El recurso de casación o nulidad en la forma y en el fondo de fs. 292 a 293 vta., interpuesto por Alfredo Coco Tapia Bedregal, en representación legal de la Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos y Viudas del Servicio Pasivo de las Fuerzas Armadas de la Nación (ANSSVSPFAN), contra el Auto de Vista Nº 28/15 de 18 de marzo de 2015, de fs. 289 a 290 pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso por pago de beneficios sociales, seguido por Juan Carlos Ticona Calle, contra la Asociación recurrente, la respuesta de fs. 299 y vta., el auto de fs. 300 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:

I.1. Antecedentes del proceso

I.1.1. Sentencia: Que, Juan Carlos Ticona Calle, interpuso demanda de pago de beneficios sociales de fs. 22 a 24, contra ANSSVSPFAN, tramitado el proceso laboral señalado, la Juez Cuarto de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, mediante Sentencia Nº 121/2014 de 29 de mayo, de fs. 264 a 271, declaró probada en parte la demanda, ordenando cancelar al tercer día de su legal notificación el monto total de Bs. 19.931,78(diecinueve mil novecientos treinta y uno 78/100 bolivianos ).- por concepto de indemnización, aguinaldo en duodécimas, vacaciones, subsidios (prenatal, natalidad y postnatal), sueldo devengado (agosto de 2013), bono antigüedad, monto que deberá actualizarse de acuerdo a la UFV a momento de su pago. 

I.1.2. Auto de Vista: Notificada la Sentencia Nº 121/2014, la ANSSVSPFAN, a través de su representante legal, presentó apelación contra la citada sentencia, mediante memorial de fs. 273 a 274 vta., recurso que fue resuelto por Auto de Vista Nº 28/15 de 18 de marzo de fs. 289 a 290, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que confirmó en parte la sentencia recurrida, con la modificación a diferencia de la sentencia recurrida, dispone el pago doble del aguinaldo por duodécimas en el monto de Bs. 1.800(un mil ochocientos 00/10 bolivianos) .-, y dejando sin efecto la reducción del monto (saldo deuda) de Bs. 2.436,00(dos mil cuatrocientos treinta y seis 00/100 bolivianos) .-, en consecuencia ordena como suma total a cancelar Bs. 22.937,78 (veintidos mil novecientos  treinta y siete 78/100 bolivianos)

Contra el referido auto de vista, Alfredo Coco Tapia Bedregal, en representación legal de ANSSVSPFAN, por memorial de fs. 292 a 293 interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, quien en síntesis manifiesta los siguientes argumentos:

I.2. Recurso de Casación o nulidad en la forma y en el fondo

I.2.I        Motivos del recurso de casación en la forma

Acusa que, el auto de vista impugnado no se emitió en fecha 18 de marzo de 2015, sino posteriormente, por lo cual el tribunal de alzada incurrió en falta de competencia; además existió violación al debido proceso, dado que esta causa se radicó en la Sala Social y Administrativa Tercera el 22 de septiembre de 2014, y se procedió a notificar a las partes con el Decreto de Radicatoria, conforme se encuentra cursante a fs. 286 y ninguna de las partes utilizó el derecho establecido en el art. 232 del Código de Procedimiento Civil (CPC).

Posteriormente refiere que, a fs. 287 cursa el decreto de 6 de octubre de 2014 (autos para resolución) y a fs. 288, la notificación con autos para resolución de 17 de octubre de 2014, desde esa fecha el Tribunal de alzada retuvo el proceso por más de 5 meses y 12 días, para recién el 18 de marzo de 2015 emita el Auto de Vista impugnado, seguidamente se notifica el auto de vista impugnado el 30 de septiembre de 2015, actuado cursante a fs. 289 de obrados; es decir que se notificó después de 6 meses y 12 días de haberse emitido el mencionado fallo; continuó refiriendo el recurrente que: “Entonces donde quedó el principio de celeridad que debe aplicarse en esta materia”, y que si un auto de vista se pronuncia fuera del plazo establecido por: “el Articulo 204, Parágrafo III. Que establece: Los autos de Vista y los de Casación se pronunciaran dentro del plazo de treinta días computables desde la fecha en que se sorteare el expediente (sic), incurriéndose en retardación de justicia, porque el plazo para dictar el auto de vista se computa desde el momento del decreto de oficio de autos para resolución. 

I.2.1.        Motivos del recurso de casación en el fondo

Acusa que, hizo conocer a la Juez a quo que el actor tenía una deuda de Bs. 2.436.- aspecto que en esta instancia se resolvió de manera ecuánime y justiciera, lo cual en la resolución del Tribunal de alzada se ingresó a realizar una disposición contradictoria al señalar que: “En cuanto a la deuda del actor con el empleador, corresponde referir que los Derechos Laborales son indisponibles, irrenunciables, inembargables, por lo impuesto por el apartado IV del Art. 48 del Cuerpo Constitucional del Estado, por lo que no puede compensar una obligación civil con un Derecho Laboral”, razonamiento jurídico que no tiene una fundamentación jurídica y sólida, además de que el Tribunal de alzada, señaló al respecto que se debe recurrir a otra vía, sin considerar que: “…se debe aplicar la justicia aplicando el principio de disposición, justicia oportuna y rápida y no recargar al órgano jurisdiccional con un proceso más por vía separada, máxime si la deuda deviene de la misma relación laboral.” -textual-.

Petitorio: Concluyó su memorial de recurso de casación, solicitando al Tribunal Supremo de Justicia que, se anule obrados hasta fs. 289 a 290 inclusive, además que: “se sirvan a casar este fallo” y se disponga el descuento de Bs. 2.436.

CONSIDERANDO II.

II.1. ESTUDIO DEL CASO Y JUSTIFICACIÓN DEL FALLO

       II.2. Fundamentos Jurídicos del Fallo

Realizada la revisión del expediente y habiéndose efectuado el análisis correspondiente del caso en estudio, pasamos a resolver las supuestas transgresiones que se denunciaron en el memorial del recurso de casación o nulidad, estableciendo lo siguiente:

II.2.1. En cuanto al recurso de casación en la forma, el recurrente manifestó que el auto de vista impugnado no se emitió el 18 de marzo de 2015, sino posteriormente, además que, a fs. 287 cursa el decreto de 6 de octubre de 2014 (autos para resolución) y a fs. 288, la notificación de autos para resolución de 17 de octubre de 2014, y recién el 18 de marzo de 2015, se emitió el Auto de Vista Nº 28/15, por lo cual considera que el Tribunal de alzada habría perdido competencia, según el criterio del recurrente, porque el plazo para dictar el auto de vista se computaría desde el momento del decreto de oficio de autos para resolución.

En ese marco, pasando a resolver este punto de controversia debemos señalar que el art. 204.III del CPC, refiere que: “Los autos de vista y los de casación se pronunciarán dentro del plazo de treinta días, computables desde la fecha en que se sorteare el expediente.” (las negrillas son agregadas), de lo que se tiene que el citado artículo establece con claridad que el plazo para ser pronunciado un auto de vista es de treinta días y la fecha se computa desde que se sortea el expediente, norma que el recurrente interpreto erróneamente, refiriendo textualmente después de exponer en su memorial el citado artículo que: “…el plazo para dictar el auto de vista se computa desde el momento del decreto de oficio de autos para resolución…”, evidenciándose en ese sentido una mala interpretación de la norma por parte del recurrente; ahora bien, a fin de establecer del tribunal de alzada con relación al plazo que tenía para dictar resolución y si fue dictada dentro del plazo, nos remitimos a fs. 288 vta., de obrados, donde cursa la fecha del sorteo el 13 de marzo de 2015 y tomando en cuenta el auto de vista impugnado tiene fechado el 18 de marzo de 2015; no obstante que, el recurrente solo hace alusión a que el auto de vista impugnado fue pronunciado con posterioridad al 18 de marzo de 2015, empero no habiendo probado este extremo, este Tribunal considera que el Auto de Vista Nº 28/15, se encuentra pronunciado dentro del plazo establecido por ley; por consiguiente, no existe ninguna causa que amerite la nulidad de obrados, por lo que se pasa a considerar la casación en el fondo.

II.2.2. Sobre el recurso de casación en el fondo, el recurrente refiere que la Juez a quo, de manera ecuánime y justiciera resolvió descontar la deuda de Bs. 2.436.-, de los beneficios sociales del actor; al respecto el tribunal de alzada, resolvió de forma correcta al señalar que: “En cuanto a la deuda del actor con el empleador, corresponde referir que los Derechos Laborales son indisponibles, irrenunciables, inembargables, por lo impuesto por el apartado IV del Art. 48 del Cuerpo Constitucional del Estado, por lo que no puede compensar una obligación civil con un Derecho Laboral” (sic).

Que, en ese marco legal, al igual que el tribunal ad quem, este Supremo Tribunal considera que la jurisprudencia ya fue sentada tanto por la extinta Corte Suprema, en el AS Nº 231/2002 al establecer: “la compensación de acreencias es de carácter civil y no procede en materia laboral…”; por lo que, en materia laboral no es viable la deducción de los beneficios sociales, por ningún concepto, por no existir conexitud entre los beneficios sociales que en este caso sería obligación social y la deuda que es una obligación civil, máxime si tomamos en cuenta que los beneficios sociales son inembargables por imperio de los arts. 52 del Decreto Supremo DS de 16 de marzo de 1925 y 92 de la Ley General del Trabajo (LTG), además de lo dispuesto por el art. 369 del Código Civil, en la misma línea se pronunció el art. 67 del Código Procesal del Trabajo (CPT) que refiere: “En los juicios sociales se resolverán las cuestiones propias de la relación de trabajo y no se admitirá la excepción de litis pendencia; en consecuencia, se aclara que las acciones penales, civiles u otras incoadas contra un trabajador, no suspenden ni enervan la instancia laboral”; de lo expuesto precedentemente se infiere que los beneficios sociales son inembargables, lo cual se encuentra respaldado por el art. 48.IV de la Norma Suprema, que establece: “Los salarios o sueldos devengados, derechos laborales, beneficios sociales (…) son inembargables e imprescriptibles” (las negrillas son nuestras).

Bajo ese contexto, esta Sala concluye que no son evidentes las infracciones denunciadas en el recurso de casación o nulidad en la forma y en el fondo de fs. 292 a 293 vta., al carecer de sustento fáctico y jurídico; lo que conlleva a afirmar que el tribunal de alzada realizó una adecuada apreciación y valoración de los antecedentes del proceso, no incurriendo en transgresión de norma alguna, correspondiendo en tal circunstancia resolver en el marco de las disposiciones legales contenidas en los arts. 271.2 y 273 del CPC, aplicables por la norma remisiva contenida en el artículo 252 del CPT.

POR TANTO:La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación o nulidad en la forma y en el fondo cursante de fs. 292 a 293 vta., interpuesto por Alfredo Coco Tapia Bedregal, en representación legal de la Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos y Viudas del Servicio Pasivo de las Fuerzas Armadas de la Nación (ANSSVSPFAN), contra el Auto de Vista Nº 28/15 de 18 de marzo de 2015, de fs. 289 a 290, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en consecuencia se mantiene firme y subsistente el auto de vista impugnado. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.