SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 262/2016.

Sucre, 23 de agosto de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-SCZ.397/2015.

Distrito: Santa Cruz de la Sierra.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 303 a 305 vta., interpuesto por la empresa Margaritelli Bolivia SRL, representada por Lamberto Mignani, contra el Auto de Vista Nº 321 de 18 de diciembre de 2014, cursante de fs. 298 a 300, emitido por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso laboral, seguido por Guillermo Tapia Rueda, Néstor Tapia Rueda, Rita Sofía Marquez Andrade, Víctor Tapia Rueda, y William Nazaro Lozada contra la empresa recurrente, la respuesta de fs. 315 a 316; el Auto a fs. 319 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez Cuarto de Partido de Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz, emitió la Sentencia Nº 129 de 24 de octubre de 2012 que cursa de fs. 238 a 243 vta., declarando probada en parte la demanda, interpuesta por Guillermo Tapia Rueda, Néstor Tapia Rueda, Rita Sofía Marquez Andrade, Víctor Tapia Rueda, y William Nazaro Lozada, al haberse demostrado que únicamente Guillermo Tapia Rueda ingresó a trabajar el año 2006, y los otros demandantes el año 2009, no así el 2006 como alegan en su demanda, demostrado también el déficit de la empresa mediante documento notariado a fs. 22, extremo que no ha sido refutado por los actores, por ende sin derecho a las primas reclamadas, a los 6 - 4 años de vacaciones por no ser compensable en dinero, conforme dispone el art. 33 del Decreto Reglamentario a la Ley General del Trabajo (DR-LGT); sin costas, y probada la existencia de la relación laboral entre los actores y la empresa demandada, de Guillermo Tapia Rueda, con un periodo de trabajo de tres años, ocho meses y nueve días en el cargo de Gerente Operativo, percibiendo un salario mensual indemnizable de Bs.14.595.- Néstor Tapia Rueda, con un periodo de trabajo de un año, cuatro meses y diecinueve días, percibiendo un salario mensual indemnizable de Bs.10.946,25.- Rita Sofia Marquez Andrade, con un periodo de trabajo de un año, cuatro meses y diecinueve días, percibiendo un salario mensual indemnizable de Bs.6.720.- Víctor Tapia Rueda, con un periodo de trabajo de un año, cuatro meses y veintiocho días, percibiendo un salario mensual indemnizable de Bs.5.938,80; Willian Nazaro Lozada, con un periodo de trabajo de un año, cuatro meses y diecinueve días, percibiendo un salario mensual indemnizable de Bs.1.680.- con motivo de la extinción laboral, por despido intempestivo, consiguientemente corresponde el pago de desahucio, indemnización por tiempo de servicios, duodécimas de vacaciones de la última gestión, duodécimas de aguinaldo y salarios devengados, en cuyo mérito se ordenó a la empresa demandada Margaritelli Bolivia SRL, representada por Lamberto Mignani, pague a tercero día a favor de sus ex trabadores el monto total equivalente a sus beneficios sociales y derechos siguientes:

Guillermo Tapia Rueda                                        Bs.136.785,78.-

Néstor Tapia Rueda                                        Bs.75.408,31.-

Rita Sofía Marquez Andrade                                Bs.46.293,33.-

Víctor Tapia Rueda                                                Bs.37.109,24.-

William Nazaro Lozada                                        Bs.9.893,33.-

Total Global a Pagar                                                  Bs.305.489,99.-

Son Bs.305.489,99.- (trescientos cinco mil, cuatrocientos ochenta y nueve 99/100 bolivianos); cálculo realizado en base a disposiciones legales vigentes y lo dispuesto en el art. 202 del Código Procesal del Trabajo (CPT), y en caso contrario con las actualizaciones y reajustes dispuestos por ley.

En grado de apelación, interpuesto por los demandantes de fs. 278 a 281 vta., por Auto de Vista Nº 321 de 18 de diciembre de 2014, emitido por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental del Distrito Judicial de Santa Cruz, confirmó en todas sus partes con costas lo determinado en Sentencia Nº 129 de fecha 24 de octubre de 2012, dictado por la Juez Cuarto de Partido de Trabajo y Seguridad Social, en aplicación de lo que establece el art. 4 de la Ley General del Trabajo (LGT) y arts. 56 y 59 del CPT y art. 48 de la Constitución Política del Estado (CPE) y arts. 3 y 5 del Decreto Supremo Nº 28699 de 1 de mayo de 2009.

Que, el referido auto de vista, motivó el recurso de casación en el fondo, interpuesto por la empresa Margaritelli Bolivia SRL, representada por Lamberto Mignani, en base a los argumentos expuestos en el memorial de fs. 303 a 305 vta.

CONSIDERANDO II: Que, respecto al memorial del recurso de casación, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

Inicialmente corresponde considerar que el art. 17 de la Ley Órgano Judicial (LOJ), faculta a los tribunales a pronunciarse sólo sobre aquellos aspectos solicitados en los recursos interpuestos; asimismo, que en virtud de la norma citada, el tribunal de casación debe revisar de oficio, al momento de tomar conocimiento de una causa, si se observaron las leyes y plazos en la tramitación y conclusión de los procesos, aplicando las sanciones que correspondan, en su caso.

En la especie, conforme sale de los antecedentes del proceso, la empresa Margaritelli Bolivia SRL, fue notificada con la Sentencia en fecha 22 de agosto de 2013 a horas 14:20, y pese a que dicha Sentencia le resultó desfavorable al declarar probada la demanda, esta no hizo uso del recurso de apelación, y por el contrario contestó a fs. 283 a 291 al recurso de apelación presentado por los demandantes señalando su total conformidad con la resolución de primera instancia.

En ese contexto, el art. 272 del Código de Procedimiento Civil (CPC) describe las causales de improcedencia del recurso de casación y en su inc. 1), como una de ellas, dispone: “En los casos previstos por el artículo 262, con apercibimiento al tribunal o juez de alzada por no haber dado cumplimiento al mandato de dicho artículo.”

Por su parte, el art. 262 del Código Adjetivo Civil, respecto de la competencia para negar el recurso de casación, dispone: “El tribunal o juez de segundo grado deberá negar la concesión del recurso de casación y declarar ejecutoriada la sentencia o auto recurrido, en los siguientes casos: (…) 2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiere hecho uso de este recurso ordinario.” (Las negrillas son nuestras)

En el caso de autos, de acuerdo con las normas glosadas, el tribunal de apelación tenia competencia para negar la concesión del recurso de casación, por lo que al no haberlo hecho, corresponde a este tribunal declarar la improcedencia cuando como en el caso en estudio, la parte, pudiendo haber apelado, no hizo uso de este recurso; más aún, si el Auto de Vista Nº 321, confirmó en todas sus partes lo determinado en la sentencia de primera instancia, sin que los términos de dicha resolución hubieren sido modificados, más gravosos, o menos convenientes a su pretensión que lo que fue determinado en la misma.

En este sentido, no habiendo la parte demandada, interpuesto recurso de apelación, el recurso de casación deducido de fs. 303 a 305 vta., se encuentra dentro de la causal de improcedencia prevista por el art. 272.1, en relación con el  art. 262.2, ambos del CPC, razón por la que no se abre la competencia de este Tribunal Supremo de Justicia a efecto de conocer y resolver la causa.

En consecuencia, corresponde aplicar el art. 271.1 del CPC, aplicable con la facultad remisiva del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 303 a 305 vta. Con costas.

Se regula honorario profesional para el abogado en la suma de Bs.500,00.- que mandará a pagar el tribunal de alzada.


Regístrese, notifíquese y devuélvase.