SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 261/2016.

Sucre, 23 de agosto de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-LP.396/2015.

Distrito: La Paz

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 73 a 74 vta., interpuesto por Abel Tito Díaz Alemán, en representación legal de la empresa “Data Construcciones”, del Auto de Vista Nº 50/2015 de 24 de abril cursante de fs. 70 a 71, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de  La Paz dentro del proceso social por pago de beneficios sociales, seguido por Ramiro Pascual Méndez Paz, contra la empresa recurrente, el memorial de contestación a fs. 75 y vta., el Auto a fs. 76 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Segundo de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz emitió la Sentencia Nº 208/2014 de 8 de setiembre de fs. 50 a 54, declarando PROBADA la demanda de fs. 2 a 3 vta., por lo que dispone que la empresa “Data Construcciones”, a través de su personero legal, deberá pagar a favor del actor, la suma de Bs.96.868,62.- por concepto de indemnización, desahucio, agüinado correspondiente a la gestión 2011, vacaciones de la misma gestión, sueldos devengados de los meses septiembre, octubre, noviembre y diciembre del año 2011, más el 30% de multa.

Dispone asimismo que el monto determinado debiera ser actualizado de acuerdo a ley.

En grado de apelación, de fs. 56 a 57 por la empresa demandada, por Auto de Vista Nº 50/2015 de 24 de abril de fs. 70 a 71, la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz CONFIRMÓ la Sentencia apelada.

El fundamento en que el Tribunal de Alzada se basó en la confirmación de la sentencia, radica en la afirmación de; “no se encontró agravio alguno, por el contrario, se reflejó en la resolución apelada una correcta compulsa de los antecedentes, determinando lo que en derecho corresponde, aplicando e interpretando las normas sociales vigentes”.

Que, contra el referido Auto de Vista, Abel Tito Díaz Alemán, en representación legal de la empresa “Data Construcciones”, interpuso el recurso de casación en el fondo de fs. 73 a 74, en el que se expresa lo siguiente:

Invocando los arts. 90.1.3 y 253 del Código de Procedimiento Civil (CPC), señala que el Auto de Vista recurrido de manera vaga, imprecisa e incongruente confirma la Sentencia Nº 208/2014, incurriendo en una interpretación errónea y aplicación indebida de la ley, “máxime si se toma en cuenta que el demandante al momento de interponer su acción indica de manera falaz  dolosa que se habría procedido a firmar una cata der renuncia de forma obligada, a todos sus derechos y a la fuente laboral, ello, nada más alejado de la realidad, cuyo único propósito tiene como finalidad es el de acceder a un pago que no le corresponde en derecho” (sic).

Aclara que el demandante presentó su carta de renuncia en 21 de diciembre de 2011, motivo por el que no le corresponde de manera alguna el pago del desahucio.

Efectuando un resumen impreciso de las pretensiones del actor plasmadas en la demanda, enfatiza el hecho de que éste suscribió con el demandado un acuerdo transaccional “en el cual se realizó el pago de todos sus beneficios sociales” (sic), pretendiendo un cobro ilegal, olvidando que ya se le cancelaron todos sus beneficios sociales.

Concluye el memorial del recurso en estudio, manifestando que si bien es cierto que el trabajador se encuentra protegido por la Constitución Política del Estado (CPE), leyes, decretos, reglamentos y otras normas complementarias y conexas, en consideración a que es considerado la parte más débil frene al empleador, ello no significa que debe otorgarse a su favor irreflexiva e invariablemente todo aquello que demanda, habida cuenta que los derechos del empleador también se encuentran constitucional y legalmente protegidos y reconocidos, lo que no significa que la aplicación de dicho principio (no  indica a que principios se refiere), debe ser justo equitativo y racional, “evitando un absolutismo que como efecto no tenga más virtud que vaciar de contenido de los demás derechos procesales y sustantivos de las partes y menos de soslayar la adecuada apreciación de las pruebas aportadas. Debiendo ponderarse la verdad de lo probado y por lo tanto lograr la verdad material, llegando de este modo a un criterio jurídico y razonable” (sic).

En los términos anteriores planteó el recurso de casación en el fondo, solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia emita resolución casando en su totalidad el Auto de Vista Nº 50/2015 de 24 de abril y deliberando en el fondo se declare improbada la demanda en todas sus partes.

CONSIDERANDO II: Que, así expuestos los fundamentos del recurso de casación de fs. 73 a 74, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

Con carácter previo se debe precisar que el recurso de casación en estudio, es carente de la técnica recursiva que debe ser observada en la interposición del recurso de casación en el fondo y es pobre en su contenido jurídico sobre el que el Tribunal Supremo de Justicia pueda ejercitar el análisis que debe efectuarse en esta clase de recurso.

Debe tenerse en cuenta el art. 253.1 del CPC, dispone que procederá el recurso de casación en el fondo, entre otros casos, cuando la sentencia recurrida contuviera violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, es decir que en el recurso de casación en el fondo, se prevé tres modos de infracción a saber: a) violación, b) interpretación errónea, c) aplicación indebida de la ley, debiendo el recurrente indicar de manera precisa que ley y/o normativa fue violada, interpretada de manera errónea o aplicada indebidamente por los jueces de instancia, no siendo suficiente mencionar que existieron estas tres infracciones o una sola de ellas, pues, tomando en cuenta que en casación se plantean cuestiones de derecho, es obligación del recurrente examinar e impugnar todos y cada uno de los puntos del auto de vista o resolución recurrida, demostrando en forma clara, concreta y precisa cómo, porqué y en qué forma han sido violadas, interpretadas erróneamente o indebidamente aplicada la normativa.

Escudriñando el recurso de fs. 73 a 74, se evidencia que básicamente funda su recurso en dos aspectos: 1) Expresa que los jueces de grado han incurrido en una interpretación errónea y aplicación indebida de la ley y 2) Afirma que el Auto de Vista confirma la sentencia apelada de manera vaga, imprecisa e incongruente.

Ante tan escueto fundamento, el Tribunal Supremo de Justicia, a través de su Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa,  Social y Administrativa Segunda, se ve impedido de ingresar a un análisis de fondo aún en el ejercicio del principio Pro actione, toda vez que el recurso en el caso que nos ocupa, incumple el art. 258.2 del CPC, deviniendo la improcedencia.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad prevista en el art. 184.I de la Constitución Política del Estado y art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, Ley Nº 025, en aplicación del art. 272.2 del Código Procesal Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 73 a 74 vta., interpuesto por el representante legal de la empresa “Data Construcciones”.


Regístrese, notifíquese y devuélvase.