SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 259/2016.

Sucre, 23 de agosto de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-SCZ.395/2015.

Distrito: Santa Cruz de la Sierra.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 103 a 104, interpuesto por Ella del Carmen Cuellar Vda. de Razuk, contra el Auto de Vista Nº 948 de 10 de noviembre de 2014, cursante de fs. 99 a 101, pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales, seguido por José Hernán Castro Razuk contra la recurrente, la contestación de fs. 107 a 108, el Auto a fs. 111 que concede el recurso; los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez Cuarto de del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, emitió la Sentencia Nº 65 el 23 de diciembre de 2013 cursante de fs. 83 a 85, declarando, improbada en todas sus partes la demanda interpuesta por José Hernán Castro Razuk, conforme a los fundamentos expuestos en dicha resolución, al haberse desvirtuado las pretensiones de la demandada, cumpliendo la demanda con el voto requerido en los arts. 3.h) 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo (CPT). Con costas, por no haber demostrado el actor la relación obrero patronal, y no ajustarse dicha relación a lo dispuesto en el art. 1 del Decreto Supremo (DS) Nº 23570 de 26 de julio de 1993, ni ajustarse sus pretensiones a lo dispuesto en el art. 19 de la Ley General del Trabajo (LGT), por lo que no corresponde al demandante los derechos pretendidos en su demanda.

Que, en grado de apelación de fs. 87 a 88, promovida por el actor José Hernán Castro Razuk, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista Nº 948 de 10 de noviembre de 2014, cursante de fs. 99 a 101, revocando en todas sus partes la sentencia apelada de fs. 83 a 85, dispone cancelar al demandante según la liquidación inserta la suma siguiente de $us.6.694,74.- por indemnización, vacación y sueldos devengados además la suma de Bs.5.112.-, por concepto de bono de antigüedad de dos años.

Dicho fallo motivó interponer recurso de casación en el fondo de fs. 103 a 104, por la demandada Ella del Carmen Cuellar Vda. de Razuk, en base a los fundamentos que se sintetizan a continuación:

1.- Denunció falta de requisitos en el supuesto recurso de apelación;  porque la parte demandante no señalo menos acusó con argumento de hecho y de derecho, en su memorial de fs. 87 a 88 de qué forma la sentencia le causo agravios, violando lo preceptuado en el art. 227 del Código de Procedimiento Civil (CPC), solo limitándose a repasar las pruebas ofrecidas por ambas partes, de manera que el tribunal ad quem, vulneró los requisitos exigidos por el ordenamiento jurídico para que su recurso de apelación sea atendido.

2.- Acuso la vulneración del art. 167 del CPT, en relación a la confesión expresa del actor y la falta de valoración de la pruebas de descargos; al expresar que colaboraba económicamente al actor por los vínculos de consanguinidad, como acredita la carta de fs. 24 a 25 en la cual el demandante manifestó que tiene una admiración por la demandada, esta carta jamás fue negada ni refutada, al contrario, la reconoció mediante su declaración de confesión judicial, en la respuesta 2 a fs. 45 vta., este hecho que debió ser considerado por el tribunal de alzada, dada las particularidades del presente juicio nieto y abuela, al evidenciar que existía una relación de manutención, habida cuenta el parentesco familiar y no un vínculo jurídico laboral como de forma errónea y sin criterio legal resolvió el tribunal ad quem, además que la prueba testifical de descargo en distintas respuestas, aclararon que el demandante tenía una oficina propia de su propiedad y que no pagaba alquiler, y que desde allí se dedicaba a la comercialización de vehículos, que no recibía remuneración porque él era dueño del edificio.

Concluyó solicitando conceder el recurso de casación en el fondo, a fin de que el Tribunal Supremo de Justicia, case el auto recurrido y deliberando en el fondo declare improbada la demanda en todas sus partes, con expresa condenación en costas.

CONSIDERANDO II: Que, de la revisión exhaustiva de los datos del proceso y del contenido del recurso, se establece lo siguiente:

1.- La controversia versa según denuncia la demandada sobre la inexistencia de relación obrero-patronal con el actor; de la revisión de los antecedentes procesales, se evidencia que tal acusación no es evidente, toda vez, que el contrato individual de trabajo a fs. 53 firmando por ambas partes, el mismo fue introducido al proceso como prueba de reciente obtención ante el juez de la causa, bajo acta de juramento de ley cursantes a fs. 62, teniendo todo el valor probatorio que le asigna el art. 159 del CPT, contrato de trabajo que en su cláusula tercera se estipula como salario la suma de $us.550.-, si tomamos en cuenta que la parte demandada únicamente se limitó a llevar como testigos a sus dependientes o trabajadores en el presente proceso, por lo que la parte recurrente incumplió con la carga probatoria establecida en los arts. 3.h) 66 y 150 del CPT.

En la especie, al existir contrato de trabajo, suscrito por ambas partes, por tiempo indefinido, conforme establece el artículo 1 del DS Nº 23570 de 26 de julio de 1993, las características esenciales de la relación laboral son: a) La relación de dependencia y subordinación  del trabajador respecto del empleador, b) La prestación del trabajo por cuenta ajena y c) La percepción de remuneración o salario en cualquiera de sus formas de manifestación, concordante con el artículo 2 de la misma norma legal, al establecer que, en las relaciones laborales en las que concurran aquellas características esenciales precedentemente citadas, se encuentran dentro del ámbito de aplicación de la LGT; como también dispone el art. 2 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

Que, en el caso de análisis, se evidencia la existencia de las características descritas precedentemente, porque la prueba adjuntada al proceso por el actor  demuestra de manera irrefutable que trabajó como dependiente del edificio Razuk de propiedad de la demandada, como Administrador General, cumpliendo sus funciones de manejo de llamadas telefónicas; manejo y control de kardex de inquilinos; decisión y supervisión de montos de arrendamiento; cuentas por pagar y cobrar cada mes; registro y almacenamiento de dinero cobrado en paquetes contables.     

2.- En cuanto a la denuncia de vulneración del art. 167 del CPT, en relación a la confesión del actor y la falta de valoración de las pruebas de descargo, de los datos del proceso se tiene que dicha acusación no es evidente, toda vez que, la parte demandada en su memorial de contestación a la demanda de fs. 11 a 13, manifestó: “que el actor fue ayudado en calidad de tolerado y/o favorecido de contar con oficina gratis para el uso personal a cambio de la administración del Edificio Razuk” (sic), teniendo de esta contestación una confesión voluntaria y espontánea, que aparejada a los recibos de fs. 20 a 23 que acreditan la calidad del actor, como cobrador dependiente de la demandada; en ese marco el tribunal de segundo grado, al constituir órganos judiciales de conocimiento y no así de puro derecho como es el tribunal de casación, tiene la facultad para analizar y resolver todos los fundamentos del recurso de alzada, apreciando y considerando el conjunto de la prueba acumulada durante la tramitación del proceso, no pudiendo soslayarse la resolución de la causa, si en el texto del memorial de la apelación, constan fundamentos y especialmente agravios que deben ser considerados y resueltos sin restricción alguna; en caso de autos, el tribunal de segunda instancia, al revocar la sentencia en todas sus partes, actuó en base a los datos del proceso y la prueba adjuntada durante la tramitación de la presente causa, conforme le facultan los arts. 3.j), 158 y 200 del CPT.

A lo señalado, y conforme a la jurisprudencia sentada por este Tribunal, tanto en los procesos administrativos, como en la jurisdicción ordinaria debe prevalecer la verdad material sobre la verdad formal, así los artículos 180. I de la Constitución Política del Estado (CPE) y 30.11 de la LOJ, establecen como un principio procesal a dicha verdad, con la finalidad de que toda resolución contemple de forma inexcusable la manera y cómo ocurrieron los hechos, en estricto cumplimiento de las garantías procesales; es decir, dando prevalencia a la verdad pura, a la realidad de los hechos, antes de subsumir el accionar administrativo y jurisdiccional en ritualismos procesales que no conducen a la correcta aplicación de la justicia.

A ello se añade que, el objeto del proceso laboral es la protección de los derechos del trabajador, cuya irrenunciabilidad consagra el artículo 48.I y II de la actual CPE, en ese entendido, el auto de vista recurrido se pronunció sobre los aspectos reclamados de manera acertada, conforme al art. 236 del CPC, resolviendo el fondo de la causa en estricta sujeción a las disposiciones laborales en vigencia.

En virtud a lo expresado, se concluye que no son evidentes las infracciones acusadas en el recurso de nulidad y casación, por lo que corresponde dar aplicación a la disposición contenida en el art. 271.2 en relación al art. 273 del CPC, en cumplimiento de la norma remisiva del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional Boliviano, con la facultad conferida por los artículos 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, Ley Nº 025, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 103 a 104. Con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado del actor al estar respondido el recurso, en la suma de Bs.500.- que mandará pagar el tribunal ad quem.


Regístrese, notifíquese y devuélvase.