SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA




Auto Supremo Nº 185/2016.

Sucre, 27 de junio de 2016.

Expediente: SC-CA.SAII-SCZ.059/2016.

Distrito: Santa Cruz de la Sierra.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo cursante de fs. 77 a 79, interpuesto por Hugo Erwin Encina Landívar, representante legal de José Roy Fernández, propietario  de la Empresa Aserradero MARABOL,   contra el Auto de Vista Nº 19 de 28 de septiembre de 2015, cursante de fs. 73 a 74, emitido por la Segunda Sala Social, Contenciosa Tributaria y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso sobre pago de beneficios sociales seguido por Hugo Sabac Tercero Toledo apoderado de Agapo Ríos Duran, contra la empresa Aserradero MARABOL; la respuesta de fs. 82 a 84, el Auto a fs. 87, que concedió el recurso; los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Primero del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 90 de 17 de marzo de 2015, cursante de fs. 50 a 51, declarando probada el derecho demandado, con costas, en cuyo mérito ordena que el propietario del Aserradero MARABOL, Sr. José Fernando Roig Justiniano, pague a tercero día los beneficios sociales del demandante Agapo Ríos Duran, de acuerdo al finiquito, en la suma de Bs. 76.957,04.- (setenta y seis mil novecientos cincuenta y siete 04/100 bolivianos).

En grado de apelación deducida por la parte demandada de fs. 56 a 59, la Segunda Sala Social Segunda, Contenciosa Tributaria y Contenciosa Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió Auto de Vista Nº 19 de 28 de septiembre,  confirmando la Sentencia Nº 90, con costas.

Dicho fallo motivó el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 77 a 79, interpuesto por la Empresa demandada, a través de su represente legal Hugo Erwin Encina Landívar, quien refiriéndose a los antecedentes procesales, denunció:

I.- En la forma:

1.- Denuncio que el poder especial Nº 28/2013 cursantes a fs. 1 a favor de Hugo Sabac Tercero Toledo, no indica contra quien debe dirigirse la demanda, al aceptar la demanda se incurrió en violación del inciso III, del art. 811 del Código Civil (CC), que establece que el mandato no puede hacer nada más allá de lo que se ha prescrito en el mandato, por consiguiente conforme establece el art. 90 del Código de Procedimiento Civil (CPC), existen vicios de nulidad en la presente demanda y corresponde al Tribunal Superior anular obrados hasta el vicio más antiguo; según el informe de la oficial de diligencias a fs. 19 indica que en esa dirección no existe la empresa demandada sino la empresa Amboro, en efecto conforme el núm. III, del art. 121 del CPC, dicha diligencia es nula de pleno derecho, por consiguiente corresponde al Tribunal Superior anular obrados en sujeción del inc. 4) y 7) del art. 254 del CPC.

II.- En el fondo:

1.- Expresa que, el auto de vista, confirmar los supuestos beneficios sociales en favor del demandante, incurrió en errónea aplicación de los arts. 12 y 13 de la Ley General del Trabajo (LGT), toda vez que el actor hizo abandono de trabajo, y al ordenar el pago de 08 horas los días sábado, se ha aplicado indebidamente el art. 55 de la LGT, toda vez que el día sábado es día laboral y no es feriado, conforme establece el art. 67 del Decreto Supremo (DS) Nº 21060 de 29 de agosto del año 1985, con relación al art. 41 de la LGT.

Concluye solicitando, se conceda el recurso de casación en la forma y en el fondo, ante Tribunal Supremo de Justicia,  para que anule obrados hasta la demanda de fs. 4, 5 y 6 es decir hasta que se subsane el poder especial, y en su defecto case el auto de vista, y deliberando en el fondo sin lugar al pago de los beneficios sociales.

CONSIDERANDO II: Que, conforme estableció la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación se asimila a una nueva demanda de puro derecho,  que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 CPC, además de fundamentarse por separado de manera precisa y concreta cuáles son las causas que motivan la casación ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa.

Sobre el particular, conforme establece la doctrina y jurisprudencia, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores “in judicando” que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas en las causales señaladas en el art. 253 de la citada norma, mientras  que para el recurso de casación en la forma, que se funda en errores “in procedendo”, referidas a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas  en la tramitación del proceso, están especificadas en el art. 254 de la misma norma legal, lo que no ocurrió en el caso objeto de análisis.

Que de la revisión del recurso, se colige que el recurrente no ha cumplido los requisitos enumerados en el inciso 2) del art. 258 del CPC, se advierte además que los puntos reclamados en el recurso de casación ya fueron planteados en apelación, sin la debida fundamentación de agravios a la que refiere los arts. 227 y 236 del CPC, ante esta circunstancia se concluye que, lo expresado en casación carece de sustento legal. A ello se añade el hecho de que la empresa demandada, mediante su apoderado legal no precisó punto por punto las vulneraciones en los que incurrió el tribunal de segunda instancia a tiempo de emitir el auto de vista, no obstante de estar obligado a citar en términos claros, concretos la ley o leyes violadas, aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la vulneración a las normas que fueron presuntamente infringidas o supuestamente incumplidas por el tribunal ad quem, tampoco alega ni demuestra error de hecho o error de derecho en que se hubiera incurrido en la apreciación de las pruebas, simplemente realizan un relato intrascendente de escaso contenido jurídico, incumpliendo los requisitos enumerados en los arts. 253, con relación 258.2 todos del CPC, limitándose simplemente a solicitar se anule y/o  revoque el auto de vista, situación que demuestra que el recurso de casación en la forma y en el fondo es improcedente, al no citar expresamente en forma clara, concreta y precisa las vulneraciones en que hubiera incurrido el tribunal de segunda instancia.

Que, en ese marco legal, el recurso interpuesto es insuficiente haciendo inviable su consideración porque impide a este tribunal abrir su competencia, en consecuencia corresponde resolver en la forma prevista por los arts. 271.1 y 272.2 del CPC, aplicable por permisión del art. 252 del Código Procesal del Trabajo (CPT). 

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional Boliviano, con la atribución contenida en el art. 184. 1 de la Constitución Política del Estado y el art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 77 a 79, Con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado en la suma de Bs. 500.- que mandará pagar el tribunal ad quem.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.