SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 76/2016.

Sucre, 7 de abril de 2016.  

Expediente: SC-CA.SAII-SCZ.266/2015.

Distrito: Santa Cruz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 144 a 147 vta., interpuesto por la empresa Bolivian Oil Service Ltda. (BOLSER Ltda.), representada por Pedro Pablo Hinojosa Flores, contra el Auto de Vista Nº 43 de 16 de enero de 2015, cursante de fs. 142 a 143 de obrados, emitido por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso laboral que sigue Pablo Gerardo Alarcón Lujan contra la empresa recurrente, la respuesta de fs. 152 a 154, el Auto de fs. 155 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez de Partido Primero del Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 749 de 31 de octubre de 2013, cursante de fs. 57 a 58 vta., declarando probada la demanda, con costas, ordenando que la empresa BOLSER Ltda., a través de su representante, cancele al demandante Pablo Gerardo Alarcón Lujan, la suma de Bs.216.243,82.- (doscientos dieciséis mil doscientos cuarenta y tres 82/100 bolivianos) por concepto de desahucio, indemnización, aguinaldo, vacación, prima, además de la multa del 30% según el art. 9.II del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

Al memorial de Complementación y Enmienda presentado por el demandante, el juez a quo por auto de fs. 63, corrigió el error de nombres y apellido, sin alterar el fondo de la sentencia.

En grado de apelación deducida por memorial de fs. 97 a 98 vta., por la empresa demandada, representada por Pedro Pablo Hinojosa Flores, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista Nº 43, revocó parcialmente la Sentencia de 31 de octubre de 2013 y su Auto de fecha 11 de diciembre de 2013, sin costas por la revocatoria y deliberando en el fondo dispuso que la empresa demandada a través de su representante legal, cancele al demandante la suma de Bs.133.124,42.- (ciento treinta y tres mil ciento veinticuatro 42/100 bolivianos), por concepto de desahucio, indemnización, aguinaldo, vacación, además de la multa del 30%, de acuerdo al art. 9.II del DS Nº 28699.

El referido auto de vista, motivó la interposición del recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 144 a 147 vta. por la empresa BOLSER Ltda., representada por Pedro Pablo Hinojosa Flores, con base en los siguientes supuestos de hecho:

En la forma, el recurrente de manera confusa refiere que el tribunal de alzada no se pronunció sobre todos los agravios expuestos en la apelación de fs. 97 a 98 vta. contra la sentencia, como la denuncia realizada que no fue legalmente citado con la demanda en su domicilio, de acuerdo al art. 120 del Código de Procedimiento Civil (CPC) y por otra refiere que el juez a quo no valoró correctamente el memorándum cursante a fs. 3, que constituye el pre aviso al trabajador según el art. 12 de la Ley General del Trabajo, careciendo de motivación porque no expone las normas que sustentan su decisión, de igual manera no corresponde el pago de primas por cuanto el propio actor en su demanda reconoció el estado de iliquidez de la empresa demandada.

Señalando jurisprudencia en materia civil de los años 80, refiere que por expresa disposición del art. 1286 del Código Civil, rige el principio de prueba tasada. Sin embargo, este agravio debió ser planteado como casación en el fondo, sobre la valoración de la prueba, según dispone el art. 253.3) del CPC.

En el fondo, citando de manera errónea el art. 353.1 y 3 del CPC, refiere que el tribunal de alzada incurrió en error de hecho en la valoración de la prueba, y dice que debe ser enmendado por este Tribunal.

Prosigue señalando, que se vulneró el debido proceso, el derecho a la defensa por dejarle en indefensión, situaciones que serían causales de nulidad, citando al efecto los arts. 115, 117.I, 119.I, 120.I y 410.II de la Constitución Política del Estado (CPE). Así también señaló que, se incurrió en la causal de casación prevista en el art. 254.7 del CPC.

Concluyó señalando se admita el recurso planteado ante este Tribunal Supremo de Justicia, sin precisar un petitorio claro y concreto.

CONSIDERANDO II: Que, así planteado el recurso de casación y conforme a las normas aplicables que rigen la materia, se tiene las siguientes consideraciones:

Conforme a la amplia jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo de Justicia constituido en Tribunal de Casación; el recurso de casación, se equipara a una nueva demanda de puro derecho, debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, debiendo fundamentarse por separado de manera precisa, clara y concreta las causas que motivan la casación ya sea en la forma, en el fondo o en ambos, no siendo suficiente referir la vulneración de normas, ni hacer relatos intrascendentes, sin establecer de manera precisa las disposiciones legales infringidas, demostrando en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada, cómo se incurrió en ella y cuál la probable solución a la misma.

En ese sentido, debe tenerse en cuenta que el recurso de casación en el fondo tiene por objetivo modificar el contenido de un auto definitivo, sentencia o auto de vista, basado en que los jueces o tribunales de instancia a tiempo de emitir las referidas resoluciones hubiesen incurrido en errores in judicando, aspectos que de manera inexcusable deberán ser exteriorizados y fundamentados a través de todos o uno de los presupuestos contenidos en el art. 253 del CPC.

Por otra parte, el recurso de casación en la forma, tiene como finalidad anular determinadas actuaciones procesales en función a la evidencia de errores in procedendo, es decir, cuando los de grado incurran en vulneración de las formas esenciales del proceso, que vulneren derechos y garantías de los sujetos procesales; el derecho de la parte afectada queda expedito para la interposición del recurso de casación en la forma, observando cualquiera de los incisos insertos en el art. 254 del CPC.

Además de lo anotado, el recurrente que interponga recurso de casación en el fondo, la forma o en ambos; reviste de fundamental importancia el cumplimiento de los requisitos previstos en el art. 258.2) del código adjetivo civil, relativos a la cita clara, concreta y precisa de la ley o leyes violadas o aplicadas erróneamente, así como si incurrieron en error de hecho o de derecho, con la inclusión de un petitorio claro en congruencia con los intereses demandados o reclamados y a la normativa acusada como transgredida; en el entendido que el legislador previno que el recurso de casación cumpla su finalidad de aperturar la competencia del Tribunal Supremo de Justicia, evitando y cuidando que éste no incurra en arbitrariedad alguna en trámite del proceso.

En ese marco, aclarado cuándo y cómo debe ser interpuesto el recurso de casación en la forma y en el fondo; en la especie de la revisión del contenido del memorial de fs. 144 a 147 vta. del recurso de casación, se advierte que la empresa recurrente, si bien señaló que recurre en la forma y en el fondo, empero no realizó una redacción, conforme a las normas adjetivas citadas para cada caso, sino que incurrió en confusión tanto en la forma como en el fondo, es decir, no fundó el recurso en los arts. 253 y 254 en ambos casos, con relación al art. 258.2) todos del CPC, aplicables a la materia por mandato del art. 252 del Código Procesal del Trabajo (CPT), limitándose a realizar una relación intrascendente de hechos que fueron conocidos y resueltos durante el proceso y a señalar que no se valoró la prueba, sin cuestionar, impugnar en concreto el auto de vista recurrido, conforme a las exigencias de las normas adjetivas, confusión que fue transcrita en la parte pertinente de la presente resolución, que denota el desconocimiento de la técnica jurídica recursiva por parte del recurrente, esta omisión no puede ser suplida de oficio e impide a este Tribunal ingresar a conocer y resolver el fondo del litigio; toda vez que, torna al recurso de casación en insuficiente por incumplimiento de los requisitos mínimos exigidos por la ley.

A lo anterior, se añade que la empresa recurrente concluyó señalando la nulidad en base al art. 210 del CPT, que regula el plazo para la interposición del recurso y citando el art. 253.1) y 3) del CPC, la remisión del recurso ante éste Tribunal Supremo de Justicia, relación que no se traduce en un petitorio conforme a la formas de resolución previstas en el art. 271 del CPC.

Consiguientemente, por los fundamentos expuestos, se colige que el recurso en cuestión no se acomoda a las condiciones mínimas que exige el código ritual de la materia, por lo que corresponde resolver, conforme previenen los arts. 271.1) y 272.2) ambos del CPC, aplicables por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 184.1 de la CPE de 7 de febrero de 2009 y art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 144 a 147 vta. interpuesto por la empresa BOLSER Ltda., representada por Pedro Pablo Hinojosa Flores. Con costas.

Se regula honorario profesional del abogado en la suma de Bs.500.- a efectivizarse por el tribunal de alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.