SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 61/2016.

Sucre, 14 de marzo de 2016.  

Expediente: SC-CA.SAII-LP.255/2015.

Distrito: La Paz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación y nulidad a fs. 344, interpuesto por Danilo Tercero Jiménez contra el Auto de Vista Nº 26/15 de 13 de febrero de 2015, cursante de fs. 342 a 343, emitido por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de La Paz, dentro del proceso social de reincorporación seguido por el recurrente, contra la empresa Publica Social y Saneamiento S.A. “EPSAS”, representado legalmente por Erick Raúl David Téllez Estrada, la contestación de fs. 353 a 354, el auto de fs. 355, de concesión del recurso, los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Segundo de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia Nº 105/2014 de 15 de mayo, de fs. 213 a 218, declarando probada la demanda de fs. 16 a 17, subsanada a fs. 19 de obrados e Improbada la excepción perentoria de pago, disponiendo que la empresa Pública y Social de Agua y Saneamiento S.A. “EPSAS”, a través de su representante legal, proceda a la reincorporación del demandante Sr. José Danilo Tercero Jiménez e inmediatamente se le instaure el proceso administrativo interno como se tiene ordenado y se dicte la resolución final correspondiente donde determine la permanencia o no del mismo, debiendo cancelársele los sueldos devengados por el tiempo señalado en el inc. d) del presente fallo, sea con los descuentos de ley, a liquidarse en ejecución de fallos.

En grado de apelación deducida por el representante de la empresa demandada de fs. 226 a 228, la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de La Paz, emitió Auto de Vista Nº 26/15 de 13 de febrero de 2015, de fs. 342 a 343, declarando probada la excepción perentoria de pago sobreviniente opuesta de fs. 326 a 328 de obrados; consecuentemente revoca la Sentencia Nº 105 de fecha 15 de mayo de 2014, cursante de fs. 213 a 218 y, deliberando en el fondo declara improbada la demanda. Sin costas.

Que, contra el referido auto de vista, el actor Danilo Terceros Jiménez, interpuso recurso de casación y nulidad, en el que señala lo siguiente:

Acusó que el tribunal ad quem, no ingresó al análisis de fondo del recurso de apelación, solo resolvió la excepción perentoria de pago interpuesta, violando los principios generales del derecho, como el principio protector por el que el Estado tiene la obligación de proteger al trabajador asalariado basado en las Reglas del in dubio pro operario, el de la condición más beneficiosa, el principio de la continuidad de la relación laboral, el principio de la intervención que debe hacer el Estado haciendo respetar los derechos sociales de los trabajadores, el principio de la Primacía de la Realidad donde prevalece la veracidad de los hechos a lo determinado por acuerdo de partes y asimismo el principio de necesidad, que ignoró el juzgador, violándose totalmente el Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006, concretamente su art. 10 que establece sobre los beneficios sociales o la reincorporación; olvidándose fundamentalmente del principio de necesidad, porque el trabajador despedido no puede dejar de alimentarse, como consecuencia de haber obligado y presionado al actor a percibir sus beneficios sociales, olvidándose del derecho de ser reincorporado y se inicie proceso administrativo que justifique su despido ilegal, vulnerándose también los arts. 46 y 48 de la Constitución Política del Estado (CPE).

Concluye, solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia case el auto de vista recurrido, declarando probada la demanda, determinándose exclusivamente la reincorporación a su fuente de trabajo.

CONSIDERANDO II: Que, así expuestos los fundamentos del recurso de casación, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

El motivo de la litis dentro del presente proceso se encuentra referido a la demanda interpuesta por Danilo Tercero Jiménez, quien solicita su reincorporación como trabajador dependiente de la empresa Pública Social de Agua y Saneamiento S.A. “EPSAS”, luego de haber sido despedido el 01 de mayo de 2010 como señala en su demanda, y de haber cobrado sus beneficios sociales por necesidad, de acuerdo con la liquidación realizada como consta en el finiquito de fs. 246.

Con referencia al reclamo planteado en el recurso de casación, el art. 10 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006, sobre los beneficios sociales y la reincorporación establece: I. “Cuando el trabajador sea despedido por causas no contempladas en el artículo 16 de la Ley General del Trabajo, podrá optar por el pago de los beneficios sociales o por su reincorporación”. Esta misma norma complementaria, su parágrafo III: En caso de que el trabajador opte por su reincorporación, podrá recurrir a este efecto ante el Ministerio del Trabajo, donde una vez constatado el despido injustificado, se dispondrá la inmediata reincorporación al mismo puesto que ocupaba a momento del despido, más el pago de salarios devengados y demás derechos sociales…” (Las negrillas son nuestras). La norma citada es precisa al disponer que, la trabajadora o el trabajador que haya sido despidida o despedido de su fuente laboral de manera injustificada, solo puede elegir un camino, su reincorporación o el pago de sus beneficios sociales, pero de ninguna manera, puede optar por las dos opciones, en el caso de autos el actor optó por el cobro de sus beneficios sociales según finiquito de fecha 03 de marzo de 2010, mientras que su demanda de reincorporación se inició en fecha 27 de octubre de 2011, fecha posterior al pago de sus beneficios sociales.

Adicionalmente, en materia laboral se utiliza el término “finiquito”, en referencia al documento por el que se saldan las cuentas adudadas al trabajador por diferentes conceptos, entre los que pueden encontrarse salarios devengados, vacaciones no utilizadas, indemnización, desahucio en su caso, y todos los derechos y beneficios que correspondan al trabajador a la conclusión de la relación laboral. El término finiquitar, según el Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, de Guillermo Cabanellas, significa: “Terminar una operación de dinero o bienes. Saldar una cuenta. Extender recibo o documento extintivo de una obligación. Por extensión, concluir, finalizar una cosa o un asunto.” (las negrillas son nuestras).

Que, en la especie, se produjo la expresión de la voluntad del empleador al presentar al trabajador despedido el finiquito de fs. 246, quien aceptó su contenido al suscribirlo, interviniendo en dicho acto la Jefatura Departamental del Trabajo de la ciudad de La Paz y, finalmente, el actor cobró el monto establecido en dicho documento a través del cheque bancario de fs. 251, momento en el que se produjo su aceptación de conclusión de la relación de trabajo, independientemente de la negativa del demandante de que se vio en la obligación y presionado a percibir sus beneficios sociales, ya que la liquidación de beneficios sociales expresada en ese documento denominado finiquito, sólo procede en caso de conclusión o extinción de la relación laboral, no encontrándose permitido su pago como anticipo o en fracciones.

Finalmente, sobre el tema en análisis, la Corte Suprema de Justicia en su uniforme jurisprudencia, estableció, como señala el Auto Supremo Nº 1141 de 10 de noviembre de 2006, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda, que: “…este principio de estabilidad laboral, de vocación de continuidad, en nuestra legislación, es relativa, por cuanto en la relación individual del trabajo, hay situaciones que por sí mismas producen la disolución de la relación contractual o habilitan a una de las partes a declararla, sea que esa actitud genere o no la obligación de preavisar y abonar indemnizaciones (…) hubo un despido intempestivo que hace pasible al causante de la terminación del contrato, el pago de los derechos sociales que por ley le asiste; pero, como el actor demandó su reincorporación y al mismo tiempo cobro sus beneficios sociales, el tribunal ad quem, actuó correctamente al declarar probada la excepción perentoria de pago sobreviniente y revocar la sentencia del juez de primera instancia …” (Las negrillas son nuestras). Asimismo, el Auto Supremo Nº 549 de 26 de octubre de 2007, emitido por la Sala Social y Administrativa Primera, determino: “… en el presente caso el demandante no cuestiona ni impugna el pago de beneficios sociales que la empresa demandada afirma haber efectuado, ni reclama su reliquidación por algún concepto que considere impago, de donde se infiere que el actor cobró a conformidad dicho finiquito, cobro voluntario con el que quedó concluida la vinculación laboral…” (Las negrillas son nuestras).

En virtud a lo expresado se concluye que no son evidentes las infracciones acusadas en el recurso de casación en el fondo, por lo que corresponde dar aplicación a la disposición contenida en el art. 271.2) con relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil, en cumplimiento de la norma remisiva del art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional Boliviano, con la facultad conferida por los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación y nulidad a fs. 344. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.