SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 42/2016.

Sucre, 4 de febrero de 2016. 

Expediente: SC-CA.SAII-SCZ.238/2015.

Distrito: Santa Cruz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano

VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 141 a 142, interpuesto por Carlos Alberto Palma Jordán, contra el Auto de Vista Nº 975 de 10 de diciembre de 2008, cursante de fs. 136 a 137, emitido por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso laboral seguido por el recurrente, contra la H. Alcaldía Municipal de Santa Cruz de la Sierra; la respuesta de fs. 148 a 151, el auto de fs. 152 que concedió el recurso; los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Tercero de Partido de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 58 de 23 de mayo de 2006, cursante de fs. 109 a 111, declarando improbada la demanda de fs. 5 a 7 de obrados, interpuesta por Carlos Alberto Palma Jordán. Con costas.

En grado de apelación deducida por el demandante de fs. 118 a 119, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió Auto de Vista Nº 975 de 10 de diciembre de 2008, cursante de fs. 136 a 137, confirmando en todas sus partes la Sentencia Nº 58 apelada de fs. 109 a 111 de obrados.

Dicho fallo motivó el recurso de casación en el fondo por el demandante por memorial de fs. 141 a 142, con base en los argumentos expuestos que se sintetiza a continuación:

Que, el auto de vista de fs. 136 a 137, contiene flagrante violación a las leyes vigentes, porque por mandato del art. 236 del Código de Procedimiento Civil (CPC), el auto de vista debió circunscribirse única y exclusivamente a los puntos resueltos por el inferior, ignorando plenamente los puntos objetados por el demandante en apelación, por lo tanto el tribunal ad quem estaría incurriendo en fallas y errores.

Agrega que el juez a quo en sentencia ignoró que su persona ingresó a trabajar en una empresa municipal, por lo que, con relación a lo establecido en la Ley Nº 2028, en su art. 59.3) “las empresas contratadas por empresas municipales públicas o mixtas establecidas por la prestación directa de servicios públicos, esta se encuentra sujeta a la Ley General del Trabajo”, que al haber sido planteando y argumentando este aspecto en el recurso de apelación, no fue considerado ni analizado por el tribunal ad quem.

También denuncia que el auto de vista violó los principios del derecho del trabajo, como el protector, el de la norma más favorable y el de continuidad de la estabilidad laboral.

Concluyó solicitando, se conceda ante el Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación en el fondo, conforme las causales expresadas, y así velar sus derechos laborales, en consecuencia solicita que se case el auto de vista impugnado y se disponga lo demandado.

CONSIDERANDO II: Que, en mérito a los antecedentes del memorial del recurso de casación de fs. 141 a 142 de obrados, formulado por Carlos Alberto Palma Jordán, que consigna en la suma que recurre de casación en el fondo, corresponde realizar las siguientes consideraciones:

En principio, es preciso señalar que el recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho, que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, debiendo realizar una fundamentación por separado de manera precisa, clara y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma, en el fondo o en ambos, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar conforme señala la ley en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada por la parte perjudicada que pretende a través de esta nueva demanda se reponga su derecho.

En ese contexto, debe tenerse en cuenta que el recurso de casación en el fondo tiene por objetivo modificar el contenido de un auto definitivo, sentencia o auto de vista, cuando los jueces o tribunales de instancia a tiempo de emitir las resoluciones hubiesen incurrido en errores “in judicando”, agravios que imperativamente deberán ser exteriorizados a través de los presupuestos contenidos en el art. 253 del CPC; vale decir, cuando se acredite: "que la resolución objeto del recurso hubiera sido emitida en virtud a una errónea interpretación o aplicación indebida de una ley" o "cuando la referida resolución contuviere disposiciones contradictorias", y finalmente, cuando se demuestre: "que en la valoración de las pruebas se hubiere incurrido error de derecho o de hecho, aclarando que este último debe ser evidenciado por otros documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador". Además el recurrente debía observar la importancia que tiene el cumplimiento de los requisitos descritos en el art. 258.2) del CPC, relativos a la cita clara, concreta y precisa de la ley o leyes violadas o aplicadas erróneamente o del error de derecho o hecho en la apreciación de las pruebas, con la inclusión de un petitorio claro congruente con lo pedido en el recurso y las normativas acusadas como transgredidas, por cuanto el legislador cuida que el recurso cumpla su finalidad con el propósito de abrir la competencia del Tribunal de Casación.

En esa línea, es preciso aclarar que para la eficacia del recurso de casación en el fondo, es suficiente la acreditación de uno de los presupuestos y no necesariamente de todos, porque al evidenciar dicho error in judicando, se abre la competencia del Tribunal Supremo de Justicia para ingresar a considerar y resolver el mismo, disponiendo lo que en derecho corresponda.

Ahora bien, corresponde puntualizar que en el caso de autos, el recurrente al interponer recurso de casación en el fondo, a tal efecto correspondía fundar el mismo en cuál de los presupuestos de la norma descrita formulaba el mismo, precisando cuales fueron las vulneraciones en que incurrió el tribunal de alzada, describiendo las normas violadas, indebidamente aplicadas o erróneamente interpretadas, o demostrar de manera fehaciente si se incurrió en error de hecho o de derecho, aspecto que no sucede en el caso de autos, toda vez que el recurrente simplemente se limitó a realizar un relato intrascendente, confuso, sin observar los presupuestos que exige la norma para el recurso de casación en el fondo, pues simplemente señaló en su petitorio que recurre en el fondo, ausencia que de ningún modo puede ser suplido por este Tribunal de Justicia e impide pueda ingresar a considerar y resolver el fondo del caso, correspondiendo aplicar los arts. 271.1) y 272.2) ambos del CPC, por mandato del art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 141 a 142 interpuesto por Carlos Alberto Palma Jordán.

Sin costas, por disposición de los arts. 39 de la Ley Nº 1178 (SAFCO), de 20 de julio de 1990, y 52 del DS Nº 23215 de 22 de julio de 1992.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.