SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 258/2015.

Sucre, 27 de agosto de 2015. 

Expediente: SC-CA.SAII-LP.70/2015.

Distrito: La Paz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 330 a 333, interpuesto por Alimentos y Entretenimiento S.R.L., legalmente representada por Jorge Enrique Jordán Ormachea, contra el Auto de Vista Nº 113/2014 de 29 de julio, cursante de fs. 325 a 326, emitido por la Sala Social y Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso social por cobro de beneficios sociales, seguido por David Zabala Villanueva contra la empresa recurrente, el auto de fs. 336 que concedió el recurso; los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Segundo del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, pronunció la Sentencia Nº 148/2011 de 12 septiembre de 2011, cursante de fs. 42 a 43, declarando probada en parte la demanda de fs. 1 a 2 de obrados, debiendo la empresa Alimentos & Entretenimiento S.R.L., “GITANA” BAR, a través de su representante legal cancelar beneficios sociales al actor la suma de Bs.30.813,60.- Sin costas.

Que, en grado de apelación de fs. 313 a 315 promovida por la empresa Alimentos y Entretenimiento S.R.L., legalmente representada por Jorge Enrique Jordán Ormachea, la Sala Social y Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 113/2014 de 29 de julio, de fs. 325 a 326, confirmando la Sentencia Nº 148/2011 de 12 de septiembre de 2011 de fs. 42 a 43, de obrados, con las formalidades de ley.

Contra este fallo la empresa demandada por intermedio de su representante legal, interpone recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 330 a 333, en base a los fundamentos que se sintetizan a continuación:

I.- Recurso de casación en la forma.

1.- Denunció incorrecta aplicación del art. 16 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ) y arts. 3.e) y 57 del Código Procesal del Trabajo (CPT), al no ser notificados en su domicilio real ubicado en la Av. Ballivián Nº 999, si no en un domicilio distinto al de la empresa que representa, lo que impidió tener conocimiento de la demanda hasta después de emitirse la Sentencia Nº 148/2011, periodo en que se declaró rebelde y se prosiguió la tramitación del proceso con este grave vicio hasta emitirse sentencia declarando probada en parte la demandada, es por esta razón que la empresa demandada se apersonó ante el juez a quo, y solicitó se anulen obrados hasta la citación con la demanda de conformidad al art. 143 del CPT, una vez tramitado el incidente de nulidad el Juez Segundo del Trabajo y Seguridad Social, mediante Resolución Nº 95/2012, anula obrados hasta la notificación con la sentencia, siendo que se debería anular hasta la citación con la demanda; en este entendido al haberse presentado pruebas que demuestren el real domicilio de la empresa Alimentos y Entretenimiento S.R.L., la Sala Social Segunda al confirmar dicha resolución, habrían vulnerado el derecho constitucional del debido proceso y el derecho a la defensa, previsto por los arts. 115.II y 119.II, de la Constitución Política del Estado (CPE).

II.- Recurso de casación en el fondo.

1.- Denunció que el tribunal ad quem, al emitir el auto de vista aplicó incorrectamente el art. 2 del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1 de mayo de 2006, y art. 1 del DS Nº 23570 de 26 de julio de 1993, la establecer la existencia de una relación laboral entre el demandante y al empresa Alimentos y Entretenimiento S.R.L., al disponer el pago de beneficios sociales y multa del 30% a favor del trabajador David Zabala Villanueva; señaló que la demanda fue dirigida contra la empresa Alimentos y Entretenimiento S.R.L., GITANA BAR, con domicilio en la plaza Humboldt Nº 36 zona La Florida, afirmando que este sería el lugar donde hubiese trabajado; sin embargo la empresa demandada manifestó que, Alimentos y Entretenimiento S.R.L. y “GITANA” BAR, no son la misma empresa y el demandante nunca trabajo en Alimentos y Entretenimiento S.R.L., que tiene domicilio en la Av. Ballivián Nº 999, por lo que nunca presto ninguna clase de servicios en dicha empresa; que estos aspectos evidenciarían que no pudo haber relación de dependencia ni trabajo por cuenta ajena o remuneración entre la empresa Alimentos y Entretenimiento S.R.L., con el actor, que no existe ninguna de las características de una relación laboral descrita en el DS Nº 28699 del 1 de mayo de 2006, por lo tanto el demandante erróneamente dirigió su demanda contra dicha empresa.

Concluye solicitando, que se conceda el recurso casación en la forma y en el fondo, a fin de que el Tribunal Supremo de Justicia, case el Auto de Vista Nº 113/2014 de 29 de julio de 2014, y se anule la sentencia, con las formalidades de rigor.

CONSIDERANDO II: Que, así planteado el recurso, analizando su contenido en base a los antecedentes del proceso, se tiene lo siguiente:

I.- En cuanto al recurso de casación en la forma, se establece:

1.- Al respecto, revisado el contenido del fallo emitido por el tribunal de segunda instancia, se advierte que tal aseveración no es evidente, toda vez que, de la revisión de obrados cursa de fs. 132 a 133 la Resolución Nº 95/12 de 18 de octubre de 2012, emitida por el Juez Segundo del Trabajo y Seguridad Social de la Capital, anuló obrados hasta fs. 45, hasta el estado de proceder a una nueva notificación con la sentencia, resolución que siendo objeto de apelación, fue confirmada mediante Resolución Nº 135/13 de 23 de octubre de 2013 cursantes a fs. 304, emitida por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal de justicia de La Paz, y declarada ejecutoriada por Auto Nº 43/14 de 13 de enero de 2014 cursantes a fs. 306; de lo anotado se advierte que, el agravio traído a casación en la forma, ya mereció su análisis, fundamentación y resolución por el tribunal de segunda instancia, concluyéndose que no se conculcó los principios constitucionales del debido proceso y el derecho de defensa, al no comprobarse la nulidad reclamada.

2.- De todo lo expuesto, con relación a las afirmaciones realizadas en el recurso de casación en la forma, éstas carecen de sustento legal; al contrario el auto de vista está sujeto a las normas en vigencia, no observándose vulneración de norma legal alguna que sean objeto de nulidad, por cuanto existió correcta valoración, interpretación y aplicación de la ley; en todo caso, para la procedencia de la nulidad deben concurrir algunos principios que rigen y deben ser observados entre estos los principios de especificidad, trascendencia, protección y de convalidación; los que no concurren en el caso presente; por consiguiente, al no estar justificada ninguna causal que amerite nulidad de obrados, se pasa a considerar la casación en el fondo.

II.- En cuanto al recurso de casación en el fondo, se establece lo siguiente:

1.- El recurrente señala que no existe relación obrero patronal, porque la empresa que contrató al actor es “GITANA” BAR y no Alimentos y Entretenimiento S.R.L., empresa que representa el recurrente.

En la especie, de los datos del proceso se evidencia que dicha denuncia no es evidente, porque de acuerdo al certificado de trabajo a fs. 23, se establece que el empleador es la empresa Alimentos y Entretenimiento S.R.L., y “Gitana” Bar, (logotipo en el certificado de trabajo) las que forman parte de una misma sociedad y representada por el señor Jorge Enrique Jordán Ormachea como Administrador y Socio respectivamente de ambas empresas.

En este contexto, es preciso tener en cuenta, que todo trabajo es una prestación a favor de otro, por lo que siempre existe la realización de un acto, un servicio o ejecución de obra, relación que existe entre quienes lo brindan y lo reciben, a tal fin, se observa el papel realizado por cada una de las partes, que ante las exigencias de las reglas impuestas por el empleador, es posible que se pretenda ocultar o encubrir la realidad bajo apariencias de una relación no laboral; por lo que a este fin la doctrina del derecho laboral destaca entre los varios componentes de la relación laboral, el elemento de la dependencia o subordinación, según el cual, quién recibe el trabajo tiene la facultad de dirigirlo e imponer sus reglas, tomando los frutos de ese trabajo, por lo que, para determinar la relación se debe recurrir a los principios de primacía de la realidad y de la verdad material, el cual, obliga a las autoridades a fundamentar sus resoluciones con la prueba relativa sólo a los hechos y circunstancias, tal como ocurrieron, en estricto cumplimiento de las garantías procesales, que privilegia los hechos frente a las formalidades y apariencias impuestas por el empleador.

2.- Asimismo, es imperioso señalar que en el derecho laboral, por su naturaleza protectiva a favor del trabajador, debe aplicarse el criterio de la igualdad entre partes, que permitan un razonable equilibrio, notoriamente desigual, dada por la diferencia económica y social existente entre el empleador y el trabajador, principio protectivo plasmado en los arts. 46 y 48.III de la CPE, 4 de la Ley General del Trabajo, 3.g) y 59 del CPT.

3.- En la especie, conforme establece el art. 1 del DS Nº 23570 de 26 de julio de 1993, las características esenciales de la relación laboral son: a) La relación de dependencia y subordinación del trabajador respecto del empleador, b) La prestación del trabajo por cuenta ajena y c) La percepción de remuneración o salario en cualquiera de sus formas de manifestación, concordante con el art. 2 de la misma norma legal, al establecer que, en las relaciones laborales en las que concurran aquellas características esenciales precedentemente citadas, se encuentran dentro del ámbito de aplicación de la Ley General del Trabajo; como también dispone el art. 2 del DS Nº 28699 de 1 de mayo de 2006, sin embargo consta de obrados las pruebas testificales de cargo de fs. 34 a 40 y el certificado de trabajo de fs. 23.

En el caso de análisis, se evidencia la existencia de las características descritas precedentemente, toda vez que, en ningún momento la empresa demandada desvirtuó en virtud de la inversión de la prueba, los extremos afirmados por el actor en su demanda.

4.- A ello se añade que, el objeto del proceso laboral es la protección de los derechos del trabajador, cuya irrenunciabilidad consagra el art. 48.I y II de la CPE, en ese entendido, el auto de vista recurrido se pronunció sobre los aspectos reclamados de manera acertada; por una parte y, por otra, en base a la prueba idónea cursante en obrados, se acreditó la relación laboral del demandante con la empresa recurrente; en consecuencia el tribunal ad quem, emitió su resolución a la apelación, conforme dispone el art. 236 del Código de Procedimiento Civil (CPC), resolviendo el fondo de la causa en estricta sujeción a las disposiciones laborales en vigencia.

En virtud a lo expresado, se concluye que no son evidentes las infracciones acusadas en el recurso casación en la forma y en el fondo, por lo que corresponde dar aplicación a la disposición contenida en el art. 271.2) con relación al art. 273 ambos del CPC, en cumplimiento de la norma remisiva del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional Boliviano, con la facultad conferida por los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 330 a 333; sin costas por no haber respondido el demandante al recurso de casación.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.