SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 214/2015.

Sucre, 23 de julio de 2015. 

Expediente: SC-CA.SAII-OR.27/2015.

Distrito: Oruro.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: Los recursos de casación en el fondo de fs. 467 a 469, interpuesto por Edson Paolo Saavedra Carreño en representación de Juan Edwin Mercado Claros, Director General Ejecutivo del Servicio Nacional del Sistema de Reparto SENASIR y el de fs. 473 a 478 incoado por Jacqueline Mónica Vásquez Nogales contra el Auto de Vista Nº 100/2014 de 24 de octubre de 2014 de fs. 458 a 462, emitido por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del trámite de renta única de viudedad, seguido por Milagros Saavedra Pardo vda. de Vásquez contra la entidad recurrente, la respuesta de fs. 482 a 485, el auto de fs. 487 que concedió los recursos de casación, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, dentro del trámite de solicitud de renta única de viudedad interpuesta por Milagros Saavedra Pardo vda. de Vásquez, la Comisión de Calificación de Rentas del SENASIR, emitió la Resolución Nº 00009605 de 19 de septiembre de 2012 de fs. 340 a 341, resolvió desestimar la solicitud de Renta Única de Viudedad en favor de Milagros Saavedra Pardo, en virtud a las razones y fundamentos legales expuestos en la parte considerativa de la presente resolución.

Por Resolución Nº 00010391 de 10 de octubre de 2012, resolvió otorgar en favor de: Geraldine Licett Vásquez Nogales, renta única de orfandad absoluta vitalicia, equivalente al 84% de la renta que le correspondía a su causante, en el monto de Bs.2.555,47.- (dos mil quinientos cincuenta y cinco 47/100 bolivianos), incluido incrementos de ley, pagadera a partir del mes de julio de 2011.

Notificada con la resolución, la solicitante Milagros Saavedra Pardo vda. de Vásquez, por memorial de fs. 354 a 356 de obrados, formuló recurso de reclamación, la Comisión de Reclamación del SENASIR mediante Resolución Nº 00666/13 de 10 de septiembre de 2013 de fs. 411 a 414, confirmó la Resolución Nº 00009605 de 19 de septiembre de 2012 cursante de fs. 340 a 341 de obrados, emitida por la Comisión de Calificación de Rentas, por encontrarse conforme a los datos del expediente y normativa vigente.

En grado de apelación interpuesta por Milagros Saavedra Pardo vda. de Vásquez de fs. 440 a 442, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Oruro por Auto de Vista Nº 100/2014 de 24 de octubre de 2014 de fs. 458 a 462, revocó la Resolución Nº 00666/13 de 10 de septiembre de 2013, dejando sin efecto la Resolución 00009605 de 19 de septiembre de 2012 emitido por la Comisión de Calificación de Rentas, disponiendo otorgar renta de viudedad a Milagros Saavedra Pardo Vda. de Vásquez, en el porcentaje de 80% de la renta del causante y 20% de la renta vitalicia de orfandad en favor de Geraldine Licett Vásquez Nogales, según la norma legal pertinente.

El referido fallo, motivó los recursos de casación en el fondo de fs. 467 a 469 interpuesto por Edson Paolo Saavedra Carreño, en representación de Juan Edwin Mercado Claros, Director General Ejecutivo del Servicio Nacional del Sistema de Reparto y el de fs. 473 a 478 formulado por Jacqueline Mónica Vásquez Nogales, con base en los motivos expuestos que se pasan a señalar por separado.

Recurso de casación en el fondo de fs. 467 a 469 interpuesto por Edson Paolo Saavedra Carreño, en representación de Juan Edwin Mercado Claros, Director General Ejecutivo del Servicio Nacional del Sistema de Reparto, luego de referirse a los antecedentes del trámite, la Entidad Gestora denunció que el auto de vista en el Considerando III, numeral 1) estableció aseveraciones erróneas toda vez que el Servicio del Sistema de Reparto SENASIR previo a pronunciar la Resolución Nº 00009605 de fecha 19 de septiembre así como Resolución de la Comisión de Reclamación Nº 00666/2013, realizó un procedimiento especial, se visitó el lugar, donde se tomó entrevistas, declaraciones informativas y se obtuvo documentos, para posteriormente emitir EL INFORME SOCIAL SENASIR.OR-TS-P Nº 13/11, estableciendo que el causante vivió hasta sus últimos días con su hija Jacqueline Mónica Vásquez Nogales, que se hizo cargo de todos los gastos funerales, así lo prueba las facturas de gastos médicos, fotografías y otros, por tanto no hubo convivencia los dos últimos años antes del fallecimiento del causante con la señora Milagros Saavedra Pardo, aspectos que no fueron tomados en cuenta a tiempo de dictar el auto de vista y que los argumentos de la señora Milagros Saavedra Pardo en sentido que el señor Vásquez convivía con ella y que los últimos meses fue retenido por su hija hasta su fallecimiento carece de veracidad, porque no existe prueba alguna de lo sucedido, incurriendo el tribunal ad quem en errónea interpretación del art. 52 del Código de Seguridad Social, 97 del Código de Familia y del 34 del Manual de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición aprobado mediante Resolución Secretarial Nº 10.0.0.087 de 27 de julio de 1997.

Concluyó solicitando a éste Tribunal Supremo de Justicia case el auto de vista.

Por su parte Jacqueline Mónica Vásquez Nogales, no obstante la ampulosa y reiterativa redacción, del contenido del mismo, se advierte que el motivo denunciado se sintetiza en que el tribunal ad quem al revocar las resoluciones del SENASIR, incurrió en errónea interpretación del art. 48 y 52 del Código de Seguridad Social, del art. 34 del Manual de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición (MPRCPA) y del principio de verdad material, previsto en el art. 180.I de la Constitución Política del Estado (CPE), toda vez que el Servicio Nacional del Sistema de Reparto, antes de pronunciar la Resolución Nº 00009605 de 19 de septiembre así como la Resolución de la Comisión de Reclamación Nº 00666/13, siguió el procedimiento especial, para que en base a las actas de declaración informativa de Virginia Ramos Espinoza, Nicolasa Lima Limachi, Miriam Rodríguez Mejía, Hilda Hilaria Nogales García de Jiménez, Luis German Masuelo Nuñez del Prado, Julieta Nogales García, Analía Elizabeth Siles Terán y demás documentación (facturas y recetas médicas), emitió el Informe Social del SENASIR.OR-TS-PN Nº 13/11, que determinó que Milagros Saavedra Pardo, si bien era la esposa del causante, pero no convivió con él, además del expediente se tiene que la misma recabó las boletas de pago del SENASIR, verdad material que debe ser tomada en cuenta, sino que los últimos dos años, solo tuvo visitas esporádicas.

Concluyó solicitando a éste Tribunal Supremo de Justicia, pronuncie auto supremo casando el auto de vista.

CONSIDERANDO II: Que así expuestos los fundamentos de los recursos de casación en el fondo, interpuesto por el Ente Gestor y por la hija del causante, impugnando el auto de vista, se visualiza que ambos tienen los mismos argumentos, así como las normas supuestamente vulneradas, razón por la cual se ingresa al análisis y resolución de manera conjunta.

Del contenido del Recurso de Casación en el fondo de fs. 467 a 469 de obrados, interpuesto por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto y del de fs. 473 a 478 de obrados presentado por Jacqueline Mónica Vásquez Nogales, se advierte que la controversia tiene origen en la desestimación de la solicitud de Renta Única de Viudedad presentada por Milagros Saavedra Pardo y reconocimiento de Renta de Orfandad Absoluta y Vitalicia, a la hija del causante a través de las Resoluciones Nº 0009605 y 00009604 de 19 de septiembre de 2012 y la Nº 00010391 de 10 de octubre de 2012, emitidas por la Comisión de Calificación y de Reclamación, decisión que al ser revocada por el tribunal de alzada, denuncian los recurrentes que incurrió en errónea interpretación de los arts. 48, 52 del Código de Seguridad Social (CSS), 34 del MPRCPA aprobado mediante Resolución Secretarial Nº 10.0.0.087 de 27 de julio de 1997 y 97 del Código de Familia y que tampoco valoraron el INFORME SOCIAL SENASIR.OR-TS-P Nº 13/11, las declaraciones y demás elementos de prueba aportados al trámite que demuestran que el de cujus los últimos dos años vivió con su hija hasta su fallecimiento y no con su esposa, ante lo cual corresponde dilucidar, si lo denunciado es o no evidente.

Al respecto, de la revisión exhaustiva de los datos del trámite, se evidencia que tal acusación no es evidente, toda vez que de acuerdo a las pruebas aportadas cursantes en el expediente, se tiene por el certificado de matrimonio cursante a fs. 292-A, emitido por el Servicio de Registro Cívico de la Oficialía: 49912, Libro: 1-98, Partida: 73, Folio: 73, con fecha de partida 14 de noviembre de 2001, en la que se halla inscrito el Matrimonio de Sergio Vásquez Plaza y Milagros Saavedra Pardo, documento público que tiene todo el valor legal, porque demuestra el matrimonio del fallecido con la reclamante Milagros Saavedra Vda. de Vázquez.

De igual manera a fs. 292-B, cursa Certificado de Defunción, emitido por el Servicio de Registro Cívico, Oficialía 49902, Libro 2-2011, Partida 68, Folio 68, con fecha de partida 24 de junio de 2011, en el que se halla inscrito el deceso en la misma fecha de Sergio Vásquez Plaza, y demuestra por tanto el fallecimiento del causante.

Asimismo, a fs. 320 a 322 de los antecedentes, cursa el Informe Social Nº 13/11 de 5 de septiembre de 2011, que señala en su parte más sobresaliente, que se tomó entrevistas a parientes, vecinos, así como se realizó visita domiciliaria, obteniéndose documentos que sirvieron de base para determinar que el causante no vivió con Milagros Saavedra los últimos dos años previos al fallecimiento, sino que vivió con su hija Jaqueline Licett Vásquez Nogales hasta su deceso.

En mérito a dichos antecedentes la Comisión de Calificación de Rentas del SENASIR por Resolución Nº 00009605, de 19 de septiembre de 2012 de fs. 340 a 341 de obrados, resolvió Desestimar la solicitud de Renta Única de Viudedad de Milagros Saavedra Pardo y por Resolución Nº 00009604 de 19 de septiembre de 2012, resolvió Otorgar Renta Única de Orfandad Absoluta Vitalicia, a favor de Geraldine Licett Vásquez Nogales con Matricula 725429 VNG a partir de julio de 2011.

Ante lo cual la Comisión de Calificación de Rentas por Resolución Nº 00010391 de 10 de octubre de 2012, resolvió otorgar en favor de Geraldine Licett, renta única de orfandad absoluta vitalicia, equivalente al 84% de la renta que correspondía al causante, en el monto de Bs.2.555,47.- (dos mil quinientos cincuenta y cinco 47/100 bolivianos), incluido incrementos de ley a partir del mes de julio de 2011.

De estos fundamentos se establece indubitablemente que Sergio Vázquez Plaza, contrajo matrimonio con Milagros Saavedra Pardo, el 14 de noviembre de 2001, con quien además tuvo dos hijos de nombre Ingrid Vázquez Saavedra y Sergio Vásquez Saavedra antes del matrimonio. Esta relación además, esta corroborado por el Aviso de Afiliación y Reingreso del Trabajador a la Caja Nacional de Salud, Formulario Nº 0036064, 0022705 y 0000208 del causante de fs. 252 y de 309, en los que registra como beneficiarios a Milagros Saavedra Pardo, (esposa), Ingrid Vázquez Saavedra, Sergio Vásquez Saavedra y Geraldine Vásquez Nogales (hijos), lo cual demuestra que no obstante que el matrimonio se formalizó el 2001, empero el causante tuvo hijos reconocidos con su esposa antes del matrimonio a quienes como buen padre de familia otorgó el beneficio de acceso a la seguridad social.

En ese orden establecido como se tiene el matrimonio Vásquez Saavedra y el derecho de la reclamante, es preciso remitirnos a lo previsto por el art. 48 del CSS que establece el pago de rentas a los derecho-habientes, entre ellos la renta de viudedad, que con mayor precisión establece el art. 52 la forma de percepción, prohibiciones y limitaciones señalando: “No tendrán derecho a renta de viudedad la divorciada por sentencia ejecutoriada antes de la fecha de fallecimiento del causante y la esposa que hubiere estado separada dos o más años por su culpa.” Norma concordante con lo dispuesto por el art. 34 del MPRCPA, que refiere: No tendrán derecho a la renta de viudedad la divorciada por sentencia ejecutoriada antes de la fecha del fallecimiento del causante, la esposa que hubiese estado separada en forma libremente, consentida y continuada por más de dos años, conforme lo dispone el Código de Familia, la conviviente si el de cujus estuvo casado y no existía sentencia de divorcio ejecutoriada…”.

De lo expuesto se colige que, para que la esposa Milagros Saavedra Pardo, no tenga derecho a la renta de viudedad debe existir sentencia ejecutoriada de divorcio, no siendo por tanto suficiente un acto administrativo (Informe Social) para privarle de un derecho que precisamente por su condición de esposa le corresponde ante el fallecimiento de su esposo. Por otro lado, tampoco se demostró de manera idónea si existió la separación de los dos últimos años a su muerte, peor aún que hubiese sido por culpa de esta, por consiguiente, por el principio de legalidad, razonabilidad un acto administrativo no puede estar por encima de un documento “Sentencia Ejecutoriada) emitido por autoridad jurisdiccional competente que se requiere para negar este derecho, no siendo por tanto posible basarse en aseveraciones manifestadas por las solicitantes que pretenden beneficiarse de la renta del de cujus.

A ese efecto, la CPE promulgada el 7 de febrero de 2009, que en su parág. I) del art. 45, dispone que: "Todas las bolivianas y los bolivianos tienen derecho a acceder a la seguridad social", así también complementa el parágrafo III), "El régimen de seguridad social cubre atención por enfermedad, epidemias y enfermedades catastróficas; maternidad y paternidad; riesgos profesionales, laborales y riesgos por labores de campo; discapacidad y necesidades especiales; desempleo y pérdida de empleo; orfandad, invalidez, viudez, vejez y muerte; vivienda, asignaciones familiares y otras previsiones sociales" y el parágrafo IV del art. 48, dispone que: "Los salarios o sueldos devengados, derechos laborales, beneficios sociales y aportes a la seguridad social no pagados tienen privilegio y preferencia sobre cualquier otra acreencia, y son inembargables e imprescriptibles" y, finalmente, el parágrafo I) del art. 67, dispone que: "Además de los derechos reconocidos en esta Constitución, todas las personas adultas mayores tienen derecho a una vejez digna, con calidad y calidez humana", derechos que fueron correctamente ponderados por el tribunal de alzada, toda vez que las Comisiones del SENASIR, no realizaron una correcta valoración de los antecedentes del hecho, tampoco realizaron una interpretación y aplicación correcta de las normas citadas, fundando sus resoluciones solamente en el INFORME SOCIAL Nº 13/11 de 5 de septiembre de 2011, que de ninguna manera puede estar sobre el valor y efecto de una Sentencia Ejecutoriada de Divorcio, pasada en autoridad de cosa juzgada, correspondiendo en consecuencia el reconocimiento de la renta de viudedad a Milagros Saavedra Pardo y a la hija Gireldine Licett Vásquez Nogales, por su situación de salud, en los porcentajes previstos por el tribunal de alzada, decisión que se sustenta en los antecedentes que cursan en el cuaderno del trámite de Reclamación de Renta de Viudedad y responden a la línea adoptada por este Tribunal Supremo en los procesos administrativos, en los que debe prevalecer el principio de verdad material sobre la verdad formal, por mandato del art. 180.I de la CPE y del art. 30.11 de la Ley Nº 25 del Órgano Judicial (LOJ), es decir que en la resolución de todo conflicto se debe dar prevalencia a la verdad pura, objetiva, a la realidad de los hechos, antes de subsumir el accionar administrativo en ritualismos carentes de fundamento, porque en materia de seguridad social, se encuentra en controversia derechos fundamentales de las personas, se deben ser reconocidos de forma inmediata en observancia y correcta aplicación de la ley, actuar de manera contraria es vulnerar las normas constitucionales y los convenios y tratados internacionales que protegen los mismos, causando un grave daño a los interesados, lo cual desnaturaliza el verdadero sentido de la justicia que debe ser pronta, oportuna y efectiva.

Por lo expuesto, no siendo evidentes los argumentos traídos en casación por la entidad recurrente y la derecho habiente del de cujus, corresponde resolver el recurso en la forma prevista por los arts. 271.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, aplicables por la norma remisiva contenida en los arts. 633 del Reglamento del Código de Seguridad Social y 15 del MPRCPA aprobado por Resolución Secretarial Nº 10.0.0.087 de 21 de julio de 1987.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad que confieren los arts. 184.1 de la CPE, y 42.I.1 de la LOJ de 24 de junio de 2010, declara INFUNDADOS los recursos de casación en el fondo de fs. 467 a 469 y el de fs. 473 a 478 de obrados.

Sin costas para el Ente Gestor en aplicación del art. 39 de la Ley Nº 1178 de 20 de julio de 1990 (SAFCO) y art. 52 del Decreto Supremo Nº 23215 de 22 de julio de 1992.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.