SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 183/2015.

Sucre, 01 de julio de 2015.    

Expediente: SSA.II-CBBA.569/2014.

Distrito: Cochabamba.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 232 a 234, interpuesto por Juan Flavio Carvajal Daza, contra el Auto de Vista Nº 278/2013 de 23 de diciembre (fs. 227 a 229), pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del recurso de reclamación instaurado por el recurrente, contra el SENASIR, el auto de fs. 237 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I: Que dentro del recurso de reclamación de renta vitalicia de orfandad interpuesta por Juan Flavio Carvajal Daza, la Comisión Nacional de Prestaciones, mediante Resolución Nº 3918-79 de 24 de septiembre de 1979 (fs. 72), resolvió otorgar en favor del derecho habiente Juan Carvajal Daza, renta vitalicia de orfandad por invalidez y rehabilitar la renta de orfandad de Néstor Carvajal Daza, a partir de julio de 1979.

Luego, la Comisión de Calificación de Rentas del SENASIR, mediante Resolución Nº 00000423 de 14 de enero de 2013 (fs. 173 a 175), resolvió, la suspensión definitiva de la renta básica de orfandad de Juan Flavio Carvajal Daza, disponiendo que, a través del Área de Revisión de Rentas, determinar lo indebidamente cobrado por el derecho habiente y por la Unidad de Asesoría Legal, proceder a su recuperación.

Ante esta determinación, el asegurado interpuso recurso de reclamación (fs. 185 a 186), que fue resuelto por la Comisión de Reclamación de Rentas del SENASIR, mediante Resolución Nº 00441/13 de 25 de junio de 2013 (fs. 204 a 206), confirmando la Resolución Nº 00000423 de 14 de enero de 2013, de fs. 173 a 175, emitida por la Comisión de Calificación de Rentas, por encontrarse dispuesta conforme las disposiciones legales vigentes sobre la materia.

En grado de apelación interpuesta por el solicitante (fs. 218 a 219), por Auto de Vista Nº 278/2013 de 23 de diciembre (fs. 227 a 229), la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, confirmó la Resolución Administrativa Nº 00441/13 de 25 de junio de 2013, dictada por la Comisión de Reclamaciones.

Esta resolución originó que Juan Flavio Carvajal Daza, formule recurso de casación en el fondo de fs. 232 a 234, denunciando que existe violación a la Resolución Nº 3918-79 de 24 de septiembre, que le otorgó renta vitalicia por invalidez, por haber sido declarado invalido sin límite de edad, conforme establecen los arts. 14.b) y 53 del Código de Seguridad Social (CSS), sin embargo, las resoluciones emitidas por el SENASIR y el auto de vista recurrido, violaron la citada resolución, porque la Comisión de Calificación de Rentas y la de Reclamación, sólo hicieron mención a la renta de orfandad por invalidez, existiendo una total diferencia sobre éstos dos conceptos, no siendo válidas las resoluciones tanto administrativas como judiciales, porque en el fondo no se tiene comprobado el fundamento médico con referencia a la existencia o no de su invalidez, toda vez que se demostró por parte del recurrente la vigencia de su invalidez, conforme consta por el Certificado Médico de fs. 147, que el auto de vista recurrido, al confirmar la Resolución Nº 00441/13 de 25 de junio de 2013, violó el art. 14 de la Constitución Política del Estado (CPE).

Que las Comisiones de Calificación y de Reclamación, así como el auto de vista recurrido, no han comprobado que el asegurado tiene la condición suficiente o que hubiera recuperado la capacidad para el trabajo, al establecer de manera equivocada la suspensión definitiva de su renta básica de orfandad por invalidez, por ser esta vitalicia, sin embargo, para dicha suspensión, no se comprobó hasta la fecha si el titular de la aludida renta, tenga la condición suficiente o hubiera recuperado su capacidad para trabajar, incumpliendo con lo previsto por el art. 54.II del CSS, limitándose a señalar la segunda parte del art. 53 del mismo código, normativa que en el fondo sólo es aplicable para rentas de orfandad y no así para las rentas vitalicias por invalidez, salvo que esté comprobado la condición suficiente o la recuperación de la capacidad para el trabajo, situación que no fue comprobada por las comisiones del SENASIR, mas al contrario, en forma reiterativa, el recurrente demostró la vigencia de su invalidez con el Certificado Médico de fs. 214 y que lamentablemente el auto de vista viola nuevamente el art. 14.I.II y III de la CPE.

Que las resoluciones emitidas por el SENASIR y el auto de vista recurrido, contravienen el derecho al estado civil, a la salud, al matrimonio y al derecho a la familia, porque el fallo del tribunal ad quem, sin analizar el fondo de la renta por invalidez y orfandad, se limitó a confirmar las resoluciones emitidas por el ente gestor, que de manera equívoca estableció suspender la renta de invalidez, ingresando en contradicción con la normativa vigente, de acuerdo a lo previsto por el art. 2.c) de la Ley Nº 1678 de 15 de diciembre de 1995, porque, siendo el solicitante considerado con discapacidad contrajo matrimonio civil como un derecho establecido por ley, tal vez para mejorar su vida y salud, sin embargo, no tuvo mejoría, porque la invalidez que tiene es de por vida, porque el estado civil no cambia la realidad de una invalidez que se tiene de por vida, consecuencia que lo llevó al divorcio absoluto conforme consta a fs. 215 de obrados, violando el auto de vista nuevamente lo previsto en los arts. 14.II y 62 de la CPE.

Concluyó denunciando que el fallo de vista violó derechos fundamentales como el derecho a la salud, a la seguridad social, el derecho de la persona con discapacidad, a la legítima defensa y el debido proceso, por lo que solicitó que el Tribunal Supremo de Justicia case el auto de vista recurrido y deliberando en el fondo declare firme y subsistente la Resolución Nº 3918-79 de 24 de septiembre de 1979 y se le otorgue nuevamente renta vitalicia por invalidez.

CONSIDERANDO II: Que así expuestos los fundamentos del recurso, se establece lo siguiente:

En el caso objeto de análisis, el recurrente cuestiona el fallo del Tribunal ad quem, por haber confirmado la Resolución Administrativa Nº 00441/13, de 25 de junio de 2013, dictada por la Comisión de Reclamaciones del SENASIR, que confirmó la Resolución Nº 00000423 de 14 de enero de 2013, emitida por la Comisión de Calificación de Rentas del ente gestor, en la que se dispuso la suspensión definitiva de la renta básica de orfandad otorgada a favor de Juan Flavio Carvajal Daza, fallos con los que el recurrente, no está de acuerdo, toda vez que afirma que no corresponde la suspensión definitiva de su renta de orfandad por haber sido concedida de forma vitalicia, motivo por el cual denunció la violación de la Resolución Nº 3918-79, contravención del derecho al estado civil, a la salud, al matrimonio, derecho a la familia y violación del art. 14 de la CPE.

Al respecto, de antecedentes procesales se puede evidenciar que, como consecuencia del fallecimiento del asegurado Eulogio Carvajal Herrera, titular de la renta, la Comisión Nacional de Prestaciones, mediante Resolución Nº 3918-79, resolvió otorgar a favor de Juan Flavio Carvajal Daza, derechohabiente del rentista prenombrado, renta vitalicia de orfandad en el monto de Bs.862.-, a partir del mes de julio de 1979, en atención al Informe Nº 688/79 de 25 de junio de 1979 cursante a fs. 68 de obrados, emitido por el Tribunal Médico Nacional Calificador de Incapacidades, en el cual se determinó que Juan Carvajal Daza, de acuerdo al examen practicado en el Departamento de Medicina del Trabajo y los Certificados de Especialistas Neurólogo y Psiquiatra presenta Disrritimia Cerebral de Lóbulo Temporal Izquierdo, asociada a Deterioro Mental, enfermedad común adquirida en la infancia, que determina estado de invalidez, debiendo recalificarse cada dos años, sin embargo, esta renta fue suspendida definitivamente al haber el solicitante contraído nupcias con Gilba Flor Montenegro Terrazas el 2 de agosto de 2003, conforme se acredita por el Certificado de Matrimonio cursante a fs. 89 de obrados.

Al respecto, el art. 53 del CSS prescribe: “Tienen derecho a la renta de orfandad los hijos menores de 16 años de edad, o de 19 años si siguen estudios en establecimientos autorizados por el Estado, o bien sin límites de edad, en caso de ser reconocidos inválidos, siempre que la invalidez hubiere sobrevenido antes de las edades señaladas.

En todos los casos, la renta cesará desde el momento que el hijo contraiga matrimonio(el resaltado nos pertenece), concordante con el art. 107 del Reglamento del Código de Seguridad Social; por su parte, el Manual de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición de la Unidad de Recaudación en su art. 38 prescribe: “Los hijos matrimoniales, extramatrimoniales reconocidos, arrogados y los adoptivos tienen derecho a la renta de orfandad hasta la edad de diez y nueve (19) años. Sin embargo, cuando el huérfano fuer declarado inválido antes de cumplir los diez y nueve (19) años de edad, tendrá derecho a la que le corresponda con carácter vitalicio”. Art. 40.- “La renta de orfandad cesará desde el momento en que el hijo contraiga matrimonio o fallezca” (el resaltado es de nuestra autoría).

Por otra parte, de acuerdo al Informe Nº 688/79 de 25 de junio de 1979, mediante el cual se determinó estado de invalidez de Juan Flavio Carvajal Daza, donde se señaló que dicha invalidez debía de recalificarse en el plazo de dos años, acontecimiento que no sucedió en el caso presente, toda vez que el solicitante no cumplió con dicha exigencia, es decir, de realizarse una nueva valoración médica dentro del plazo establecido en dicho informe, afirmación extraída la Nota CITE DMT/503/12 de 24 de julio de 2012 cursante a fs. 135 de obrados, contraviniendo lo estatuido en el art. 594 del Reglamento del Código de Seguridad Social que señala: Son infracciones imputables al trabajador -asegurados y beneficiarios-en forma simplemente enunciativa las siguientes: f) “No someterse a los tratamientos médicos, quirúrgicos o de rehabilitación prescritos por los servicios sanitarios o la Comisión de prestaciones de la Caja”, infracción que se encuentra sancionada con la pérdida de su condición de beneficiario, rentista o derecho habiente conforme lo estatuido en el art. 595.c) del mismo reglamento.

En base a lo descrito y la normativa citada, y al haber el asegurado contraído matrimonio con la Sra. Gilba Flor Montenegro Terrazas, no corresponde restituir la renta vitalicia de orfandad concedida a favor del actor mediante Resolución Nº 3918-79 de 24 de septiembre de 1979, emitida por la Comisión Nacional de Prestaciones, como acertadamente se determinó en las resoluciones administrativas emitidas por el ente gestor, en las cuales se resolvió la suspensión definitiva de la renta básica de orfandad otorgada a favor de Juan Flavio Carvajal Daza, extremo que fue confirmado en el auto de vista recurrido emitido por el tribunal de apelación, quien para llegar a la decisión asumida, valoró de manera correcta las pruebas cursantes en obrados, conforme le faculta el art. 397 del Código de Procedimiento Civil (CPC), aplicable al caso presente por permisión del art. 633 del Reglamento del Código de Seguridad Social, toda vez que los argumentos expuestos por el recurrente, con los que pretende justificar la legalidad de su renta de orfandad concedida, no enervan de modo alguno, la normativa descrita ut supra, en base a la cual, se determinó la suspensión definitiva de la renta de orfandad que como derecho habiente, venía percibiendo el asegurado.

Bajo estas premisas, se concluye que las denuncias formuladas por el recurrente en su acción extraordinaria devienen en infundadas, por cuanto no demostró la lesión, vulneración o violación de los artículos invocados en su recurso, por ello, corresponde resolverlo en la forma prevista por los arts. 271.2) y 273 del CPC, aplicables por disposición del art.633 del Reglamento del Código de Seguridad Social.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad que le confieren los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 232 a 234. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.