SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 103/2015.

Sucre, 6 de abril de 2015.   

Expediente: SSA.II-TJA.488/2014.

Distrito: Tarija.

Magistrado Relator: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 156, interpuesto por Waldo Gonzalo Valverde Armella, en representación de Alcira Raquel Ruiz Sanguino, representante legal de la Organización no Gubernamental “Vida Verde”, contra el Auto de Vista N° 203/2014 de fecha 29 de septiembre de 2014, cursante de fs. 150 a 153, pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Tarija, dentro del proceso pago de beneficios sociales que sigue Freddy Orlando Orellana Urquiola, contra Alcira Raquel Ruiz Sanguino Directora Ejecutiva de la ONG ”Vida Verde“ VIVE, la respuesta de fs. 159, el auto de fs. 160 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso laboral, la Juez de Partido Segundo de Trabajo y Seguridad Social de Tarija, emitió la Sentencia de 29 de julio de 2011 (fs. 93 a 96), declarando probada en parte la demanda, con costas, ordenando que la ONG Vida Verde representada por Alcira Raquel Ruiz Sanguino, cancele a la parte demandante la suma de Bs.32.874.-, por concepto de desahucio, aguinaldo, incremento salarial y sueldos devengados.

En grado de apelación formulada por Waldo Gonzalo Valverde Armella, en representación de la demanda (fs. 99), ante el traslado de (fs. 100), interpone apelación y la respuesta (fs. 119 a 120), la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Tarija, emitió Auto de Vista N° 203/2014 de fecha 29 de septiembre de 2014 (fs. 150 a 153), confirma parcialmente la sentencia de fs. 93 a 96, sin costas, ordenando el pago de la suma de Bs.42.954.-, por concepto de desahucio, aguinaldo, diferencia de sueldos incremento salarial y sueldos devengados, más la multa del 30% de acuerdo al DS N° 28699 de 1 de mayo del 2006.

Dicho fallo motivó el recurso de casación en la forma de fs. 156, interpuesto por Waldo Gonzalo Valverde Armella, en representación de la demandada, en apoyo de los arts. 210 y 252 del Código Procesal del Trabajo en concordancia con el art. 91 del NCPC, recure en casación de la sentencia, señalando que fue notificado con la resolución injusta del ad quem, refiriendo que el salario mínimo indemnizable es de Bs.5.040.

Arguye que el aguinaldo de acuerdo al salario condenado por el a quo, con el pago de Bs.1.260.-, es contrario a derecho, siendo el correcto en su criterio Bs.840.

Arguye sobre los sueldos devengados, que el actor en su recurso de apelación planteó la demanda solo del pago de dos meses de sueldo faltante en la sentencia y pide el importe de Bs.10.080.-, sin embargo el ad quem en una actitud parcializada sanciona con cinco meses de deuda, incrementando tres meses más de lo que pidió el actor.

Agrega que el desahucio no le corresponde al actor por la irregularidad de sus actividades realizadas a consecuencia de constantes faltas a su criterio habría hecho presumir abandono y renuncia a su fuente laboral.

Concluye señalando que por todo lo que justificó y demostró, pide que en base a los agravios que expresó, la valoración de las pruebas documentales a la sala social y administrativa de la corte superior de distrito, solicita se case en forma total la sentencia y el auto de vista emitido, sea con costas por su actitud falsa y temeraria.

CONSIDERANDO II: Que, del análisis y compulsa de los antecedentes del proceso, se concluye lo siguiente:

Respecto de la casación en la forma, debemos inferir que el recurrente no indica cómo se violó las formas esenciales con el supuesto “error in procedendo”, simplemente se limita a enumerarlo, careciendo de técnica jurídica recursiva, en absoluta orfandad de los requisitos de procedibilidad que permitan avizorar de manera categórica a este tribunal que el ad quem incurrió en alguna de las causales del art. 254 del CPC.

Que conforme ha establecido la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, el recurso de casación se equipara a una nueva demanda de puro derecho, misma que debe de contener los requisitos enumerados en el art. 258 del CPC, debiendo fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivaron la casación en la forma.

Así también, por cuanto define la doctrina y la jurisprudencia, el recurso de casación en la forma, se funda en errores in procedendo, referidos a la infracción de las normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, lo que no ocurre en el caso del análisis. El recuso planteado de fs. 156, incumple lo establecido por el art. 258.2) del Código de Procedimiento Civil, toda vez que no señala de forma concreta y precisa el auto que recurre y el folio dentro del expediente, limitándose a mencionarlo en cuanto a su contenido; por otra parte, si bien señala que presentó su recurso en la forma, no cumple con establecer la adecuada diferenciación en la estructura del recurso; así también, sin establecer de manera específica y precisa a que prueba se refiere y su foja dentro el expediente, la incongruencia de lo planteado y lo solicitado, aspectos que inviabilizan a este tribunal a ingresar en mayor análisis, porque impide abrir su competencia.

Que en ese marco legal, se concluye, que corresponde resolver este recurso en la forma prevista por los arts. 271.1) y 272.1) del Código de Procedimiento Civil, aplicables por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 156, con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.