SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA



Auto Supremo Nº 71/2015.

Sucre, 27 de febrero de 2015.

Expediente: SSA.II-LP.460/2014.

Distrito: La Paz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 1152 a 1154, interpuesto por la Mutual de Servicios al Policía “Muserpol”, representada por la Cnl. DESP. Susana Quisber Tarquino, Directora General Ejecutiva contra el Auto de Vista Nº 108/2014-SSA-I de 26 de mayo de 2014 de fs. 1134 a 1136, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso laboral, sobre reincorporación seguido por Bladimir Bazán Rivero y Otros contra la Institución recurrente, la respuesta de fs. 1157 a 1164, el auto de fs. 1165, que concedió el recurso, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Séptimo de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, pronunció la Sentencia Nº 232/2013 de 10 de septiembre, de fs. 1043 a 1054 declarando probada en parte la demanda de fs. 112 y 148 a 149, 160 de obrados debiendo la parte demandada Mutual de Seguros del Policía MUSEPOL, a través de su representante legal, proceder a la reincorporación de Jorge Cesar Saavedra Vargas y la señora Irma Baruska Ninavía López, a su fuente de trabajo, con el mismo nivel salarial y al mismo puesto que ocupaban al momento del despido, con el reconocimiento de salarios devengados, hasta el día de su reincorporación y de acuerdo al AS Nº 339 de fecha 3 de septiembre 2012, expediente: 200/2012-S, dicho pago debe efectuarse previo juramento de ley ante la autoridad jurisdiccional por parte de los actores y bajo su responsabilidad para el caso de demostrarse lo contrario, de no haber percibido remuneración alguna por otro trabajo prestado desde su destitución y probada en parte la excepción perentoria de pago, formulada por la entidad demandada MUSEPOL, conforme se tiene de los acuerdos transaccionales y desistimientos formulados a su favor, situación descrita en antecedentes y sea con las formalidades de ley.

En grado de apelación formulada por MUSEPOL, representada por Cnl. DESP. Jonny Marcelo Ortuño Andia, mediante memorial de fs. 1056 a 1058 de obrados, la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de la ciudad de La Paz, por Auto de Vista Nº 108/2014-SSA-I de 26 de Mayo de 2014 de fs. 1134 a 1136, confirmó la Sentencia Nº 232/2013 de 10 de septiembre de fs. 1043 a 1054 de obrados.

Dicho fallo motivó el recurso de casación por parte de la institución demandada, Mutual de Servicios al Policía “MUSERPOL”, representada por la Cnl. DESP. Susana Quisber Tarquino, que luego de hacer una relación de los hechos del proceso, manifestó de manera textual “Relación a la falta de valoración de pruebas como agravio, conforme a los datos del proceso, al tener la carga de la prueba presentó dentro del plazo sus pruebas conforme a los hechos por probar a la parte demandada, con relación a cada uno de los demandantes, admitiendo su autoridad las pruebas literales que cursan a fs. 893 y 895 el primer documento Nota CRT/Nº 002/2013 de 18 de marzo por la cual la Secretaria de la Dirección General Ejecutiva señala que “…desde la gestión 2008 hasta la fecha, no se encontró ningún registro de los señores Jorge Cesar Saavedra Vargas y Baruska Ninavia López”…”, por lo que no se habría valorado la prueba de cargo como de descargo al haber consignado erróneamente la reincorporación de los demandantes.

Concluyó solicitando se “…REVOQUE la sentencia impugnada y el Auto de Vista Nº 108/2014 SSA-I y en su lugar declare improbada la demanda de Jorge Cesar Saavedra Vargas y Baruska Ninavia López …”

CONSIDERANDO II: Que así planteado el recurso de casación y conforme a las normas aplicables que rigen la materia se tiene, las siguientes consideraciones:

Conforme a la amplia jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo de Justicia constituido en Tribunal de Casación; el recurso de casación, se equipara a una nueva demanda de puro derecho, debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil, debiendo fundamentarse por separado de manera precisa, clara y concreta las causas que motivan la casación ya sea en la forma, en el fondo o en ambos, no siendo suficiente referir la vulneración de normas, ni hacer relatos intrascendentes, sin establecer de manera precisa las disposiciones legales infringidas, demostrando en qué consiste la infracción que se acusa y es reclamada, cómo se incurrió en ella y cuál la probable solución a la misma.

En ese sentido, debe tenerse en cuenta que el recurso de casación en el fondo tiene por objetivo modificar el contenido de un auto definitivo, sentencia o auto de vista, basado en que los jueces o tribunales de instancia a tiempo de emitir las referidas resoluciones hubiesen incurrido en errores in judicando, aspectos que de manera inexcusable deberán ser exteriorizados y fundamentados a través de todos o uno de los presupuestos contenidos en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil.

Por otra parte, el recurso de casación en la forma, tiene como finalidad anular determinadas actuaciones procesales en función a la evidencia de errores in procedendo, es decir cuando los de grado incurran en vulneración de las formas esenciales del proceso, que vulneren derechos y garantías de los sujetos procesales; el derecho de la parte afectada queda expedito para la interposición del recurso de casación en la forma observando cualquiera de los incisos insertos en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil.

Además de lo anotado, el recurrente que interponga recurso de casación en el fondo, la forma o en ambos; reviste de fundamental importancia el cumplimiento de los requisitos previstos en el art. 258.2) del Código Adjetivo Civil, relativos a la cita clara, concreta y precisa de la ley o leyes violadas o aplicadas erróneamente, así como si incurrieron en error de hecho o de derecho, con la inclusión de un petitorio claro en congruencia con los intereses demandados o reclamados y a la normativa acusada como transgredida; en el entendido que el legislador previno que el recurso de casación cumpla su finalidad de aperturar la competencia del Tribunal Supremo de Justicia, evitando y cuidando que éste no incurra en arbitrariedad alguna en trámite del proceso.

Bajo ese contexto, en la especie el memorial de fs. 1152 a 1154 del recurso de casación, se advierte que la institución recurrente, no señaló si recurre en casación en la forma, en el fondo o en ambos, tampoco tomó en cuenta los requisitos formales descritos precedentemente en los arts. 253 y 254 en ambos casos, con relación al art. 258.2 del Código de Procedimiento Civil, aplicables a la materia por mandato del art. 252 del Código Procesal del Trabajo, limitándose a realizar una relación intrascendente de hechos que fueron conocidos y resueltos durante el proceso y a señalar que no se valoró la prueba de cargo y descaro, sin cuestionar, impugnar en concreto el auto de vista recurrido, si incurrió en error de hecho o de derecho, única situación en que se abre la competencia este Tribunal, sin embargo, revisando el memorial del recurso, se colige total ausencia y fundamento de las normas citadas, incumple totalmente la técnica procesal recursiva para interponer la acción extraordinaria de puro derecho, lo que denota el total desconocimiento de la normas adjetivas que regulan la interposición de los recursos y, por consiguiente impiden a este Tribunal ingresar a conocer y resolver el fondo del litigio.

Además de ello, la institución recurrente también concluyó con un pedido incongruente, señalando “se revoque la sentencia impugnada y el Auto de Vista Nº 108/2014 SSA-I y en su lugar declare improbada la demanda”, petición que no condice con las formas de resolución previstas en el art. 271 del Código de Procedimiento Civil, reflejando así la ausencia de la adecuada técnica jurídica recursiva a tiempo de formular el recurso de casación que se analiza.

Consiguientemente, por los fundamentos expuestos, se colige que el recurso en cuestión no se acomoda a las condiciones mínimas que exige el Código ritual de la materia, por lo que corresponde resolver, conforme previenen los arts. 271.1) y 272.2) ambos del Código de Procedimiento Civil, aplicables por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 184.I de la Constitución Política del Estado de 7 de febrero de 2009 y art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 1152 a 1154 interpuesto por la Mutual de Servicios al Policía “MUSERPOL”, representada Cnl. DESP. Susana Quisber Tarquino.

Sin costas en aplicación de los arts. 39 de la Ley Nº 1178 de 20 de julio de 1990 y 52 del DS Nº 23215 de 22 de julio de 1992.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.