SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA, SOCIAL Y ADMINISTRATIVA

SEGUNDA


Auto Supremo Nº 07/2015.

Sucre, 7 de enero de 2015.

Expediente: SSA.II-SCZ.391/2014.

Distrito: Santa Cruz.

Magistrado Relator: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 60, interpuesto por la Empresa MAUNALOA, representado por Juan Mariscal Rojas, contra el Auto de Vista N° 095/2014 de 14 de marzo de 2014 cursante de fs. 57 a 58, pronunciado por la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso social de beneficios sociales seguido por José Luis de la Fuente Calderón contra la empresa recurrente; la respuesta de fs. 63, el Auto N° 189/2014 de 7 de agosto de 2014 de fs. 64, que concede el recurso; los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitada la demanda social de pago de beneficios sociales de fs. 8 y subsanada a fs. 13, la Juez Segundo de Partido del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia N° 16/2013 de 27 de marzo de 2013 de fs. 44 a 46, declarando probada con costas la demanda interpuesta por José Luis de la Fuente Calderón, ordenando que Juan Mariscal Rojas, propietario de la Empresa MAUNALOA, pague a tercero día a favor del actor el monto de Bs.15.398.- por concepto de desahucio, indemnización, reintegro de aguinaldo y vacación, con actualización en UFVs y multa del 30% a calcularse en ejecución de sentencia conforme lo previsto en el art. 9 del Decreto Supremo N° 28699 de 1 de mayo de 2006.

Que, apelada por la empresa demandada, por memorial de fs. 48, la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, pronunció Auto de Vista N° 95 de 14 de marzo de 2014 (fs. 57 a 58), confirmando totalmente la Sentencia N° 16/2013 de 27 de marzo de 2013 (fs. 44 a 46), dictada por la Juez Segundo de Partido del Trabajo y Seguridad Social de la Capital, con costas.

Este fallo motivó que, la Empresa MAUNALOA, representada por Juan Mariscal Rojas, interponga recurso de casación, contra el ut supra auto de vista, en base a los argumentos expresados por memorial que cursa a fs. 60.

CONSIDERANDO II: De la revisión y compulsa de antecedentes, lo expuesto en el recurso de casación, y las normas aplicables, se concluye:

El artículo 258.2 del Código de Procedimiento Civil, dispone: “(Requisitos). El recurso deberá reunir los requisitos siguientes: 2) Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o en ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente”.

Por su parte, el art. 272.2 de la misma norma adjetiva, establece: “(Recurso improcedente). Se declarará improcedente el recurso, con costas: 2) Cuando el recurrente no hubiere cumplido con el mandato del Inciso 2) del artículo 258”.

En este marco normativo, de la revisión de los antecedentes y lo previsto en la doctrina se colige que, los recursos son medios de impugnación de las resoluciones judiciales, son de dos clases: ordinarios y extraordinarios; el recurso de casación constituye un medio de impugnación de carácter extraordinario porque su tramitación está reservada solo para ciertos casos establecidos por ley y para determinadas resoluciones enumeradas en el art. 255 del Código de Procedimiento Civil; finalmente, el recurso de casación puede ser de fondo o de forma, las que no pueden intentarse de manera indistinta, precisamente porque ambas persiguen realidades de diferente naturaleza jurídica, ya que se sustentan en causas distintas y persiguen efectos diferentes.

En efecto, el recurso de casación en el fondo persigue el control de las infracciones a la ley que pudieren haber cometido los jueces de grado, es decir, debe fundarse en errores “in judicando”, en nuestra legislación, el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, establece los casos en que procede el mismo, busca la correcta aplicación de la ley y una interpretación uniforme de la misma por parte de los tribunales inferiores. En tanto que el recurso de casación en la forma debe fundarse en errores “in procedendo”, referidos a transgresiones a las formas esenciales del proceso, el art. 254 de la norma adjetiva citada, prevé los casos en los que es deducible este recurso.

En la especie, de la revisión del memorial de casación en el fondo, se evidencia que la empresa recurrente, no cumplió con los requisitos esenciales previstos en el art. 258.2 del Código de Procedimiento Civil, pues en el apartado I de dicho memorial solamente se limitó a citar el punto 1 y 2 del párrafo segundo del considerando primero del auto de vista recurrido; asimismo, en los apartados II y III del mismo memorial, simplemente se señala que el auto de vista recurrido al disponer que la contradicción alegada en la apelación debió haberse impugnado como excepción, y al establecer que no se había aportado los medios probatorios para desvirtuar lo afirmado por el actor, se violaron los arts. 116, 117 y 180 de la Constitución Política del Estado; máxime si la empresa recurrente no cita que norma fue violada, erróneamente interpretada o mal aplicada y en qué consiste dicha infracción, tampoco expresa que existan disposiciones contradictorias en la sentencia o auto de vista recurrido, mucho menos acreditó que en la apreciación de la prueba se hubiere cometido error de hecho o error de derecho.

A mérito de lo expuesto, se concluye que resulta inviable la consideración del recurso de casación en el fondo, puesto que impide a este Tribunal Supremo, abrir su competencia para resolver el fondo del litigio, por tanto, corresponde resolver conforme previenen los arts. 271.1 y 272.2 ambos del Código de Procedimiento Civil, aplicables por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en el art. 184.1 de la Constitución Política del Estado y el art. 42.I.1 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, en ejercicio de la potestad de juzgar que emana del pueblo boliviano, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 60. Con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

           Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano

ANTE MI:  Tyrone Cuéllar Sanchez