TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA, CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 311

Sucre, 14 de junio de 2019

Expediente                  : 223/2018

Demandante                   : Ángel Mauricio Aparicio Alba

Demandado                    : “La Vitalicia Seguros y Reaseguros de Vida” S.A.                                       

Proceso                           : Reliquidación de derechos laborales  

Distrito                         : La Paz

Magistrado Relator        : Dr. Esteban Miranda Terán

VISTOS: El recurso de casación, de fs. 171 a 175, interpuesto por “La Vitalicia Seguros y Reaseguros de Vida” S.A., representada por Hugo Alfredo Meneses Márquez y/o Grover Calani, contra el Auto de Vista N° 252/17 de 3 de noviembre de 2017, pronunciado por la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, de fs. 168 a 169; dentro del proceso de reliquidación de derechos laborales, seguido por Ángel Mauricio Aparicio Alba contra la entidad recurrente; el Auto Nº 21/18 SSCYCA-III de 13 de abril de 2018 (fs. 177), que concedió el recurso; el Auto de 28 de mayo de 2018, por el cual se declara admisible el recurso de casación (fs. 185); los antecedentes procesales; y:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.

El Juez Quinto del Trabajo y Seguridad Social de La Paz, emitió la Sentencia Nº 076/2016 de 7 de julio, de fs. 148 a 151, declarando improbada la demanda; y probada la excepción perentoria de pago puesta.

Auto de Vista.

Ángel Mauricio Aparicio Alba, a través de su apoderada Lourdes Milenka Huidobro Chacón, interpuso recurso de apelación, de fs. 154 a 156; resuelto por el Auto de Vista N° 252/17 de 3 de noviembre de 2017, pronunciado por la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, de fs. 168 a 169; revocando en parte la Sentencia de primera instancia; disponiendo que la entidad demandada cancele a favor del actor la suma de Bs.5.840,19.- (cinco mil ochocientos cuarenta 19/100 bolivianos), por concepto de horas extraordinarias adeudadas; incluida la multa prevista por el art. 9 del D.S. Nº 28699 de 1 de mayo de 2006.

II. ARGUMENTOS DEL RECURSOS DE CASACIÓN:

En conocimiento del señalado Auto de Vista, La Vitalicia Seguros y Reaseguros de Vida” S.A., formuló recurso de casación, señalando lo siguiente:

El Tribunal de alzada, no realizó una adecuada interpretación y aplicación del art. 16 de la Ley General del Trabajo (LGT), que establece que la jornada laboral no excederá de 8 horasa y de 48 horas por semana; por su parte, el art. 51 de esta ley sustantiva, dispone que el patrono y sus trabajadores podrán acordar un descanso de medio día en la semana; en ese marco no se trabajaba los días sábado, y el incremento de una hora diaria a la jornada laboral de lunes a viernes, no excedía las 48 horas a la semana, establecidos por Ley; hecho que fue correctamente apreciado por el Juez de la causa, modificado en forma errada en el Auto de Vista recurrido.

Este aspecto se encuentra previsto también, en el art. 24 del Reglamento Interno de Trabajo de la empresa, que fue aprobado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social, mediante RM 335/2007, de conocimiento del trabajador demandante, quien nunca excedió las 48 horas semanales de trabajo; debiendo considerarse además, que las horas extraordinarias de trabajo deben ser autorizadas, toda vez que el art. 50 de la LGT, señala que no se consideran como tales, las que el trabajador ocupe en subsanar sus errores, habiendo omitido el Auto de Vista recurrido la aplicación de este precepto; pues la empresa nunca autorizó o solicito al actor realice trabajos en horas extraordinarias, careciendo de derecho alguno de reclamar este concepto.

Petitorio.

Solicita se anule y/o se case el Auto de Vista recurrido, manteniendo firme y subsistente la Sentencia emitida en primera instancia.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO:

Expuestos así los argumentos del recurso de casación, se pasa a resolver el recurso, en base a los fundamentos siguientes:

La Ley General del Trabajo regula la jornada laboral en su art. 46, disponiendo que será de 8 horas por día y de 48 horas por semana; sin embargo, el segundo párrafo de la citada disposición, refiere que: “Se exceptúan a los empleados u obreros que ocupen puestos de dirección, vigilancia o confianza, o que trabajen discontinuamente, o que realicen labores que por su naturaleza no pueden someterse a jornadas de trabajo, en éstos casos tendrá una hora de descanso dentro del día, y no podrán trabajar más de 12 horas diarias, en el Decreto Reglamentario de la Ley General del Trabajo (DRLGT), su art. 36, prevé: “Los gerentes, directores, administradores, representantes o apoderados que trabajen sin fiscalización superior inmediata, quedan comprendidos en la excepción establecida en el segundo párrafo del artículo 46 de la Ley.

El art. 41 de esta norma reglamentaria, complementa que para el cómputo de las horas extraordinarias debe llevarse un registro especial, conforme al modelo que apruebe la Inspectoría General del Trabajo, hoy dependiente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social; asimismo, el art. 14 del D.S. Nº 21137 de 30 de noviembre de 1985, dispone: “Las empresas y entidades reguladas por la Ley General del Trabajo, se sujetarán sus disposiciones para el pago de horas extraordinarias por trabajos efectivamente realizados en exceso de la jornada mensual completa en estricta aplicación del artículo 46 de la misma ley y del artículo 36 de su Reglamento. Se suprime el pago de horas fijas de sobretiempo.

Bajo este marco normativo se advierte que, si bien la ley laboral no define claramente, sobre quiénes son y qué hacen los trabajadores de dirección, vigilancia o de confianza, debe entenderse que son aquellos empleados que se distinguen porque ocupan una posición jerárquica en la empresa, con facultades disciplinarias o de mando, dotados de determinado poder discrecional de autodecisión; al respecto, conviene destacar que la diferencia que se realiza sobre el personal de dirección por un lado y sobre el personal de confianza por otro, la misma obedece al hecho de que no siempre el personal de confianza ejerce un cargo de dirección, y por el contrario éste último, por el hecho de ejercer un cargo de dirección se constituirá definitivamente en personal de confianza, esto en razón a que, por su naturaleza, tienen a diferencia de los demás trabajadores, un grado mayor de responsabilidad a consecuencia de que el empleador les ha delegado la atención de labores propias de él, otorgándoles una suerte de representación general, lo que se traduce en alta confianza.

En el caso de autos, se evidencia que el Tribunal de alzada al resolver el agravio acusado en la apelación, sobre la correspondencia o no del pago de horas extras al actor, no realiza un análisis de la normativa que regula este derecho, ni de sus excepciones; debiendo tomarse en cuenta que el demandante, fungía el cargo de “Encargado de Adquisición de Suministros de Construcción”, hecho aceptado por ambas partes, demostrado por Memorándum Interno Nº 005/2015 de 12 de enero de 2015 (fs. 82), dirigido al actor, en el cual se entregó un Manual de Funciones del cargo que desempeño para la empresa demandada, que cursa de fs. 83 a 85, donde se puede claramente apreciar, que el actor ejercía un puesto de confianza, con un nivel de especial responsabilidad involucran actividades revestidas de determinadas libertades y prerrogativas para ejercerlas a nombre del empleador, como cotizaciones con proveedores nacionales o extranjeros, coordinación de compra de materiales, coordinar con ingenieros y arquitectos necesarios las especificaciones técnicas que se requieran, entre otras; por ello, al tratarse de un cargo con funciones de confianza el ejercido por el demandante, conforme a las excepciones previstas en el segunda párrafo del art. 46 de la LGT, no tiene derecho al reconocimiento erróneo del Tribunal de alzada de pago de horas extraordinarias; que con una apreciación correcta de la normativa fue negado por el Juez de la causa.

Es necesario aclarar, que el reconocimiento incorrecto del Tribunal de alzada de horas extraordinarias, no sobrepaso las 12 horas señaladas en la parte in fine del art. 46 de la LGT; límite de horas a trabajarse sin que se constituyan en horas extraordinarias en cargos de confianza o de otra naturaleza; también, debe tenerse presente que, cuando un trabajador se extiende en su jornada laboral, para completar su trabajo o enmendar sus errores, no se constituye en horas extraordinarias; y como se aprecia de la documental de fs. 91 a 96, tomada en cuenta por el Tribunal de alzada, para conceder el pago de horas extraordinarias, consistente en el reporte biométrico de asistencia, no hay una regularidad en la culminación diaria de sus funciones; aparte debe existir una autorización del empleador o solicitud y/o coordinación con el trabajador, aspecto que no se dio en el presente caso; conforme lo señalado y el cargo que desempeñaba el actor, no corresponde la cancelación de horas extraordinarias pretendidas.

En mérito a lo expuesto y encontrándose debidamente sustentado el argumento traído en casación, respecto al pago de horas extraordinarias, corresponde dar aplicación al art. 220-IV del Código Procesal Civil (CPC-2013); aplicable en la materia por expresa determinación del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184-1 de la Constitución Política del Estado y 42-I-1 de la Ley del Órgano Judicial, CASA el Auto de Vista N° 252/17 de 3 de noviembre de 2017, pronunciado por la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, de fs. 168 a 169. En consecuencia, se manteniéndose firme y subsistente la Sentencia Nº 076/2016 de 7 de julio, de fs. 148 a 151, declarando improbada la demanda.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.-