TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 161

Sucre, 19 de marzo de 2019


Expediente                        : 074/2018

Demandante                : Empresa Constructora ÉLITE

CONSTRUCCIONES Ltda.

Demandado                : Gobierno Autónomo Municipal de Potosí

Materia        : Contencioso

Distrito                        : Potosí

Magistrada Relatora        : María Cristina Díaz Sosa


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Rolando Mauro Urzagaste en representación legal de la Empresa Constructora ELITE CONSTRUCCIONES Ltda. (fs. 180 a 186), contra el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018 (fs. 177) pronunciado por la Sala Civil y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, el Auto de 19 de febrero de 2018 (fs. 187) que concedió el recurso, el Auto de 14 de noviembre de 2018 (fs. 194) que admitió el recurso y lo obrado en el proceso.

I. ANTECEDENTES PROCESALES.

Auto Definitivo de 17 de enero de 2017.

Presentada la demanda contenciosa de cumplimiento de contrato por la Empresa Constructora ELITE CONSTRUCCIONES Ltda. contra el Gobierno Autónomo Municipal de Potosí, fue observada por el Tribunal A quo mediante providencia de 3 de octubre de 2017 (fs. 171), por ser incongruente la fundamentación de la demanda con su petitorio y carecer de sustento legal, otorgando el plazo de 5 días para su subsanación.

Mediante memorial presentado el 15 de enero de 2018, el demandante se ratificó en los argumentos de su demanda, procediendo la Sala Civil y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí a emitir el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018 (fs. 177), señalando que el demandante no subsanó lo observado y en consecuencia tuvo por no presentada la demanda contenciosa de cumplimiento de contrato.

Ante esta determinación, el demandante interpuso recurso de casación, que fue concedido mediante Auto de 19 de febrero de 2018, y admitido en esta Sala mediante Auto de 14 de noviembre de 2018.

II. ARGUMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN.

Mediante memorial presentado el 14 de febrero de 2018, Rolando Mauro Urzagaste interpuso “Recurso de Casación en el Fondo”, argumentando lo siguiente.

  1. Violación del art. 327 num. 9) del Código de Procedimiento Civil.

Inicialmente invocando la Disposición Final Tercera de la Ley Nº 439 Código Procesal Civil (CPC), los artículos 4 y 5 de la Ley Nº 620 y el Auto Supremo 168/2014 de 23 de abril, establece que contra el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, que tiene por no presentada la demanda contenciosa, no procede el Recurso de Reposición, sino el Recurso de Casación.

A continuación transcribe los antecedentes de la demanda contenciosa, la providencia de observación de 3 de octubre de 2017, el memorial de subsanación y el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, y manifiesta que tanto en su demanda como en la subsanación cumplió con el requisito establecido en el art. 327 num. 9) del Código de Procedimiento Civil, al solicitar en su petitorio de forma clara y positiva que: “se deje sin efecto la carta notariada de 26 de abril de 2017 y como consecuencia se ordene el cumplimiento del contrato de obra”; siendo la formulación del petitorio una atribución del demandante ligada además al Principio Dispositivo, motivo por el cual denuncia que el Tribunal A quo habría vulnerado el referido artículo al definir que el petitorio de la demanda debió ser la nulidad de la carta notariada, teniendo la demanda como no presentada por no adecuarse a tal criterio, cuando no existe atribución que faculte al juzgador a determinar el petitorio de una demanda, habiendo actuado ilegalmente.

Asimismo, refiere que el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, no expone el razonamiento jurídico por el que concluye que se debe demandar la nulidad de la carta notariada, generando perjuicio y dilación en el proceso, toda vez que debió admitirse la demanda contenciosa por haberse cometido ilegalidades en la tramitación de la resolución del contrato, y no así alegar infundadamente la existencia de incongruencias o deficiencias, cuya concurrencia tampoco les permite definir el petitorio de la demanda.

Por último refiere que el art. 327 num. 9) de forma expresa determina que el petitorio de la demanda debe realizarlo la parte demandante, en este caso, las autoridades de forma contraria pretenden definir el petitorio de la demanda, lo cual constituye una violación expresa a la norma invocada.

Petitorio

Solicita que el Tribunal Supremo de Justicia, CASE el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, conforme lo establece el art. 274 del Código de Procedimiento Civil.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO Y ANÁLISIS DEL CASO CONCRETO

En consideración a los argumentos expuestos por el recurrente, de acuerdo a la problemática planteada, se realiza una interpretación desde y conforme la Constitución Política del Estado, el bloque de constitucionalidad y las normas ordinarias aplicables al caso concreto.

A este efecto, la jurisprudencia sentada por este Tribunal Supremo, ha establecido que el Recurso de Casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, ello en razón a que no constituye una controversia entre las partes, sino una "cuestión de responsabilidad entre la Ley y sus infractores", pudiendo presentarse como Recurso de Casación en el fondo, Recurso de Casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el art. 274.3 del Código Procesal Civil (CPC), en tanto se cumplan los requisitos establecidos, lo que implica citar en términos claros, concretos y precisos las leyes infringidas, violadas o aplicadas indebidamente o erróneamente interpretadas, especificando en que consiste la infracción, la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente, no siendo suficiente la simple expresión de la voluntad de impugnar.

En este entendido, de obrados se extrae que en el caso de autos el recurrente en su Recurso de Casación en el Fondo, denuncia la violación del art. 327 num. 9) del Código de Procedimiento Civil, por considerar que los vocales que dictaron el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, de forma contraria a la norma, pretendieron definir el petitorio de su demanda, teniéndola como no presentada, por no adecuarse su petitorio a lo establecido en el referido Auto Definitivo.

Ahora bien, revisado el contenido de la observación realizada a la demanda  contenciosa mediante providencia de 3 de octubre de 2017, se tiene que esta observó y ordenó la subsanación de los siguientes aspectos: “(…) los argumentos no son claros ni precisos, pues el demandantes sólo realizó una relación de antecedentes;(…), referencia a cláusulas del contrato de obra sobre el reinicio de actividades para concluir (fs. 160) que la resolución de contrato de obra no se ajusta a procedimiento, (…) la resolución de contrato de obra se sustentó en los informes técnico y jurídico ilegales porque se apartaron de las cláusulas del contrato. Como se advierte los antecedentes referentes a la resolución del contrato de obra, no tienen vinculación con lo que pide, que en sentencia se ordene el cumplimiento del contrato y se deje sin efecto la Carta Notariada (…), petitorio que tampoco es claro, pues no explica lo que debía asumirse como efecto de una eventual decisión de dejar sin efecto la citada carta notariada, a esto se suma que en la demanda no se cita las normas legales que sustentan la acción de cumplimiento de contrato.”

De lo expuesto, se tiene que la intención del Tribunal A quo al observar la demanda, fue solicitar al demandante la compatibilización de los argumentos expuestos en la fundamentación de la demanda con su petitorio, a efecto de que pueda resolverse congruentemente la pretensión del demandante, toda vez que de su lectura resulta evidente que de forma confusa en la demanda, se invocan argumentos que buscan invalidar la resolución del contrato por no adecuarse a las causales y procedimientos establecidos en el contrato, así como por ser falso lo señalado en los informes técnico y jurídico, empero, se solicita como pretensión principal “el cumplimiento del contrato”, pese a que no se especificó qué aspectos del contrato habría incumplido la entidad demandada, ni tampoco demuestra el cumplimiento de su propia obligación a efecto de poder solicitar el cumplimiento de la otra parte; finalmente observa que la demanda no invoca normativa legal que respalde su petitorio en lo referido al cumplimiento de contrato.

En respuesta a todas las observaciones, el demandante presenta el memorial “Cumple lo ordenado”, en el que manifiesta que “(…) los argumentos referentes a la resolución de contrato demuestran el incumplimiento del contrato de obra por parte de la entidad demandada y es por ese motivo que se solicitó se deje sin efecto la carta notariada…  y como consecuencia se ordene el cumplimiento del contrato de obra,(…)” ; sin que exista la aclaración o subsanación de los aspectos observados, pues simplemente se ratificaron los argumentos de la demanda que como se advirtió en la providencia, carecen de congruencia e impiden resolver la pretensión en los términos expuestos, motivando en consecuencia la emisión del Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, que señala que no se subsanaron las observaciones realizadas, pues si el demandante cumplió con el contrato, debió demandar de forma principal la nulidad de la Carta notariada que comunica la Resolución del Contrato, y a consecuencia de ello recién solicitar el cumplimiento del contrato, precisando los aspectos que incumplió la entidad contratante.

De lo anterior, se evidencia que no resultan ciertos los argumentos del Recurso de Casación, cuando acusa la violación del art. 327 num. 9) del Código de Procedimiento Civil, por considerar que los vocales pretendieron formular el petitorio de la demanda, toda vez que de la providencia de 3 de enero de 2017, se extrae claramente que la observación radica en la incongruencia existente entre los argumentos de la demanda y el petitorio, además de la falta de fundamentación legal que respalde la acción de cumplimiento de contrato, aspecto que no fue subsanado por el demandante quien se limitó a reiterar y ratificar los argumentos y petitorio de su demanda, lo que ocasionó que el Tribunal tuviera como no presentada la demanda, aclarando a su vez, que los argumentos expuestos por el demandante refieren a omisiones e infracciones en el procedimiento de resolución de contrato que conllevarían la nulidad de la carta notariada, tras cuya declaración recién correspondería solicitar el cumplimiento del contrato, en los aspectos que se habrían incumplido (pago, entrega de bien, plazo u otros), pero que no fueron especificados en la demanda.

Asimismo, el art. 3 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil, establece como deber del juez o tribunal: “1) Cuidar que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad”, entendiéndose que la admisión de una demanda incongruente, cuyos fundamentos y petitorio no correspondan entre sí, implicaría la omisión del deber del juez de analizar previamente la demanda a efecto de establecer la viabilidad de la pretensión conforme los hechos suscitados y los derechos invocados, generando el desarrollo de un proceso viciado de nulidad y susceptible de ser invalidado en instancias posteriores, además de no ser posible su resolución y posterior ejecución conforme a derecho.

En este entendido, el análisis y la decisión asumida por el Tribunal en el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018, no vulnera el referido art. 327 num. 9) del Código de Procedimiento Civil, sino que emerge del análisis de admisibilidad de la demanda, concluyendo que no es posible su admisión y tramitación por no haberse subsanado las observaciones previamente efectuadas y no ser congruentes los argumentos invocados con lo solicitado en el petitorio, exponiendo las razones por las que considera errado el petitorio del demandante; debiendo considerarse además que si el Tribunal hubiese reformulado el petitorio de la demanda, como se denuncia, habría admitido la misma como “Demanda de nulidad de carta notariada…”, contrariamente a la demanda que expresamente solicita el cumplimiento de contrato, lo que no sucedió, habiendo realizado simplemente las observaciones necesarias para resguardar la legalidad y viabilidad del proceso, pudiendo estas ser subsanadas por el demandante de forma oportuna, quien no lo hizo, lo que irremediablemente conlleva la desestimación de la demanda defectuosa, en cumplimiento del art. 333 del Código de Procedimiento Civil.

En consecuencia al no ser evidentes las infracciones acusadas en el recurso de casación, corresponde aplicar el art. 220. II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts.  184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 180 a 186, interpuesto por Rolando Mauro Urzagaste en representación legal de la Empresa Constructora ELITE CONSTRUCCIONES Ltda contra el Auto Definitivo de 17 de enero de 2018 emitido por la Sala Civil y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.