TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA, CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 97

Sucre, 20 de febrero de 2019

Expediente                : 575/2017

Demandante                 : Edgar Antonio Zelaya Ibáñez

Demandado                        : Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos

Proceso                        : Reincorporación

Distrito                         : La Paz

Magistrado Relator        : Dr. Esteban Miranda Terán

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 146 a 147, interpuesto por Marco Antonio Dick, en representación de Edgar Antonio Zelaya, en mérito al Testimonio de poder especial y bastante Nº 669/2007 de 12 de septiembre, otorgado ante la Notaría Nº 071 de la ciudad de La Paz, a cargo de la abogada Lidia Chungara Ponce (fs. 1 y vta.), contra el Auto de Vista Nº 089/2016 de 07 de octubre, pronunciado por la Sala Social y Administrativa, Contencioso y Contenciosa Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (140 a 141 vta.) y Auto Nº 018/2017-SSA-II de 23 de enero, por el que se negó la solicitud de explicación y complementación impetrado por el apoderado del demandante; dentro del proceso de reincorporación seguido a demanda de Edgar Antonio Zelaya Ibáñez, contra la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB); el memorial de respuesta al recurso de fs. 155 a 156, el Auto Nº 277/2017 SSA-II de 19 de septiembre de 2017, por el que se concedió el recurso (fs. 157); el Auto Supremo de 21 de febrero de 2018 (fs. 575 y vta.), por el que se admitió el recurso de casación y todo lo que ver convino y se tuvo presente:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.

Tramitado el proceso social, de pago de reincorporación, promovido por el apoderado del actor, Marco Antonio Dick, la Juez Tercero del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia Nº 4/2010 de 21 de enero, (fs. 90 a 91 vta.), declarando IMPROBADA la demanda de fs. 6 a 8 de obrados e IMPROBADA, la excepción de prescripción, salvando los derechos que tuviera el demandante para la vía legal que corresponda, rechazándose por auto de 22 de septiembre de 2010, la solicitud de enmienda y complementación presentado por el apoderado del actor (fs. 93 vta.)

Auto de Vista.

En conocimiento de la Sentencia y Auto por el que se negó la enmienda y complementación, el apoderado del demandante promovió recurso de apelación (fs. 101 a 102); que luego de la nulidad del auto de concesión de la apelación determinada por Auto de Vista Nº 09/12 de 02 de febrero de 2012 (fs. 117 y vta.), se resolvió el recurso de apelación, por Auto de Vista 098/2016 SSA-II de 07 de octubre, emitido por la Sala Social y Administrativa, Contencioso y Contenciosa Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, de fs. 140 a 141 vta., por el que CONFIRMÓ la Sentencia Nº 4/2010 de 22 de enero y su Auto Complementario de 22 de septiembre de 2010 de fs. 90 a 91 y 93 y vta. Negando Auto Nº 018/2017-SSA-II de 23 de enero de 2017, la solicitud de explicación y complementación pedida por el apoderado del demandante (fs. 144).

II. ARGUMENTOS DEL RECURSOS DE CASACIÓN:

En conocimiento del señalado Auto de Vista y su Auto complementario; el apoderado del demandante, promovió recurso de casación, conforme consta el escrito de fs. 146 a 147, argumentando que las dos resoluciones impugnadas incurren en una serie de omisión legales y mala apreciación de la Ley, porque tanto el Juez a quo, como el Tribunal de alzada, consideraron una resolución de destitución, emitida dentro de un proceso sumario sancionatorio, sin advertir que se había presentado requerimientos en los que se ha fundamentado el sobreseimiento en su favor.

Estando luego el escrito trunco o cortado seguramente por mala impresión.

Posteriormente argumenta que no se consideró que la demandada no se presentó a la confesión provocada; empero, no se dio cumplimiento al art. 166 del Código Procesal del Trabajo (CPT); es decir, tenérselo por confeso.

Por último, alegó que ofreció mediante la inversión de la prueba, la presentación del contrato de trabajo y designación como jefe de zona y la escala salarial; empero, esta conminatoria tampoco se cumplió, quebrantándose las previsiones de los arts. 3 inc. h), 66 y 150 del CPT, por lo que concluye que el Juez a quo y el Tribunal ad quem, no realizaron una correcta valoración de la prueba aportada, actuándose de manera contraria a las previsiones del art. 3 inc. j) del CPT.

Petitorio.

Solicitó que se tenga por formulado el recurso de casación, contra las resoluciones impugnadas, se conceda ante este Tribunal Supremo y se emita resolución Casando las indicadas resoluciones, declarándose PROBADA, la demanda de reincorporación, sujeto al pago de salarios devengados y otros derechos laborales.

Contestación al recurso, Auto de concesión y Auto Supremo de Admisión:

El recurso de casación fue respondido por escrito de fs. 155 a 156, alegando que el recurso es incoherente e incompleto además de incumplir la técnica recursiva previsto por el art. 274 del Código Procesal Civil (CPC-2013), con relación al art. 252 del CPT, por lo que solicitó se declare improcedente el recurso o en su caso al no poder responderse ninguno de sus fundamentos se declare infundado.

Habiendo sido concedido el recurso por Auto Nº 277/2017-SSA-II de 19 de septiembre (fs. 157), fue admitido por este Tribunal, mediante Auto Supremo de 21 de febrero de 2018 (fs. 571), por lo que se pasa a resolver.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO:

Expuestos así los argumentos del recurso de casación, es necesario realizar las siguientes consideraciones previas:

Doctrina aplicable al caso:

La Ley Nº 719 de 6 de agosto de 2015, modificó la Disposición Transitoria Primera de la Ley N° 439 de 19 de noviembre de 2013, Código Procesal Civil (CPC-2013), con el siguiente texto: “PRIMERA. (VIGENCIA PLENA). El presente Código entrará en vigencia plena el 6 de febrero de 2016, y será aplicable a los procesos presentados a partir de la fecha de referencia, salvo lo previsto en las disposiciones siguientes”; ahora, la Disposición Transitoria Sexta de este cuerpo adjetivo civil, establece: “(PROCESOS EN SEGUNDA INSTANCIA Y CASACIÓN). Al momento de la vigencia plena del Código Procesal Civil, en los procesos en trámite en segunda instancia y casación, se aplicará lo dispuesto en el presente Código”; por consiguiente, a partir del 6 de febrero de 2016, corresponde aplicar en su integridad el CPC-2013 en los proceso en trámite del recurso de casación, incluidos los recursos de casación promovidos dentro de los procesos sociales en aplicación del art. 252 del Código Procesal del Trabajo (CPT).

El art. 277-I del CPC-2013), respecto del trámite de consideración de los requisitos de admisibilidad de los recursos de casación, determina: “Recibidos los obrados, el Tribunal Supremo de Justicia, bajo responsabilidad, dentro de un plazo no mayor de diez días, examinará si se cumplieron los requisitos previstos por el Artículo 274 del presente Código, y de no ser así, dictará resolución declarando improcedente el recurso…”; en consecuencia debe examinarse si el recurso de casación interpuesto cumple con los requisitos exigidos por el art. 274 del CPC-2013.

Entre estos requisitos, se encuentra el previsto en el Parágrafo I núm. 3 que instituye: “Expresar con claridad y precisión la ley o leyes infringidas, violadas o aplicadas indebida o erróneamente interpretadas, especificando en qué consiste la infracción, la violación, falsedad o error; ya se trate de un recurso de casación en el fondo o en la forma o en ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales anteriores ni suplirse posteriormente.”

Resolución del caso concreto:

Analizando el recurso de casación de fs. 146 a 147, se verifica que el apoderado del actor, seguramente pretendió impugnar el Auto de Vista en el fondo, para que este Tribunal, con competencia propia analice y resuelva esos argumentos, respecto de violación, aplicación indebida o interpretación errónea de las normas, o errónea valoración de la prueba, en mérito a la existencia de algún error de hecho o de derecho, que debió identificarse en dicho escrito.

Revisando cuidadosamente, esa impugnación no cumple la técnica recursiva prevista por el art. 274 del Código Procesal Civil (CPC-2013), aplicable al caso presente, por la permisión contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo, advirtiéndose que se ha incurrido en descuido y falta de prolijidad en la presentación de los escritos.

Pues se verifica primero, que el memorial del recurso de apelación de fs. 101 a 102 de obrados, tiene una impresión de pésima calidad y que no se entiende ni lee el centro de cada página de ese recurso y que debió ser rechazado por no ser legible por el Juez a quo, o en su caso anulado obrados hasta ese actuado por el Tribunal ad quem, sin embargo, seguramente haciendo un esfuerzo para entender e interpretar esa impugnación, se emitió el Auto de Vista ahora impugnado.

Sin embargo, el escrito del recurso de casación se encuentra incompleto, habiéndose presentado sólo la primera y última carillas del escrito, desconociéndose el contenido del resto de esa impugnación; por consiguiente, no se poder identificar cuáles son las denuncias que sustentan esa impugnación, evidenciando que el aludido apoderado, no verificó el contenido de su escrito que se encontraba incompleto y mal impreso, circunstancia que también debió ser observado por el Tribunal de alzada, antes de correr en traslado ese memorial.

Estas deficiencias, impiden a este Tribunal resolver el contenido de dicho recurso de casación, porque -conforme se ha resumido en su contenido- se identifica parcialmente algunas infracciones legales o erróneas apreciaciones en la valoración de la prueba, pero que por lo incompleto de dicho escrito, no se puede establecer en su contexto completo esta impugnación, circunstancia que amerita que la admisión del recurso, determinada mediante Auto Supremo de 21 de febrero de 2018, corresponde sea dejada sin efecto, pues se advierte que el contenido del escrito del recurso de casación, al ser incompleto, incumple las previsiones de una norma de orden público y cumplimiento obligatorio, como es el art. 274 del CPC-2013, impidiendo abrir la competencia para resolver esos argumentos.

Esa inobservancia, de ningún modo puede ser suplida por este Tribunal, sin que esta decisión implique negación del derecho de acceso a la justicia, a la tutela judicial efectiva y de otros derechos fundamentales, cuando estas omisiones obedecen al propio descuido y negligencia del recurrente, quien incurrió en falta de cuidado y prolijidad en el ejercicio del mandato conferido y el profesionalismo que debe demostrar todo abogado - apoderado cuando patrocina una causa.

En mérito a lo expuesto, corresponde dar aplicación a los arts. 17-I, de la LOJ, 105-II, 106-I del CPC-2013, aplicables en la materia por expresa determinación del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184.1 de la CPE, 17-I, 42-I-1 de la LOJ, 105-II, 106-I del CPC-2013 ANULA obrados hasta fs. 574 inclusive y cumpliendo las previsiones del art. 277-I del CPC-2013, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 146 a 147, interpuesto por Marco Antonio Dick, en representación de Edgar Antonio Zelaya, contra el Auto de Vista Nº 089/2016 de 07 de octubre, pronunciado por la Sala Social y Administrativa, Contencioso y Contenciosa Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (140 a 141 vta.) y Auto Nº 018/2017-SSA-II de 23 de enero, por el que se negó la solicitud de explicación y complementación impetrado por el apoderado del demandante.

Sin costas en aplicación de los arts. 39 de la Ley Nº 11778 y 52 del DS. Nº 23215 de 22 de julio de 1992.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.-