TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 799

Sucre, 20 de Diciembre de 2018

Expediente:                330/2018

Demandante:                 Jorge Gamelin Muckled Resck

Demandado:        Servicio Nacional del Sistema de Reparto “SENASIR”

Materia:                        Social (Reclamación de Pensiones)

Distrito:                        Cochabamba

Magistrada Relatora:        Dra. María Cristina Díaz Sosa

VISTOS: El recurso de casación de fs. 232 a 237, interpuesto por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto SENASIR, representado por el Director General Ejecutivo, Juan Edwin Mercado Claros, por intermedio de Claudia Maldonado Encinas, impugnando el Auto de Vista Nº 005/2018 de fecha 03 de febrero, cursante de fs. 228 a 230, pronunciado por la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de Reclamación de Pensiones, seguido por Jorge Gamelin Muckled Resck en contra de la institución recurrente; el Auto de fs. 250 que concedió el recurso de casación; el Auto de fs. 257 y vta. de admisión del recurso; los antecedentes del proceso; y:

I: ANTECEDENTES PROCESALES

Resolución de la Comisión de Reclamación del SENASIR

Ante el informe del técnico del recurso de reclamación, María Luisa Aviza Pérez, cursante a fs. 146, la Comisión de Reclamación del Sistema de Reparto del SENASIR, dicta la Resolución Nº 504/08 de fecha 30 de junio de 2008, cursante de fs. 147 a 149, por la cual resuelve la suspensión definitiva de la renta básica de vejez otorgada en favor de Jorge Gamelin Muckled Resck, además de instruir al Área de Revisión de Rentas la cuantificación del monto indebidamente cobrado para su posterior recuperación.

Auto de Vista

En apelación interpuesta por Jorge Gamelin Muckled Resck, fs. 216 a 217, la Sala Social, Administrativa, Contenciosa y Contenciosa Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, mediante Auto de Vista Nº 005/2018 de fecha 03 de febrero, cursante de fs. 228 a 230, REVOCA la Resolución Nº 504/08 de fecha 30 de junio de 2008 y ordena al SENASIR mantener la continuidad de la renta básica de vejez otorgada a favor de Jorge Gamelin Muckled Resck y que se reconozca igualmente la renta complementaria.

II: ARGUMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Interpuesto el recurso de casación, el recurrente establece que el Auto de Vista impugnado vulnera la normativa vigente referida a la seguridad social, bajo los siguientes argumentos:

1.- No se interpreta adecuadamente el art. 9 del D.S. N° 27991 de 28 de enero de 2005, que reza sobre la revisión de rentas en curso de pago, como tampoco la cláusula primera de la R.M. N° 550 de 28 de septiembre de 2005, que indica la procedencia de la certificación de aportes mediante la modalidad de documentos acreditables, pues se ha obviado que, para certificar los periodos reclamados por el asegurado, no deben existir planillas, lo que no acontece en el presente caso, acusando al SENASIR de adjuntar planillas incompletas, sin embargo, de la certificación de los comprobantes de pago mensual de aportes, cursantes a fs. 43 y 44, se verifica que la empresa Química Carbogas Ltda. sólo tiene 8 trabajadores, estableciéndose que el asegurado no figura en planillas, por tanto, no puede acogerse a lo dispuesto por la R.M. N° 550, ni al D.S. N° 27543 de 31 de mayo de 2004 referente a la utilización de documentos supletorios, es decir que, el Auto de Vista recurrido está reconociendo periodos que no fueron respaldados documentalmente, como tampoco con el certificado de trabajo, mismo que no refleja que se hayan realizado los aportes para seguridad social a largo plazo, estableciendo solamente la fecha de retiro, por lo que, al no constar el nombre del asegurado en las planillas, no existen aportes al seguro social a largo plazo, pues no cuentan con el debido respaldo, siendo notoria la violación y errónea interpretación de la Ley.

2.- No se considera que, las disposiciones laborales y sociales son de cumplimiento obligatorio, por consiguiente, corresponde la devolución de lo indebidamente cobrado por el asegurado, debiendo el Tribunal analizar el art. 477 del Reglamento del Código de Seguridad Social, que faculta la revisión de oficio en las prestaciones otorgadas, el art. 14 del D.S. N° 27543 que admite la presunción iuris tantum, pues la prueba aportada por el asegurado es contradictoria y no constituye prueba fehaciente de haberse realizado los aportes a la seguridad social a largo plazo, teniendo además que, de la revisión de los antecedentes y certificados de la cuenta individual del asegurado, se establece la acreditación de 166 cotizaciones para el régimen básico y para el complementario, incumpliendo lo establecido en el art. 23 del Manuel de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición, el cual determina que deben realizarse 180 cotizaciones, por lo que, no puede emitirse el certificado de compensación de cotizaciones, ni certificar aportes con documentos acreditables, como ser las planillas consideradas en el Auto de Vista recurrido. 

Concluye con el petitorio, pidiendo que el Tribunal Supremo de Justicia Case el Auto de Vista recurrido y como consecuencia se confirme la Resolución Nº 504/08 de fecha 30 de junio de 2008, emitida por el SENASIR.

Por su parte, el demandante, de fs. 244 a 245, contesta el recurso pidiendo se dicte Auto Supremo declarándolo infundado.

III: FUNDAMENTOS JURÍDICOS Y DOCTRINALES DEL FALLO

En el Estado Constitucional de Derecho vigente en nuestro país desde el 7 de febrero de 2009, el análisis sobre la problemática planteada, debe ser realizado desde y conforme la Constitución, el Bloque de Constitucionalidad y las normas ordinarias aplicables al caso.

En armonía con las disposiciones de organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e instituciones supranacionales, así como la Asociación Internacional de Seguridad Social (AISS), la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS) y la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), que consideran a la seguridad social como un derecho humano inalienable, el art. 45 parágrafos I, II, III y IV de la CPE, dispone que, todos los bolivianos tienen derecho a acceder a la seguridad social, derecho que se presta bajo los principios de universalidad, integralidad, equidad, solidaridad, unidad de gestión, economía, oportunidad, interculturalidad y eficacia; correspondiendo su dirección y administración al Estado, con control y participación social. La seguridad social cubre la atención por enfermedad, epidemias y enfermedades catastróficas; maternidad y paternidad; riesgos profesionales, laborales y riesgos por labores de campo; discapacidad y necesidades especiales; desempleo y pérdida de empleo; orfandad, invalidez, viudez, vejez y muerte; vivienda, asignaciones familiares y otras previsiones sociales; garantizando el Estado el derecho a la jubilación, con carácter universal, solidario y equitativo; artículo que pone en ejecución lo dispuesto en el art. 1 del Código de Seguridad Social (CSS) Ley de 14 de diciembre de 1956, que señala: “El Código de Seguridad Social es un conjunto de normas que tiende a proteger la salud del capital humano del país, la continuidad de sus medios de subsistencia, la aplicación de medidas adecuadas para la rehabilitación de las personas inutilizadas y la concesión de los medios necesarios para el mejoramiento de las condiciones de vida del grupo familiar”.

De lo señalado, es posible extraer que, los derechos a la seguridad social constituyen un conjunto de prestaciones en el que se encuentra el de la jubilación, y tanto el acumulado de potestades como cada uno de esos derechos de forma individual, gozan de proclamación y regulación constitucional propia, encontrando cada uno de ellos su contenido intrínseco, en ese sentido la SCP Nº 0280/2012 de 4 de junio, en relación a la jubilación, estableció que ésta protege: “… a la persona humana de las contingencias propias de la vejez como hecho natural- por su deterioro físico y psicológico, convirtiéndose en la base para el goce y disfrute de otros derechos fundamentales…”.

El art. 14 del DS 27543 indica la modalidad de certificación extraordinaria a través de documentos supletorios, bajo la presunción iuris tantum, disponiendo: “En caso de inexistencia de planillas y comprobantes de pago en los archivos del SENASIR, del periodo comprendido entre enero de 1957 y abril de 1997, el SENASIR certificará los aportes con la documentación que cursa en el expediente del asegurado, a la fecha de publicación del presente Decreto Supremo, bajo la presunción juris tantum”, de lo cual podemos colegir que, solamente se podría certificar los aportes en casos de inexistencia de planillas.

Sin embargo, debemos tomar en cuenta lo dispuesto en la R.M. N° 559 de 3 de octubre de 2005, misma que en su parte considerativa manifiesta la necesidad de complementar los alcances del D.S. N° 27543, en beneficio de los asegurados del Sistema de Reparto, pues se ha podido evidenciar, de la revisión de planillas en los archivos del SENASIR, que muchos asegurados no se encuentran consignados en las mismas, a pesar de contar con documentación que acredita la prestación de sus servicios en empresas e instituciones sujetas a la seguridad social a largo plazo, lo cual, perjudica la certificación de aportes y otorgación de las prestaciones que les correspondiere, por lo tanto, en su artículo único indica: “Se amplía el alcance del Artículo 14 del Decreto Supremo N° 27543 de 31 de mayo de 2004, instruyéndose al Servicio Nacional del Sistema de Reparto SENASIR, que en la certificación a efectos de las prestaciones del Sistema de Reparto, proceda a la Certificación de Aportes bajo la modalidad de documentos supletorios, si el asegurado no figura en planillas. Al efecto, el SENASIR, deberá dar cumplimiento a las condiciones y procedimientos contenidos en el mencionado Decreto Supremo”. (negrillas añadidas)

IV: ANALISIS DEL CASO EN CONCRETO

Del caso de antecedentes, para un entendimiento claro, nos vamos a referir a los argumentos expuestos por el recurrente dando continuidad al orden establecido por éste, es así que tenemos:

1.- El recurrente al momento de interpretar la normativa social, manifiesta estar facultado para realizar revisiones de oficio en las prestaciones otorgadas, lo cual resulta evidente, sin embargo, igualmente indica que no procedía la certificación de aportes mediante la modalidad de documentos acreditables o supletorios, pues el detalle a considerar es que este procedimiento solamente puede aplicarse en trámites en los cuales no existan planillas de aportes del empleador, por lo cual no es aplicable al caso de autos, pues la problemática está centrada en que sí existen planillas de aportes, pero el asegurado no figura en ellas, por lo que hace una presunción que Jorge Gamelin Muckled Resck, no hubiera realizado ningún aporte a la seguridad social a largo plazo durante el periodo enero/1979 a junio/1983.

Lo que no considera el recurrente, es que el pago de los aportes a la seguridad social a largo plazo, si bien corresponden al trabajador, estos montos son descontados de su salario mensual y retenidos por el empleador, siendo responsabilidad de este empleador cancelarlos en favor del ente gestor que administraba la seguridad social a largo plazo del Sistema de Reparto, por lo que, no se puede presumir que el trabajador no aportó, cuando la responsabilidad de cancelar estos aportes retenidos al trabajador correspondía al empleador y más aún, cuando se evidencia el descuido del SENASIR por no haber seguido los procedimientos legales que le faculta la propia Ley para cobrar los aportes devengados a la seguridad social.

De otra parte, se realiza una argumentación legal sesgada, pues solamente se considera el DS N° 27543, obviando lo que dispone la RM N° 559, la cual manifiesta claramente que la interpretación normativa se amplía para la certificación de aportes mediante la modalidad de documentos supletorios, justamente para los casos en los cuales el trabajador no figure en planillas, pudiendo acreditarse los aportes con cualquier otro tipo de documento que acredite el desarrollo de actividades laborales por parte del asegurado, por lo tanto, se evidencia que el Auto de Vista recurrido, en el punto 6. del segundo considerando, detalla los documentos que consideró hacían prueba fehaciente del trabajo desarrollado por el demandante en el periodo cuestionado y por lo tanto de los aportes que este realizó durante el periodo de enero/1979 a junio/1983.

2.- Con referencia a las disposiciones laborales y sociales, realizando un análisis integral de la prueba producida y la correcta aplicación de la Ley, efectivamente no podríamos determinar que existe prueba fehaciente del cumplimiento en el pago de los aportes del asegurado por el periodo enero/1979 a junio/1983, puesto que, los únicos documentos que pudieran acreditar ese extremo serían las planillas de aportes y los recibos de pago de los mismos, los cuales no existen, por lo tanto, debemos interpretar la normativa de la manera más favorable al asegurado, por tratarse de un sector vulnerable de la población, en este entendido, la RM N° 559 es clara al permitir que se pueda demostrar estos extremos con documentación supletoria, lo que ya explicamos en el punto anterior, sin embargo, es necesario aclarar que se ha centrado el problema solamente en el trabajo del actor durante este periodo de tiempo, porque incide directamente en la cantidad de cotizaciones necesarias para acceder a una renta de vejez del Sistema de Reparto, pues la norma es clara al exigir como mínimo 180 cotizaciones y si no contabilizamos los aportes durante el periodo 01/1979 a 06/1983, solamente tendría 166 cotizaciones, con las que no accede a una renta de vejez, por eso es tan importante referirnos a los aportes realizados durante este periodo de tiempo, pues al demostrar que se realizaron, como ya dijimos anteriormente, el asegurado sobrepasa las 180 cotizaciones mínimas exigidas, por lo tanto le corresponde su derecho a la renta de vejez.

Por lo expuesto, se concluye que el Auto de Vista recurrido al revocar la Resolución Nº 504/08 de 30 de junio de 2008 y ordenar al SENASIR la continuidad de la renta básica de vejez  otorgada a favor de Jorge Gamelin Muckled Resck y la calificación de la renta complementaria de vejez, aplica de manera coherente el art. 45 de la CPE, por cuanto se acomoda al derecho que le asiste al jubilado a percibir la renta única de vejez, considerando la básica y complementaria; con la debida aclaración que el objeto de la Litis fue el reconocimiento del derecho a la renta de vejez de Jorge Gamelin Muckled Resck, en reconocimiento a los aportes realizados al Sistema de Reparto, régimen básico y complementario.

Por lo analizado, corresponde a este Tribunal aplicar la disposición comprendida en el art. 220.II del Código Procesal Civil (CPC), aplicable al caso de autos por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 15 del Manual de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición y art. 63 del Reglamento del Código de Seguridad Social.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts.  184.1 de la Constitución Política del Estado y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el Recurso de Casación de fs. 232 a 237, interpuesto por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto SENASIR, manteniéndose firme el Auto de Vista Nº 005/2018 de fecha 03 de febrero, cursante de fs. 228 a 230.

Sin costas, en aplicación del art. 39 de la Ley 1178.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.