TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA SOCIAL, ADMINISTRATIVA, CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADMINISTRATIVA PRIMERA

Auto Supremo Nº 760

Sucre, 20 de diciembre de 2018


Expediente                        : 343/2018

Demandante                : Mario Gutiérrez Negrete

Demandado                : Servicio Nacional del Sistema de Reparto

Materia                          : Trámite de renta de vejez

Distrito                        : Santa Cruz

Magistrado Relator        : Dr. Esteban Miranda Terán


VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Mario Gutiérrez Negrete, de fs. 233 a 236, y el recurso de casación en el fondo interpuesto a su turno por el Servicio Nacional del Sistema de Reparto “SENASIR”, a través de sus apoderados Olga Durán Uribe y Luis Ángel Arias Sánchez, de fs. 238 a 241; ambos recursos contra el Auto de Vista N° 74 de 17 de mayo de 2018, cursante a fs. 230, pronunciado por la Sala del Trabajo y Seguridad Social Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz; en la demanda de trámite de renta de vejez interpuesta por Mario Gutiérrez Negrete contra el SENASIR; el Auto Nº 49/18 de 2 de julio de 2018 de fs. 258, que concedió ambos recursos; el Auto Supremo Nº 343/2018 de 8 de agosto de 2018, por el cual se declara admisibles ambos recursos de casación interpuestos; los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO I:

Antecedentes del proceso

Resolución Administrativa

Tramitado el proceso de reclamación seguido por Mario Gutiérrez Negrete, la Comisión de Reclamación del SENASIR de la ciudad de La Paz, emitió la Resolución Nº 009/18 de 9 de enero de 2018, fs. 178 a 186, por la que resuelve confirmar la Resolución Nº 2902 de 13 de octubre de 2017, emitida por la Comisión Nacional de Prestaciones del Sistema de Reparto, de la ciudad de La Paz, por estar conforme a los datos del expediente y normativa en vigencia.

Auto de Vista

Interpuesto el recurso de apelación por el demandante (fs. 218), mediante Auto de Vista N° 74 de 17 de mayo de 2015, pronunciado por la Sala de Trabajo y Seguridad Social Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz; cursante a fs. 230, revocó en parte la Resolución N° 09/18 de 9 de enero de 2018, dejando sin efecto los numerales II y III de la parte dispositiva de la Resolución N° 2902 de 13 de octubre de 2017, hasta tanto no se demuestre mediante resolución ejecutoriada la falsedad de los documentos acompañados a la solicitud que dio mérito al otorgamiento de la renta de vejez con reducción de edad.

Motivos del recurso de casación Mario Gutiérrez Negrete

Dicha Resolución motivó el recurso de casación en el fondo de fs. 233 a 236, interpuesto por Mario Gutiérrez Negrete, quien haciendo cita de la S.C. 1289/2010-R de 13 de septiembre, argumenta vulneración al derecho al debido proceso en su elemento a la debida fundamentación, motivación y congruencia en las decisiones de las autoridades jurisdiccionales y la carencia de valoración de la prueba, añade que en su recurso de apelación de Fs. 193 a 194, hizo conocer 5 aspectos como fundamento de sus agravios y que el Auto de Vista de fecha  17 de mayo de 2018, únicamente menciona que en atención al certificado de nacimiento de Fs. 95, su persona no tendría 50 años para la otorgación del beneficio, lo cual no le alcanzaba para optar a una renta en el sistema de reparto, por tanto determina la suspensión de su renta de jubilación; aduce que no se valoraron todas las pruebas que cursan en su expediente, las cuales, señala que demostrarían su verdadera fecha de nacimiento vulnera flagrantemente el contenido del art. 213 num. 3 del Código Procesal Civil, agregando que en el Auto de Vista recurrido, no existe el mínimo cumplimiento de mencionada norma, toda vez que ni siquiera existe una relación fáctica entre los considerandos y la parte resolutiva de dicha resolución, que vulnera su derecho al debido proceso.

Manifiesta la existencia de contradicción en el Auto de Vista,  causal de nulidad y vulneración del art. 115 de la CPE, en sus elementos derecho a la defensa, al debido proceso y a la presunción de inocencia, pues señala que, el Auto de Vista de manera  expresa reconoce la existencia de una duda razonable sobre la autenticidad del  certificado de nacimiento y los otros documentos presentados por su persona al  momento de iniciar su trámite de jubilación que demuestran que su fecha de  nacimiento (1943), y toda vez que el SENASIR no ha  demostrado a través de un proceso legal que los documentos presentaos por su persona serian fraudulentos, por lo que absurdamente y de manera contradictoria por un lado revoca en parte la resolución N° 009/18, dejando sin efecto los numerales II y III de la parte dispositiva de la Resolución N° 2902 de 13 de octubre de 2017, es decir los supuestos cobros indebidos; sin embargo no procede a ordenar la rehabilitación  de su renta de vejez que es lo que correspondía.

Haciendo cita del Auto Supremo N° 312/16 de 20 de septiembre de 2016, señala que la falsedad, debe demostrase a través de un proceso previo y con sentencia ejecutoriada

Hace cita del art. 45 num. I, II, III y IV de la CPE, para acusar la vulneración a su derecho a la seguridad social, que se presta bajo los principios de universalidad integridad, equidad, solidaridad, unidad de gestión, economía, oportunidad, interculturalidad, y eficacia, régimen que cumbre atención por enfermedad, vejez, maternidad, riesgos profesionales, orfandad, invalidez, viudez y muerte, siendo obligación del Estado garantizar el derecho a la jubilación, con carácter universal, solidario y equitativo, pretendiendo el Auto de Vista dejarlo desprotegido.

Petitorio

Concluye solicitando: “…se dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista N° 74 de 17 de mayo de 2018 y revoque totalmente la Resolución de la Comisión de Reclamación N° 09/18 de 9 de enero de 2018, ordenándose al SENASIR, la rehabilitación de su renta única de vejez a partir de la fecha de suspensión”

Respuesta al recurso de casación

Luis Ángel Arias Sánchez, apoderado del SENASIR, responde al recurso de casación interpuesto por Mario Gutiérrez Negrete, señalando que de la lectura del mismo, no se advierte el señalamiento claro de la ley o leyes infringidas, violadas o mal aplicadas, indebida o erróneamente interpretadas, tampoco especifica en que consiste la infracción, la violación falsedad o error, por cuanto no se cumplen los requisitos mínimos de la ley para ser considerado como recurso de casación como tal, entendiendo que el recurso es un simple acto dilatorio.

Recurso de casación del SENASIR

Olga Durán Uribe y Luis Ángel Arias Sánchez, apoderados del SENASIR, interponen recurso de casación en el fondo de fs. 238 a 241, argumentando que el Auto de Vista recurrido, revoca parcialmente la Resolución N° 009/18 de fecha 09 de enero de 2018, señalando que hubo correcta determinación de la Comisión de Reclamación del SENASIR, para suspender la renta de vejez, sin embargo al dejar sin efecto los numerales segundo y tercero de la Resolución N° 2902 de 3 de octubre de 2017, transgrede la normativa respecto a la Seguridad Social toda vez que, se debe considerar la valoración de los documentos presentados por el asegurado dentro de los alcances de su autenticidad e idoneidad; por cuanto, en muchos casos los documentos por su antigüedad son adulterados, siendo una obligación ineludible del SENASIR el verificar la veracidad de los documentos sin que ello signifique que necesariamente se deba contar con una Sentencia Judicial que declare dicha falsedad, porque ello llevaría a que el Estado erogue recursos por efecto de un pago que por objetividad y verdad material no corresponde, finaliza haciendo cita del D.S. N° 5315 (RCSS) arts. 477 y 595, D.S. N° 26189 art. 4 inc. c), D.S. N° 27066, D.S. N° 23215, reglamento para el Ejercicio de las Atribuciones de la Contraloría General, art. 8 en concordancia con los art. 42 b) y 43 de la Ley 1178, señalándolas como normas transgredidas y mal aplicadas.

Respuesta al recurso de casación

Mediante memorial de fs. 256 a 257, Mario Gutiérrez Negrete responde al recurso de casación en el fondo interpuesto por el SENASIR señalando; que se evidencia en el memorial del infundamentado recurso de casación de fecha 11/06/2018, que en la suma señala “recurso de casación en el fondo”; sin mencionar absolutamente nada, olvidándose que el recurso de casación en el fondo  debe fundarse en errores in judicando en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, demostrando la violación de leyes sustantivas en la decisión de la causa, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el art. 274 del código procesal civil, aspectos que no ocurren en el presente recurso, lo cual demuestra que dicho recurso a parte de no cumplir con las exigencias que obliga la norma procedimental civil ha sido presentado simplemente a efectos de cumplir con la ley SAFCO, ya que de la lectura de dicho memorial no existe una clara diferenciación y menos una fundamentación de lo que en si se refiere un recurso de casación en el fondo.

Admisión

Mediante Auto de 8 de agosto de 2018, fs. 167, la Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia resolvió admitir ambos recursos de casación en el fondo, interpuesto por Mario Gutiérrez Negrete de fs. 233 a 236 y el recurso interpuesto a su turno por el SENASIR, de fs. 238 a 241.

CONSIDERANDO II:

Fundamentos jurídicos del fallo

Expuestos así los fundamentos de ambos recursos de casación, se pasa a  analizar los mismos; bajo las siguientes consideraciones:

Recurso de casación de Mario Gutiérrez Negrete

Normativa aplicable al caso

La ley fundamental en su art. 67. II señala: “El Estado proveerá una renta vitalicia de vejez, en el marco del sistema de seguridad social integral, de acuerdo con la ley”; pero debe ser entendido que, los procedimientos establecidos para el reconocimiento de este derecho, deben ser interpretados y aplicados, desde y conforme a la Constitución; al respecto el Tribunal Constitucional Plurinacional, señalo: “…el sistema de Compensación de Cotizaciones tiene como finalidad fundamental viabilizar uno de los beneficios que presta la Seguridad Social en el ámbito de las prestaciones a largo plazo, como es contar con una renta de vejez; por lo tanto este derecho al constituir una función tutelar del Estado conforme previenen los arts. 45. IV y 67. II de la CPE, los mecanismos o procedimientos instituidos para el reconocimiento de este derecho, deben ser interpretados y aplicados desde y conforme la Constitución, asumiendo a este objeto los principios constitucionales que estructuran el derecho a la Seguridad Social, como el de universalidad, integralidad, equidad, solidaridad, unidad de gestión, economía, oportunidad, interculturalidad y eficacia, este último considerado como uno de los principios más importantes de la seguridad social, porque está referido a que el servicio o la prestación debe ir dirigido a cubrir la contingencia necesaria, acorde al momento y a la circunstancia; evitando en este marco cualquier medida que tienda a restringir o menoscabar este derecho; ya que el derecho a contar con una renta de vejes digna, no solo es una conquista de los trabajadores, sino constituye en una función esencial del Estado, por cuanto contribuye a la construcción de una sociedad armoniosa con justicia social”. (SCP 0817/2015-S2 de 4 de agosto); sin embargo, esta interpretación de la jurisprudencia constitucional, y la tendencia que debe existir para la interpretación de las normas de seguridad social, en función de la norma suprema vigente, es un criterio compartido por este Tribunal.

El Decreto Supremo Nº 27066 de 6 de junio de 2003, en su Capítulo III, art. 5 (Atribuciones) literal d) establece; suspender provisional o definitivamente la renta, dentro de la potestad de revisión establecida en disposiciones que rigen para el Sistema de Reparto; a los efectos del ejercicio de las atribuciones señaladas en el presente artículo, el SENASIR, podrá emitir las resoluciones administrativas correspondientes.

A su vez, el Decreto Supremo Nº 27991 de fecha 28 de enero de 2005, en su Art. 9 dispone que; el SENASIR cumplirá con la revisión de oficio o por denuncia debidamente justificada de las calificaciones de Rentas y Pagos Globales concedidos, iniciando la revisión con el listado de casos registrados en la base de datos que entregará la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, en el marco de lo establecido en dicho Decreto Supremo. El art. 477 del Decreto Supremo Nº 5315 de 30 de septiembre de 1959 (Reglamento del Código de Seguridad  Social), señala; que las prestaciones en dinero concedidas podrán ser objeto de revisión, de oficio, o por denuncia a causa de errores de cálculo o de falsedad en los datos que hubieran servido de base para su otorgamiento. La revisión que revocare la prestación concedida o redujere su monto, no surtirá efecto retroactivo respecto a las mensualidades pagadas, excepto cuando se comprobare que la concesión obedeció a documentos, datos o declaraciones fraudulentas. En este último caso la Caja exigirá la devolución total de las cantidades indebidamente entregadas.

Por su parte, el Reglamento del Código de Seguridad Social prevé en su art. 594, que; entre otras, son infracciones imputables a los trabajadores asegurados y beneficiarios, falsear los datos de su afiliación para obtención fraudulenta de beneficios; previendo además, en su art. 595 que, las infracciones cometidas por los trabajadores-asegurados, beneficiarios, derecho habientes o rentistas-independiente de las penas impuestas en cada caso particular por el Código de Seguridad Social o del Reglamento serán sancionadas, entre otra con las pérdida de su condición de beneficiario, rentista o derechohabiente.

El art. 1 de la Resolución Ministerial Nº 1361 de 04 de diciembre de 1997 determina  que; los asegurados que hubieran cumplido con el mínimo de ciento ochenta (180) cotizaciones y cuenten con al menos 45 años las mujeres y 50 años los varones al 1° de mayo de 1997, podrán acogerse a la renta con Reducción de un 8% por cada año de disminución de edad, hasta llegar a las edades mínimas absolutas de 50 años para las mujeres y de 55 años para los varones

Del caso concreto

El Auto de Vista N° 74 de 17 de mayo de 2015, pronunciado por la Sala de Trabajo y Seguridad Social Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz; cursante a fs. 230, revocó en parte la Resolución N° 09/18 de 9 de enero de 2018, dejando sin efecto los numerales segundo y tercero de la parte dispositiva de la Resolución N° 2902 de 13 de octubre de 2017, hasta tanto no se demuestre mediante resolución ejecutoriada la falsedad de los documentos acompañados a la solicitud que dio mérito al otorgamiento de la renta de vejez con reducción de edad, dejando firme el numeral primero, respecto a la suspensión definitiva de la renta única de vejez con reducción de edad, otorgada en favor del asegurado Mario Gutiérrez Negrete, quien afirma que los agravios no resultan ser ciertos, dado que, conforme al certificado de nacimiento de fs. 95 y el Certificado de Inexistencia de Partida de Registro Civil de fs. 91, se demuestra que es la única partida vigente, y se tiene que la fecha de nacimiento del hoy recurrente, es el 11 de agosto de 1943, como figura en la documentación de fs. 72, 73 y 74 que presentó para la otorgación de la renta de vejez con reducción de edad, que con esa verdad material incuestionable, resultria correcta la determinación de la Comisión de Reclamación del SENASIR, al pronunciar la resolución recurrida

De compulsa de los fundamentos del recurso de casación y los datos del proceso, se advierte que, la Comisión Nacional de Prestaciones, mediante la Resolución N° 2902 de 13 de octubre de 2017, decretó la suspensión definitiva de la renta única de vejez con reducción de edad, otorgada en favor del asegurado Mario Gutiérrez Negrete, porque se habría determinado que el beneficiario hubiese nacido el 11 de agosto de 1949, al constatarse ser esa la única partida de nacimiento vigente, la cual figura en el certificado de nacimiento del beneficiario en la Oficialía N° 763, Libro 4, Partida N° 69, de fecha 20 de enero de 1967 y fecha de nacimiento 11 de agosto de 1949, y conforme lo establecen los informes U.N.O./ADR/CRTZ N° 687/2017 de 19 de septiembre de 2017 y U.N.O./ADR/JCVT N° 673/2017 de 8 de septiembre de 2017, por lo que a fecha de corte 04/1997 el asegurado solo contaría con 47 años de edad, siendo que la edad para acceder a la renta es 50 años fundamentando su decisorio en los señalados informes. Posteriormente, la Comisión de Reclamación, mediante la Resolución Nº 09/18 de 9 de enero de 2018, confirmó la Resolución Nº 2902 de 13 de octubre de 2017.

A todo ello, conforme a la prueba que adjunta el beneficiario, cursante a fs. 72, 73 y 74 del primer cuerpo del proceso, se advierte del certificado de nacimiento, y matrimonio otorgados por Oficialía de Registro Civil, de fs. 72 y 74 del primer cuerpo de obrados, consignan como fecha de nacimiento del beneficiario el 11 de agosto de 1943, acreditándose a fs. 73 de primer cuerpo de obrados, fotocopia legalizada de la cédula de identidad del beneficiario, fijando como fecha de nacimiento el 11 de agosto de 1943.

Por Resolución Nº 017967 de fecha 16 de septiembre de 1998, cursante a fs. 85 de primer cuerpo de obrados, la Comisión de Calificación de Renta de la Dirección General de Pensiones, resuelve otorgar en favor de Mario Gutiérrez Negrete, la Renta Básica de Vejez con reducción de edad, a partir del mes de julio de 1997.

Por otro lado, por fotocopia simple de cédula de identidad, cursante a fs. 90 de primer cuerpo de obrados, expedida con carácter indefinido, se tiene qué el mismo pertenece a Mario Gutiérrez Negrete, el cual muestra como fecha de nacimiento 11 de agosto de 1949; asimismo, por certificación computarizada y consolidada del SEGIP, bajo Convenio Inter-Institucional de Certificación de Datos Consolidado, fs. 92 del primer cuerpo de obrados, se evidencia como fecha de nacimiento de Mario Gutiérrez Negrete el 11 de agosto de 1949, y fecha de inscripción 20 de enero de 1967, documento corroborado por Certificación de Inexistencia de Partida, otorgada por el Órgano Electoral Plurinacional, consolidado, cursante a fs. 91 del primer cuerpo de obrados, que certifica: Categoría: nacimiento, Oficialía 763, Libro 4, Partida 69, Fecha de inscripción 20/01/1967, nombre inscrito Mario Gutiérrez Negrete, aclarando el propio Órgano Electoral Plurinacional que esa es la ÚNICA PARTIDA VIGENTE a fecha 5 de mayo de 2017.

Que por nota con fecha de recepción 11 de mayo de 2017, cursante a fs. 96 de obrados, el asegurado Mario Gutiérrez Negrete, de forma voluntaria solicita en otro trámite ante el SENASIR, modificación de matrícula, señalando expresamente en su solicitud que su fecha de nacimiento correcta es 11 de agosto de 1949, acompañando certificado de nacimiento, otorgado por el órgano Electoral Plurinacional de fs. 95 de obrados, donde se halla registrado el nacimiento de Mario Gutiérrez Negrete, en la Oficialía Nº 763, Libro Nº 4, Partida Nº 69, Fecha de Partida: 20 de enero de 1967, Fecha de Nacimiento: 11 de agosto de 1949.

Que el Informe SENASIR U.N.O./A.D.R./ACHM Nº 462/2017 de fecha 17 de julio de 2017, cursante a fs. 103-104, de obrados, emitido por el Técnico Análisis e Investigación, señala que de acuerdo a las consultas en la Base de Datos del SERECI como del SEGIP, se evidenció que el Sr. Mario Gutiérrez Negrete solo cuenta con una partida de nacimiento registrada a su nombre con fecha de nacimiento 11 de agosto de 1949, y no así con fecha de nacimiento 11 de agosto de 1943, como figura en la documentación que presentó el asegurado para la otorgación de la renta de vejez con reducción de edad, por lo que considerando esta única partida de nacimiento 11 de agosto de 1949, a la fecha de corte, abril de 1997, solo contaría con 47 años, edad que no le permitía acceder a una prestación, en el Sistema de Reparto, siendo que la edad para acceder a una Renta con reducción de edad es de 50 años, por lo que correspondería la suspensión de la renta única de vejez con reducción de edad.

Ahora bien, el recurrente considera que el Tribunal de alzada, no efectuó una correcta valuación de la prueba presentada en el proceso y principalmente a las literales de fs. 72, 73 y 74, de las cuales los certificados de fs. 72 y 74 de actuados, fueron evidentemente otorgados por las Oficialías de Registro Civil, en forma manual, bajo dependencia del extinto Registro Civil, las cuales evidentemente contarían con validez; sin embargo, debe considerarse que a fs. 90 a 96, cursa carta de solicitud de fecha 11 de mayo de 2017, por la cual Mario Gutiérrez Negrete solicita en otro trámite ante el SENASIR, la modificación de matrícula, para el cobro de su renta como jubilado del sector ferroviario y R.A., señalando expresamente que su fecha de nacimiento correcta es el 11 de agosto de 1949, a cuya carta adjunta voluntariamente certificado de nacimiento consolidado otorgado por el Órgano Electoral Plurinacional (SERESI) (fs. 95), en cuyo contenido se evidencia fecha de nacimiento 11 de agosto de 1949, acompañando asimismo, declaración jurada de 11 de mayo de 2017, en cuyo contenido declara que los datos adjuntos a la declaración jurada son fidedignos, los cuales pueden ser corroboradas y comprobadas y que el documento público adjunto (certificado de nacimiento) es el que utiliza en todas sus actividades públicas y privadas, autorizando que el documento presentado pueda ser utilizado como medio de prueba, acompañando a fs. 92, Certificación de Datos del SEGIP, bajo convenio Inter Institucional en cuyo contenido se evidencia fecha de nacimiento 11 de agosto de 1949, agregando asimismo Certificación de Inexistencia de Partida, otorgada por el Órgano Electoral Plurinacional, consolidado, cursante a fs. 91 del primer cuerpo de obrados, que certifica: Categoría: nacimiento, Oficialía 763, Libro 4, Partida 69, Fecha de inscripción 20/01/1967, nombre inscrito Mario Gutiérrez Negrete, aclarando el propio Órgano Electoral Plurinacional que esa es la ÚNICA PARTIDA VIGENTE a fecha 5 de mayo de 2017 y finalmente a fs. 90 fotocopia simple de cédula de identidad, expedida con carácter indefinido, en cuyo contenido se tiene qué, el mismo pertenece a Mario Gutiérrez Negrete, el cual muestra como fecha de nacimiento 11 de agosto de 1949.

Evidenciándose que las literales de fs. 91, 92 y 95 -documentación actualizada-, fueron emitidas por instituciones con competencia nacional, autorizadas por ley, sobre materias de su competencia y con las correspondientes formalidades legales, con el añadido de ser información consolidada, que muestra que la única partida vigente a fecha 5 de mayo de 2017, a nombre de Mario Gutiérrez Negrete, otorgado por Oficialía de Registro Civil, de fs. 95, consignan los siguientes datos, registro de nacimiento de Gutiérrez Negrete Mario, en la Oficialía Nº 4787, Libro Nº 1/43, Partida Nº 105, Fecha de Partida: 16 de agosto de 1943, Fecha de Nacimiento: 11 de agosto de 1943, mismo que es corroborado por las literales de fs. 91, 92 y 95 del primer cuerpo del proceso, literales idóneas que hacen plena prueba, al tenor del art. 1296 del C.C., debiendo asimismo considerarse la declaración voluntaria de fs. 94 y 96 del propio beneficiario en otro trámite de modificación de matrícula presentada por el ahora recurrente al SENASIR, quien señala en carta firmada por su persona, ser su fecha correcta de nacimiento el 11 de agosto de 1949, declarando bajo declaración jurada que su fecha de nacimiento correcta es el 11 de agosto de 1949, documentación y declaración que no ha sido desvirtuada por el asegurado, en parte alguna del proceso administrativo, como tampoco dentro el proceso jurisdiccional, documentación idónea que hace prueba para determinar estar a derecho la suspensión de la renta de vejez otorgada a favor del actor, en el numeral primero de la Resolución N° 2902 de 13 de octubre de 2017, porque conforme acreditan las literales de prueba tiene registrado su nacimiento el 11 de agosto de 1949, evidenciándose consecuentemente un error en los datos proporcionados por el beneficiario, para acceder al otorgamiento de la renta de vejez con reducción de edad.

En cumplimiento a las atribuciones otorgadas por el art. 477 del Reglamento del Código de Seguridad Social, el SENASIR, tiene facultad para revisar de oficio, las rentas que otorga, para determinar la existencia de errores de cálculo o datos, que hubieran servido de base para el otorgamiento; presupuestos acreditados en actuados del proceso, que evidencian que el beneficiario ostenta un dato erróneo en una fecha diferente de nacimiento, hecho evidenciado por organismos estatales con competencia y especialidad, que se encuentran registrados en los documentos del proceso administrativo de suspensión definitiva de renta de vejez con reducción de edad, los mismos que no fueron desvirtuados ni enervados en el proceso administrativo y jurisdiccional por el propio recurrente.

Por lo relacionado, se concluye que no son evidentes las acusaciones denunciadas en el recurso de casación, al carecer estas de sustento legal, ajustándose el Auto de Vista recurrido a las leyes en vigencia, por lo que corresponde resolver el recurso en el marco de la disposición legal contenida en 220. II del CPC-2013, aplicable por disposición del art. 633 norma remisiva del Reglamento del Código de Seguridad social y art. 15 del MPRCPA aprobado por Resolución Secretarial 10.0.0.087 de 21 de julio de 1997.

Recurso de casación SENASIR

Planteado el recurso de casación en el fondo, se ingresa al análisis de las cuestiones reclamadas en relación a los datos del proceso y las disposiciones legales cuya infracción se acusa, conforme a los siguientes fundamentos:

Conforme las características de este medio de impugnación, quien recurre de casación en el fondo, debe citar la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error, no siendo suficiente la simple enunciación de las normas que considera vulneradas, o la descripción de un derecho o garantía, menos aún, una relación de hechos, sin identificar ni referirse a norma alguna; en el caso de autos, la entidad recurrente, efectúa una narración de lo decidido por el Tribunal de apelación, haciendo conocer su posición y disconformidad al respecto, sin relacionar los hechos que describe con la vulneración, mala aplicación, errónea interpretación o violación de alguna normativa, realizando una cita insustancial de normativa, la explicación de su hipótesis respecto de la decisión asumida, en el titulado “normas transgredidas mal aplicadas”, sin argumento jurídico alguno.

La entidad recurrente, otorga su conformidad con la revocatoria de los numerales II y III de la parte resolutiva de la Resolución N° 2902 de 13 de octubre de 2017; sin embargo en otro de los títulos de su recurso, denominado “Normas Transgredidas y mal aplicadas”, efectúa una insustancial enumeración de normas: “D.S. N° 5315 (RCSS) arts. 477 y 595, D.S. N° 26189 art. 4 inc. c), D.S. N° 27066, D.S. N° 23215, Reglamento para el Ejercicio de las Atribuciones de la Contraloría General, art. 8 en concordancia con los art. 42 b) y 43 de la Ley 1178”, señalándolas como normas transgredidas y mal aplicadas, que son simplemente mencionados por el recurrente, sin especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ni relacionar la descripción de hechos que efectuó en el título de recurso de casación en el fondo, no siendo suficiente la simple enunciación de las normas que considera vulneradas, sin demostrar o señalar en términos claros y razonables, en qué consiste la infracción que acusa, y como es que el Tribunal de alzada vulneró la normativa aludida; normativa que además, no tiene en su contenido, relación con la descripción efectuada sobre la posición del recurrente respecto la decisión del Auto de Vista emitido.

Por otro lado, el recurso carece -como se apreció precedentemente- de una carga recursiva sobre las vulneraciones acusadas, sin relacionar la normativa que enumera, con los hechos que escribe y la posición que tiene respecto de la resolución de vista; estas inobservancias, de ningún modo puede suplirse por este Tribunal, sin que esta decisión implique negación del derecho de acceso a la justicia, a la tutela judicial efectiva y de otros derechos fundamentales, cuando estas conclusiones asumidas obedecen a la deficiencia de la parte que recurre a tiempo de formular el recurso de casación, omitiendo completamente la carga recursiva establecida por ley.

Por lo expuesto, corresponde resolver conforme prescribe el art. 220. II del Código Procesal Civil, aplicable por la norma remisiva establecida en los arts. 633 del Reglamento del Código de Seguridad Social y art. 15 del MPRCPA aprobado por Resolución Secretarial 10.0.0.087 de 21 de julio de 1997.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Adm., Social y Adm. Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Mario Gutiérrez Negrete, de fs. 233 a 236; y resolviendo el recurso de casación interpuesto por el SENASIR, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 238 a 241.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.