TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 568

Sucre, 30 de octubre de 2018


Expediente                  : 314/2017

Demandante                   : Juan Marcelo Quiroga Molina

Demandado                    : Jorge Emilio Frigerio Calvo

Materia                           : Beneficios sociales

Distrito                         : La Paz

Magistrado Relator        : Dr. Esteban Miranda Terán


VISTOS: El recurso de casación de fs. 214 a 218 interpuesto por Jorge Emilio Frigerio Calvo, contra el Auto de Vista N° 222/2016 SSA-I de 30 de noviembre, cursante de fs. 205 a 207, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz; dentro del proceso sobre beneficios sociales seguido por Juan Marcelo Quiroga Molina, contra el recurrente; la respuesta de fs. 220 a 221; el Auto de 19 de junio de 2017 que concedió el recurso (fs. 222); el Auto de Admisión Nº 314-A de fs. 231, los antecedentes procesales y;

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.-

Que, tramitado el proceso laboral, la Juez Tercero de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia Nº 163/2013 de 9 de mayo (fs. 106-109), declarando probada en parte la demanda y disponiendo el pago de Bs.10.883,60 (Diez mil ochocientos ochenta y tres 60/100 bolivianos), por conceptos de  desahucio, indemnización y duodécimas de aguinaldo, vacaciones, sueldos devengados e incremento salarial, con más las actualizaciones de ley.

Auto de Vista.-

En grado de Apelación, promovido por ambas partes, la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, expidió el Auto de Vista Nº 222/2016 SSA-I de 30 de noviembre, cursante de fs. 205 a 207, CONFIRMANDO en parte la Sentencia Nº 163/2013 de 9 de mayo, modificando el monto condenado a Bs. 34.398,98.

II.- FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN:

Por memorial de fs. 214 a 218, Jorge Emilio Frigerio Calvo, interpone recurso de casación contra el Auto de Vista N° 222/2016 SSA-I de 30 de noviembre, alegando:

1. Vulneración del art. 202 del Código Procesal del Trabajo, por haber aplicado e interpretado erróneamente dicha norma, al haber atribuido su inobservancia al juez de primera instancia, siendo que en sentencia se dio estricto cumplimiento a la misma.

2. Violación y aplicación errónea de los arts. 167 del Código Procesal del Trabajo, 16 inc. d) de la Ley General del Trabajo, inciso f) de su Decreto Reglamentario y Decreto Ley Nº 2565 de 6 de junio de 1951, por haber concluido que en la causa se produjo un despido intempestivo y condenado el pago del desahucio y la indemnización, sin considerar sus alegatos en sentido que el actor incurrió en abandono de trabajo y que, conforme a la confesión del demandante, se le solicitó la entrega de las llaves de un vehículo, pero que no se le despidió y que, según esa misma confesión, no existió orden expresa, escrita ni verbal de despido.

3. Vulneración del art. 158 del Código Procesal del Trabajo y 128 del Código de Seguridad Social, al condenar el pago de subsidios, sobre la base de documentos posteriores a la conclusión de la relación laboral y sin considerar que el supuesto embarazo no fue de su conocimiento por cuanto nunca se le informó de tal hecho.

4. Violación del art. 167 del Código Procesal del Trabajo, por haber establecido que el demandado no demostró lo alegado en su respuesta respecto a las causas de la desvinculación laboral, sin considerar que el actor confesó no haber existido orden expresa, escrita o verbal de retiro y que, conforme al citado artículo, la confesión en materia laboral es expresa y divisible y el hecho admitido en ella no requiere más prueba.

Petitorio:

Concluye el memorial solicitando se case el Auto de Vista y se declare improbada la demanda y probada la excepción perentoria de pago.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO:

1. En cuanto a la acusada vulneración del art. 202 del Código Procesal del Trabajo, de la revisión del Auto de Vista impugnado, no se advierte declaración o conclusión alguna que el Tribunal de Apelación haya incluido en tal sentido, amén de que el recurrente se limita a su simple mención sin acusar cuál su derecho vulnerado, por lo que no corresponde expedir pronunciamiento alguno sobre tal aspecto.

2. Sobre la violación y aplicación errónea de los arts. 167 del Código Procesal del Trabajo, 16 inc. d) de la Ley General del Trabajo, inciso f) de su Decreto Reglamentario y Decreto Ley Nº 2565 de 6 de junio de 1951, en principio corresponde aclarar que el recurrente omite señalar el artículo del Decreto Reglamentario de la Ley General del Trabajo al que corresponde el inciso f) citado; mas sin embargo, en razón a los fundamentos expuestos, se deduce que se trata del art. 9 del citado Decreto Reglamentario.

Realizada la aclaración anterior e ingresando a resolver el caso concreto, se advierte que el recurrente acusa la infracción de tales normas a propósito de las causales de la desvinculación laboral, del que señala que a confesión del demandante no existió el despido alegado.

Sobre el particular, de la revisión de la demanda a la que el recurrente se remite en términos de prueba a título de confesión, se advierte que el demandante señala expresamente: “…el día de mi despido, el empleador y propietario del taller me quitó las llaves y me echó del taller sin dejarme ya ingresar…”.; declaración que no otorga cabida a otra interpretación que no sea el despido arbitrario e intempestivo del empleador, por lo que mal podría tenerse como prueba de haber incurrido en abandono de funciones, tal cual pretende el recurrente.

Asimismo, conforme a los arts. 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, que con total sindéresis jurídica fue aplicada por el Tribunal de Apelación, al recurrente le correspondía probar que el demandante incurrió en el abandono de funciones que alegó como excusa para evitar el pago de los derechos laborales reclamados, aspecto que no ha cumplido en autos, prefiriendo recurrir al frágil y poco razonado argumento que el actor habría admitido que no existió el despido, cuando dicha declaración resulta diametralmente opuesta a la forzada conclusión que postula.

Por último, se debe tener presente que conforme a los señalados artículos 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, el trabajador no tiene obligación de probar que el despido se haya producido verbalmente o por escrito o de manera tácita o expresa; más al contrario, es el demandado a quien le asiste la carga de desvirtuar los hechos alegados por el demandante, aspecto que no ha dado cumplimiento.

3. Vulneración del art. 158 del Código Procesal del Trabajo y 128 del Código de Seguridad Social, al condenar el pago de subsidios, sobre la base de documentos posteriores a la conclusión de la relación laboral y sin considerar que el supuesto emba razo no fue de su conocimiento por cuanto nunca se le informó de tal hecho.

Sobre el particular, éste Tribunal no encuentra fundados los motivos recursivos traídos por el demandado, en razón a que conforme se tiene de la literal de fs. 17 de obrados, el hijo del demandante nació el 9 de noviembre de 2011 y la relación laboral concluyó el 21 de noviembre del mismo año, tal cual lo tiene advertido el Tribunal de Apelación y, siendo así, no cabe duda que el nacimiento del hijo se produjo dentro de la relación de dependencia laboral.

Por otro lado, el hecho de que el demandado no haya tenido conocimiento del embarazo, no constituye causa para eximirse de la responsabilidad del pago de los subsidios, por cuanto tal obligación no se encuentra subordinada a ningún presupuesto formal, mas que la acreditación del embarazo y el nacimiento.

Con base en lo anterior, éste Tribunal concluye que el Tribunal de Apelación obró en el marco de la corrección y con total sindéresis jurídica, por lo que, corresponde dar aplicación del art. 220.II) del CPC; aplicable en la materia por expresa determinación del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en el numeral 1 del artículo 184 de la CPE y del numeral 1 del parágrafo I del artículo 42 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 214 a 218 interpuesto por Jorge Emilio Frigerio Calvo, contra el Auto de Vista N° 222/2016 SSA-I de 30 de noviembre.

Con costas.

Se regula honorarios del abogado en Bs. 1.000, que mandará pagar el Juez a quo.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.