TRIB UNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 562

Sucre, 29 de octubre de 2018


Expediente                  : 442/2018

Demandante                   : Javier Rodolfo Jemio Rada y Freddy Yavi Choque

Demandado                    : Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento s.a.

Materia                           : Reincorporación

Distrito                         : La Paz

Magistrado Relator        : Dr. Esteban Miranda Terán


VISTOS: El recurso de casación de fs. 385 a 389 interpuesto por Marcel Humberto Claure Quezada, en representación de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento s.a., contra el Auto de Vista Nº 70/2018-SSA-I, de 7 de mayo, cursante de fs. 367 a 368, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso social seguido por Javier Rodolfo Jemio Rada y Freddy Yavi Choque, contra la entidad en cuya representación se recurre, la respuesta de fs. 393 a 394; el auto de concesión de fs. 395, y:

I CONSIDERACIONES LEGALES:

El Código de Procedimiento Civil de 6 de agosto de 1975, elevado a rango de Ley Nº 1760 de 28 de febrero de 1997, se aplica en la materia, en mérito a la facultad remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

Al presente, estando en vigencia plena el Código Procesal Civil (CPC), que dispuso en su disposición segunda, la abrogatoria el Código de Procedimiento Civil, determinado en su disposición transitoria sexta, que: “Al momento de la vigencia plena del Código Procesal Civil, en los procesos en trámite en segunda instancia y en casación, se aplicará lo dispuesto en el presente Código”.

En mérito a ello corresponde aplicar el art. 274 en relación al art. 277-I del CPC, para realizar el examen de admisibilidad, respecto a los recursos de casación objeto de análisis.

II ANALISIS DE ADMISIBILIDAD:

En cuanto al recurso interpuesto por Marcel Humberto Claure Quezada, en representación de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento s.a., se establece lo siguiente: 

1.- Se verifica que el recurso fue presentado dentro el plazo previsto por ley, es decir dentro de los ocho días previstos por el art. 210 del Código Procesal del Trabajo, cumpliendo a cabalidad el art. 274-I-1 del CPC.

2.- Identifica la resolución recurrida, Auto de Vista Nº 70/2018-SSA-I, de 7 de mayo, cursante de fs. 367 a 368, cumpliendo el art. 274-I-2 del CPC.

3.- Por último, analizando el recurso de casación contenido en el escrito de fs. 385 a 389, se verifica que no cumple con los requisitos formales establecidos por el art. 274.I del Código Procesal Civil, por cuanto se limita a cuestionar la condición de dirigentes sindicales y los actos por los cuales habrían sido motivo de despido de los actores, omitiendo acusar infracción legal, así como identificar cuál la norma que el Tribunal de apelación hubiese vulnerado y cómo y de qué modo incurrió en tal violación, conforme previene el citado artículo, de tal modo que permita abrir la competencia del Tribunal de Casación, para analizar los puntos concretos de impugnación.

Debe tenerse en cuenta que, en razón a la naturaleza del instituto, el Tribunal de casación se encuentra limitado a verificar y corregir, en su caso, los yerros en que hubiese incurrido el Tribunal de apelación en la aplicación de la ley; de ahí que el juicio adquiere las características de puro derecho, a mérito que se orienta sustancialmente a discernir y resolver una cuestión entre la Ley y su infractor.

En ese marco el art. 220.IV del Código Procesal Civil, dispone que “La forma del auto supremo será: (…) Casando, cuando la resolución infringiere la Ley o leyes acusadas en el recurso, en este caso fallará en lo principal del litigio, aplicando las leyes conculcadas…” (el resaltado es añadido), conforme a lo cual, para casar una resolución de segundo grado, deberá verificarse previamente si en tal decisión se incurrió en infracción de alguna ley y si esa infracción con identificación expresa de la norma, fue acusada expresamente en el recurso, de tal modo que le permita ejercer el mandato legal de casar la resolución que infringiere “la ley o las leyes acusadas en el recurso”; luego, encontrando evidencia de tal infracción, fallar en el fondo “aplicando las leyes conculcadas”; es decir, aplicando aquellas leyes que hubiesen sido acusadas como vulneradas en el recurso de casación y que efectivamente se hubiese comprobado tal infracción.

De ahí que, en el citado art. 274.I.3 del ritual civil, se establece como requisito de procedencia, la obligación de expresar “…con claridad y precisión, la Ley o leyes infringidas, violadas o aplicadas indebida o erróneamente interpretadas, especificando en qué consiste la infracción, la violación, falsedad o error…”. En su caso, corresponderá dar aplicación del art. 220.I.4 del citado ritual civil que dispone: “(FORMAS DEL AUTO SUPREMO). La forma del auto supremo será: (…) Improcedente, cuando: (…) El recurso no cumpliera con lo previsto por el Artículo 274, Parágrafo I del presente Código”.

POR TANTO:

La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por el art. 277.II y Disposición Transitoria Sexta, ambos del CPC, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 385 a 389 interpuesto por Marcel Humberto Claure Quezada, en representación de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento s.a., contra el Auto de Vista Nº 70/2018-SSA-I, de 7 de mayo. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.-