TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA, CONTENCIOSA ADM. SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 333

Sucre, 9 de julio de 2018


Expediente                        : 298/2018

Demandante                : Ana María Ardaya Terrazas

Demandado                : Residencial Pinocho

Proceso                        : Beneficios Sociales

Distrito                          : Santa Cruz

Magistrado Tramitador: Dr. Esteban Miranda Terán


VISTOS: El recurso de casación de fs. 450 a 452 interpuesto por Segunda Teresa Araúz de Antelo contra el Auto de Vista Nº 146 de 28 de noviembre de 2017, cursante de fs. 442 a 444, pronunciado por la Sala en Materia de Trabajo y Seguridad Social Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso sobre beneficios sociales seguido por Ana María Ardaya Terrazas, contra la Residencial Pinocho, representada por Ernesto Antelo Gutiérrez; el Auto de 6 de junio de 2018 que concedió el recurso (fs. 482) y:

CONSIDERANDO: Que, con arreglo al art. 1, numeral 8 del Código Procesal Civil, corresponde a los jueces y tribunales, en la vía de saneamiento procesal, adoptar decisiones destinadas a subsanar defectos procesales en la tramitación de la causa, siempre que no afecten los principios del debido proceso y de la seguridad jurídica, de manera que se concluya la tramitación de la causa con la debida celeridad procesal.

Revisado el expediente con la facultad anterior, se advierte que en la causa, intervienen como partes principales del proceso, la demandante Ana María Ardaya Terrazas y el demandado Ernesto Antelo Gutiérrez en representación de la Residencial Pinocho. Asimismo, interviene como tercero interesada la Sra. Segunda Teresa Arauz de Antelo.

Se tiene también que, pronunciado que fue el Auto de Vista N° Nº 146 de 28 de noviembre de 2017, el demandado Ernesto Antelo Gutiérrez, fue notificado con dicha resolución el 28 de febrero del presente año, al igual que la tercero interesada, conforme certifican las diligencias de fs. 445 de obrados; habiendo recurrido en casación únicamente la tercero interesada Segunda Teresa Arauz de Antelo, conforme certifica el escrito de fs. 450 a 452.

A fs. 461 cursa denuncia de la demandante sobre el fallecimiento del demandado Ernesto Antelo Gutiérrez, solicitando nulidad de la diligencia de notificación a efectos de que se disponga la citación a los presuntos herederos. Por memorial de fs. 473, solicita suspensión del plazo para recurrir de casación y reitera notificación a los herederos; petitorio que es reiterado a fs. 480.

Por decreto de fs. 481, el Tribunal de Apelación, con referencia al escrito de fs. 480, señalo: “El presente memorial debe ser considerado en ejecución de sentencia, al no haber se aportado prueba suficiente para fundar resolución de acuerdo al art. 1311 del Código Civil Boliviano; habiendo un recurso pendiente debe darse el trámite correspondiente de ley”. Seguidamente, por Auto de 6 de junio del presente año (fs.482), concedió el recurso de casación de fs. 450 a 452 interpuesto por Segunda Teresa Arauz de Antelo.

Con base en los antecedentes procesales descritos supra y teniendo en cuenta que el recurso de casación concedido fue interpuesto por la tercero interesada, se tiene:

Si bien en la causa, no está expresamente señalado el tipo de tercería, por la relación matrimonial entre el demandado y la tercero interesada, así como por los intereses que la tercerista alega pudiesen ser afectados, se infiere que se trata de una tercería coadyuvante litisconsorcial regido por el art. 55.I del Código Procesal Civil, que en su tenor literal señala:

“Quien como titular de una relación jurídica substancial considere que presumiblemente puedan extenderse en su contra los efectos de una sentencia, por cuya razón se encuentre legitimada o legitimado en el proceso como demandante o demandado, podrá intervenir como litisconsorte de una parte, reconociéndosele las mismas facultades y obligaciones que a ella”.

De la norma transcrita, se advierte que éste tipo de tercerías se encuentra ligada y subordinada a la intervención de una de las partes, de tal modo que es la misma norma que se encarga de precisar que el tercero podrá intervenir como “litisconsorte de una parte” y, siendo así, lógico será pensar que si los efectos de la sentencia no resultaren gravosas para el sujeto principal del litigio, el mismo efecto tendrá para el litisconsorte.

Asimismo, si como en el caso presente, el sujeto principal del litigio dejó de existir, no resultará jurídicamente admisible la intervención de su litisconsorte.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que, conforme al art. 31.III del Código Procesal Civil “Si durante la sustanciación del proceso falleciere la persona natural que interviene como parte, o fuere declarada la desaparición o el fallecimiento presunto, el proceso continuará con los sucesores”.; aspecto que fue soslayado por el Tribunal de apelación, pese a existir denuncia expresa del fallecimiento de Ernesto Antelo Gutiérrez, permitiendo la continuidad del proceso contra una persona inexistente y concediendo el recurso de casación del litisconsorte de quien dejó de ser parte del proceso debido a su deceso.

Esta negligencia del Tribunal de Apelación constituye insalvable vicio de nulidad, por cuanto, en los hechos, se remitió un proceso en grado de casación, sin demandado, cuando era su obligación sanear previamente el proceso, con arreglo al art. 31 del Código y garantizar el debido proceso.

Asimismo, si a criterio del Tribunal la prueba aportada para tal propósito resulta insuficiente, corresponderá tomar los recaudos necesarios para la producción de toda la prueba que estimen conveniente y necesaria.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, sin ingresar en mayores consideraciones de orden legal, ANULA obrados hasta el decreto de fs. 481 inclusive y se dispone que, el Tribunal de alzada subsane los defectos procesales advertidos, conforme a los fundamentos de la presente resolución.

No siendo excusable el error se sanciona a los Vocales suscriptores del Auto de 6 de junio de 2018 cursante a fs. 482, con dos días de haber a cada uno.

Por Secretaría de Sala cúmplase lo previsto en el art. 17.IV de la Ley del Órgano Judicial.

Regístrese y notifíquese, cúmplase.