TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 323

Sucre, 6 de julio de 2018


Expediente:                        171/2017-S

Materia:                                Contencioso Tributario

Demandante:                        Empresa Digital Segurity Sistems S.R.L.

Demandado:                        Gerencia Regional Santa Cruz de la Aduana Nacional

Distrito:                                Santa Cruz

Magistrado Relator:                Dr. Esteban Miranda Terán.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 244 a 246, interpuesto por Flavio Antonio Román Balderrama, en representación de la Gerencia Regional Santa Cruz de la Aduana Nacional, en mérito al Testimonio de poder especial y bastante Nº 548/2016 de 30 de mayo, otorgado ante la Notaría Nº 88 de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, a cargo de la Abogada Rosse Mary Uriona Almaraz (fs. 242-243), contra el Auto de Vista Nº 174 de 28 de Octubre de 2016, cursante de fs. 236 a 239, emitido por la Sala Social, Contencioso Tributario y Contencioso Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro el proceso contencioso tributario interpuesto por el representante de la Empresa Digital Segurity Sistems S.R.L., contra la entidad que representa el recurrente, el auto de concesión del recurso de fs. 250, el Auto Supremo Nº 171-A de 12 de mayo de 2017, que dispone la admisión de recurso de casación, los antecedentes del proceso y:

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia:

Tramitado el proceso, la Juez Primero Administrativo, Tributario y Coactivo Fiscal de la ciudad de Santa Cruz, emitió la Sentencia Nº 02/2016 de 22 de abril de 2016, cursante de fs. 213 a 220 vta., declarando IMPROBADA la demanda interpuesta por Digital Security Sistems S.R.L., formulada contra la Resolución Sancionatoria (RS) Nº AN-GRZGR-VIRZA-01708/2011 de 25 de agosto, emitida por la Aduana Nacional de Bolivia.

Auto de Vista:

Contra la indicada sentencia, la Empresa Digital Security Sistems S.R.L., por intermedio de su representante legal, mediante escrito de fs. 222 a 223 y vta., interpuso recurso de apelación que fue resuelto por la Sala Social, Contencioso Tributario y Contencioso Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, quien emitió el Auto de Vista Nº 174 de 28 de octubre de 2016, cursante de fs. 236 a 239 de obrados, por el que ANULÓ, la Sentencia Nº 02 de 22 de abril de 2016, por falta de fundamentación y motivación.


II.- ARGUMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN Y ADMISIÓN:

Contra el indicado Auto de Vista, mediante escrito de fs. 244-246, la Gerencia Regional Santa Cruz de la Aduana Nacional, por intermedio su representante, interpuso recurso de casación en el fondo, argumentando lo siguiente:

Alega que se incurrió en indebida interpretación y análisis de las SSCC 0543/2010-R de 12 de julio y 0632/2010-R de 19 de julio, respecto a la exigencia de la motivación de las resoluciones y que establecen que el juez, debe ineludiblemente exponer los motivos que sustenta su decisión, exponiendo los hechos establecidos, si la problemática así lo exige; y que la motivación, no implicará la exposición ampulosa de consideraciones y citas legales, sino que ésta, debe ser concisa, clara y satisfacer todos los puntos demandados, por ello el juez debe justificar razonablemente su decisión y cuando la resolución aun siendo extensa, no traduce las razones o motivos por los cuales se toma una decisión, dichas normas (de motivación) se tendrían vulneradas.

En el caso presente, -afirma el recurrente- que la Sentencia Nº 02/2016, es clara y precisa, porque refiere la normativa aduanera aplicable al caso, consistente en los arts. 75 y 76 de la Ley General de Aduanas (LGA) y 101 del Decreto Supremo (DS) Nº 25870, Reglamento de la Ley General de Aduanas (RLGA), actuando conforme determinan los arts. 1 núm. 26 de la Ley Nº 439, Código Procesal Civil (CPC-2013), 116-I de la Constitución Política del Estado (CPE) y la SC 0042/2004 de 22 de abril, aplicando el principio de verdad material, y que toda actividad sancionadora, debe ser impuesta previo proceso y en resguardo del derecho a la defensa, en el que concurran diferentes elementos, incluidos la contradicción y presentación de pruebas tendientes a desvirtuar la acusación.

Por ello considera, que no es admisible que se pretenda anular la sentencia por la supuesta falta de fundamentación en la decisión y motivación cuando la juez actuó en el marco de la ley, de la verdad material y cumpliendo dichas SC.

Petitorio:

Concluyó fundamentando que al ser evidente la indebida interpretación y análisis de los fundamentos del Auto de Vista, plantea recurso de casación, por ser lesivo y causar agravios a la institución que representa y por ende al Estado. Consiguientemente, amparándose en los principios del derecho a la defensa y el debido proceso, solicita se admita y emita la resolución, casando el Auto de Vista en el fondo.

Contestación al recurso de casación:

El representante de la Empresa Digital Security Sistems SRL, por escrito de fs. 249 y vta., contestó el recurso, alegando que el Auto de Vista tiene coherencia necesaria considerativa y resolutiva y la debida motivación y valoración de las pruebas, sin vulnerar el debido proceso y el derecho a la defensa y al considerar que el recurso no contiene agravio alguno, solicitó que se RECHACE.

Admisión.-

Conforme se tiene relacionado líneas arriba, mediante Auto Supremo Nº 171-A de 12 de mayo de 2017, este Tribunal, admitió el recurso interpuesto de fs. 244 a 246, considerando que se había cumplido los requisitos previstos por el art. 274 del CPC-2013, pasándose a considerar.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO.

Doctrina aplicable al caso:

El recurso de casación, conforme instituye el art. 271 del CPC-2013, aplicable al caso presente, por la permisión de los art. 214 y 297 del Código Tributario (CT), Ley Nº 1340, es un recurso extraordinario que tiene por objeto anular una resolución judicial, en la que se ha incurrido en violación, aplicación indebida o interpretación errónea de la ley, o que fue emitida en mérito a un procedimiento que no cumplió las solemnidades legales; es decir, en el recurso se debe denunciar que se incurrió en un error in iudicando, cuando se refiere al fondo del asunto, o bien, en un error in procedendo,  cuando se refiere a la forma del proceso respectivamente.

Una característica esencial de este recurso, es que no se trata de una tercera instancia, porque se promueve como una demanda nueva de puro derecho, que puede ser en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, de acuerdo a lo que estable el citado art. 271 del CPC-2013; por ello se establece que el Tribunal de casación, es un Tribunal de derecho y no de hecho; consiguientemente, el recurso de casación, solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley, para privilegiar su recta aplicación y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos procesales; es decir, asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformización de la jurisprudencia nacional.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, (por errores en la resolución de fondo o errores in iudicando), los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el citado art. 271-I del CPC-2013, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas y/o creando nueva jurisprudencia.

Cuando el recurso de casación se plantea en la forma, (por errores de procedimiento o errores in procedendo), la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el art. 271-II del mismo cuerpo adjetivo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, porque se identifica que se habría violado las formas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por la ley y que fueron oportunamente reclamadas ante los jueces o tribunales inferiores, conforme instituye el art. 17-I y II de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), Nº 025.

En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del art. 274-I del CPC-2013, es decir, citar en el recurso de casación, en términos claros, concretos y precisos la Ley o Leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y explicar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en el fondo y en la forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes; el uno, nos referimos al de fondo, está orientado para que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio y en este caso, el recurrente pretende es que el Auto Supremo CASE la resolución recurrida y resuelva el fondo de la controversia en base a la correcta aplicación o interpretación de la ley.

En cambio el recurso de casación en la forma, está orientado para que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa, hechos que conllevaría la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión recursiva del recurrente está orientada a determinar la NULIDAD de la resolución impugnada o a la NULIDAD de obrados hasta el vicio identificado.

Consiguientemente, el examen de admisibilidad del recurso de casación, cuya exigencia se encuentra establecida en el art. 274-I núm. 3 del CPC-2013, obedece a la tesis, referida; es decir, que este recurso, se asimila a una nueva demanda de puro derecho y por ello es que, para determinar la admisibilidad, el Tribunal Supremo, debe identificarse, si en el recurso de casación se acusaron las causales de casación en el fondo o en la forma aludidas precedentemente, para determinar luego, al momento de emitirse el Auto Supremo correspondiente, si el Tribunal de apelación incurrió en alguna vulneración legal y cómo debe sanearse ese yerro, que puede ser error “in procedendo” y error “in judicando”, resolviendo en alguna de las formas previstas por el art. 220 del CPC-2013, aplicables al caso presente por la permisión contenida en el art. 252 del CPT.

Fundamentación del caso concreto:

En el caso presente, se advierte que se incurrió en una la falta de técnica recursiva, porque pese a que la resolución de Vista, fue determinando la NULIDAD de la Sentencia, por falta de motivación y argumentación, el recurrente interpuso recurso de casación en el fondo, argumentando que la Sentencia anulada, tiene debida motivación y argumentación, concluyendo de manera contradictoria en su petitorio que se CASE el Auto de Vista, pese a que ésta resolución, no resolvió los agravios de la apelación en el fondo, sino en la forma y sin que se hubiese identificado -al haberse interpuesto el recurso de casación en el fondo- cuáles son las causales de casación que sustentan ese recurso.

Sin embargo de ello, siguiendo las reglas previstas en las SSCC citadas en el recurso de casación (0543/2010-R de 12 de julio y 0632/2010-R de 19 de julio), verificando e l contenido, tanto de la Sentencia Nº 02/2016 de 22 de abril de 2016, cursante a fs. 213 a 220 de obrados, como del Auto de Vista Nº 174 de 28 de octubre de 2016, cursante a fs. 236 a 239, se establece que ciertamente, la aludida Sentencia, pese a ser extensa, contiene un detalle pormenorizado de los argumentos contenidos en la demanda y contestación, analiza las pruebas presentadas por ambas partes; sin embargo, no realizó una adecuada subsunción de los hechos identificados al derecho que regula los actos objeto de juzgamiento.

Esta omisión, conlleva a que ciertamente la Sentencia, carezca de la debida motivación y fundamentación, en resguardo del debido proceso, exigida por los arts. 4, 25 núm. 1, 210 y 213 del CPC-2013        , motivo por el cual el Tribunal de alzada, determinó ANULAR la Sentencia y disponer que se emita una nueva, conforme a derecho.

Es evidente que la Sentencia, cita normas que se aplican al caso presente, entre las que se encuentra las disposiciones legales aludidas en el recurso de casación; sin embargo, conforme se tiene referido, no efectuó una adecuada subsunción de estos preceptos legales a los hechos identificados en la RS Nº AN-GRZGR-VIRZA-01708/2011 de 25 de agosto, emitida por la Aduana Nacional de Bolivia.

Por último, corresponde puntualizar que, al no haber emitido el Tribunal de alzada, criterio alguno sobre el fondo del asunto, no corresponde a este Tribunal Supremo, porque no se abrió la competencia para este hecho, conforme se refirió en la doctrina aplicable al caso, emitir fundamento alguno sobre la controversia objeto de juzgamiento.

Conclusión:

En virtud de lo fundamentado, evidenciando las deficiencias del recurso de casación que no cumplió con la técnica recursiva, correspondiendo dar aplicación a las previsiones del art. 220-II del CPC-2013, con la permisión contenida en el art. 297 del in fine del CT, Ley Nº 1340 aplicable al caso presente.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia en ejercicio de la atribución conferida por el art. 42-I numeral 1 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 244 a 246, interpuesto por Flavio Antonio Román Balderrama, en representación de la Gerencia Regional Santa Cruz de la Aduana Nacional, contra el Auto de Vista Nº 174 de 28 de Octubre de 2016, cursante de fs. 236 a 239, emitido por la Sala Social, Contencioso Tributario y Contencioso Administrativa Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz.

Sin costas ni costos, en aplicación de los arts. 39 de la Ley Nº 1178 y 52 del DS Nº 23215 de 22 de julio de 1992.

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.