TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 254

Sucre, 12 de junio de 2018


Expediente:                092/2017-S

Materia:                        Social

Demandante                Juan de Dios Herrera Cuenca.

Demandado:        Funeraria “A. Valdivia” de Félix Adolfo Valdivia Monterrey

Distrito:                        La Paz

Magistrado Relator:        Dr. Esteban Miranda Terán.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 235-237 vta., interpuesto por Juan José Illanes Valdivia, en representación de Félix Adolfo Valdivia Monterrey, propietario de la -Funeraria “A Valdivia”, en mérito al Testimonio de poder especial y bastante Nº 0251/2014 e 18 de septiembre, otorgado ante la Notaría Nº 057 de la ciudad de La Paz, a cargo de la Abogada Cinthya Martínez Riveros (fs. 125), contra el Auto de Vista Nº 137/2016 de 22 de agosto, cursante de fs. 233 y vta., de obrados, emitido por la Sala Social y Administrativa Primera, del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso social de pago de beneficios sociales y otros derechos, seguido a demanda de Juan de Dios Herrera Cuenca, contra la funeraria que representa el recurrente, el Auto Supremo Nº 92-A de 15 de marzo de 2017, por el que se admitió el recurso (fs. 248 y vta.) y,

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.- Que, tramitado el proceso laboral, la Juez Tercero de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia de Nº 84/2015 de 07 de abril de 2015 (fs. 171 a 180 vta.), declarando PROBADA en parte la demanda de fs. 1 a 2, subsanada a fs. 5 e IMPROBADA la excepción perentoria de prescripción, ordenando que el demandado, cancele al actor la suma de Bs. 81.651,38, por concepto de indemnización por 32 años y 1 mes, vacaciones por dos gestiones (2011 a 2012, más la multa del 30%.

Auto de Vista.- En grado de Apelación, promovido por el apoderado del demandado (fs. 210 a 212), el Tribunal de alzada, conformado por la Sala Social  y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 137/2016 de 22 de agosto de 2016, cursante a fs. 233 y vta., ANULO la Sentencia Nº 084/2015 de 07 de abril de 2015, disponiendo que se emita una nueva cumpliendo la observación realizada.

II.- RECURSO DE CASACIÓN Y ADMISIÓN:

Contra el referido Auto de Vista, el apoderado del demandado, Juan José Illanes Villacorta, por escrito de fs. 235 a 237 vta., interpuso recurso de casación en el fondo, que al no haber sido respondido por el actor, fue concedido por Auto Nº 15/17 SSA-I de 19 de enero de 2017, cursante a fs. 240, por lo que una vez radicado el expediente en este Tribunal, por Auto Supremo Nº 92-A de 15 de marzo de 2017 (fs. 248 y vta.), se declaró admisible, consiguientemente, se pasa a considerar y resolver el recurso:

Argumentos del recurso de casación:

El recurrente, reiterando los argumentos del escrito de recurso de apelación, denunció:

1.- La violación y aplicación errónea del art. 732 del “Código de Procedimiento Civil”, del principio de realidad previsto por el art. 4 inc. d) del Decreto Supremo (DS) Nº 28699 de 1º de mayo de 2006 y del art. 4 del Decreto Reglamentario de la Ley General del Trabajo (DR LGT), porque considera que de manera incorrecta el Tribunal de alzada, anuló la sentencia, pese a que no se estableció de manera específica mediante instrumento o prueba alguna la labor extraordinaria o dominical, evidenciando que el Auto de Vista, solo considera los argumentos alegados por el demandante, vulnerando el principio de congruencia y el debido proceso, porque omitieron resolver el recurso de apelación, determinado que el actor fungió como auxiliar en diferentes labores y que conlleva a establecer una relación laboral, pese a que según el recurrente, el actor solo mantuvo una relación de carácter civil, en aplicación del art. 732 del “Código de Procedimiento Civil”, al no haber tenido un espacio o lugar de trabajo, donde realizar alguna actividad, no tenía horario, subordinación, dependencia o exclusividad, pues sólo se ocupaba de comprar nichos en el Cementerio General, cobrando un sobreprecio que consistía en su ganancia, evidenciando que no existió relación laboral, conforme prevé el art. 4 inc. a) del DR LGT.

2.- Alega que se habría incurrido en violación y aplicación errónea de la segunda parte de los arts. 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo (CPT) y 446 núm. 3 y 5 y 472 del Código de Procedimiento Civil (CPC-1975), porque el demandante no se encuentra liberado de ofrecer pruebas para demostrar sus pretensiones, conforme estableció este Tribunal en el Auto Supremo Nº 86 de 13 de marzo de 2013, habiéndose considerado solo los argumentos de su demanda, pese a que ésta fue rechazada oportunamente por la parte demandada, advirtiéndose que el actor solo presento prueba testifical en el curso del proceso, que fueron tachadas oportunamente, conforme prevén los arts. 446 núm. 3 y 5 y 472 del CPC-1975, tacha que alega el recurrente, fue desconocida por el Tribunal de alzada.

3.- Argumentó que se incurrió en violación y aplicación errónea de los arts. 159 y 160 del Código Procesal del Trabajo (CPT), porque se habría determinado que no operó la prescripción prevista en el art. 120 de la LGT en aplicación del principio proteccionista, previsto en la actual Constitución Política del Estado, sin considerar que ésta no tiene carácter retroactivo y solo se aplicaría respecto de la imprescriptibilidad dos años anteriores a la vigencia de esta norma.

Por tanto argumenta que se habría viciado de nulidad el fallo, porque en aplicación del art. 202 del CPT., la sentencia debería recaer sobre los puntos litigados, sin embargo, de la revisión del fallo, se advierte que no valoró correctamente, aludiendo a documentación ilegal que vulnera la lealtad procesal, el debido proceso, porque la demanda versa sobre despido indirecto, por falta de pago de salarios, resultando ilógico que una persona trabaje tantos años sin percibir sueldos, vulnerándose el principio de congruencia y preceptos procesales que corresponderá subsanar.

Petitorio:

Concluyó señalando que interpone recurso de casación en el fondo, solicitando que se CASE el Auto de Vista, declarando improbada la demanda y probada la excepción de prescripción.

El recurso no fue contestado por el actor.

III.- FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

Así expuestos los fundamentos del recurso de casación de fs. 235-237, para su resolución corresponde realizar las siguientes consideraciones:

Doctrina aplicable al caso:

Conforme ha establecido este Tribunal Supremo en abundante Jurisprudencia, el recurso de casación, se sustenta en la violación, aplicación indebida e interpretación errónea de normas sustantivas, infracciones legales deben estar necesariamente identificadas en el recurso y no en escritos anteriores y posteriores; conforme refieren los arts. 271-I y 274 del CPC.

Por otra parte, en materia de valoración de la prueba, los jueces y tribunales, no se encuentran sujetos a la tarifa legal de la prueba, sino por el contrario, deben formar libremente su convencimiento, inspirándose en los principios científicos que informan la crítica de la prueba y atendiendo las circunstancias más relevantes del proceso, e identificando la conducta procesal observada por las partes, para evitar que éstas se sirvan del proceso para realizar un acto simulado o para perseguir un fin prohibido por la Ley; (arts. 60 y 158 CPT); en mérito a ello, es que las dudas que surjan en el curso del proceso, respecto de la interpretación y aplicación del Código Procesal del Trabajo, debe resolverlas el juez, acudiendo a los principios generales del Derecho Procesal del Trabajo, para el logro de la finalidad especial que tienen, cual es el reconocimiento de los derechos consignados en la ley substancial (arts. 58 y 63 CPT).

Fundamentación del caso concreto:

En el caso presente, revisando detenidamente el expediente, se advierte que el recurso de casación constituye una repetición de los argumentos contenidos en el recurso de apelación de fs. 210-212 de obrados.

Los argumentos del recurso de apelación (reiterados en el recurso de casación), no fueron considerados ni absueltos en el Auto de Vista ahora impugnado, evidenciando que directamente determinó la nulidad de la Sentencia, por considerarla incongruente entre lo demandado y lo fallado, vulnerando el art. 190 del CPC-1975, omisiones que consideró el Tribunal de alzada, insubsanables, sin haber ingresado a resolver el fondo del asunto y por ello, no correspondía ahora, que se interponga recurso de casación en el fondo, pues el Auto de Vista, resolvió cuestiones relativas a la pertinencia de la Sentencia, considerándola incongruente y determinando su nulidad, por consiguiente, el recurso de casación debió impugnar estos fundamentos y no otros.

Por ello, se advierte que se incurrió en una la falta de técnica recursiva, pero al haberse argumentado de manera referencial la incongruencia en el Auto de Vista, se resuelve, conforme a los siguientes argumentos:

1.- Se advierte que se incurrió en un yerro, al citar el art. 732 del Código de Procedimiento Civil, que se refería al recurso de apelación dentro del proceso arbitral de derecho, norma que fue derogada por la Ley Nº 1770 de Arbitraje y Conciliación; empero se da a entender que se habría alegado la existencia de un algún contrato de obra y que no existiría una relación laboral entre el actor y el demandado, existiendo una relación de índole civil.

Sobre este punto, no corresponde al Tribunal Supremo, establecer si evidentemente existió o no una relación laboral o civil, porque sólo amerita emitir un pronunciamiento al respecto, cuando se hubiese denunciado la errónea apreciación de la prueba, sea de hecho o de derecho, por consiguiente, al haberse determinado la nulidad de la Sentencia por incoherencia, corresponderá al juez a quo, establecer nuevamente estos aspectos, sobre la existencia de la relación laboral, identificando si corresponde aplicar o no el art. 4 inc. a) del DR LGT, pues si bien, es evidente que el indicado Tribunal de alzada, omitió resolver los argumentos del recurso de apelación, incumpliendo la obligación establecida en el art. 265-I del Código Procesal Civil (CPC-2013); empero, al advertir que el Juez a quo, no se pronunció adecuadamente sobre todos los puntos litigados, incurrió en violación del art. 190 del CPC-1975, hoy art. 213 del CPC-2013, en virtud de la derogatoria de la primera norma citada.

2.- De igual manera, respecto de la violación y “aplicación errónea” de los arts. 66 y 150 del CPT y arts. 446 núm. 3 y 5 y 472 del CPC-1975, referido a que el actor puede presentar los medios de prueba que considere pertinentes y que se habría alegado y presuntamente probado las tachas propuestas contra las declaraciones testificales de cargo, nuevamente se evidencia que no se ha denunciado error de hecho o de derecho en la apreciación de estas pruebas, sin considerar además que en aplicación del art. 158 del CPT, los jueces no se encuentran sujetos a la tarifa legal de las pruebas, y deben apreciar las mismas, libremente y en mérito a su convencimiento, inspirándose en los principios científicos que informan la crítica de la prueba y atendiendo las circunstancias más relevantes del proceso, e identificando la conducta procesal observada por las partes, para evitar que éstas se sirvan del proceso para realizar un acto simulado o para perseguir un fin prohibido por la Ley; (arts. 60 y 158 CPT).

Por consiguiente, se advierte que el Tribunal de alzada, al no haber emitido un pronunciamiento sobre el fondo de ésta problemática, ordenando que el juez, aprecie la prueba y se pronuncie sobre todos los argumentos contenidos en la demanda, no incurrió en infracción de las normas alegadas en este punto del recurso.

3.- En ningún considerando del Auto de Vista, se determinó que no se aplicaría al caso presente el art. 120 de la LGT., tampoco se aludió sobre la vigencia de la nueva Constitución Política del Estado y la imprescriptibilidad de los derechos Sociales, o que ésta sea retroactiva., advirtiéndose que se trata de un argumento que corresponde a la impugnación de la Sentencia que no es objeto de análisis en la presente resolución y por consiguiente, no acarrea la nulidad del Auto de Vista, porque éste no incumplió las previsiones del art. 202 del CPT, porque conforme se tiene referido, no se pronunció sobre los argumentos del recurso de apelación, tan solo verificó que la Sentencia, era incoherente y por consiguiente, estableció su nulidad para que se emita una nueva, conforme a derecho.

En ese marco legal, se concluye que los argumentos del recurso no son suficientes para determinar la casación del Auto de Vista, correspondiendo, aplicar el artículo 220-II del CPC, con la facultad remisiva del artículo 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en el numeral 1 del artículo 184 de la CPE y del numeral 1 del parágrafo I del artículo 42 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación fs. 235-237, interpuesto por interpuesto por Juan José Illanes Valdivia, en representación de Félix Adolfo Valdivia Monterrey, propietario de la -Funeraria “A Valdivia, contra el Auto de Vista Nº 137/2016 de 22 de agosto, cursante de fs. 233 y vta., de obrados, emitido por la Sala Social y Administrativa Primera, del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz.

Sin costas, por no existir respuesta al recurso de casación interpuesto.

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.