TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 203

Sucre, 7 de mayo de 2018


Expediente:                061/2017

Materia:                        Social

Demandante                William Maydana Flores y Jorge Coronado Vargas.

Demandado:        Cooperativa de Teléfonos Automáticos La Paz Ltda. “COTEL Ltda.”

Distrito:                        La Paz

Magistrado Relator:        Dr. Esteban Miranda Terán.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 214-217, interpuesto por Freddy Acebey Quiroga, representante de la Cooperativa de Teléfonos Automáticos La Paz Ltda., “COTEL La Paz Ltda.”, en su condición de Gerente Administrativo y Financiero y en mérito a la Resolución Administrativa Nº 004/2016 de 13 de diciembre, emitida por la Autoridad de Fiscalización y Control de Cooperativas (AFCOOP), cursante de fs. 212 a 213, contra el Auto de Vista Nº 116/16 de 28 de octubre, cursante de fs. 209 a 210 de obrados, emitido por la Sala Social y Administrativa Tercera, del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso social de pago de sueldos devengados seguido a demanda de William Maydana Flores y Jorge Coronado Vargas, contra la entidad que representa el recurrente, el Auto Supremo Nº 61-A de 22 de febrero de 2017, por el que se admitió el recurso (fs. 229 y vta.) y,

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.- Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Primero de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia de Nº 157/2015 de 10 de julio de 2015 (fs. 174 a 177 vta.), declarando PROBADA la demanda de fs. 23 a 25, disponiendo que en ejecución de fallos se calcularan los sueldos devengados.

Auto de Vista.- En grado de Apelación, promovido por la entidad demandada, por escrito de fs. 191-193 vta., el tribunal de alzada, conformado por la Sala Social  y Administrativa Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 116/16 de 28 de octubre de 2016, cursante a fs. 209 a 210, CONFIRMÓ la Sentencia Nº 157/2015 de 10 de julio de 2015.

II.- RECURSO DE CASACIÓN, RESPUESTA Y ADMISIÓN:

Contra el referido Auto de Vista, el representante de la entidad demandada, Freddy Acebey Quiroga, por escrito de fs. 214-217, interpuso recurso de casación en el fondo, que luego de ser respondido por los demandantes, mediante escrito de fs. 219-220 vta., fue concedido por Auto Nº 08/2017 de 19 de enero de 2017, cursante a fs. 221, por lo que una vez radicado el expediente en este Tribunal, por Auto Supremo Nº 61-A de 22 de febrero de 2017 (fs. 229 y vta.), se declaró admisible, consiguientemente, se pasa a considerar y resolver el recurso:

Argumentos del recurso de casación:

El recurrente, luego de apersonarse, reiterando los argumentos del memorial de recurso de apelación, argumenta respecto de la relación de trabajo, tiempo de servicios, sueldo indemnizable y salarios devengados, que estos hechos, ya fueron reconocidos en tanto en la Sentencia emitida en el caso presente, como en la emitida en el anterior caso, Nº 057/2010, que cursa de fs. 1 a 8 de obrados; que si bien estos últimos, constituyen derechos adquiridos; sin embargo, no se ha considerado que los actores fueron expulsados del mandato sindical y que ellos afirmaron en las confesiones provocadas que no se encontraban reconocidos por el Ministerio de trabajo; es decir, estos hechos ya fueron dilucidados en el anterior proceso en cumplimiento del art. 10-III del Decreto Supremo (DS) Nº 28699, consecuentemente debió declararse improbada la demanda.

Conforme a la certificación CITE: MMAYA/DGAA/RRHH Nº 165/2012, se establece que no correspondía el pago de salarios devengados, porque la parte actora desempeñó actividades laborales dentro de su periodo de cesantía, por lo que no se podía tutelar ésta pretensión. Luego, citando jurisprudencia emitida por este tribunal, alega que habría operado la prescripción del cobro de los salarios devengados y que ese pago no corresponde cuando los trabajadores cesados ejercieron durante su cesantía, en otra fuente laboral.

Afirma que conforme consta en obrados, existe un fallo ejecutoriado emitido por el Juzgado Segundo de Trabajo y Seguridad Social, consiguientemente citando la SCP 0294/2012 de 08 de junio, existe cosa juzgada que fue opuesta en aplicación del art. 127 inc. b) del Código Procesal del Trabajo (CPT) y no podía, vulnerando la seguridad jurídica, volver a resolver en un nuevo fallo, los recursos que no fueron interpuestos oportunamente, enmendando la negligencia o impericia de los demandantes.

Petitorio:

Concluyó señalando que interpone recurso de casación en el fondo, solicitando que se anulen la Sentencia y el Auto de Vista emitidos dentro del presente proceso y se declare improbada la demanda.

Contestación al recurso:

Este recurso fue contestado por los demandantes, por memorial de fs. 219-220, en el que argumentaron que no se ha desvirtuado que cuando se efectivizó el retiro de sus personas, ellos aún gozaban del fuero sindical que abarca un año adicional al vencimiento del mandato conferido.

El objeto del presente proceso es el pago de los salarios devengados correspondiente a todo el periodo de cesantía y no solo hasta la conclusión de mandato sindical.

El recurso es incoherente pretendiendo sustentarlo en la Sentencia emitida en el anterior proceso.

Tampoco se ha especificado cuando y en qué periodo habrían trabajado en otro lugar, durante su cesantía.

No existe un fundamento claro respecto de la prescripción, porque no se considera el tiempo transcurrido y que la anterior sentencia aún no se cumplió.

Respecto del aguinaldo, alegan que al no haberse cancelado sus salarios corresponde el pago de este derecho en virtud de los arts. 48-III de la CPE y 4 de la LGT, al tratarse de derechos consolidados en aplicación de la RM Nº 868/10 y art. 10 del DS Nº 28699.

Concluyen afirmando que el recurso de COTEL, no guarda las formalidades ni los requisitos para su procedencia y por ello es que solicitan que se declare infundado.

III.- FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

Así expuestos los fundamentos del recurso de casación de fs. 214 a 217, para su resolución corresponde realizar las siguientes consideraciones:

Doctrina aplicable al caso:

Conforme ha establecido este Tribunal Supremo en abundante Jurisprudencia, el recurso de casación, se sustenta en la violación, aplicación indebida e interpretación errónea de normas sustantivas, infracciones legales deben estar necesariamente identificadas en el recurso y no en escritos anteriores y posteriores; conforme refieren los arts. 271-I y 274 del CPC; por otra parte, en materia de valoración de la prueba, los jueces y tribunales, no se encuentran sujetos a la tarifa legal de la prueba, sino por el contrario, deben formar libremente su convencimiento, inspirándose en los principios científicos que informan la crítica de la prueba y atendiendo las circunstancias más relevantes del proceso, e identificando la conducta procesal observada por las partes, para evitar que éstas se sirvan del proceso para realizar un acto simulado o para perseguir un fin prohibido por la Ley; (arts. 60 y 158 CPT); en mérito a ello, es que las dudas que surjan en el curso del proceso, respecto de la interpretación y aplicación del Código Procesal del Trabajo, debe resolverlas el juez, acudiendo a los principios generales del Derecho Procesal del Trabajo, para el logro de la finalidad especial que tienen, cual es el reconocimiento de los derechos consignados en la ley substancial (arts. 58 y 63 CPT).

Fundamentación del caso concreto:

En el caso presente, revisando detenidamente el expediente, se advierte que el recurso de casación constituye una repetición de los argumentos contenidos en el recurso de apelación de fs. 191 a 193 de obrados, con algunas complementaciones y sin especificar cuáles hubiesen sido las normas violadas, aplicabas indebidamente o interpretadas erróneamente y tampoco establece qué pruebas hubiesen sido omitidas en su consideración, menos aún identifica un error de hecho o de derecho en la apreciación de dicha prueba, como exige la norma.

Los argumentos del recurso de apelación (reiterados en el recurso de casación), ya fueron absueltos en el Auto de Vista ahora impugnado, evidenciando que el recurrente, no identifica de manera clara, cuál fundamento de esa resolución contiene alguna infracción legal, que permita a este tribunal resolver sobre el fondo.

Sin embargo, de lo anotado, pese a la falta de técnica recursiva del indicado recurso, se verifica que el Tribunal de alzada, omitió considerar y resolver el argumento referido a que los demandantes, hubiesen ejercido funciones en otra institución o empresa, percibiendo una remuneración por esa tarea y por ello, es que según se alega, esta omisión sería contraria a lo establecido por la jurisprudencia citada en el recurso, contenida en los Autos Supremos Nº 233/2013, 339/2012 y otros, que establecieron que el pago de sueldos o salarios devengados, debe efectuarse previo juramento de ley en el Juzgado de primera instancia, por parte del o de los beneficiados a esa restitución.

Evidentemente en el fallo de primera instancia, como en el de segunda instancia, ante tribunal de alzada, no existe una explicación adecuada sobre este tema, se entiende, porque en la Sentencia se pospuso la liquidación de los importes a cancelar a ejecución de fallos, contrariando las previsiones del art. 202 inc. b) del Código Procesal del Trabajo (CPT), circunstancia que ameritaría determinar la nulidad de obrados; empero al no haber sido reclamado oportuna y adecuadamente por las partes, considera este Tribunal, que esa omisión, en aplicación del principio de convalidación, estaría subsanada; empero, corresponde determinar que antes de ordenar se practique la liquidación de los montos a cancelar, los actores, deben prestar en secretaría del Juzgado a quo, el correspondiente juramento de no haber percibido una remuneración por algún trabajo realizado en cualquier empresa o entidad sea pública o privada, durante el periodo de cesantía, a cuya consecuencia, los periodos trabajados, deben ser descontados en la liquidación a ser practicada, determinación que se enmarca a las previsiones contenidas en el art. 60 in fine del CPT.

En ese marco legal, se concluye que los argumentos del recurso no son suficientes para determinar la casación del Auto de Vista y tan solo corresponde establecerse esta aclaración necesaria que debe cumplirse en ejecución de fallos, correspondiendo, aplicar el artículo 220-II del CPC, con la facultad remisiva del artículo 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en el numeral 1 del artículo 184 de la CPE y del numeral 1 del parágrafo I del artículo 42 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación fs. 214-217, interpuesto por Freddy Acebey Quiroga, representante de la Cooperativa de Teléfonos Automáticos La Paz Ltda., “COTEL La Paz Ltda.”, contra el Auto de Vista Nº 116/16 de 28 de octubre, cursante de fs. 209 a 210 de obrados, por emitido por la Sala Social y Administrativa Tercera, del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, con la aclaración que antes de efectuar la liquidación de los salarios devengados, se reciba ante el Juez a quo, el juramento por parte de los actores, que no percibieron remuneración alguna en otra fuente laboral, sea pública o privada, durante el periodo de su cesantía; de existir alguna remuneración, ese periodo debe ser descontado del monto a ser liquidado, todo conforme se fundamentó precedentemente.

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.