TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 153

Sucre, 12 de abril de 2018

Expediente:                055/2017

Materia:                        Social

Demandante                Efraín Pericón Peñaloza.

Demandado:        Empresa Importadora y representaciones Daher S.R.L., representado por Abdallah Edmond Daher Bulus

Distrito:                        Santa Cruz

Magistrado Relator:        Dr. Esteban Miranda Terán.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 129-130, interpuesto por el demandante Efraín Pericón Peñaloza, contra el Auto de Vista Nº 53 de 05 de mayo de 2016, cursante de fs. 126 a 127, emitido por la Sala Social, Contencioso Tributario y Contencioso Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales seguido por el recurrente contra la Empresa Importadora y Representaciones DAHER S.R.L., representada por Abdallah Edmond Daher Bulus, el Auto Supremo Nº 55-A de 20 de febrero de 2017, por el que se admitió el recurso (fs. 143 y vta.), los antecedentes del proceso y,

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.- Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Primero de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, emitió la Sentencia de Nº 93 de 18 de junio de 2014 (fs. 97 a 98 vta.), declarando probado en parte el derecho demandado, con costas, ordenando a la empresa demandada Daher Representaciones, Importaciones y Exportaciones S.R.L., a través de su Gerente General Abdala Daher, pague al actor Efraín Pericón los siguientes conceptos:

Desahucio, 2760 x 3:                                        Bs. 8280,00

Indemnización por 2 años, 27 días:                        Bs. 5.724,16

Aguinaldo (01/91 al 15/10/2008) doble:                        Bs. 4.310,13

Horas extras 649 x 23:                                        Bs. 14.927,00

Sub total beneficios                                                Bs. 33.241,29

Multa 30% Art. 9-II DS Nº 28699                                Bs.   9.972,38

Total:                                                                Bs. 43.213,67

Aclarando a pedido de parte, mediante Auto de 21 de noviembre de 2014, cursante a fs. 103 de obrados que los montos determinados en la sentencia se actualizarían conforme a la variación de la Unidad de Fomento a la Vivienda (UFVs), desde la fecha de desvinculación laboral, hasta el día en que se realice el pago de dichos beneficios.

Auto de Vista.- En grado de Apelación, promovido por ambas partes, conforme evidencian los escritos de fs. 106-107 vta., y 109 y vta., respectivamente, el tribunal de alzada, conformado por la Sala Social, Contencioso Tributario y Contencioso Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 53 de 05 de mayo de 2016, cursante a fs. 126 a 127, REVOCÓ EN PARTE la Sentencia de 18 de junio de 2014, cursante a fs. 97 a 98 vta., dejando sin efecto el pago de horas extras.

II.- RECURSO DE CASACIÓN, RESPUESTA Y ADMISIÓN:

Contra el referido Auto de Vista, el demandante Efraín Pericón, interpuso recurso de casación en el fondo y en la forma, conforme el escrito de fs. 129-130, recurso que al no haber sido respondido, fue concedido mediante Auto Nº 262/15 de 20 de enero de 2017, cursante a fs. 134, por lo que una vez radicado el expediente, en este Tribunal Supremo, por Auto Supremo Nº 55-A de 20 de febrero de 2017 (fs. 143 y vta.), se declaró admisible, por consiguiente, dicho recurso se pasa a considerar y resolver:

Argumentos del recurso de casación:

El recurrente afirma que al haberse revocado la sentencia, respecto del pago de las horas extras, incurrió en incorrecta aplicación y apreciación de los arts. 4 y 46 de la Ley General del Trabajo (LGT) y 48 de la Constitución Política del Estado (CPE), al haber ignorado que las normas laborales son de cumplimiento obligatorio, se interpretan y aplican bajo los principios de protección de los trabajadores como principal fuerza productiva de la sociedad, de primacía de la relación laboral, de estabilidad y continuidad, de no discriminación y de inversión de la prueba y que no pueden renunciarse los derechos y son nulas las convenciones que tiendan a burlar sus efectos.

Por ello considera que el artículo debe ser interpretado tomando en cuenta que la empresa comercial demandada es de electrodomésticos y que el trabajo es de ocho horas, pero como se puede evidenciar por las planillas de fs. 75 a 88 de obrados, se tenía media hora para el almuerzo, por consiguiente, existen dos horas y media de horas extras de trabajo, habiendo el juez de primera instancia, reconocido solo una hora, sin advertir que las planillas son ilegales, porque son personales y no se encuentran autorizadas por el Ministerio de Trabajo (art. 50 LGT).

La resolución recurrida, es arbitraria e incongruente, porque además de apartarse de la solución normativa citada y de la jurisprudencia de éste tribunal, adolece de omisiones, errores y desaciertos de gravedad, incurriendo en mala interpretación en el punto dos del Auto de Vista, al analizar la declaración testifical de descargo, estableció que el demandante trabajaba los domingos en la cancha de su barrio; esto demostró que los testigos no tenían conocimiento del horario de trabajo del actor, pues la declaración testifical de cargo de fs. 54, estableció que conocía al demandante y que era el chofer, declaración que realizó, como administrador de la empresa y nunca iba a declarar en contra de su trabajo, habiendo sido emitida la carta de despido por el empleador, como chofer, pese a que no demostró este aspecto en el curso del proceso.

Por último argumentó que no se tomó en cuenta la apelación formulada por el demandante.

Petitorio:

Concluyó señalando que interpone recurso de casación en la forma y en el fondo y que luego de los trámites pertinentes se emita Auto Supremo, CASANDO el Auto de Vista respecto de lo que fue materia del recurso, con costas.

Este recurso no fue contestado por el demandando.

III.- FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO

Que, así expuestos los fundamentos del recurso de casación de fs. 129 a 130, para su resolución corresponde realizar las siguientes consideraciones:



Doctrina aplicable al caso:

Conforme ha establecido este Tribunal Supremo en abundante Jurisprudencia, el recurso de casación, puede ser en la forma, o recurso de nulidad propiamente dicho o en el fondo o recurso de casación propiamente dicho.

En el primero se denuncia la infracción de formalidades procesales que afectan al orden público y que evidencien la indefensión de alguno de los sujetos procesales, mientras que el segundo se sustenta en la violación, aplicación indebida e interpretación errónea de normas sustantivas o error de hecho o de derecho en la apreciación de las pruebas. Estas infracciones legales deben estar necesariamente identificadas en el recurso y no en escritos anteriores y posteriores, conforme refieren los arts. 271-I y 274 del CPC.

Por otra parte, tanto la legislación vigente, como la jurisprudencia emitida por este Tribunal, han establecido que respecto de la valoración de la prueba, los jueces y tribunales, no se encuentran sujetos a la tarifa legal de la prueba, sino que deben formar libremente su convencimiento, inspirándose en los principios científicos que informan la crítica de la prueba y atendiendo las circunstancias más relevantes del proceso, e identificando la conducta procesal observada por las partes, para evitar que éstas se sirvan del proceso para realizar un acto simulado o para perseguir un fin prohibido por la ley (arts. 60 y 158 CPT).

Por último se debe recordar que las horas extras, son el reconocimiento que debe efectuar el empleador a favor del trabajador, que realiza faenas adicionales al horario normal de trabajo que es de ocho horas, ese reconocimiento de las horas extraordinarias trabajadas, deben ser remuneradas con el cien por ciento (100%) de recargo, conforme establecen los arts. 46 y 55 de la LGT.

Sin embargo, estas horas extraordinarias de trabajo sólo se reconocen a los trabajadores o empleados que realizan tareas ordinarias dentro de las empresas y no así a los empleados u obreros que ocupen puestos de dirección, vigilancia o confianza o que trabajen discontinuamente o que por su naturaleza no puedan someterse a jornadas de trabajo, en estos casos, estos trabajadores, tendrán una hora de descanso dentro del día y no podrán trabajar más de 12 horas diarias, conforme establece la segunda parte del art. 46 de la LGT, 36 y 37 de su DR y RM Nº 349/55 de 17 de octubre de 1955.

Fundamentación del caso concreto:

En el caso presente se ha alegado que se habría interpuesto recurso de casación en el fondo y en la forma, empero, revisando detenidamente el texto del aludido escrito, sólo se ha fundamentado una causal de casación que se analizará a continuación, pese a que conforme se ha referido en los párrafos que precede el recurso de casación, no cumple con la técnica recursiva.

Respecto del argumento que contiene el recurso de casación, que fue desglosado en cinco puntos en el recurso, referido al pago de las horas extras que habría desempeñado el demandante a favor de la empresa demandada, se establece que:

Es evidente que la normativa constitucional y laboral citada, tanto en el recurso de casación objeto de resolución, como la precisada en el punto que precede, se establece que las normas laborales son de cumplimiento obligatorio, que los derechos laborales son irrenunciables y que las normas se aplican bajo los principios de protección de los trabajadores, como principal fuerza productiva de la sociedad, aplicando la primacía de la relación laboral e inversión de la prueba.

Sin embargo de ello, estos aspectos no significan que los jueces y tribunales deban fallar de una u otra manera, sin antes considerar el conjunto de prueba aportada al proceso, en mérito a una valoración enmarcada a la sana crítica, inspirándose en los principios científicos que informan la crítica de la prueba y atendiendo las circunstancias relevantes del proceso.

En ese entendido, revisando los antecedentes del presente proceso, se establece que ciertamente el demandante ejercía las funciones de chofer de la empresa demandada, estos hechos se demuestran por los documentos de fs. 1 a 3 de obrados y la declaración testifical de cargo de fs. 54, propuestas por el mismo demandante, quien además pudo dilucidar esta controversia al momento de prestar su confesión a la que fue deferido, en cuyo interrogatorio que cursa a fs. 96, se interrogaba sobre el cargo que desempeñaba en la empresa, lamentablemente este actuado judicial no se llevó a cabo, correspondiendo al Juez de primera instancia y al Tribunal de segunda instancia aplicar las previsiones del art. 166, segundo párrafo, del Código Procesal del Trabajo (CPT), implicando con ello, que se dieron por averiguados los puntos propuestos en el interrogatorio.

Analizando ese conjunto de prueba, se determina incuestionablemente que el actor ejercía las funciones de chofer de la empresa y por ello es que considerando la naturaleza de las actividades que realizaba, lógicamente no se hace acreedor al pago de las horas extras previstas por el primer párrafo del art. 46 de la LGT, estando enmarcado su actuar a la segunda parte de esta norma, implicando que ejercía las funciones que se le asignaban y que conforme establecen las planillas de fs. 75 a 88 de obrados, se demostró que el actor no excedía en su labor las doce horas diarias previstas por la indicada norma, además de habérsele reconocido el descanso a medio día para el almuerzo, que si bien ese descanso era de solo media hora y no de una hora como establece la norma, empero no existe un elemento probatorio fidedigno que determine tal limitación.

En ese marco legal, se concluye que no es evidente la causal de casación alegada por el recurrente, por consiguiente, se establece que el Tribunal de alzada no incurrió en violación, aplicación indebida o interpretación errónea de las normas o error de hecho o de derecho en la apreciación de las pruebas, que amerite la casación del Auto de Vista, en consecuencia corresponde, aplicar el artículo 220-II del CPC, con la facultad remisiva del artículo 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en el numeral 1 del artículo 184 de la CPE y del numeral 1 del parágrafo I del artículo 42 de la LOJ, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 129-130, interpuesto por el demandante Efraín Pericón Peñaloza, contra el Auto de Vista Nº 53 de 05 de mayo de 2016, cursante de fs. 126 a 127, emitido por la Sala Social, Contencioso Tributario y Contencioso Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz.

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.