TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA Y CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 103

Sucre, 28 de marzo de 2018


Expediente                        : 128/2018

Demandante                : Marcelo Franklin Mercado Oyaguren

Demandado        : PIL ANDINA S.A.

Proceso                        : Beneficios Sociales

Departamento                : Cochabamba

Magistrado Tramitador : Dr. Esteban Miranda Terán


VISTOS: El recurso de casación de fs. 80 a 81, interpuesto por Pablo Quiroga Mercado y Faviola Alejandra Villarroel Vargas en nombre y representación de PIL ANDINA S.A., contra el Auto de Vista  Nº 252/2017 de 10 de noviembre de 2017, cursante de fs. 75 a 76, pronunciada por la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de Beneficios Sociales que sigue Marcelo Franklin Emilio Mercado Oyanguren, contra la Empresa en cuya representación se recurre, la respuesta de fs. 85 a 88, el Auto de 9 de marzo de 2018 que concedió el recurso, los antecedentes del proceso; y:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Resolución.

Que, en el trámite del proceso sobre reintegro de beneficios sociales y derechos laborales a instancias de Marcelo Franklin Emilio Mercado Oyanguren, por memorial de fs. 31 a 43 de las piezas testimoniadas, se apersonan Pablo Quiroga Mercado y Faviola Alejandra Villarroel Vargas en representación de PIL ANDINA S.A. e interponen Excepción previa de Incompetencia alegando que el demandante en su condición de Director, se encontraba sometido al Código de Comercio, por lo que no correspondía someter su reclamo a la judicatura laboral.

La Juez de Partido del Trabajo y Seguridad Social N° 1 de la ciudad de Cochabamba, emitió la Resolución (sin número) de 11 de agosto de 2017 (fs. 54 a 57 de las piezas testimoniadas), declarando IMPROBADA la excepción previa de Incompetencia.

Auto de Vista.

Interpuesto el recurso de apelación por Pablo Quiroga Mercado y Faviola Alejandra Villarroel Vargas en representación de PIL ANDINA S.A., la Sala Social y Administrativa Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, expidió el A.V. Nº 252/2017 de 10 de noviembre, CONFIRMANDO el auto apelado.

II. FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN:

La resolución confirmatoria de la excepción previa de incompetencia, motivó que la entidad demandada interponga recurso de casación, acusando:

Vulneración del art. 43.b) del Código Procesal del Trabajo y art. 73 de la Ley 025-Ley del Órgano Judicial, en razón a que el pago de asistencia a Directorios correspondientes a las gestiones 2005 a 2006, pretendidos por el demandante no son beneficios sociales, por lo que no corresponden que sean consideradas ni discutidas ante los órganos de justicia “laborales”, toda vez que la referida función se encuentra regulada por los arts. 307 y sgts. del Código de Comercio.

Petitorio.

Concluye el recurso, pidiendo al Tribunal Supremo de Justicia CASAR la Resolución recurrida y declarar probada la excepción previa de incompetencia.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO:

Tradicionalmente la doctrina del Derecho Procesal, define la excepción previa como la defensa que el demandado ejerce para p aralizar o extinguir los efectos de la demanda. Las excepciones son de carácter procesal y no consideran el derecho sustancial o de fondo.

Conforme al art. 367, del Código Procesal Civil, “El auto interlocutorio que resolviere excepciones previas, admitirá recurso de apelación con efecto diferido”  y, para el caso en que la resolución declare probadas las excepciones de incompetencia (…) admitirá recurso de apelación en el efecto suspensivo”. (el resaltado nos corresponde).

Sobre el mismo tema, mientras se encontraba vigente el anterior Código de Procedimiento Civil, el Tribunal de Casación, con base en la SC N° 2852/2010-R1

, Así entonces, conforme a la definición legal del Código Procesal Civil y la jurisprudencia de éste Tribunal y la establecida por el Tribunal Constitucional, se establece que, las excepciones previas declaradas improbadas pueden ser objeto de apelación en el efecto diferido, en cuyo caso deberá observarse el trámite establecido por el art. 259.3 del citado adjetivo civil, que señala:

“El recurso de apelación, sin perjuicio de lo establecido para la ejecución provisional de las sentencias y autos definitivos, a que se refiere el artículo 402 de este Código, se concede: (…) En el efecto diferido, en cuyo caso se limitará al simple anuncio del recurso, sin perjuicio del cumplimiento de la resolución impugnada y sin que se suspenda el proceso, se reservará la interposición y fundamentación juntamente con una eventual apelación de la sentencia. Si la sentencia fuere apelada, se correrá traslado de ambos recursos a la contraparte, con cuya contestación o sin ella serán concedidos para su resolución en forma conjunta por el superior en grado. Si la sentencia no fuere apelada por la misma parte, el anuncio de apelación con efecto diferido se tendrá por retirada”.

En el caso presente, la señora Juez de primera instancia, declaró improbada la excepción de incompetencia, la misma que en grado de apelación fue confirmada en los términos de la resolución de vista Nº 252/2017 de 10 de noviembre de 2017 ahora impugnada, en cuyo mérito, no es viable la concesión del recurso de casación, por lo que corresponde aplicar lo establecido en los arts. 252, 271.3 y 275 del CPC, aplicable por la norma permisiva contenida en el art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa y Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida en los arts. 184.1 de la CPE y 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial, ANULA obrados, con reposición hasta el auto de 28 de agosto de 2017 cursante a fs. 211 del expediente principal y se dispone que la Juez a quo, observe el trámite establecido en el art. 259.3 del Código Procesal Civil.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.



1 "Del citado artículo se puede constatar que el numeral 1 refiere que la apelación en el efecto diferido procederá contra los autos interlocutorios que resolvieren excepciones previas, sin realizar ninguna distinción sobre ellas, lo cual conllevaría a la posibilidad de aplicar el citado efecto a las excepciones previas, sin importar si éstas fueron probadas o desestimadas por el juez de primera instancia, lo que desnaturalizaría el proceso civil, por la aplicación de nomas adjetivas en cumplimiento estricto de ellas, cuando materialmente caerían en la irracionalidad. En todo caso, y realizando una interpretación de la normativa jurídica contenida en el art. 24.1 de la LAPCAF, de manera integral dentro del contexto de las demás normas citadas previamente, debe comprenderse que el efecto de la apelación incidental interpuesta contra una excepción previa, procederá únicamente cuando dicha excepción se desestimó por el Juez de instancia, por cuanto, como se señaló precedentemente, al haber sido rechazada, el proceso no concluye, sino más bien, continúa con su tramitación. Criterio no aplicable, al contrario, cuando dicha excepción se declaró probada, en ese caso, no corresponderá la alzada en el efecto diferido, sino la apelación directa porque ahí se pone fin al litigio, habida cuenta que en el primer caso, mientras la excepción no se hubiere declarado probada, constituiría únicamente una mera pretensión del demandado".