TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CONTENCIOSA, CONTENCIOSA ADM., SOCIAL Y ADM. PRIMERA

Auto Supremo Nº 88

       Sucre, 14 de marzo de 2018        

Expediente                  : 024/2017

Demandante                   : María Esther Suárez Cuellar

Demandada                    : Yhana Luz Alcocer Justiniano

Proceso                           : Reajuste de Beneficios sociales

Distrito                         : Pando

Magistrado Relator        : Dr. Esteban Miranda Terán

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por Yhana Luz Alcocer Justiniano, de fs. 117 a 118, contra el Auto de Vista N° 334/2016 de 15 de noviembre, que cursa de fs. 111 a 114, pronunciado por la Sala Civil, Familiar, Social, Niña, Niño y Adolescente, Contencioso y Contencioso Administrativo del Tribunal Departamental de Justicia de Pando; dentro del proceso de reajuste de beneficios sociales interpuesto por María Esther Suárez Cuellar contra la recurrente; la respuesta al recurso de casación a fs. 121; el Auto de 9 de enero de 2017, que concedió el recurso (fs. 122); el Auto Supremo Nº 24-A de 1 de febrero de 2017 (fs. 130), por el cual se declara admisible el recurso de casación interpuesto; los antecedentes procesales; y:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Sentencia.

Planteada la demanda laboral de reajuste de beneficios sociales por María Esther Suárez Cuellar, y tramitado el proceso, el Juez del Trabajo y Seguridad Social de Cobija, pronunció la Sentencia Nº 284/016 de 26 de septiembre de 2016, de fs. 76 a 78, donde declara probada en parte la demanda de fs. 6 a 8, con costas; disponiendo que la demandada cancele a favor de la actora, la suma de Bs31.612 (treinta y un mil seiscientos doce 00/100 bolivianos), por concepto de beneficios sociales.

Auto de Vista.

En conocimiento de la Sentencia, ambas partes interpusieron recurso de apelación, la demandada Yhana Luz Alcocer Justiniano, de fs. 81 a 82; y, a su turno, la actora María Esther Suárez Cuellar mediante memorial a fs. 84; que fueron resueltos mediante el Auto de Vista 334/2016 de 15 de noviembre, pronunciado por la Sala Civil, Familiar, Social, Niña, Niño y Adolescente, Contencioso y Contencioso Administrativo del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, cursante de fs. 111 a 114; por el cual se revocó parcialmente la Sentencia de primera instancia, disponiendo un pago a favor de la actora en la suma de Bs35.920 (treinta y cinco mil novecientos veinte 00/100).

III. FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN:

En conocimiento del señalado Auto de Vista, la demandada Yhana Luz Alcocer Justiniano, formulo recurso de casación en la forma y en el fondo, en memorial cursante de fs. 117 a 118, señalando lo siguiente:

En la forma.

Afirma que, el Auto de Vista recurrido en su segundo considerando, solo se limitaría a repetir lo establecido en la Sentencia emitida por el Juez Ad quo, sin realizar una debida motivación y fundamentación, del por qué se llegó a esa conclusión, desconociéndose si la prueba testifical y documental fue analizada, siendo que con esta, hubiese demostrado que su persona no contrato a la actora; y no se hubiese tomado en cuenta, vulnerando el debido proceso; añade, como jurisprudencia al respecto, las SSCC 752/2002-R, 1369/2001-R y 1369/2001-R, sobre la debida fundamentación que deben contener toda Resolución.

En el fondo.

Indica que, el art. 1 de la Ley General del Trabajo (LGT), establece con carácter general los derechos y obligaciones emergentes de la relación laboral, disposición que ha sido interpretada por el DS 23570 de 26  de julio de 1993, en el que se establecen las características que deben converger para la existencia de la relación laboral; y que en la contestación de la demanda se hubiese llegado a demostrar que su persona no contrato a la demandante, aspecto que no fue considerado por los de instancia, limitándose a señalar que en segunda instancia no es posible conocer aspectos no contemplados en la Sentencia; siendo que el art. 151 del Código Procesal del Trabajo (CPT), establece que durante el termino probatorio las partes podrán valerse de todos los medios que sirvan para la formación de la convicción del Juez, extremo no fue considerado en ninguna de las instancias; y, que conforme al art. 152 del CPT, el Juez podrá actuar de oficio y orientar todas la diligencias que tiendan a mayor esclarecimiento de los hechos, extremo que tampoco hubiese sido “valorado” por los de instancia; añade que toda Sentencia debe recaer en todos los puntos litigados, conforme al art. 202 del CPT, y que el Juez de instancia como el Tribunal de alzada, no hubiesen valorado las pruebas testificales de descargo donde claramente se demostraría que su persona no contrató a la demandante.

Indica también que, la demandante no inicio la demanda contra los demás herederos, vulnerándose el derecho a la defensa, establecido en el art. 115-II de la Constitución Política del Estado (CPE). 

Petitorio.

Concluye solicitando se anulen obrados hasta el vicio más antiguo o en su defecto se declare improbada la demandan interpuesta.

III. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO:

Expuestos así los fundamentos del recurso de casación en la forma y el fondo, se pasa a realizar las siguientes consideraciones:

En relación al recurso de casación en la forma.

En cuanto al fundamento de forma, la recurrente no formuló ninguna impugnación específica contra los fundamentos contenidos en el Auto de Vista recurrido, afirma que se vulnero el derecho al debido proceso, indicando de manera general que el Tribunal de alzada solo repitió lo establecido por el Juez de instancia, sin mencionar que norma estuviere mal aplicada o erróneamente interpretada, limitándose a referir, que se hubiese dicho lo mismo que en la Sentencia; y que se desconocería si la prueba testifical y documental fue analizada, qué con esta prueba se hubiese llegado a demostrar que su persona no contrato a la demandante, sin especificar a que pruebas se refiere, efectuando afirmaciones de manera general, acompañadas de la cita de Sentencias Constitucionales referidas a la debida fundamentación y motivación de las resoluciones judiciales; sin fundamentar cual la violación o la errónea aplicación de normativa sustantiva, adjetiva o constitucional por parte de los administradores de justicia en la emisión de la Resolución que se cuestiona, no señala algún error de hecho o de derecho en que hubiese incurrido el Tribunal de apelación en la valoración de la prueba, tampoco señala prueba que no hubiese sido valorada; sin discriminar que aspectos que llevaron a la decisión del Tribunal Ad quem, estarían con ausencia de fundamentación, aludiendo de manera general una supuesta falta de motivación; no permitiendo a este Alto Tribunal generar un mayor análisis al respecto, al no existir un aspecto concreto que dilucidar; no encontrándose fundamento en los motivos traídos en casación, corresponde dar aplicación al art. 220-II del CPC-2013, aplicable en la materia por expresa determinación del art. 252 del CPT.

En relación al recurso de casación en el fondo.

Respecto de los fundamentos aludidos en el recurso de fondo, resulta ineludible para este Alto Tribunal; mencionar que el principio de congruencia, como componente del debido proceso, obliga al órgano jurisdiccional a observar la existencia de correspondencia entre lo peticionado y lo resuelto por la instancia de alzada, es decir, entre los agravios del recurso de apelación y la determinación asumida en el Auto de vista; para el efecto, es preciso señalar que los aspectos que ahora se pretenden objetar a través del recurso de casación en el fondo, no fueron expuestos ni observados en el recurso de apelación interpuesto por el recurrente, que pretende incorporar nuevos argumentos que en fase de apelación no fueron aludidos; ya que, el recurrente incorpora nuevos elementos, como: a) La supuesta violación del art. 1 de la LGT y del DS 23570 de 26 de julio de 1993, respecto de las características que debe tener una relación laboral; b) La aplicación del art. 152 del CPT, sobre la posibilidad que tiene el juzgador de actuar de oficio sobre diligencias que tiendan a mayor esclarecimiento de los hechos; c) Que la Sentencia no cumplió con las reglas de emisión establecidas en el art. 202 del CPT; y, d) Que la demandante no inicio demanda contra los demás coherederos, solo contra su persona, vulnerando así el derecho a la defensa regido por el art. 115-II de la CPE; aspectos que no fueron reclamados en su recurso de apelación; siendo evidente que, el recurrente pretende introducir observaciones que en su momento no se hicieron en apelación y mucho menos fueron analizadas por el Tribunal Ad quem, y es precisamente en resguardo del debido proceso, igualdad de las partes y el principio de congruencia, que no es posible intentar subsanar en la vía del Recurso de Casación, las omisiones e impericias incurridas por la parte recurrente; activándose en consecuencia, el principio de preclusión previsto en los arts. 3 inc. e) y 57 del CPT, toda vez que, el proceso consiste en el desarrollo de las diversas etapas en forma sucesiva, mediante la clausura definitiva de cada una de ellas, el juez impedirá el regreso a momentos procesales ya extinguidos o consumados, rechazando de oficio toda petición por pérdida de la oportunidad conferida por ley para la realización de un acto procesal; por cuanto, este Tribunal casacional, se ve imposibilitado de resolver los nuevos argumentos traídos en casación, que al no haber sido interpuestos en la apelación, no fueron considerados por el Tribunal de alzada.

Ahora, respecto a la errónea interpretación de la Ley, respecto del art. 151 del CPT, el recurrente no menciona en qué forma se hubiese interpretado erróneamente este precepto, se limita a inferir, el contenido del mismo y que esta norma hubiese sido tomada en cuenta por las autoridades de instancia; artículo que refiere sobre todos los medios del que pueden valerse las partes, dentro del término probatorio, que sirvan para llegar a la formación de convicción del juzgador; sin señalar como el Tribunal de alzada hubiese vulnerado dicho precepto, menos, en qué decisión el Juez de instancia no hubiese dado curso de lo descrito en la mencionada norma; en mérito a lo expuesto y no encontrándose fundados los motivos traídos en casación por la parte demandada, corresponde dar aplicación al art. 220-II del CPC-2013, aplicable en la materia por expresa determinación del art. 252 del CPT.

POR TANTO: La Sala Contenciosa, Contenciosa Administrativa, Social y Administrativa Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 184-1 de la Constitución Política del Estado y 42-I-1 de la Ley del Órgano Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Yhana Luz Alcocer Justiniano, de fs. 117 a 118; en consecuencia se mantiene firme y subsistente el Auto de Vista N° 334/2016 de 15 de noviembre. Con costas.

Se regula el honorario profesional del abogado en Bs1.000 (un mil 00/100 bolivianos), que manda a pagar el Juez de primera instancia.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.-